Gnosis Instituto Cultural Quetzalcóatl

English | Francais | Buscador

La Expersonalidad y los Cuantas

Altar ceremonial en forma cuadrangular simbolizando el Tetragrámaton griego o divinidad.

Nuestro sistema solar de Ors en el cual vivimos, nos movemos y tenemos nuestro Ser, es una gran molécula que se desarrolla y desenvuelve dentro de ese maravilloso organismo que es la “Vía Láctea” y podemos decir que la ciencia oficial desconoce la íntima estructura intra-corpuscular del electrón. La ciencia gnóstica considera al electrón como una primordial cristalización del Akasha de los indostaníes.

Cada ser viviente deja una especie de fotografía en estos misteriosos registros cósmicos de todos los acontecimientos de sus existencias anteriores, en estos tiempos avanza la ciencia electrónica y solamente falta un dispositivo especial para captar las ondas vibratorias del pasado, entonces podremos percibir en la pantalla de televisión o computadora, toda la historia de los siglos, será algo impresionante.

Prana es energía cósmica, el principio vital del universo y también del hombre y de todos los seres vivientes, es la vida que palpita en cada átomo y en cada sol, Prana se transforma en una sustancia divina de color azul intenso, que es llamada Akash, que percibimos cuando el cielo es azul y que llena todo el espacio infinito, la cual al modificarse, se transforma en éter y este elemento a su vez transformado se convierte en lo que llamamos los Tatwas.

La Ley de vibración universal nos dice que todo está en movimiento, que nada permanece inmóvil, existen diferentes estados vibratorios, desde el todo que es el espíritu, hasta la más grosera forma de materia está vibrando, la vibración del espíritu es de una intensidad infinita que pareciera como si estuviera en reposo, como una llanta de carro que gira rápidamente y se percibe como si estuviera inmóvil; así como la materia más densa cuya vibración es muy débil, también se percibe como en reposo y en ambos niveles existen mundos, sistemas solares, constelaciones, galaxias, universos, lunas, cometas, etc.

Altar ceremonial en forma cuadrangular simbolizando el Tetragrámaton griego o divinidad.

Esta energía primordial y única llega desde el Sagrado Sol Absoluto a la región de los tres Logos: Kether, Chokmah y Binah,: Padre, Hijo y Espíritu Santo, en donde se organiza la energía cuántica en átomos, a su vez éstos forman las moléculas y luego las estructuras, es la fuerza organizadora que está detrás de todo lo que existe, podemos decir que el mundo físico y lo que está contenido en él forma parte de la energía cuántica en diferentes niveles de vibración, por ejemplo la fórmula de Einstein nos dice que la energía se transforma en masa y a su vez la masa en energía, masa y energía son iguales pero en manifestaciones diferentes.

El centelleo de los átomos se debe a paquetes de energía cuántica. Por ejemplo, nuestro cuerpo físico es una estructura formada por órganos y sistemas, pero vibrando en diferente nivel de energía, los cuantas están inmersos en un océano infinito en donde estamos todos, así como los objetos que nos rodean sean sólidos o sutiles, nosotros entramos y salimos de ese universo sin darnos cuenta, porque la energía viaja a la velocidad de la luz.

Nos menciona el Maestro Samael los siguientes ejemplos:

En el diamante los cuantas se mueven a la mitad de su velocidad, disminuyendo la misma en forma progresiva en el elemento aire, el agua y la tierra.

El apego emocional de los desencarnados, disminuye la velocidad de la energía cuántica de modo que la ex personalidad de los difuntos puede ser accesible a la retina del ojo de una persona viva, entonces la personalidad del muerto queda palpable, se puede comparar con un fantasma o hay ocasiones en que se manifiesta como si tuviera vida como cuando una persona se encuentra en la calle con algún vecino, pariente o amigo, ambos se saludan y se despiden, sin embargo, unos meses después se entera de que esa persona la cual creía con vida, había muerto tiempo antes de que ocurriera el encuentro.

No debemos confundir a la personalidad con el alma y tampoco con el Espíritu. Un alma se tiene y un Espíritu es.

1.- El Espíritu es nuestro Ser Interior, el Padre que está en secreto y cada quien tiene el suyo.

2.- El Alma, son las virtudes como el amor, la sinceridad, humildad, paciencia, desapego comprensión, dones, facultades, leyes, etc. que no poseemos debido a que nuestra alma está capturada casi en su totalidad por el ego, sin embargo, dentro del ser humano existe un porcentaje mínimo de Esencia, el material psíquico para fabricar alma, despertando la Esencia vamos creando el alma y estableciendo dentro de nosotros un centro de consciencia o de gravedad permanente.

