Gnosis Instituto Cultural Quetzalcóatl

English | Francais | Buscador

Los Apóstoles Marcos y Lucas

Imagen 1: San Marcos, Artus Wolffort, 1581-1641.

Los doce apóstoles del bendito salvador del mundo, el gran Kabir Jesús el Cristo, son partes divinas del Ser interior profundo y como maestros, entregaron en sus evangelios una doctrina para transformar al ser humano a través de los tres factores de la revolución de la conciencia. Marcos, ha sido representado por un león y a su vez simboliza el elemento fuego que radica en cada átomo, partícula y molécula.

Cuando el Cristo invita a comer el pan y el vino, símbolos de su carne y sangre, está aludiendo a conocer y trabajar con el evangelio de Marcos, el cual trata sobre la trasformación de la materia en el espíritu. Los átomos de la santa unción verificada en los mundos superiores de conciencia, despiertan los mágicos poderes y avivan los átomos Crísticos en los devotos del Ser. El rito efectuado por Jesús en la última cena sigue siendo real en el mundo de los sueños y puede acudir a él cualquier adepto, conocedor del matrimonio perfecto que esté trabajando por el despertar de la conciencia. "Y les dice, esto es mi sangre, del nuevo pacto, que por muchos será derramada" (vers. 22-23-24, cap. 14, Marcos).

El apóstol Marcos interior guarda con profundo amor los misterios de la santa unción. Él enseñó cómo conducir la energía creadora hasta el cerebro, condición que permite conocer los misterios de la liberación de los átomos Crísticos del trigo y de la uva. Tales misterios no han sido exclusivos, fueron desarrollados por el patriarca Basílides, célebre alquimista discípulo de San Matías, quien dejó un libro de plomo de siete páginas, el cual se conserva en el museo de Kircher en el Vaticano; por Saturnino de Antioquía, célebre cabalista; Carpócrates, quien fundó conventos en España; por Simón el Mago, Marción de Ponto, Santo Tomás, Valentín, San Agustín, Tertuliano, Hipólito, Clemente de Alejandría, entre otros.

Sin embargo, el mismo Marcos advirtió sobre los falsos Cristos, súper trascendidos del espiritismo, teosofismo, rosacrucismo, con exceso de orgullo y carencia de trabajo interior, que abundan en la actualidad y confunden a las almas con inquietudes espirituales, de quienes se debe tener mucho cuidado, "porque se levantarán falsos cristos y falsos profetas, y darán señales de prodigios para engañar si se pudiere hacer, aún a los escogidos" (vers. 22 cap. 13, Marcos)…Sed vigilantes, "Porque vendrán muchos en mi nombre diciendo, yo soy el cristo, y engañarán a muchos" (Vers. 6 cap. 13, Marcos). Inclusive dentro del movimiento gnóstico aparecerán falsos Cristos. No habrá médium espiritista que no le dé la manía de haber recibido la corona de la vida.

Marcos resalta la dignidad de honrar al Padre y a la Madre, (San Marcos, 7-10), sirviendo, apreciando, considerando a los padres físicos y a los internos divinales. Honrar al Padre, como principio generador y creador. Honrar a la Madre como materia prima de la gran obra, el agua pura de vida, la energía creadora del espíritu santo, en el ser humano. Y no adulterar, el adulterio es restarles pureza a las cosas, a la palabra hablada o escrita, a los valores y a las personas.

Los Valores Espirituales han sido adulterados por los falsos Apóstoles. Las cosas se adulteran cuando pierden su integridad u originalidad. Las personas adulteran a través del sexo, mezclando su energía con otra diferente. (San Marcos, 10-11-12). La palabra hablada o escrita se adultera cuando se deforma o se tergiversa su contenido o significado, así como su interpretación literal o superficial.

La Doctrina Secreta del Cristo, ha sido adulterada por traficantes de glorias, bajo pretexto de modernizarlas y acomodarlas según sus elucubraciones mentales y cuestiones de estómago. Las Sagradas Escrituras, han sido adulteradas por Exegetas y Teólogos, evadiendo su responsabilidad de ser los primeros en someterse a las Leyes Universales, antes que aconsejar a los demás a cumplirlas. Debieran dar el ejemplo de ser hijos y ministros de Dios, despejándose de la ostentación y las riquezas acumuladas. Eso es cristianismo puro, eso es Amor a Dios. Aun Weor.

Imagen 2: San Lucas, Guercino, 1562.

Lucas por su parte, simboliza al toro (elemento tierra). En su evangelio complementa el de Marcos y cita la parábola del fariseo y el publicano, donde el fariseo se jacta de ser puro y superior a los demás, mientras que el publicano pide perdón por ser pecador. “Porque cualquiera que se enaltece será humillado; y el que se humilla será enaltecido". (Lucas XVIII, 10-14). Considerarse a sí mismo más justo, más sabio, más virtuoso, más experto…, con la mejor religión, el mejor trabajo, la mejor familia…, alimenta y fortalece al yo, origen de desdichas e infelicidad. "Es más fácil pasar un camello por el ojo de una aguja, que entrar un rico en el reino de Dios". Despojarse del orgullo y de la vanidad es indispensable para entrar al reino de los cielos.

