Gnosis Instituto Cultural Quetzalcóatl

English | Francais | Buscador

La Muerte Mística

Tumbas en la Zona Arqueológica de Tamtoc, a espaldas del monolito de la Sacerdotisa.

Necesitamos hablar de la muerte mística porque este tema está íntimamente relacionado con las ideas fijas y los falsos conceptos que muchos líderes espirituales han creado con respecto a la “seguridad espiritual” y el “mundo venidero”.

El sufrimiento de la humanidad ha sido tanto que, dentro del subconsciente colectivo, las gentes por lo general no se detienen a reflexionar, analizar e inquirir sobre el concepto y el significado de los preceptos divinos y como consecuencia, nos hemos tornado en entidades incautas, desprevenidas, y prontas a aceptar conceptos falsos, siempre que éstos provean cierto alivio a la incertidumbre de lo desconocido. Esto lo vemos en aquellos que ciegamente pagan grandes cantidades de dinero por seminarios, talleres o productos que les prometen “despertar de los chakras” o por poderes que esperan recibir “durante la noche” como por arte de magia, como si estuvieran bajando un archivo del web.

La Resistencia del Ego

La resistencia del ego no es como muchos esperarían: violenta, agresiva y despiadada. Siendo una fuerza mental, el ego se limita a poner en uso como su arma secreta, la resistencia a nivel de la mente. Es nuestro deber ayudar a identificar aquellos mecanismos que usa el ego a modo de que podamos distinguirlos en el momento en que se presenten.

“La resistencia es la fuerza psíquica del ego opuesta a la toma de conciencia de todos nuestros defectos psicológicos.” Samael Aun Weor. La Gran Rebelión

En cualquier instante de nuestra vida diaria que observaremos los siguientes fenómenos, sabremos que el ego ejercita su fuerza de resistencia:

Postula disculpas que minimizan la significancia de nuestro error

De inmediato nuestro ego busca dar disculpas y asume el rol de mártir, siendo capaz de hasta echarse la culpa a sí mismo. Esto lo vemos en los dramas internos cuando nos pensamos “malas personas” y juramos hasta la muerte no repetir la acción, pues ha sido un desliz. Una vez las disculpas internas convencen al ego mismo, el ego rápidamente olvida, dando la oportunidad de que se repita nuevamente el error.

El ego busca callar la boca, los pensamientos y la emoción superior

Haciendo uso de yoes como la vergüenza y el no-merecer, el ego busca silenciar la voz de nuestro Kaom interior, que es nuestro policía interior del karma. De igual forma, genera los sentimientos inferiores necesarios para que no pensemos en lo que hicimos, que el asunto no se discuta, no se recuerde, y que ni se comente ni se mencione al respecto, todo bajo la falsa idea de que una vez olvidado, el problema y sus causas “ya no existen”. La consciencia colectiva social se refiere a esto como “ojos que no ven, corazón que no siente”.

El ego busca tapar el evento, las causas y sus consecuencias

De inmediato nuestro ego busca hacer comparaciones contra las acciones de otros, para así poder distraer, justificar, y “lavarse las manos”. Cualquier proceso comparativo de la mente luego de haber cometido un error busca “aceptar el error”, minimizándolo y justificándolo con consideraciones de superioridad. Este es el mecanismo tras el dicho “todos somos humanos y cometemos errores.”

Los sueños se tornan difíciles de interpretar

La calidad de nuestras experiencias astrales disminuye y paulatinamente se deteriora la habilidad de traer a la memoria el recuerdo de aquello que experimentamos en el mundo de los sueños, al igual que se atrofia nuestra capacidad de descifrar el significado del simbolismo que recibimos. Cuando este condicionamiento no se corrige, la memoria en general continúa atrofiándose, dando lugar al no-recuerdo de los eventos del día, haciendo cualquier ejercicio de retrospección cada vez más difícil.

La Retórica del Ego

Tumbas en la Zona Arqueológica de Tamtoc, a espaldas del monolito de la Sacerdotisa.

La elocuencia del ego resulta muy efectiva mientras el discípulo continúe identificándose con sus circunstancias; una vez identificado, el discurso elocuente del ego resulta tan convincente que lleva al discípulo a cierto trance hipnótico, que tiene como resultado la fascinación y el sueño de la consciencia.

“La retórica del ego es el arte de hablar bien y con elegancia, de una manera tan sutil que no nos damos cuenta en qué momento hemos ya caído en el error.” Samael Aun Weor. La Revolución de la Consciencia

Afortunadamente la Gnosis nos entrega el antídoto necesario para vencer tanto la retórica, como la resistencia del ego.

Primeramente, nos es necesario reconocer tanto la retórica como la resistencia según entran en actividad; una vez reconocidas, debemos entonces definir la dialéctica del ego a través de la auto observación y el análisis profundo de sí mismos. En esos momentos debemos preguntarnos:

¿Qué estoy pensando?

¿Qué argumentos y contraargumentos estoy contemplando?

¿Qué evasivas se están presentando?

¿De dónde surgen estos pensamientos?

Este tipo de análisis evidentemente los lleva al proceso de la comprensión, y defecto una vez comprendido, puede ser vencido y desintegrado por el trabajo de la muerte en sí mismos, haciendo uso de la Súper Dinámica Sexual.

El Trabajo de la Muerte en Sí Mismos

El Maestro Samael dice: “La mejor didáctica para la disolución del Yo, se halla en la vida práctica intensamente vivida”, por lo que resulta de suma importancia el mantener cierto nivel de alerta percepción y de alerta novedad a lo largo del día y aún en las horas del sueño.