3.- El cuerpo físico es un vehículo que el alma necesita para su manifestación, al morir y conforme se vaya desintegrando el cuerpo físico igual sucede con el vehículo etérico o vital que es la energía bioeléctrica de cada célula. Este cuerpo es la sección superior del físico. El cuerpo vital es el asiento de la vida orgánica, diseñado por los agentes de la vida, de acuerdo a las Leyes de Causa y Efecto, Retorno y Recurrencia, los místicos orientales consideran que este cuerpo está compuesto por cuatro clases de éteres relacionados con los procesos de la vida del cuerpo físico.

4.- La personalidad es un vehículo energético con el cual nos relacionamos en este mundo mientras vivimos, es múltiple y en ella queda depositado el karma de las existencias anteriores.

Altar ceremonial en forma cuadrangular simbolizando el Tetragrámaton griego o divinidad.

Es muy importante la práctica referente a la transformación de impresiones, las impresiones que no son digeridas se convierten en nuevos agregados psíquicos y lo que es más grave, en varias personalidades, podemos decir que no es una sino que es plural. Cuando no se transforma una impresión llegan a ocurrir muchos traumas y conflictos psicológicos, por ello debemos comprender que la personalidad es múltiple. No es cuestión de ser mejor persona, sino de cambiar. “El Ser surge cuando uno ha cambiado y ha dejado de existir”.

La ex personalidad: Con la muerte, la personalidad se separa del cuerpo físico y deambula por el panteón y en lugares que le son familiares, existen ex-personalidades muy fuertes, que pueden resistir mucho tiempo, sobre todo con los aplausos, con el llanto o las visitas de los familiares a los sepulcros, cuando todavía le ponen su plato de comida en la mesa, etc., sin embargo, poco a poco se van debilitando, hasta extinguirse por completo, dejando solo el recuerdo en el mundo causal, entre los archivos akásicos de la naturaleza.

Sin duda existe una estrecha relación entre la personalidad energética y atómica y como los cuantas poseen su propia frecuencia vibratoria y atómica, cuando vibran más rápido no se perciben y tampoco cuando su velocidad es más lenta.

El secreto del tiempo se esconde en el átomo, el tiempo es relativo porque en el espacio no se puede medir; un momento de dolor, de sufrimiento puede durar eternidades, como el sufrimiento en los mundos infiernos, mientras un momento de felicidad lo percibimos en forma fugaz.

Si tenemos facultades desarrolladas podemos viajar en el tiempo, ir al pasado o al futuro. Lo que disminuye la velocidad de los cuantas es la actitud que tenemos en un instante dado, por ejemplo si estamos tensionados o serenos o si en un evento se manifiesta nuestra consciencia despierta o el yo psicológico, hay diferente vibración si estamos iracundos o si estamos tranquilos.

Desde el punto de vista energético, cada uno de nosotros es un punto matemático que sirve de vehículo a determinados valores, sean éstos positivos o negativos. A la muerte hay que considerarla como una resta matemática, lo que sobrevive son los valores, los negativos son debidos a las leyes del karma, recurrencia, retorno, etc., como consecuencia tenemos problemas, enfermedades, miserias, etc., los valores positivos se manifiestan en la salud, dicha, felicidad, armonía, paz, etc.

El Yo de nuestras vidas pasadas viene a impregnar el huevo fecundado, así es como retorna el ego; en esta era de la electro-técnica, la ciencia atómica y cuántica, no podemos negar el hecho que la huella dejada por el antepasado del que exhaló su último aliento se imprima en los genes y cromosomas del huevo fecundado por un descendiente.

El retorno implica un nuevo organismo físico y una nueva personalidad que se forma durante los primeros siete años de vida. El hogar, la familia, en entorno, la escuela, dan a la personalidad su característica personal. El niño aprende más con el ejemplo que con el precepto, el ejemplo de los mayores es definitivo para formar la personalidad del niño. El infante, durante los primeros tres o cuatro años de vida, es tierno, inocente, hermoso en sus aspectos psicológicos; sin embargo, es cuando el ego comienza a controlar la personalidad del niño, su esencia o conciencia se va perdiendo y los defectos se van fortaleciendo.

La energía es indestructible y los cuantas puede que no se destruyan, pero sí pueden transformar nuestra manera de pensar, sentir y actuar en base a una revolución de la consciencia que nos lleve a una liberación total.

Enviado por: Instructora María Guadalupe Licea Rivera. San Luis Potosí, S.L.P.

Fotos: Altar ceremonial en forma cuadrangular simbolizando el Tetragrámaton griego o divinidad.

Descargar en: Word | Word Comprimido | Pdf | Solo Texto | Índice | 01 | 02 | 03 | 04 | 05 | 06 | 07 | 08 | 09 | 10 | 11 | 12 | 13 | 14 |
Suscribirme