Gnosis Instituto Cultural Quetzalcóatl

Gnosis ICQ en: English | Francais:

SEGUNDA PARTE

CAPITULO XIV.- CONSIDERACIONES GENERALES

En la primera parte de este trabajo hemos considerado el plan general y el sistema de uso del Árbol de la Vida Cabalística. Ahora entramos al estudio en detalle de los diferentes Sephiroth. Este estudio es necesariamente sólo un ensayo, dado que, de otra manera, habríamos de dedicar toda una vida a la investigación de los significados de las correspondencias, ya que éstas se extienden en infinitas ramificaciones a partir de todo símbolo asociado con cada Sephirah. Mas, como ha menester un principio, un punto de partida, escribimos estos capítulos. Repetimos, no consideramos los capítulos que siguen más que simples ensayos, aunque ellos sean el fruto de diez años de meditaciones y estudios sobre ese maravilloso símbolo compuesto.

La tabla de correspondencias que encabeza cada sección se compone de una selección de los principales símbolos e ideas asociadas con cada Sephirah, y no pretenden en absoluto contenerlo todo. Contienen sin embargo, los símbolos de mayor significación, los cuales son suficientes para dar al estudiante una sana compresión filosófica del tema, permitiéndole a la vez la experimentación por sí mismo, en el empleo del Árbol, como símbolo de meditación.

Las referencias han sido tomadas de 777, obra de A. Crowley, quien a su vez lo obtuvo de los manuscritos de MacGregor Mathers. Este último, de acuerdo con lo que hemos podido establecer, ya que no menciona la fuente de donde obtuvo las regerencias, las extrajo de la obra del Dr. Dee y de Sir Edward Kelly, Cornelius Agrippa, Raimundo Lull y Pietro de Abana, entre los primitivos escritores.

Entre los más modernos, se encuentra el mismo disperso material entre las obras de Knorr von Resenroth, Wynn Westcott Eliphas Levi, Mrs. Atwood, Mme Blavatsky, Anna Kingsford, Mabel Collins, Papus (doctor Encausse), St. Martin G. Massey, G.R.S. Mead y muchos otros. Es probable que MacGregor Mathers les deba mucho a estos autores y otros a él. En realidad algunos de ellos era miembro de la "Orden de la Aurora de Oro" que él fundara.

"Golden Bough" de Frazer. es también otra fuente de información; también lo son las obras de Wally Budge, los escritos de Jung y Freud, las traducciones del Dr. Jowett, del griego; los Libros Sagrados de Oriente, la biblioteca clásica de Ioeb, la traducción de Plotino, por Stephen Mac Kenna; la traducción del Zohar de Sonzino Press y, finalmente, la Santa Biblia que es quizás la más importante.

Se verá que los símbolos asignados a cada Sephirah están clasificados en orden regular y bajo ciertos encabezamientos. Para comprender el significado que el ocultista adjudica a las distintas secciones y el empleo que hace de ellas, es necesario explicar en detalle el sistema de clasificación.

Sección primera.   Título asignado al Sephirah: Primeramente se da su nombre en hebreo y luego en castellano, agregándose la transcripción o deletreamiento en el idioma hebreo. La ortografía o deletreamiento estricto de los nombres propios que se emplean en la cábala es de importancia vital en razón del valor numérico que los cabalistas le asignan y también del empleo que se hace del significado de esos números por los que trabajan con los sistemas numéricos. No somos numerólogos ni matemáticos; por tanto, no haremos comentarios sobre lo que está fuera de nuestros conocimientos. Simplemente consignamos el dato para los que puedan apreciar su significado.

Sección segunda.   Imagen Mágica y Símbolos asociados con cada Sephirah; La imagen mágica es el cuadro mental que el ocultista forma para representarse al Sephirah; sus detalles le suministran muchísimos detalles significativos para la meditación. Estas imágenes son tan antiguas y han sido trabajadas con tanta riqueza mágica que generalmente se forman espontáneamente por sí propias durante la meditación. En el curso de nuestros trabajos sobre la cábala, hemos visto la mayor parte de ellas antes de obtener acceso a las Tablas que las indicaban. En sus trabajos prácticos el adepto iniciado los forma con todo su detallado simbolismo, y la práctica de visualizar mentalmente las imágenes mágicas es uno de los ejercicios más valiosos que puede concebirse. Mucho de estos detalles pueden obtenerse de las explicaciones que damos de cada Sephirah; mas, los lectores que tienen conocimientos especializados de los panteones clásicos o del Oriente, pueden elaborar esas imágenes con precisión mayor, rodeándolas con todos los atributos que tenían los dioses asignados a cada esfera del Árbol, los cuales pueden identificarse merced a sus asociaciones astrológicas.

