Gnosis Instituto Cultural Quetzalcóatl

Gnosis ICQ en: English | Francais:

Memorias del XVI Congreso Gnóstico Internacional

“El Árbol de  la Vida”

Julio del 2013

KETHER

Instructor: Jenaro Ismael Reyes Tovar

Nombre Cristiano: Padre. Nombre cabalístico Ha Hot Ha Kadosh. Atributo: Corona. Lugar en el Cuerpo: Cabeza. Jeroglífico Primitivo: Un hombre. La primera emanación del Absoluto es Keter, llamado así en hebreo, cuya traducción literal es “Corona”, pues está arriba de todo, es lo supremo, la parte más elevada del Ser, cabalísticamente se le llama “Ha Hot ha Kadosh” y es por ello que el Sabio Salomón en su Invocación sagrada a las divinidades dice a la letra “Ha Hot Ha Kadosh, gritad, hablad, rugir, mugid”, llamando a la manifestación en nuestros actos y sean uno con lo divinal. Dentro del organismo humano su localización es la parte superior de la cabeza.

En el cristianismo primitivo se le conoce como “El Padre”, siendo parte de la Triada divina. El árbol de la vida empieza en este Sephirote y se divide en triángulos. Siendo el primer triangulo el Logoico (de Logos = Verbo, Dios) compuesto precisamente por el  primer Logos el Padre (Keter), el segundo el Hijo (Chokmah) y el tercero el Espíritu Santo (Binah). El segundo triangulo es el monádico o ético y está compuesto por El Ser (Chesed) con sus dos almas (Geburah y Tiphereth) y por último está el mágico, integrado por Netzach, Hod y Jesod (cuerpos: mental, astral, y etérico)  y al último tenemos el Sephirote caído, el físico o Malkuth.

Hemos descendido de esfera en esfera, hasta llegar a este estado tan lamentable en el que estamos, somos el Adán caído y ahora nos toca retomar el camino, ascender Sephirote por Sephirote hasta integrarnos nuevamente con la parte más elevada del Ser y así convertirnos en el Adán Kadmon de la cábala, encarnando cada una de las partes del Ser.

El gran iniciado Jeshua Ben Pandirá –conocido como Jesús el Cristo- le llamó “El padre que está en Secreto” y es interesante saber que cada uno de nosotros tiene el suyo propio. La gran maestra rusa Helena Petronila Blavatsky dice “Hay tantos Padres en el cielo como hombres en la Tierra” y nos narran las tradiciones esotéricas de todos los tiempos que no busquemos fuera lo que está dentro.

Es interesante saber que cada uno de nosotros tiene su propio Padre Divinal, que está al tanto de cada pensamiento, sentimiento y acción de nosotros, que intenta ayudarnos cada segundo de nuestra vida, que hace todo lo posible por iluminarnos, guiarnos, protegernos, educarnos, pero somos nosotros los que insistimos en alejarnos de él con nuestras acciones equivocadas.

Son muchísimas cosas que realizamos en el diario vivir, que hacen que cada vez estemos más y más lejos de él. Más hay algo que cabe destacar: el Padre es la verdad y cada vez que mentimos es como un corto circuito que impide que su Luz llegue a nosotros. Creemos que eso de no decir la verdad es algo sin importancia, pero ¿Cómo pedimos acercarnos a la verdad si mentimos?

Es verdaderamente triste darnos cuenta que uno mismo es el que enseña a los hijos a mentir, alguien nos habla por teléfono, uno de nuestros hijos contesta, es alguien con el que no queremos hablar y le decimos al hijo “Dile que no estoy”, y cuando algún inocente dice la verdad “Dice mi papá que no está”, terminamos regañándolo, hiriéndolo, amonestándolo.

Es así como comenzamos ese camino equivocado, más tarde hasta nos volvemos maestros de la mentira y como es lógico, cada vez nos separamos más y más del Padre, pues él es la verdad. Con justa razón los cabalistas dicen que tiene 13 mechones en su barba, pues es el verbo divino, porque el 13 se sintetiza en 4 y el 4 es el Tetragrammaton griego, Dios, la verdad. Así mismo se afirma que tiene 13 bucles en su cabellera, porque el 13 es la muerte, pero no de nuestro cuerpo físico, sino de nuestras pasiones animales, de la codicia, de la envidia, del miedo, del orgullo, etc., por eso “La muerte es la Corona de todos”.

Los aztecas le llamaron “TepiuK´Ocumtatz” y con sabiduría magistral también lo representaron con Huehuetotl, el Dios Viejo del fuego. Entre los aztecas la ancianidad era símbolo de la sabiduría y es por ello que un anciano lleno de años cargando con un brasero en su cabeza es el símbolo perfecto, ya que él es omnisciencia (todo lo sabe).

“Pedid y se os dará”,  sumergidos en profunda meditación, invocando al Padre que está en secreto a través del Mantras (palabra de poder) Pander, podremos acudir a él y nos dará sabiduría para guiarnos en este borrascoso mar de la existencia.  El Padre Nuestro, es realmente una oración mágica de inmenso poder que combinada con la meditación nos permite ponernos en contacto con nuestro Huehueteotl particular.

Es curioso ver cómo el ser humano tiende a culpar a los demás de sus desgracias, y el colmo es cuando blasfemamos reclamándole a la divinidad por el dolor que sufrimos, no dándonos cuenta que el hoyo en que estamos metidos nosotros mismos lo hemos cavado y solo trabajando sobre sí mismos es que podemos  salir de él y  es precisamente acercándonos al Padre que está en Secreto como lograremos hacer realmente algo. No se trata de buenas intenciones porque de ellas está empedrado el camino que conduce al infierno. Más bien se requiere de hechos claros, contundentes y definitivos.

Nuestro bendito anciano de los días quiere todo lo mejor para nosotros tal y como nosotros queremos lo mejor para nuestros hijos. Él nos prepara con infinito cuidado para la misión que deberemos cumplir, porque todos tenemos una misión grandiosa que realizar, pero como quiera que tenemos libre albedrío, podemos llevarla a cabo o no,  de cualquier forma el padre que está en secreto nos prepara, con infinito cuidado nos lleva a ciertos lugares, nos asocia con determinadas personas, nos pone ciertos elementos al alcance de nuestra mano. Él es el quien nos ha traído a la enseñanza gnóstica y eso es el resultado de complicadísimos cálculos matemáticos, de operaciones de alta magia y el resultado es el que tenemos aquí, el vernos reunidos con el fin de empezar nuestro camino a la luz, a la verdad. Si la luz da un paso adelante, las tinieblas retrocederán un paso hacia atrás. Caminemos con paso firme y  decidido, si queremos luz, seamos luz, si queremos verdad seamos verdad.

“Que la paz reine en todos los corazones. No olvidemos que la paz es una esencia emanada desde el Absoluto, es luz emanada desde el Absoluto, es la luz del Anciano de los Días. Cristo dijo: "Mi paz os dejo, mi paz os doy". (SAW)”

Memorias en: Word | Pdf | Solo texto | Word Comprimido | Epub

Videoconferencia de Keter grabada

El Absoluto | Keter | Chokmah | Binah | Chesed | Geburah | Tipheret | Nezach | Hod | Jesod | Malkuth | Prácticas |