Gnosis Instituto Cultural Quetzalcóatl

English | Francais | Buscador

La Ética Revolucionaria

Imágenes: Poema del alma en la montaña autor Louis Janmot año-1850

Hola amigos, cómo están? Para iniciar este tema, primero definiremos que significa ética: La ética, o filosofía moral, es la rama de la filosofía que estudia la conducta humana: lo correcto y lo incorrecto; lo bueno y lo malo, la moral, el buen vivir, la virtud, la felicidad y el deber.

Una vez que hemos definido el concepto de ética podemos iniciar nuestro tema: La Gnosis tiene su doctrina propia y ética revolucionaria. La ética de la revolución en marcha, se basa en la disolución del yo.

Todos nosotros, queremos una sociedad sin clases, un mundo mejor, pero esto es imposible sin una ética revolucionaria. Revolución es un cambio total, una transformación en nosotros, un cambio radical para lograr un recto pensar, un recto sentir y un recto actuar.

Es urgente contemplar el valle desde la altura majestuosa de la colina de la ley.

Revolución es una lucha continua, permanente para mejorar y encontrar la verdad de nuestra existencia. Para ello necesitamos disolver el yo, que es un obstáculo para el orden revolucionario.

Si de verdad queremos esta revolución, si de verdad queremos este cambio; necesitamos con urgencia, con una alta psicología, comprender cada defecto psicológico que tenemos, no sólo en el centro intelectual, sino también en los terrenos subconscientes de la mente.

La comprensión integral de la mente es el primer paso, después tenemos que ir más lejos. La mente por sí sola no puede reducir a polvareda cósmica ningún defecto. La mente, lo único que puede hacer es pasar los defectos psicológicos a otros terrenos psicológicos de la mente, esto finalmente no resuelve nada, por el contrario, sigue fortaleciendo al defecto psicológico.

Nosotros necesitamos de cambios radicales y profundos, con la comprensión integral a través de la meditación profunda que va más allá de entender o razonar, si es que de verdad queremos transformarnos radicalmente.

Los defectos secretos que tantos miles de ellos tenemos, se convierten en resortes íntimos de la acción. No puede existir una recta acción, recto pensar, recto sentir, mientras tengamos defectos secretos.

Cuando en Meditación logremos un estado de Éxtasis podemos contemplar el valle profundo de la mente desde la colina del Espíritu, de nuestro Ser.

Imágenes: Poema del alma en la montaña autor Louis Janmot año-1850

Este espectáculo es maravilloso porque entonces conocemos por experiencia propia e incomunicable, no solo nuestros defectos personales, sino también las raíces más íntimas de estos yoes.

Existen muchos sujetos de aparente santidad que en el mundo asombran por su humildad, pero en otros terrenos del subconsciente de la mente son malvados y hasta espantosamente perversos.

Todo defecto personal termina cuando se extrae de raíz. Solo la vivencia de algo muy profundo que se esconde íntimamente dentro de cada defecto, puede permitirnos extraer las raíces de cada defecto psicológico.

Realmente lo único que debe interesarnos, es lo que somos en el presente, aquí y ahora. En cada uno de nosotros, existe un doble aspecto de personalidad y esencia. Lamentablemente y para colmo de males, la esencia está embotellada en el yo, el agregado de tipo psicológico.

Muchas personas se visten con bellas túnicas, si estamos embotellados entre el yo ¿de qué sirve vestirnos de hierofantes?, ¿de qué sirve creernos gurús?, si nuestra esencia no se puede manifestar, está embotellada entre todos esos elementos subjetivos que son el “yo”.

Necesitamos comprender cada defecto en todos los terrenos subconscientes de la mente. Necesitamos liberar la esencia, para cristalizar alma, y se manifieste nuestro Ser, lo Real en nosotros.

La energía atómica del espíritu, que es Nuestra Madre Divina, vuelve polvo cósmico a cualquier defecto. Dentro de todo defecto personal existe una verdad que es su antídoto. Aquí estamos hablando de una virtud que se libera cuando eliminamos un defecto.

Sólo la verdad nos hace libres, la verdad es lo desconocido de momento en momento.

El yo se reduce a polvo, cuando el sol de la verdad lo quema.

La verdad no es estática, la verdad es revolución de la mente, la verdad es dinámica y se halla escondida en el fondo de cada defecto, sólo disolviendo al yo, podemos hacer un mundo mejor para nosotros; la disolución del yo es revolución radical, total y definitiva.

“La Madre debe convertirse en un lago sereno y sin tempestades, donde se refleje todo el panorama del cielo estrellado.” “El Libro Amarillo” Samael Aun Weor

Enviado por: Carlos Rea Zamora y Ma. Guadalupe Inclán Castillo (Colaboradores del ICQ Internet)

Imágenes: Poema del alma en la montaña autor Louis Janmot año-1850

Bibliografía: Cap. 45 “Transformación Social de la Humanidad” SAW

Descargar en: Word | Word Comprimido | Pdf | Solo Texto | Índice | 01 | 02 | 03 | 04 | 05 | 06 | 07 | 08 | 09 | 10 | 11 |
Suscribirme