Gnosis Instituto Cultural Quetzalcóatl

English | Francais | Buscador

Las Diez Reglas de la Meditación

Naturaleza de la Zona Arqueológica de Tamtoc.

Meditar es buscar información libre de toda actividad mental. De lo que se trata es de liberarse de la mente, tal y como lo mostrara el gran maestro Jesús al entrar a Jerusalén el Domingo de Ramos en donde iba montado en un burro; el burro es la viva representación de la mente, con esto nos indica que debemos dominarla, no que ella nos domine a nosotros.

Recordemos aquella frase inscrita en el Templo de Delfos que dice: “Nosce te Ipsum”, pequeña frase, pero con un gran contenido en la que nos expresa: “hombre, conócete a ti mismo”, y precisamente esta es la clave suprema, conocerse a sí mismo.

Justamente en la palabra gnosis, encontramos el mismo significado que es conocimiento, pero no nos referimos solamente a un conocimiento intelectual, sino también a un conocimiento interno, a “El Auto conocimiento”, la auto gnosis. Esto solo es posible si logramos introvertirnos y para ello se requiere que la mente quede quieta, en silencio, libre del batallar de las antítesis, es entonces que podemos experimentar la verdad, lo real y ser uno con nuestro Padre interno, para que nos guíe por la senda de la luz.

La meditación es el pan diario de todo verdadero aspirante a la sabiduría. Con la meditación obtenemos la verdad, encontramos la paz, la tranquilidad, la disolución de nuestros problemas, el fortalecimiento de nuestras defensas en nuestro organismo, acabar con el estrés, más capacidad de respuesta a todas las circunstancias de la vida.

La meditación también tiene la capacidad de activar los chakras o centros magnéticos para desarrollar las facultades latentes del ser humano. Claro, la meditación no es para todos, está dirigida solo para gente con voluntad de acero, que quiera realmente cambiar.

Necesitamos de una meditación científica, aquella que practicaron en la sagrada orden del dragón amarillo en la antigua china, en sus templos maravillosos, en sus salas de meditación. La meditación que con tanto cariño enseñó Buda a sus discípulos.

Se requiere de penetrar en esa ciencia milenaria que logró hacer mujeres y hombres de la talla de una Juana de Arco, una Blavatski, un Jesús o un Quetzalcóatl: la ciencia de la meditación. Y ésta tiene sus reglas que debemos lograr integrar a nuestra misma vida, que forme parte de nuestro trabajo y estudio, diario.

Primera: Hacernos conscientes del Estado de Ánimo

Se busca en la meditación dejar la mente en imponente silencio, cuando se logra esto, se experimenta el Vacío Iluminador o éxtasis místico. Interesante es que el fundamento de esta experiencia es el conocimiento de sí mismos. Así que el objetivo es invertirse, pero el estado de ánimo es un gran obstáculo para hacerlo; ya que nos produce un oleaje mental, los pensamientos van precedidos de una emoción.

Quizás al venir a meditar alguien nos dijo algo ofensivo, uno se identificó con tales palabras, el dolor que nos causamos forma toda una tempestad en nuestra mente, que, si nos dijo, que le hubiéramos dicho, que sufrí, etc. En tales condiciones será imposible meditar.

Por lo que al momento de meditar hay que hacernos profundamente conscientes del estado de ánimo. Al tomar conciencia dejará de afectarnos. Claro que, si tratamos de hacer esto durante el curso de nuestra vida cotidiana, al meditar será mucho más fácil.

Segunda: Psico Análisis

Naturaleza de la Zona Arqueológica de Tamtoc.

Uno ha considerado equivocadamente que debe rechazar los pensamientos vanos, para poder concentrarse en lo que uno considera que realmente vale la pena. Pero, toda lucha trae conflicto. Es como si azuzáramos a un carnero, este se echará para atrás, pero sólo para dar el golpe más fuerte. De la misma forma actúan los pensamientos, cuando uno los rechaza, sólo los hacemos más fuertes.

Pero, cuando en lugar de tratar de alejarlos, les ponemos atención y aún más, tratamos de comprender su origen, causa, motivo, si logramos hacer esto, entonces este pensamiento desaparecerá y lo inatento se volverá atento.

