Gnosis Instituto Cultural Quetzalcóatl

English | Francais | Buscador

El Kosmos Hombre

Detalles de la Gran Plaza de la Zona Arqueológica de Tamtoc.

¿Quiénes somos?, ¿De dónde venimos?, ¿Para dónde vamos?, ¿Para qué vivimos?, ¿Por qué vivimos?... Si nos llegásemos a conocer a sí mismos, conoceríamos a Dios y al Universo. Es, pues, necesario cumplir con la máxima de Tales de Mileto: “Nosce te Ipsum” (Hombre, conócete a ti mismo y conocerás al universo y a los dioses)...

Venimos de las dimensiones superiores y nuestra misión es luchar contra el mal para lograr la perfección y volver a nuestro Ser.

La Primera, Segunda y Tercera Raza, en realidad fueron razas de hombres, los sentidos de percepción no se habían atrofiado, teníamos clarividencia, clariaudiencia, intuición, telepatía, etc. y podíamos ver el Cosmos tal como es.

La Raza Lemúrica fue perfecta, en el sentido más completo de la palabra, sin embargo, se fue degenerando poco a poco y desafortunadamente, en la vida suceden cosas insólitas: Al final de la época lemúrica, los verdaderos hombres decayeron y perdieron sus poderes cuando el ser humano comió del fruto prohibido, que se nos dijo: “No comeréis”, entonces desaparecieron todas esas Facultades y fuimos expulsados del Edén.

La Lemuria fue todavía más grande que la Atlántida. Ya no fueron humanos en el sentido más completo de la palabra; fueron simplemente animales intelectuales y de ellos venimos nosotros, incuestionablemente el pobre "Animal Intelectual" equivocadamente llamado hombre, no sólo no sabe, sino además ni siquiera sabe que no sabe...

Lo peor de todo es la situación tan difícil y tan extraña en que nos encontramos, ignoramos el secreto de todas nuestras tragedias y sin embargo, estamos convencidos de que lo sabemos todo… el "Humanoide Intelectual" aunque presumimos de fuertes y nos creemos hombres, en el fondo resultamos espantosamente débiles...

Desafortunadamente, tras de tantas letras y buenos modales, títulos y dinero, bien sabemos que cualquier enfermedad nos entristece y que en el fondo continuamos siendo infelices y miserables... basta leer la historia universal para saber que somos los mismos bárbaros de antaño y que en vez de mejorar nos hemos vuelto peores...

Esta época del Kali Yuga que estamos viviendo con toda su espectacularidad, guerras, prostitución, sodomía mundial, degeneración sexual, drogas, alcohol, crueldad exorbitante, perversidad extrema, monstruosidad, etc., etc., etc., es el espejo en que debemos miramos; no existe pues razón alguna como para jactarnos de haber llegado a una etapa superior de desarrollo...

Detalles de la Gran Plaza de la Zona Arqueológica de Tamtoc.

Pensar que el tiempo significa progreso es absurdo, desgraciadamente los "ignorantes ilustrados" continuamos embotellados en el "Dogma de la Evolución"... En todas las páginas negras de la Historia" hallamos siempre las mismas horrorosas crueldades, ambiciones, guerras, etc., sin embargo, estamos convencidos de que eso de la Guerra es algo secundario, un accidente pasajero que nada tiene que ver con su tan cacareada "Civilización Moderna"

Ciertamente lo que importa es el modo de ser de cada persona; algunos sujetos serán borrachos, otros abstemios, aquellos honrados y estos otros sinvergüenzas; de todo hay en la vida... Nadie puede negar que existen distintos niveles sociales; hay gentes de iglesia y de prostíbulo; de comercio y de campo, etc., etc., etc., así también existen distintos Niveles del Ser. Lo que internamente somos, espléndidos o mezquinos, generosos o tacaños, violentos o apacibles, castos o lujuriosos, atrae las diversas circunstancias de la vida...

Si somos iracundos atraeremos siempre escenas de dramas y hasta tragedias de violencia en las que nos veremos metidos, si somos borrachos, nos acompañaremos de borrachos y viviremos siempre en bares y cantinas, eso es obvio...

¿Qué atraerá el lujurioso, el ladrón o el envidioso? ¿Cuántos problemas de cárceles y desgracias? Sin embargo, las personas amargadas, cansadas de sufrir, tenemos ganas de cambiar, voltear la página de nuestra vida. ¡Pobres de nosotros! Queremos cambiar y no sabemos cómo; no conocemos el procedimiento; estamos metidos en un callejón sin salida.

Lo que nos sucedió ayer nos sucede hoy y nos sucederá mañana; repetiremos siempre los mismos errores y no aprendemos las lecciones de la vida ni a cañonazos. Esta repetición aburridora de dramas, comedias y tragedias, continuará mientras carguemos en nuestro interior los elementos indeseables de la ira, codicia, lujuria, envidia, orgullo, pereza, gula, etc.

