Gnosis Instituto Cultural Quetzalcóatl

Gnosis ICQ en: English | Francais:

Memorias del XVI Congreso Gnóstico Internacional

“El Árbol de  la Vida”

Julio del 2013

TIPHERETH

Instructor: Jose Isabel Mauricio Vargas.

Es el sexto Shephirote del Árbol de la Vida, Símbolos que lo representan: Venus de Tauro; la belleza; el amor del Espíritu Santo; el cuerpo búdico del hombre; La sexta carta del Tarot, El Enamorado. Su nombre cabalístico es Malachim, su nombre cristiano es Virtud y su atributo es “Belleza”. Tiphereth se refiere al mundo causal, la región de la voluntad consciente, el equilibrio y la belleza, la sexta dimensión, un mundo paralelo al nuestro, el mundo causal es, esencialmente la región del misticismo religioso.

El gnóstico que aprende a combinar la meditación con la oración, incuestionablemente puede establecer contacto, objetivo y consciente, con los Dioses de la naturaleza. El mundo causal es la esfera de los Maestros, es el mundo de las causas naturales, donde se sabe la causa de todas las cosas. El Cuerpo que le corresponde es el Alma Humana: Tiphereth es el MANAS SUPERIOR de la Teosofía Oriental, que no es otra cosa sino el Alma Humana, simbolizada maravillosamente en los enigmáticos clásicos de la literatura por Paris, el Príncipe Troyano; el Perseo griego; el Parsifal wagneriano, etc., Es bueno saber que El Ser tiene dos almas, una divina y la otra humana, el Ser es la real presencia divina subyacente en las profundidades del hombre, el Padre que está en secreto. TIPHERETH es el Esposo de la Esposa de modo que el Alma Humana busca, a través de la eliminación de sus errores internos, de su falsa personalidad, de su ego animal,  desposarse con su Alma Divina, con la bella Elena de la épica Troyana, la Valkiria de Wagner, La Beatriz del Dante, la Divina Ginebra, Reina de los Jinas. La eterna Dama, el ALMA ESPÍRITU (BUDDHI), exige siempre de su caballero (EL ALMA HUMANA), todo género de inauditos sacrificios y prodigios de valor... Unión mediante la cual se identifican CONCIENCIA Y VOLUNTAD, quedando por tal motivo, dotadas, ambas Almas, con Divinales Poderes.

Ella la Divina Esposa Perfecta, aquella que a Lanzarote escanciaba el vino... Delicioso vino de la espiritualidad trascendente, en las copas Iniciáticas de SUKRA y de MANTI, nombre de las dos copas empleadas en los ritos del Misterio Soma, Dios de la Religión Hinduista, Padre del Planeta Mercurio...

Algunos Cabalistas pretenden que el Mundo de Tiphereth, el Mundo del Alma Humana o del Hijo del Hombre propiamente dicho, está gobernado por el Sol. Realmente no es así pues está gobernado por Venus, por este motivo es que el Cristo es crucificado en Viernes Santo y eso es algo que podremos meditar para intuir su asombroso significado.

El Matrimonio de Ginebra, la Divina Amazona, el Alma Divina, con el Caballero que la rescata de las potencias negras, el Alma Humana, es un evento maravilloso en el cual experimenta el iniciado una transformación radical, porque "el Buddhi es como un vaso de alabastro fino y transparente, dentro del cual arde la llama de Prajna (el Ser).

Los textos esoteristas Indostánicos mencionan constantemente a la famosa Trimurti Atman-Buddhi-Manas. Esto es el Íntimo con sus dos Almas, el Alma Espiritual (femenina) y el Alma Humana (masculina). EL Y ELLA, Buddhi y Manas, son las Almas Gemelas dentro de nosotros mismos (aunque el animal intelectual todavía no las tengamos encarnadas), éstas son las dos Hijas adoradas de Atman, el íntimo. El Esposo y la Esposa Eternamente enamorados.

El Animal Intelectual equivocadamente llamado Hombre, tiene encarnada dentro de sí mismo una fracción del Alma Humana.