En cada recuerdo, afecto, sentimiento, resentimiento, debemos aplicar esta clave y no sólo nos permitirá que la mente vaya quedando quieta, sino que lograremos el auto descubrimiento de muchas cosas que ignoramos de sí mismos y podremos participar de la dicha de la auto revelación, es decir, cuando trabajamos internamente, nuestro Ser ayuda en dicho trabajo y nos revelará conocimientos que no sospechamos de sí mismos. Esto nos llevará a conocer poco a poco nuestro mundo interior.

Tercera: Observación Serena

En la milenaria China dejaron grandes enseñanzas sobre la meditación. Dos términos nos dan la idea de la actitud que debemos buscar al meditar. Estas palabras son: Mo (Sereno) y Chao (Observación).

Cuando se habla de sereno, se refieren los antiguos sabios de China, a que la mente debe estar en completo silencio, entonces la palabra observar, obviamente no puede referirse a que pongamos la mente dirigida a un objeto, más bien, se refiere a poner en actividad algo mucho más superior: la conciencia.

Hablamos entonces de colocar la conciencia atenta en la serenidad del no pensamiento. Una atención sin artificios, natural, plena, espontánea. Se trata de poner en estado pasivo a la personalidad y la mente y poner en actividad la conciencia.

Cuarta: Sensación de Contemplar

Está uno muy acostumbrado a mantener un estado de dualismo mental, esto nos perjudica completamente a la hora de meditar, ya que seguimos en ese batallar de las antítesis, si hace frío o calor, si la persona con quien platicamos es buena o mala, si el sabor de la comida fue agradable o desagradable.

En tal estado, es imposible meditar, así que, en el curso de la vida diaria, debemos tratar de meter menos la mente a todo. La actitud que debemos buscar debe ser similar a cuando uno extasiado observa un arcoíris, una puesta de sol, un bello árbol melancólico en algún pasaje solitario

Es obvio que esto repercutirá a la hora de meditar, pues nos iremos acostumbrando poco a poco a que la mente esté un poco más relajada y no esa constante agitación. Por lo que vamos comprobando que la ciencia de la meditación debe empapar cada acción de nuestra vida.

Quinta: Estado Psicológico Receptivo Uni-total

Naturaleza de la Zona Arqueológica de Tamtoc.

Para comprender a qué se refiere este estado, vamos a imaginarnos un lago, si arrojamos una piedra, veremos que se forman ondas concéntricas que van desde el centro a la periferia. Ese lago es una representación de nuestra mente, la piedra es todo lo que perciben nuestros sentidos, y todos los recuerdos, pensamientos, sentimientos, etc., las ondas es la reacción de nuestra mente.

En sánscrito a la mente se le llama “chitta”, a las vibraciones que produce la mente se le llama “vrittis”. Cuando el lago de nuestra mente está agitado, no podemos observar en las noches, la luna reflejada, ni las estrellas, ni el árbol taciturno a su orilla. En el día no podemos observar los peces nadando en el fondo. Lo mismo sucede en la meditación cuando nuestra mente está agitada, no es posible ver en nuestro interior.

Necesitamos que la mente adopte una actitud femenina, es decir, como debería estar siempre, comprensiva, no reaccionaria, que reciba las distintas cosas que pueden surgir tanto en el exterior como en el interior, pero sin reaccionar. Como un lago tranquilo, sereno, apacible.

¿Cómo lograrlo? Aplicando primero las reglas precedentes, y ayudándonos de los sonidos sagrados (mantram) como el “Om Masi Padme Yom”, el mantram “Gate”, el mantram “Pander” o el mantram “Wu”, recitándolos mental o verbalmente con mucha devoción tienen la capacidad de llevar a la mente a un estado psicológico receptivo unitotal.

También nos sirven los koanes o frases enigmáticas que la mente jamás podrá resolver, como la mente es materia, también se cansa, cuando uno se concentra en un Koan es posible que nos deje en paz. Hay frases enigmáticas o koanes que desde hace miles de años han ayudado a cientos de estudiantes con mucha efectividad, tales como: “No es la mente, no es el Buda, no es nada” también tenemos “Si todo se reduce a la unidad, ¿a qué se reduce la unidad?”, concentrándonos en estas frases, podremos lograr ese estado de la mente idóneo para la meditación.

