Gnosis Instituto Cultural Quetzalcóatl

English | Francais | Buscador

La Fraternidad Cósmica Universal

Oannes, el dios pez de las culturas caldea, babilónica y sumeria. Dibujo de un relieve de artista desconocido1853

La compasión universal es muy grande, a pesar de que vivimos en la edad negra de esta humanidad, seres de otros mundos, inundados de amor por sus semejantes, han venido desde el remoto pasado para auxiliarnos; algunos están actualmente en secreto entre nosotros y seguramente seguirán viniendo en el futuro a colaborar desinteresadamente con la humanidad, también otras humanidades nos ayudan desde sus lugares de origen.

Hay que aclarar que no estamos hablando para nada, de la fantasía popular de extraterrestres “grises”, “reptilianos” y muchos otros inventos más. El ser humano es similar en todo el universo, pero el orgullo y la vanidad de los que vivimos en este mundo es tan grande que, al aceptar vida extraterrestre y que estos puedan venir a la Tierra, es un hecho que tenemos que admitir sus grandes adelantos científicos, pero como no queremos quedarnos “chiquitos” entonces dando rienda suelta a nuestra fantasía, pensamos que, por lo menos tienen que estar más feos que nosotros.

Al respecto nos dice el maestro Samael Aun Weor: “Son absurdas las fantasías de muchos autores que se imaginan que los habitantes de otros planetas tengan forma distinta a la del ser humano de la Tierra. Las facciones físicas y formas del cuerpo físico de todos los hombres del cosmos, es siempre semejante”.

La realidad es muy diferente, hay extraterrestres que se visten como paisanos, pero nuestra conciencia dormida no tiene la capacidad para saber que se trata de seres iluminados, que tratan de auxiliarnos. Se confunden con nosotros para estudiar nuestras costumbres, nuestra forma de actuar y de ser y así ayudarnos más eficientemente.

Seres como los habitantes del Sol hacen super esfuerzos para auxiliarnos desde donde viven. Pero motivados por la compasión universal, es que algunos se quedan a vivir por largos periodos de tiempo, para auxiliarnos mejor. Este es el caso de los hombres de la Galaxia Azul y los llamados hombres peces. Con el fin de comprender mejor su trabajo para con nosotros, tratemos de hablar de estas tres humanidades en este artículo.

LOS HOMBRES DE LA GALAXIA AZUL

Muy difícil de aceptar para nuestra mente tan degenerada, es el que siquiera pudiéramos imaginar que bajos los hielos del Polo Sur, una humanidad de una galaxia lejana haya construido toda una hermosa ciudad desde inmemoriales tiempos. En varios momentos de la historia, estos seres se han relacionado con nosotros, entregándonos enseñanzas trascendentales, claro, esos momentos en que el ser humano no ha estado tan degenerado como ahora estamos.

No pensemos que tienen alguna otra fisonomía diferente a la de la Tierra, el hecho de que se encuentren en tal lugar obedece a que tienen millones de años aquí en este mundo, hubo otras épocas en que los polos estaban en el ecuador, pues ha sufrido la Tierra muchos cambios.

No se encuentran encerrados en su ciudad, tienen naves cósmicas extraordinarias y pueden viajar a través del tiempo y el espacio con toda libertad, por lo que pueden ir y venir a su galaxia, para traer lo que necesiten. Un gran sabio rey los dirige, un maestro de dinastías solares.

Orientaron a los sabios de la Atlántida, a los constructores de las pirámides de Egipto, siempre fueron recibidos con respeto y veneración, pero ahora estamos en momentos muy diferentes, somos salvajes y muy belicosos, por lo que su colaboración en estos momentos no puede ser pública, pero buscan la forma de estar siempre apoyándonos.

LOS HOMBRES PECES

La gran fraternidad de tipo cósmico es sublime, del planeta vecino Venus, desde hace miles de años para auxiliarnos, establecieron en la cuarta dimensión en el océano Atlántico, una ciudad etérica, con seres del Planeta Venus. El objetivo es que, con la vibración de estos seres espirituales, nos ayudemos en algo, pero parece que no hemos sabido aprovechar tal tipo de influencias trascendentales.

Tradiciones arcaicas nos hablan de una gran sabiduría proveniente de seres que salen del Océano, a pesar de que lleven simbolismos esotéricos muy interesantes, no dejan de mostrar la realidad que ahí encontramos. Lo más insólito es que tales criaturas de perfección al mismo tiempo y como cosa excepcional, tienen cuerpos físicos de peces. No son peces con formas humanoides, son peces en el mundo físico y seres humanos en la cuarta dimensión.

Es muy probable que tarde o temprano los seres de Venus vengan por ellos, pues tanta contaminación, tanta barbarie, les es imposible poder ayudarnos de la manera en que se pretendía.

LOS HABITANTES DEL SOL

Este artículo, estimado lector está lleno de cosas sorprendentes, como podrás darte cuenta, y para culminar con estas afirmaciones tan insólitas, ahora abordamos el tema de que el Sol no es una bola de fuego y que tiene vida mineral, vegetal, animal y humana.

En este sistema solar hay habitantes en cada mundo, nosotros somos la vergüenza del sistema solar, en los demás planetas vive gente muy adelantada espiritualmente, pero en el Sol, viven físicamente seres con los más altos grados de perfección posibles.

Para vivir ahí, sólo es posible eliminando el 100% de egos y tener mucho historial de ayuda desinteresada a la humanidad, sólo seres de la talla de Buda, Quetzalcóatl, Jesús, etc. son los que pueden reencarnar en ese lugar. Y lo más interesante es que nos aman, tratan de auxiliarnos desde su lugar de origen, hacen todo lo posible por orientarnos, sanarnos, protegernos, iluminarnos.

Por todo lo que anteriormente hemos escrito, hablamos de un tipo de fraternidad cósmica universal, de amor desinteresado y puro, que anima a humanidades de otros mundos, tratan de auxiliarnos, pues bien saben el momento tan crítico en que vivimos.

Si un día tenemos la oportunidad de despertar conciencia en el mundo astral, podríamos pedir a nuestro Ser interior ser llevados a la ciudad de los hombres azules bajo el Polo Sur, o al fondo del océano atlántico con los hombres peces venidos del planeta Venus o ser trasladado en cuerpo astral al Sol y conocer esas humanidades divinales y así comprobar directamente por sí mismos, que realmente nuestro objetivo debería ser regresar a la divinidad de donde un día salimos.

Te sugerimos para ahondar en el tema: Los Hombres de la Galaxia Azul, libro Mirando al misterio. Los Hombres peces, libro Mirando al misterio. Conferencia: El Sol está habitado. Todo lo encuentras en nuestro portal www.samaelgnosis.net

Enviado por: María Guadalupe Rodríguez Licea, de la comisión: Cursos de gnosis vía Internet.

Imagen: Oannes, el dios pez de las culturas caldea, babilónica y sumeria. Dibujo de un relieve de artista desconocido1853

“En la Antártida hay una ciudad subterránea donde vive un grupo de extraterrestres, hombres venidos de la Galaxia Azul, hombres de piel azul. Obviamente han construido la ciudad bajo los hielos; tienen toda clase de comodidad, alumbrado atómico, etc., gozan de la belleza, son sabios por naturaleza y un rey muy sabio les gobierna.” Samael Aun Weor

Descargar en: Word | Word Comprimido | Pdf | Solo Texto | Índice | 01 | 02 | 03 | 04 | 05 | 06 | 07 | 08 | 09 | 10 | 11 | 12
Suscribirme