Poder evidenciar el momento en el que tal o cual agregado psicológico queda expuesto ante el shock de las impresiones que estimulan nuestra ira, nuestros juicios, resentimientos, ambiciones y deseos, etc., resulta de mucha importancia, pues cada uno de nuestros agregados de tipo psicológico, al manifestarse, crea un impacto en la función de nuestros pensamientos, sentimientos, acciones, y uso de la palabra.

Esto implica que podemos, de forma metódica, analizar cada defecto de tipo psicológico en los distintos niveles de la mente.

Los Distintos Niveles de la Mente

“Se hace necesario sumergirnos en profunda meditación interior para atrapar al defecto… Quiero que vosotros os resolváis a morir radicalmente en todos los niveles de la mente.” Samael Aun Weor. La Revolución de la Dialéctica

El Venerable Maestro Samael Aun Weor hace referencia de forma consistente al trabajo en los distintos niveles de la mente y específicamente habla de “cuarenta y nueve niveles del subconsciente”. Muchos son los estudiantes que nos preguntan cuáles son estos niveles, cómo se les llama, dónde se encuentran, etc. Nosotros a su vez los invitamos a extraer el profundo significado de la enseñanza y a comprender su simbolismo, en vez de tomar la enseñanza a la letra muerta.

Los “cuarenta y nueve niveles”, en base a la Ley de Analogías Filosóficas, nos indican que el trabajo con el ego es uno que requiere de “profundidad”, particularmente del esfuerzo que se requiere para “descender al caos y reemerger con comprensión” del evento que se analiza; y en base a la Ley del Número, el “49” se sintetiza de forma cabalística en “13” (4 + 9), que es el Arcano de la Inmortalidad. El número 13 siempre se asocia con los procesos de la muerte mística y la eliminación radical de nuestros defectos; por eso vemos los “13 cielos del supramundo” en la mitología Azteca (Ilhuicatl Iohtlatoquiliz), “13 bucles en la barba del Anciano de los Días”, los “13 dioses griegos” (12 principales y su padre Cronos), etc.

Aun así, y para aquellos a quien el intelecto les demanda forma y tangibilidad, le ofrecemos lo siguiente para que puedan complementar sus esfuerzos de la comprensión del Yo:

Cada uno de nuestros defectos se expresa en virtud de su propio condicionamiento en cada uno de los planos de consciencia.

La observación directa nos muestra que la expresión de cada defecto se da con características propias, igual que con las características de cualquier otro tipo de defecto, por ejemplo:

-           Aquél que cae deprimido (orgullo) y en su depresión, come más allá de la saciedad (gula);

-           Aquél que cae deprimido (orgullo) y en su depresión, se mutila a sí mismo (odio, ira);

-           Aquél que cae deprimido (orgullo) y en su depresión, permite que lo usen sexualmente (lujuria);

-           Aquél que cae deprimido (orgullo) y en su depresión, codicia que lo amen (codicia);

-           Aquél que cae deprimido (orgullo) y en su depresión, desea que otros también sufran (envidia);

-           Aquél que cae deprimido (orgullo) y en su depresión, sufre porque se siente feo (orgullo);

-           Aquél que cae deprimido (orgullo) y en su depresión, trabaja incansablemente (pereza).

En estos ejemplos, y en miles de otros, cada una de las transacciones entre un defecto y otro sacan a la luz sus estructuras, lo que nos permite comprender las causas internas y externas que les incitan a la acción. Cabe recalcar que cada una de estas interacciones también generan efectos a nivel de nuestra esfera de pensamiento, de nuestra esfera de sentimiento, de nuestras acciones, y del uso de nuestra fuerza creadora a través de la palabra. Cada uno de estos efectos, en todas estas esferas, deben ser comprendidos.

Una Didáctica Simple – La Muerte Mística

Tumbas en la Zona Arqueológica de Tamtoc, a espaldas del monolito de la Sacerdotisa.

La didáctica de la muerte del Yo es una muy sencilla. Aquí, las palabras directamente de la pluma del Venerable Maestro Samael Aun Weor:

“Después de haber comprendido íntegramente cualquier yo-defecto, debemos sumergirnos en meditación profunda, suplicando, orando, pidiendo a nuestra Divina Madre particular individual desintegre el yo-defecto previamente comprendido”.

“Esta es la técnica precisa que se requiere para la eliminación de los elementos indeseables que en nuestro interior cargamos.

“La Divina Madre Kundalini tiene poder para reducir a cenizas cualquier agregado psíquico subjetivo, inhumano.”

“Sin esta didáctica, sin este procedimiento, todo esfuerzo para la disolución del Ego resulta infructuoso, inútil, absurdo…”

“En este camino interior cuando uno cree que va muy bien, en realidad va muy mal. En este camino interior cuando uno cree que va muy mal, sucede que marcha muy bien. En este camino secreto existen instantes en que uno ya ni sabe que es lo bueno ni que es lo malo”.

“Esta es la Senda del Filo de la Navaja, más amarga que la hiel, muchos la inician, muy raros son los que llegan a la meta”.

Que todos los seres sean felices.

Enviado por: Ricardo Santana. Instructor, ICQ Arizona.

Fotos: Tumbas en la Zona Arqueológica de Tamtoc, a espaldas del monolito de la Sacerdotisa.

Descargar en: Word | Word Comprimido | Pdf | Solo Texto | Índice | 01 | 02 | 03 | 04 | 05 | 06 | 07 | 08 | 09 | 10 | 11 | 12 | 13 | 14 |
Suscribirme