Sexta: Continuidad de Propósitos

Es de suma importancia que logremos hacer la meditación diariamente, bien lo dice la frase “la meditación es el pan Diario de todo verdadero aspirante a la sabiduría”. No dice el pan de cada mes o de cada semana. Debe convertirse la meditación como el alimento que comemos para vivir. Así como cuando uno no ha comido en unas 10 horas y andamos buscando que comer, así debe convertirse la meditación en una necesidad espiritual.

Los verdaderos logros en cualquier cosa que nos propongamos, se procesan por la corriente del sonido. Cuando uno comienza un negocio, una carrera profesional o la meditación, empieza todo en la nota Do, y todo inicia poniendo esfuerzos para que salga adelante. Si uno sigue adelante, la actividad empezará a vibrar con la nota Re, habremos avanzado un poquito.

Pero, en todo esto tiene que existir constancia, voluntad, porfía. Si no nos detenemos, lograremos en un momento pasar a la nota “Mi”, será algo maravilloso. Pero, las cosas no son tan fáciles, la corriente del sonido nos da unas sorpresitas. Imaginemos un teclado de un órgano o un piano. Veremos unas teclas blancas y unas negras. Están en grupos de siete, estas son las 7 notas Do Re Mi Fa Sol La y Si. Las negras marcan un semitono. Entre Do y Re vemos una tecla negra o sea un semitono, entre Re y Mi otra, pero entre Mi y Fa no existe.

Encontramos una discontinuidad en el sonido. Esto se presenta en nuestras actividades como dificultades, obstáculos, contratiempos. En un negocio no faltan los altos y a veces injustos impuestos, los requisitos casi imposibles de cumplir, de repente dejan de venir los clientes, etc.

En la meditación suceden mil cosas, de repente los familiares en forma insólita nos vienen a visitar exactamente a la hora en que estamos meditando, al vecino se le ocurre a esa hora y no otra, poner música a todo volumen. Asombrosamente, hasta se les ocurre, exactamente a nuestra hora de meditar, pasar una película que hace tiempo queríamos ver.

Lo que no consideramos es que cuando nos falta continuidad, cuando detenemos esa corriente del sonido por pereza, por falta de voluntad, la corriente del sonido nos llevará otra vez a Do. En un negocio nunca progresará y en la meditación jamás ahondaremos realmente.

Así que la solución es armarnos de una voluntad a toda prueba, una voluntad de acero, sólo así podríamos vencer estas discontinuidades del sonido, y en un solo grupo de 7 notas existen dos. Sólo los estudiantes sinceros, que no se dejan abatir ante las adversidades, pueden lograr avanzar y en un momento dado pasar a otra octava musical, a otro nivel de meditación.

Séptima: Salas de Meditación

Uno de los objetivos fundamentales del Instituto Cultural Quetzalcóatl es que en cada instituto se forme una sala de meditación. En nuestras clases por internet también lo hemos logrado con un gran esfuerzo logrando formar una gigantesca sala de meditación formada con alumnos de todo el mundo.

Si bien debemos meditar en forma individual, la meditación en grupo es una ayuda formidable; ya que cuando se reúnen personas afines a meditar se forma un vórtice de fuerza muy poderoso, que además de ayudar en la meditación a los que participan, la energía que se genera alcanza a esencias que tienen inquietudes espirituales, impulsándolas a buscar la luz, y a la vez forma un vórtice magnético formidable que por imantación cósmica tendrá el poder de atraer hacia todos nosotros cierto tipo divinal de fuerzas muy necesarias. Así que de esta forma no sólo nos ayuda en nuestras meditaciones, sino que de pasada es una forma de servir a la humanidad.

Octava: Vigías de la Mente

El alma debe liberarse del cuerpo, de los afectos y de la mente. Cuando logramos emanciparnos del intelecto que en estos momentos está al servicio del ego, logramos emanciparnos de todo lo demás. Pero no podemos liberarnos de lo que no conocemos, hay que comprender el cómo y por qué funciona la mente y esto sólo lo logramos estudiándola.