Sección tercera.   Situación en el Árbol: La situación en el Árbol arroja inmensa luz sobre cualquier meditación, dado que revela el equilibrio de las fuerzas espirituales que operan en la naturaleza. Por ejemplo, Geburah (Marte) y Chesed o Gedulah (Júpiter) se oponen el uno al otro en el Árbol, de lo cual sacamos en consecuencia que el Rey Guerrero y el Gobernador bondadoso , sabio regulador de la paz, se equilibran mutuamente. Cuando Geburah se desequilibra, se convierte en crueldad y opresión, y si el desequilibrio lo sufre Gedulah entonces el mal se multiplica.

Sección cuarta.   Texto Yetzirático: El texto Yetirático es la descripción de la esfera o sendero dado en el Sepher Yetzirah o libro de las formaciones, habiendo utilizado los otros la traducción de Wynn Westcott.

Estas descripciones son extremadamente críticas, pero de vez en cuando suministran relámpagos de inspiración y sin duda contienen la esencia de la filosofía cabalística.

Sección quinta.   Títulos descriptivos: Es el catálogo de los nombres que en la literatura rabínica arrojan mucha luz sobre el tema, son de suma utilidad para el estudiante y tienen por objeto encontrar referencias cuando se sigue la trayectoria de las ideas asociadas en un Sephirah en particular.

Sección sexta.   Nombres de poder asignados a cada Sephirah: El nombre de Dios representa la forma más espiritual de la fuerza en el reino de Atziluth, el más elevado de los cuatro Reinos de los cabalistas.

Los nombres Arcangélicos representan la operación de las mismas fuerzas en Briah el Reino de la Mente Superior donde moran las ideas arquetípicas.

Los coros angélicos corresponden al Reino de Yetzirah o Mundo Astral y los chakras mundanos son los representantes de cada fuerza en el reino de Assiah, o sea el Plano Material.

Los que aquí llamamos experiencia espiritual correspondiente a cada Sephirah es lo mismo que Crowley llama "Poder Mágico"; aunque si bien este término puede atribuirse debidamente a los 22 senderos, es confuso para aplicarlos a los Sephiroth. Por tanto lo hemos cambiado cuando nos referimos a los Sephiroth mismos y lo hemos conservado en relación con los senderos por las razones que transcribimos en seguida.

Sección séptima.   Virtudes y vicios atribuidos a cada Esfera del Árbol: Indican las cualidades necesarias para recibir la iniciación de ese grado y la forma que adoptan las fuerzas desequilibradas de esa esfera. En los grados más elevados antes de que se desarrolle la forma, no hay ningún vicio operante.

Sección octava.   Correspondencia en el Microcosmos: El Microcosmos, en otras palabras el ser humano, corresponde al Macrocosmos sephiróthico y es importante desde muchos puntos de vista prácticos, especialmente desde el punto de vista médico - espiritual y de la astrología.

Sección novena.   Las cuatro series del Tarot: La correspondencia de las láminas del Tarot con el Árbol abre inmensos campos de práctica importancia, y forma de la base filosófica del arte de la adivinación. Si el lector fija estas explicaciones en su mente fácil le será seguir nuestro razonamiento y a la vez las dilucidaciones acerca del simbolismo atribuido a cada Sephirah. El trabajo para correlacionar los diferentes panteones politeístas y las angeologías de los cristianos, mahometanos y hebreos, con las clasificaciones del Árbol es realmente inmenso. Crowley trató de hacerlo ya  anotamos de paso que este trabajo parece original y es traído de Mathers  Sus conclusiones, sin embargo, no son del todo claras y no nos atreveríamos a transcribirlas en su totalidad. Se requiere una erudición vastísima para realizar algo satisfactorio en este sentido, erudición que no poseemos. Por lo dicho, nos contentaremos con tocar únicamente los puntos que conocemos y no haremos tentativa alguna en esta obra para hacer una clasificación ordenada.

Sección décima.   Los colores flamígeros: Estos son solamente de utilidad para los estudiantes muy adelantados que poseen las claves necesarias.

Índice | Capítulo 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | 10 | 11 | 12 | 13 | 14 | 15 | 16 | 17 | 18 | 19 | 20 | 21 | 22 | 23 | 24 | 25 | 26 | 27 |
Libro en: Word (doc) | Solo texto (txt) | PDF (pdf) | Word comprimido