Detalles de la Gran Plaza de la Zona Arqueológica de Tamtoc.

¿Cuál es nuestro nivel moral?, O mejor dijéramos: ¿Cuál es nuestro Nivel del Ser?

Necesitamos conocer nuestro propio nivel de ser y mientras el Nivel del Ser no cambie radicalmente, continuará la repetición de todas nuestras miserias, escenas, desgracias e infortunios, todas las cosas, las circunstancias, que se suceden fuera de nosotros, en el escenario de este mundo, son exclusivamente el reflejo de lo que interiormente llevamos.

Con justa razón podemos aseverar solemnemente que lo "exterior es el reflejo de lo interior". Cuando uno cambia interiormente y tal cambio es radical, lo exterior, las circunstancias, la vida, cambian también.

Así pues, si realmente queremos un cambio radical, lo que primero debemos comprender es que cada uno de nosotros, está en tal o cual "Nivel del Ser".

Lamentablemente siempre pensamos de nosotros mismos lo mejor, jamás se nos ocurre comprender que ni siquiera poseemos Individualidad verdadera. Dentro de cada uno de nos existen muchos miles de individuos diferentes, sujetos distintos, Yoes o gente que riñen entre sí, que se pelean por la supremacía y que no tienen orden o concordancia alguna.

Si fuéramos conscientes, si despertáramos de tantos sueños y fantasías, cuan distinta sería la vida, cambiar es lo indicado, sin embargo, debemos empezar por ser sinceros con nosotros mismos. Necesitamos hacer un inventario psicológico de sí mismos para conocer lo que nos sobra y lo que nos falta.

Es posible conseguir Individualidad, más si creemos tenerla tal posibilidad desaparecerá.

No es posible la creación del hombre solar si no establecemos antes un centro de gravedad permanente en nuestro interior.

¿Cómo podríamos tener continuidad de propósitos si no establecemos en nuestra psiquis el centro de gravedad?

La creación de hombres solares es posible cuando uno lucha por independizarse de las fuerzas lunares. No hay duda de que todos estos Yoes que llevamos en nuestra psiquis, son de tipo exclusivamente lunar. En modo alguno sería imposible liberarnos de la fuerza lunar si no estableciéramos previamente en nosotros un centro de gravedad permanente.

Necesitamos cambiar con urgencia máxima a fin de que los gérmenes del hombre den sus frutos.

Solo trabajando sobre sí mismos con verdadera continuidad de propósitos y sentido completo de responsabilidad moral podemos convertimos en hombres solares. Esto implica consagrar la totalidad de nuestra existencia al trabajo esotérico sobre sí mismos.

Aquellos que tenemos esperanza en llegar al estado solar mediante la mecánica de la evolución, nos engañamos a sí mismos y nos condenamos de hecho a la degeneración Involutiva.

Entonces ¿cuál es el objetivo de nuestra vida? Volver a la divinidad. Pero para regresar a la divinidad es urgente crear al Kosmos Hombre, y esto solo lo lograremos acabando con todos nuestros defectos. El significado de cosmos es orden y el kosmos hombre debe tener un perfecto equilibrio en sus cinco centros de la máquina humana, en su mente y en su esencia. Y así florecerán en nosotros todas las virtudes que perdimos; como la bondad, el amor, el altruismo, la caridad, la paciencia, el gusto por el bien ajeno, la castidad, la templanza, etc.

La meta de todo estudiante gnóstico es llegar a convertirse en un kosmos hombre

Es evidente que jamás lucharíamos por conseguir algo que creemos tener. La fantasía nos hace creer que somos poseedores de la Individualidad y hasta existen en el mundo escuelas que así lo enseñan.

Es urgente luchar contra la fantasía, ésta nos hace aparecer como si fuéramos buenos y perfectos, cuando en realidad somos miserables, desvergonzados y perversos.

Pensamos que somos hombres, cuando en verdad somos tan solo mamíferos intelectuales desprovistos de Individualidad.

Los mitómanos nos creemos Dioses, Mahatmas, maestros, iniciados, etc., sin sospechar siquiera que ni siquiera tenemos mente individual y Voluntad Consciente.

Los ególatras adoramos tanto a nuestro querido Ego, que nunca aceptaríamos la idea de la Multiplicidad de Egos dentro de sí mismos.

Es indispensable luchar a muerte contra la fantasía acerca de nosotros mismos, si es que no queremos ser víctimas de emociones artificiales y experiencias falsas que además de ponernos en situaciones ridículas, detenemos toda posibilidad de desarrollo interior.

Enviado por: Auxiliar de Internet: Vicente Sáenz Flores.

Fotos: Detalles de la Gran Plaza de la Zona Arqueológica de Tamtoc.

Descargar en: Word | Word Comprimido | Pdf | Solo Texto | Índice | 01 | 02 | 03 | 04 | 05 | 06 | 07 | 08 | 09 | 10 | 11 | 12 | 13 | 14 |
Suscribirme