A tal fragmento se le denomina "Esencia", en el Zen Nipón se le llama simplemente el "Budhata", es el Material Psíquico con el cual se puede y debe fabricar lo que el Tao llama el Embrión Áureo (consciencia despierta). Este Embrión Áureo viene a establecer, en nosotros, un perfecto equilibrio entre lo material y espiritual. Pero no es posible elaborar dicho embrión, si antes no hemos liberado a la Esencia que se encuentra embotellada dentro del ego, del yo, del mí mismo. Desintegrando el ego, la Esencia o Buddhata se transforma en el Embrión Áureo. Sólo una persona que posea el Embrión Áureo, está consciente. Quien consiga elaborar dentro de sí el maravilloso Embrión Áureo, despierta en todas las regiones o mundos del espacio y encarna a su tríada inmortal. Incuestionablemente, quien logra ese propósito, deja de ser animal intelectual y se convierte en hombre legítimo.

Lamentablemente la Esencia subyace en sueños dentro de ese complicado y grotesco conjunto de entidades sumergidas, tenebrosas, que constituyen el Ego, el Mí Mismo, el Sí Mismo. Empero tal Esencia es la materia prima para fabricar Alma, concepto éste, que desafortunadamente no ha sido todavía muy bien entendido.

El Tao Chino enseña claramente que la Esencia enfrascada entre todo ese conjunto de Yoes-Diablos que constituyen el Ego, tiene que pasar por eso que se llama la Eliminación Budista, o sea, La Muerte total del Ego. Y para eso se necesita una voluntad de acero, a prueba de todo.

Dijo Jesús: «Si no os abstenéis del mundo, no encontraréis el Reino; si no hacéis del sábado sábado, no veréis al Padre». (Si no renunciamos a los vanos placeres mundanos, los placeres de la carne, no encontraremos el Reino y si no hacemos de la muerte, muerte, no veremos al Padre). El Día Sábado debe su nombre al Planeta Saturno, el planeta que representa la Muerte.

Tiphereth tiene relación con el Número 6, seis en cábala o ciencia de los números es el Enamorado; el hombre entre la virtud y la pasión, el cual debe polarizarse siempre con la virtud. Revela encadenamiento, lucha terrible entre el amor y el deseo. Unión amorosa de hombre y mujer, Enlazamiento, equilibrio (a cuyo Pilar pertenece). Es la Suprema Afirmación del Ser Interno y la Suprema Negación del Demonio.

Ludwig Van Beethoven: “Recomendad a vuestros hijos que sean virtuosos, sólo la virtud puede traer la felicidad, no el dinero”

Así pues, el Mundo de Tiphereth es el Mundo de la Voluntad, simbolizada por el nopal en el Escudo Nacional Mexicano, por el látigo egipcio, por la Corona de Espinas del Nazareno, por la espada de Aquiles o la lanza de Atenea de la mitología griega,  EN ESE MUNDO SÓLO SE HACE LA VOLUNTAD DEL PADRE, ASÍ EN LOS CIELOS COMO EN LA TIERRA.

Es imposible obtener la voluntad consciente sin trabajar nuestros errores internos para transformarlos en el Oro del Espíritu… Las gentes creemos que tenemos voluntad consciente cuando en realidad sólo tenemos deseos que concentrados en tal o cual dirección son denominados falsamente como fuerza de voluntad, cuando en realidad sólo es fuerza del deseo.

Necesitamos adquirir el cuerpo de la voluntad consciente. Este es conocido en la literatura ocultista como cuerpo causal. Hay muchos lugares en que se someten a tremendas torturas para adquirir la oluntad consciente, pero solamente almacenan alguna energía.

El FAQUIR ORIENTAL lucha en forma espantosa por desarrollar en sí mismo la fuerza de la voluntad. Todo el camino del faquir consiste en múltiples prácticas FÍSICAS increíblemente difíciles. Un faquir es muy capaz de mantenerse quieto en cualquier posición difícil durante horas, meses y años, o se sienta sobre un hormiguero bajo un árbol, o bajo los inclementes rayos del SOL tropical. Cualquier faquir es muy capaz de sentarse con los brazos abiertos en forma de cruz sobre una piedra desnuda bajo el sol, o entre espinas y abrojos durante meses o años enteros.

