Gnosis Instituto Cultural Quetzalcóatl

English | Francais | Buscador

La Piedra del Gobernante

La Piedra del Gobernante

En la zona arqueológica de Tamtoc (lugar de nubes de agua) en el municipio de Tamuín, San Luis potosí, perteneciente a la cultura huasteca encontramos una extraordinaria escultura monolítica conocida como la piedra del gobernante, misma que desafortunadamente se encuentra incompleta, solo es posible apreciarla desde la cintura hacia abajo, luce desnuda y se puede apreciar el órgano viril masculino como recubierto por un cuero hecho a la medida para protegerlo de los elementos de la naturaleza. Su mano está en la actitud de agarrar un bastón de mando.

Los expertos de la antropología oficial afirman que se trata de un hombre de alto rango y que su desnudez indica fecundidad. Los estudiosos de la antropología gnóstica vamos más lejos, somos exigentes en la investigación y matemáticos en la expresión, de manera que si queremos profundizar en el contenido, científico, artístico, filosófico, místico y cabalístico de esta magnífica escultura, es preciso evocar el conocimiento de los grandes sabios del pasado que consiguieron elevados grados de iluminación.

No debemos olvidar que más allá de la actual raza Aria, existieron otras razas, la raza Atlante, Lemur, la Hiperbórea, la Polar o protoplasmática. Entonces los seres humanos de las épocas doradas de aquellas razas humanas estaban en un elevado nivel espiritual, los humanos actuales estamos en un estado involucionado y completamente degenerado.

Los hombres de aquellos tiempos remotos se encontraban en un estatus superior, estaban integrados con la divinidad, podían manejar los elementos, desatar huracanes, volcanes, tempestades o aplacarlos; por eso es que en la Biblia está escrito que Dios hizo al hombre a su imagen y semejanza, varón y hembra los creó, en un principio el ser humano era andrógino, era masculino y femenino a la vez, era conocido como el Adam Kadmon, luego a través de millones de años de evolución vino la separación de sexos, surgió el hombre y la mujer. Todo esto nos recuerda el estudio de esta escultura.

La Piedra del Gobernante

En tiempos arcaicos, hubo sacerdotes iluminados que concibieron que la infinita creación provenía de un ente invisible e inteligente, los hebreos le llamaron Aelohim, en la gnosis le llamamos el Agnostos Theos, el Dios desconocido, los teósofos le llaman el padre eterno cósmico común. Los sacerdotes primitivos auténticos llamaron a la infinita creación del Agnostos Theos, macrocosmos siendo su reflejo el hombre, al cual le denominaron microcosmos. También verificaron mediante la intuición que el macrocosmos había sido dotado de un principio inteligente, directriz al cual llamaron macro prosopo, constituido por los Elohim (Dioses y diosas, andróginos divinos) y que el microcosmos hombre fue dotado por otro principio espiritual e inteligente llamado micro prosopo o Kether, el real ser mismo que tiene sub divisiones, entre estas el íntimo o el ser de cada hombre en el mundo, por eso Madam Blavatsky dice que hay tantos padres en el cielo como hombres en la tierra.

Los antiguos sabios fundadores de las auténticas religiones solares observaron que hay un puente de comunicación más profundo, entre el macrocosmos universal y el microcosmos hombre, al cual llamaron cosmos intermedio, origen de los cosmos anteriores, hoy gracias a la gnosis le llamamos, Ain, ¡aquello, aquello, aquello!

Así comenzó a expresarse la ley del tres en la creación, los grandes sabios iluminados de épocas remotas supieron que solo mediante estados de Maha Shamadhy podían comprender la naturaleza de Dios y que la manera más rápida y concreta para estudiarlo era el hombre mismo, por haber sido hecho a su imagen y semejanza, sabían que el gran cosmos podía ser percibido por el cerebro humano, mediante experiencias de éxtasis o Shamadhy, el microcosmos quedó asignado a los órganos sexuales, mismos que tienen la sagrada misión de perpetuar la manifestación divina en las distintas razas humanas a través de millones de años. En tanto que el cosmos intermedio, la región más recóndita, asiento del sagrado Ain, quedó asignado al corazón del cuerpo humano, porque es la fuente de toda vida y es el que nos permite llegar a captar los sentimientos más profundos, la espiritualidad más profunda que el hombre puede llegar a percibir hacia eso que se llama Dios. Además, el padre que está en secreto nos habla por corazonadas o presentimientos.