Es necesaria la auto observación para descubrir los fundamentos en los que descansa la psicología, indagar qué es lo que produce halago, qué satisface la vanidad, abandonar los delirios de grandeza, dejar de darle tanta importancia al qué dirán, a los apegos; comprender y destruir los falsos cimientos de la psicología para crear la conciencia, encarnar al Cristo. "Y les dice: cualquiera que recibiere a este niño en mi nombre, a mí me recibe, y cualquiera que me recibiere a mí, recibe al que me envió, porque el que fuere el menor entre todos vosotros, éste será el grande" (Lucas. Cap. 9. Vers. 47 y 48). El adepto es sencillo y puro como un niño, no ostenta sus poderes e iniciaciones, porque pertenecen al Ser.

El ser humano se ha ocupado de conquistar al mundo y se ha olvidado de conquistar su alma, en los siguientes versículos, San Lucas no alude a la vida urbana, sino a la batalla por conquistar el mundo de los cielos (Nirvana). El Cristo hablando esto, dijo así: "¿Pensáis que he venido a la tierra a dar paz? No, os digo; más disensión". "Porque estarán de aquí adelante cinco en una casa divididos; tres contra dos, y dos contra tres". "El padre estará dividido contra el hijo y el hijo contra su padre, la madre contra la hija y la hija contra la madre; la suegra contra su nuera, y la nuera contra su suegra" (Lucas: Cap. 12 Ver. 51, 52, 53). En la conquista por el mundo, el hombre divide y lucha contra los demás, sin darse cuenta que la batalla es contra la naturaleza y contra sí mismo, contra los bajos instintos, las emociones inferiores, los pensamientos inicuos.

En su evangelio, San Lucas advierte que la maldad humana no se puede prolongar indefinidamente, como creen muchos pseudo ocultistas, hasta llegar a una era de luz: "Mas, ¡Ay de las preñadas y de las que crían en aquellos días!, porque habrá apuro grande sobre la tierra e ira en este pueblo" (Lucas 21: 23). "Entonces habrá señales en el sol, y en la luna y en las estrellas; y en la tierra angustia de gentes por la confusión del sonido de la mar y de las olas; secándose los hombres a causa del temor y expectación de las cosas que sobrevendrán a la redondez de la tierra; porque las virtudes de los cielos serán conmovidas" (Lucas 21: 25, 26). Es evidente la alteración de las zonas superiores de la atmósfera, terremotos, maremotos, aumento de la radioactividad, epidemias, enfermedades desconocidas, hambres, miseria y terrible tribulación.

"Porfiad a entrar por la puerta angosta (el sexo); porque os digo que muchos procurarán entrar y no podrán" (Lucas 13: 24). Comprender los cuatro evangelios es indispensable para comprobar, que sólo hay una puerta y un sólo camino, estrecho y difícil. "Después que el padre de familia se levantare y cerrare la puerta, y comenzareis a estar fuera y llamar a la puerta diciendo: Señor, Señor, ábrenos: y respondiendo os dirá: no os conozco de donde seáis". "Y os dirá: digo que no os conozco de donde seáis: apartaos de mí, obreros de iniquidad". "Allí será el llanto y el crujir de dientes, cuando viereis a Abraham y a Isaac y a todos los profetas en el reino de Dios y vosotros excluidos".

La nueva era es posible con seres autorrealizados, que vencen a sus propios demonios con la ayuda de los padres internos: El Divino Rabí de Galilea, hablando del Espíritu Santo, nos dice lo siguiente: "Y yo os digo: Pedid, y se os dará, buscad y hallaréis; llamad, y os será abierto. "Porque todo aquel que pide, recibe, y el que busca, halla, y al que llama, se le abre. "¿Y cuál padre de vosotros, si su hijo le pidiere pan, le dará una piedra? ¿O, si pescado, en lugar de pescado, le dará una serpiente? "O, si le pidiere un huevo, ¿le dará un escorpión?

"Pues si vosotros, siendo malos, sabéis dar buenas dádivas a vuestros hijos, ¿cuánto más vuestro Padre celestial dará el Espíritu Santo a los que lo pidieren de él?". (Vers. 9 a 13. Cap. 82. S. Lucas). La devoción, oración y veneración al Ser y sus diferentes partes fortalece las inquietudes del alma para logar su salvación.

Bibliografía: Misterios mayores. Sí hay infierno, sí hay diablo, sí hay karma. Magia crística azteca. Matrimonio perfecto. Planetas metálicos de la alquimia. Revolución de Bel. Tarot y Cábala. Misterios mayas. Psicología revolucionaria. Libro amarillo. Curso zodiacal. Mensaje de acuario séptimo sello. Parsifal develado. Rosa ígnea

Enviado por instructora: Susana Margarita Rodríguez Licea

Imagen 1: San Marcos, Artus Wolffort, 1581-1641. Imagen 2: San Lucas, Guercino, 1562.

Descargar en: Word | Word Comprimido | Pdf | Solo Texto | Índice | 01 | 02 | 03 | 04 | 05 | 06 | 07 | 08 | 09 | 10 | 11 | 12 | 13 | 14 | 15 |
Suscribirme