Gnosis Instituto Cultural Quetzalcóatl

English | Francais | Buscador

Pirámide de la Gran Plaza de Tamtoc

Pirámide de la Gran Plaza de Tamtoc

San Luis Potosí es un Estado con diferentes climas, en los que encontramos el altiplano, desiertos, zonas boscosas, estepas y zonas selváticas, como la famosa región de la huasteca potosina, una de las 3 huastecas mexicanas, en cuyo espacio encontramos una de las grandes culturas prehispánicas, conocida como huastecos.

Un misterioso lugar fue descubierto hace apenas unas décadas, en donde podemos encontrar historia, magia y cultura o ciencia, arte, mística y filosofía. Resulta sorprendente encontrar diferentes construcciones y vestigios de grandes pirámides y pequeñas construcciones inteligentemente distribuidas en cuya organización refleja la mística del conocimiento del esoterismo del cuerpo humano.

Así como la disposición de diferentes montículos, que extraordinariamente reflejan la mística de la naturaleza y el conocimiento de la comunión y comunicación con todos los elementales del lugar, tierra, agua, fuego y aire y la inteligencia de la fauna, pues bien sabemos desde los estudios gnósticos, que cada elemento tiene su inteligencia o elemental, así como la fauna su parte inteligente es el elemental, de ahí que queden algunos vestigios a través de narraciones, mitos o leyendas de que el ser humano se podía convertir en los mismos animales del lugar.

Resulta muy agradable a la vista percibir esos espacios entre un montículo y otro, en el que se encuentran residuos de construcciones que fueron utilizados para diferentes prácticas relacionadas con el despertar de la conciencia, formación y cultura, pues había espacios específicos, según lo demandara el proceso iniciático de quienes concurrían a esos diferentes centros, prácticas para conectarse con la naturaleza, mantras, cantos y danzas se realizaban en estos lugares.

Pirámide de la Gran Plaza de Tamtoc

La astronomía era un punto importante de estudio, observar las estrellas con el fin de llevar un calendario para cultivo y administración de la tierra y bien comprendían ellos que las actividades del día las relacionaban con su vivir psicológico, pues se consideraban ellos seres íntegros con el universo, manifestándose aquí en la Tierra y que se expresaba a través de las actividades diarias (cuidar la casa, el cultivo y caza, entre otras actividades).

Desde el punto de vista de la antropología gnóstica, explicada por el V. M. Samael, describe los tres aspectos del universo: positivo, negativo y neutro y que devienen de una sola fuente llamada caos o principio cósmico de vida, de ahí que las tres fuerzas, se desprendan de una sola y se ilustren tres fuerzas al lado de una fuente.

El caos o principio de vida se ha llegado a representar como un círculo, un cuenco, una estrella y otras formas, de cuyo alrededor se llegan a encontrar algunos otros elementos que representan la creación, no a la manera de un big bang, sino de una especie de proyección o expansión del caos a través de formas y/o mundos.

Pasajes diferentes entre una construcción y otra nos hablan de las diferentes formas en que la creación llega a tener su origen, así como reflejan diferentes situaciones psicológicas en la vida del ser humano para llegar a cristalizar sus más profundos anhelos, desde llegar a cristalizar alguna facultad como la intuición o la telepatía o el recuerdo de vidas pasadas o simplemente enfrentar armoniosamente el diario vivir.

El ascender hacia una construcción mayor realmente nos inspira a intuir el trabajo psicológico y hermético para acercarnos o incrementar cada vez más la conciencia, ni más ni menos, Jesús, gran Kabir sube al monte de los olivos, Moisés asciende al monte Sinaí y obtiene el decálogo de vida, grandes construcciones en las ciudades suelen representar el espíritu del ser humano, desde donde se puede vigilar y desarrollar todas las cualidades como guerrero, discípulo o iniciado.

Pirámide de la Gran Plaza de Tamtoc

No puede faltar cerca de la gran construcción un templo o edificación referente al aspecto femenino de Dios, la Madre Divina: Coatlicue entre los aztecas, Isis entre los egipcios y otras culturas y en la gran explanada encontramos siempre lugares para ofrendar, tanto al aspecto positivo o negativo, que son el Padre, la Madre internos, en los que se ofrecían frutos, cantos y danzas.

Estos cantos estaban relacionados con algún aspecto de la vida o cualidad en específico, por ejemplo, para reconectarse con algún elemental o asimilar las fuerzas solares en los equinoccios y los solsticios para atraer las fuerzas cósmicas hacia la conciencia y así poder impulsarla en su desarrollo en el mundo físico.

En esta explanada podemos percibir la anatomía oculta, cuyo montículo aquí visto representa la mente y el corazón representado por el gran montículo mayor a cuyo extremo a un lado, encontramos pequeños montículos relacionados con el mundo astral.

Símbolos que representan diferentes valores del Ser, como el montículo que está sobre una gran base rectangular en cuyo frente se encuentran tres escalinatas, representación del Padre, el Hijo y el Espíritu Santo para llegar al centro o principio del Universo. Pues sin esas tres fuerzas se podría llegar a las regiones superiores del Ser.

Chakras, centros energéticos y otras cualidades de la anatomía oculta representa la disposición de estos vestigios invitándonos a hacernos más conscientes de todas esas cualidades que tiene nuestro Ser Interior profundo.

Detengámonos a meditar y a reflexionar en el gran simbolismo y representación e la piedra o la roca, símbolo inequívoco del trabajo con la supra sexualidad en la que se unen las fuerzas masculinas y femeninas avivando el fuego sagrado interior.

Tanto el cero como el círculo son utilizados en todas las culturas prehispánicas como un símbolo muy especial, pues viene a representar tanto al útero de la gran madre espacio, así como al vientre femenino, cuya predeterminación es sagrada, cual es la de la reproducción o generación de la vida.

El río de vida o flujo de energía de creación del Universo que deviene del círculo o sagrado absoluto, está representado por un camino de rocas o piedras en forma ondulada, indicando el movimiento de la energía creando en los mundos.

El arte maravilloso se puede apreciar en los dibujos, formas y pintura, tanto de códices, murales y rocas, cubiertas con estuco y dibujos plasmados con gran maestría, narrando y describiendo el milagro de la creación.

En conclusión, diremos: escuchemos el llamado de las antiguas culturas que dejaron en piedra el mensaje del despertar de la conciencia y la auto realización del Ser en el hombre para ahora y las futuras generaciones.

Enviado por: Ismael Moreno Luna, Comisión Calmécac.

Fotos 1, 2 y 3 La Gran Plaza de Tamtoc.

Descargar en: Word | Word Comprimido | Pdf | Solo Texto | Índice | 01 | 02 | 03 | 04 | 05 | 06 | 07 | 08 | 09 | 10 | 11 | 12 | 13 | 14 |
Suscribirme