Gnosis Instituto Cultural Quetzalcóatl

English | Francais | Buscador

Profecías de Nostradamus y Escrituras Sagradas

Michel de Nostredame (Nostradamus), Autor: César de Nostredame (1553-1630?). 

Inconmensurable espacio, miles de mundos en él, y sin embargo, aquí estamos con la inquietud de reconocer qué inteligencias más existen además de la nuestra en este universo infinito.

Con la mano en el corazón podemos intuir esa inquietud en todas las almas humanas, lo más asombroso es que capacidades y habilidades expuestas por algunos personajes y en algunas culturas y textos sagrados vienen a señalarnos y a mostrar claramente el mensaje de la existencia y presencia de esas inteligencias tanto a la vista de los seres humanos en ocasiones, como a través de otras facultades como la clarividencia, telepatía, percepción extrasensorial, con el mismo sentido y no menos como el de la visión, así como lo mostrara el insigne esoterista y autor de las centurias quien vivió entre los años 1503 y 1566 en Francia, Miguel de Nostradamus, en cuyas recopilaciones de dicho texto narra en una forma muy alegórica, la presencia de esas inteligencias aportando inquietudes a la curiosidad de los ojos de la humanidad.

Tal es el hecho, que describe: "En el año 1999, en el séptimo mes, vendrá del cielo un gran Rey de terror". (Véanse los dos primeros versos de la Centuria 10-72.) La horripilante perturbación en la órbita y en el movimiento del planeta Tierra, explicada científicamente por el propio vidente Nostradamus, se deberá a la aproximación de otro astro que durante 7 días aparecerá como otro sol.

El Apocalipsis de San Juan cita a tal astro bautizándolo con el nombre de Ajenjo (amargura). "A un eclipse de sol -dice Nostradamus- sucederá el más oscuro y tenebroso verano que jamás existió desde la creación hasta la pasión y muerte de Jesucristo, y desde ahí hasta ese día, y esto será en el mes de octubre, cuando se producirá una gran traslación de tal modo que creerán que la Tierra ha quedado fuera de su órbita y abismada en las tinieblas eternas."

Tanto la biblia, como Miguel de Nostradamus citan catástrofes en el cielo que son indicios de que los habitantes del planeta Tierra pasarán por grandes tribulaciones ante lo cual, inteligencias de otros mundos auxiliarán a esta población, de ser posible para formar nuevas humanidades, tal como lo describe el calendario azteca de que ya han existido otras razas, las cuales fueron destruidas casi por completo, pero que resurgieron.

Isaías en el capítulo XIII, 6-13, dice: "Por lo cual haré estremecer los cielos; y la Tierra se moverá de su lugar por causa del furor del Señor de los ejércitos y por causa del día de su ardiente ira. Porque las estrellas del cielo y sus astros no lucirán con su luz. Y en el capítulo XXIV, 19-21: "La Tierra se tambaleará como un hombre ebrio; será descoyuntada; caerá y nunca más se levantará." 

El profeta describe una gran catástrofe en la Tierra, como guerras, desacuerdos y perturbación de la atmósfera, así como la catástrofe física en la naturaleza cuando dice que la Tierra se tambaleará, el aumento de los terremotos son los que podrían estar siendo descritos.

San Pedro, por su parte nos invita a prepararnos psicológica, emocional y físicamente para sobrevivir a esa situación del mundo a través del despertar de la conciencia: EP. 2, III, 4-10 "El día del Señor vendrá como ladrón en la noche; en el cual los cielos pasarán con gran estruendo, y los elementos ardiendo se desharán, y la Tierra y todas las obras que hay en ella se quemarán".

Retrato de Nostradamus, por el Dr. Niel.

San Juan, nos invita a reflexionar sobre los tiempos del fin, pues los fenómenos astrológicos y astronómicos serán muy palpables a simple vista, como los eclipses que oscurecen al Sol, la atmósfera que ocasionará que percibamos la luna de un color rojo o de diferentes tonos, Apocalipsis, VI, 12-17: "Hubo un gran temblor de tierra; y el sol se oscureció y la luna tornóse como sangre; y las estrellas del cielo cayeron sobre la Tierra como cuando la higuera echa de sí sus higos verdes, sacudida por un viento fuerte; y el cielo retiróse, los muertos y las islas moviéronse de sus lugares; y los reyes de la Tierra, y los ricos, se escondieron en las cavernas y rocas de los montes y decían: "Caed sobre nosotros y ocultadnos de la ira del Cordero; porque es llegado el gran día de su ira".

Así, la invitación sería, prepararnos haciéndonos más conscientes del alma, del despertar de la conciencia, pues el gran ejército de salvación mundial, a través de sus naves, llevarán al espacio a quienes hayan desarrollado su alma y cuando el planeta esté apto para ser repoblado, entonces serán depositados y una nueva civilización permanecerá en la Tierra.

El mantram con el que podemos llamar a estas inteligencias es SOLIN-SA-LA-RA para los momentos del cataclismo final y así poder ser auxiliados en todos los planos de conciencia.

Enviado por: Francisco Ismael Moreno Luna, Calmecac ICQ

Imagen 1: Michel de Nostredame (Nostradamus), Autor: César de Nostredame (1553-1630?). 

Imagen 2: Retrato de Nostradamus, por el Dr. Niel.

“Los extraterrestres son gentes que han abierto la mente interior, superhombres en el sentido más completo de la palabra.” Samael Aun Weor

Descargar en: Word | Word Comprimido | Pdf | Solo Texto | Índice | 01 | 02 | 03 | 04 | 05 | 06 | 07 | 08 | 09 | 10 | 11 | 12
Suscribirme