Por lo que una recomendación muy importante es que cada vez que exista una actividad agitada, revuelta tratemos de detenernos por un momento para observarla, si logramos esto en el curso común de la vida cotidiana, a la hora de meditar será mucho más fácil el relajar la mente.

La mente es como un ser extraño que vive en nosotros, que le hacemos caso a todo lo que nos dice, aunque nos lleve por caminos equivocados, es prácticamente nuestra equivocada guía. Pero, lo curioso es que no la conocemos. Dice el maestro Samael: Dios está tan cerca de nosotros que lo único que nos separa de él, es la mente.

Novena: Ojos cerrados

Después de ver todas estas reglas, el dejar los ojos cerrados, parecerá sin tanta importancia, pero al igual que las otras es de gran trascendencia. Las percepciones sensoriales externas, obviamente son impactos que van a la mente y la agitan. Por lo que, si cerramos los ojos, las evitamos.

Parecerá muy fácil de hacer, pero a más de uno se nos dificulta. A veces estamos en la meditación y de repente como que el instructor gnóstico que la está dirigiendo, a mí se me hace que ya se durmió, y medio abrimos los ojos para cerciorarnos, claro que, con esto, la mente ya se agitó.

Que de repente ya escuchamos un ruidito, nos acordamos que quizás dejamos la estufa prendida, que las luces del carro, que pasó un mosquito, que sentimos comezón y mil cosas más. Esta regla, es sólo usar el sentido común, dejar los ojos cerrados en la meditación, eso es todo. Lograremos muchos avances si lo logramos.

Una cosa incongruente, ilógica, disparatada, es meditar con el celular encendido… Eso es como si quisiéramos que un pájaro se echara a volar y lo amarráramos de una piedra.

Décima: Relajación y combinar la meditación con el sueño

Naturaleza de la Zona Arqueológica de Tamtoc.

Debemos actuar como los panaderos, aprender con gran industria a mezclar la harina y la masa, si hay mucha agua no queda y sin hay poca tampoco. Es igual con la meditación, si nos falta sueño no logramos realizar nuestra meditación como es debido y si nos sobra terminamos dormidos.

La relajación del cuerpo físico, algunos no le ponemos mucha importancia, pero es lo que atrae el sueño y este es el medio ideal para meditar. Un sueño graduado a voluntad es lo que necesitamos adquirir. Si uno a la hora de meditar no pierde el estado de alerta novedad, si no permite que su conciencia se escape, si no deja que alguno de los yoes se lo lleve, eso le permitirá aprender a controlar el sueño.

Así que necesitamos de la relajación para que nos de sueño y del recuerdo de sí para no quedarnos dormidos. La receta perfecta es 50% sueño y 50% meditación.

La meditación es una ciencia porque hay que estudiar a fondo todas sus técnicas milenarias y llevarlas a cabo en forma totalmente práctica, es un arte, porque requiere de actuar con el centro emocional superior, trascendiendo el vano intelectualismo, hay que hacer las prácticas con devoción, con fe, con cariño, con entusiasmo espiritual. Es una filosofía porque es una forma de vida, una manera inteligente de vivir, de interactuar con los demás, un sistema que nos eleva a la forma más elevada del pensamiento, que es precisamente el no pensar. El permitir que facultades superiores a la mente actúen y así aprender a vivir.

La meditación, es una mística, porque nos permite ponernos en contacto con esa emanación de la divinidad, eso que es el Ser, el Padre que está en secreto, nuestro íntimo.

La meditación es la misma gnosis, vivida intensamente en cada momento de nuestra existencia, logrando cambios trascendentes, logrando cambios radicales en nuestra vida.

Con la meditación logramos cambios verdaderos, no superficiales, cambios que permiten dar un paso para acercarnos al Espíritu Divino.

Bibliografía: Revolución de la Dialéctica. Curso Esotérico de Magia Rúnica, Mensajes de Navidad.

Enviado por: Instructor: Jenaro Ismael Reyes Tovar. Comisión de Internet.

Imágenes: Naturaleza de la Zona Arqueológica de Tamtoc.

Descargar en: Word | Word Comprimido | Pdf | Solo Texto | Índice | 01 | 02 | 03 | 04 | 05 | 06 | 07 | 08 | 09 | 10 | 11 | 12 | 13 | 14 |
Suscribirme