Por medio de todas estas torturas FÍSICAS, el faquir desarrolla el poder de la voluntad en forma realmente terrible, pero no logra FABRICAR el CUERPO DE LA VOLUNTAD CONSCIENTE o CUERPO CAUSAL.

Toda esa milagrería desvía a la gente, por eso los faquires están desviados. El verdadero faquir tiene su Gurú, su Maestro y no sale del Indostán. Quien fabrica el Cuerpo Causal, sabe el porqué de todas las cosas.

El Mundo de Tiphereth es un Mundo que está más allá de la Mente, es de un color azul eléctrico intenso, existen muchos otros colores, pero el fundamental es el azul. En ese mundo o región Electrónica, impera la música, el sonido. Ahí se encuentra el TEMPLO DE LA MÚSICA DE LAS ESFERAS.

Uno de los Guardianes de dicho Templo es un Gran Maestro que cuando vivió en el Mundo Físico se llamó Beethoven. Es un Gran Iniciado; sus nueve sinfonías son maravillosas. Todo el que llega a esa Región tiene que aprender las nociones fundamentales de la Música porque es el Verbo. En esa sublime Región se oye la Música de las Esferas que se basa en los Tres Compases del Mahavan y del Chotavan que mantienen al Universo en su ritmo, y su marcha es perfecta, no puede haber error en esa música.

Si analizamos el Segundo Triángulo del árbol de la vida, encontramos que es Ético. ¿Por qué le decimos Ético? Porque sencillamente allí impera la Ética, la Recta Conducta, ahí venimos a saber lo bueno y lo malo, que cosa es lo bueno y lo malo, éste triángulo es el Mundo del Espíritu Puro, la Trimurti Indostánica de Atman, Buddhi, Manas.

Obviamente el Centro de Gravedad de este triángulo resalta a simple vista, es el Alma Humana; esa Alma sufre y que da la parte muy humana en nosotros, o sea Tiphereth, que coincide con el Causal. A este triángulo se le denomina también Triángulo del Hijo, encontramos ahí que el Cristo Cósmico, Binah suele manifestarse a través del Alma Humana, el Tiphereth de la Cábala Hebraica. Tiphereth es de los Sephirotes más importantes, pues es a través del alma humana que puede manifestarse el Amor Universal cuando se prepara debidamente para hacerlo.

Le corresponde la región del corazón y es por ello que podemos ver –por ejemplo- En varias estelas mayas, cuando sobresale una figura del  pecho del iniciado, indicando con ello, los sabios escultores mayas, que estos seres humanos habían logrado manifestar el Amor a través del Alma Humana, misma representación que tiene la Mariposa que aparece en el pecho de los mal llamados Atlantes de la zona arqueológica de Tula, Hidalgo, los cuales en realidad son Lemures, tercera raza que pobló nuestra Madre Tierra.

"Los hombres (o mejor dijéramos, los mamíferos racionales) cada vez más olvidarán sus almas para ocuparse sólo de sus cuerpos".

Samael Aun Weor: “Necesitamos la conflagración del Amor para transformar el mundo, necesitamos fuego de Amor para iluminar la sociedad. Los códigos fríos, insípidos, complicados, no cambian nada, no transforman nada. De nada sirven todos los mejores proyectos sociales, todos los mejores principios políticos si no están escritos con el fuego del Amor. La verdadera Revolución es el resultado de la TRANSFORMACIÓN, sólo las tempestades del Amor pueden transformar al individuo y a la sociedad.”

Recuerden amigos que en el centro del pecho tenéis un punto magnético muy especial que capta las ondas de Luz y de Gloria que vienen de nuestra Alma Humana. Ella es TIPHERETH, escuchadla, obedece las órdenes que de ella dimanan. Actuad de acuerdo con esos impulsos íntimos.

Memorias en: Word | Pdf | Solo texto | Word Comprimido | Epub

El Absoluto | Keter | Chokmah | Binah | Chesed | Geburah | Tipheret | Nezach | Hod | Jesod | Malkuth | Prácticas |