Con el paso del tiempo otros símbolos fueron añadidos al cosmos superior, como el ojo abierto metido dentro de un triángulo, representando la capacidad cognoscitiva del hombre para relacionarse con Dios. En tanto que el cosmos intermedio y más profundo de todos, quedó representado por un corazón envuelto en llamas, allí reside el misterio del amor de todos los amores. Y el cosmos inferior asociado con las gónadas sexuales fue representado con el cáliz o copa para las mujeres, una lanza para los hombres, una sombrilla o flor para las mujeres, un sombrero o bastón para los hombres.

La Piedra del Gobernante

Los antiguos sabios descubrieron además que las leyes de la naturaleza están dentro del hombre, por ejemplo, la primavera, verano, otoño e invierno, se manifiestan en la juventud, madurez, vejez y muerte del ser humano.

Las leyes de evolución e involución de la naturaleza se manifiestan también en las razas humanas; en hombres y mujeres. El cuerpo del hombre evoluciona hasta los 35 años y después comienza a involucionar.

En tiempos de la Lemuria se construían templos que imitaban al cuerpo humano, por ejemplo, tenían dos grandes galerías que representaban las piernas humanas, al final de las cuales aparecía un gran salón en el cual, al neófito se le instruía en los tres factores de la revolución de la consciencia, si continuaba avanzando al interior de ese templo de forma antropomórfica, se encontraba con otro recinto especial a la altura del corazón del templo hombre, simbólicamente hablando, allí se le enseñaba acerca de los misterios del amor divino, de Dios madre. Si el iniciado perseveraba y llegaba al final de aquel templo de forma humana, se encontraba con una tercera cámara, simbolizando a la cabeza del hombre, en donde recibía las claves secretas para vivenciar los distintos niveles de Shamadhy y experimentar el vacío iluminador.

Cuando el iniciado ya tenía un avance y cierto grado de consciencia despierta, era llevado a la cámara de en medio, llamada la cámara de la reina, allí era instruido acerca de los cinco aspectos de la madre divina, se le preparaba en la comprensión del amor divino.

Y si el iniciado lograba mayores grados de auto perfección, posiblemente, al final de sus días, subía hasta la cámara del rey en donde tenía que acceder por un corredor muy estrecho, al final del mismo tenía que andar a gatas, simbolizando que para llegar al padre hay que ser muy humildes, pasar por un orificio, para entrar en la cámara sagrada, declararse muerto psicológicamente, y resucitado ante los dioses de la sala de Maat. Esa otra cámara representaba la iluminación que estaba en relación con el cerebro.

La Piedra del Gobernante

Pero esto nos es todo, las pirámides tienen cuatro lados, que representan los cuatro puntos cardinales, la ley del cuatro, el santo Tetragrammaton. También a los cuatro elementos, siendo la punta de la pirámide, la representación del quinto elemento de la naturaleza. De igual manera, el cuerpo humano tiene cinco extremidades, dos piernas, dos brazos y una cabeza. Ahí tenemos a la pirámide humana.

Si a ese hombre le juntamos los pies y le abrimos los brazos se convierte en una cruz y fundamentalmente, en la cruz tau y en la cruz Ank.

El arillo que lleva encima la cruz, es la cabeza humana. El madero transversal horizontal, son los brazos abiertos, y el madero vertical son los pies juntados, las piernas recogidas, y si quisiéramos abrirle las piernas a ese hombre y los brazos, aquella cruz se convierte en una estrella, en un pentagrama viviente, en una pentalfa divina.

La boca humana simboliza a la gran palabra, al verbo creador, el Teomermalogos o Logos- Germologos (palabra esencial) el cual gestó con el verbo unigénito y creador las siete vocales IEOUAMS, del verbo surgieron los siete cosmocratores, creadores de este sistema solar.

Dentro del taoísmo chino se dice que el lado derecho del cuerpo físico es masculino, activo y que el lado izquierdo es femenino, pasivo. La parte derecha es llamada Yin y la izquierda Yan.

En tiempos en que el hombre guerreaba, el lado derecho del cuerpo era para combatir, ya que con la mano blandía una espada y con la mano izquierda llevaba un escudo para proteger sus órganos vitales, entre ellos el corazón, asiento del átomo primordial de nuestro padre que está en secreto.

Solo con una base ética de tipo revolucionaria podremos reconquistar nuestra espiritualidad, nuestro Ser interno, esa base la encontramos en la gnosis que nos dejó el Maestro Samael Aun Weor. El hombre de épocas muy remotas, no necesitaba andar vestido como nosotros, hoy en día, porque era sagrado e inocente.

Así como el Teomermagalogos (El señor de la gran palabra) rige el gigantesco macrocosmos de manera invisible, el cuerpo humano que camina aquí en la tierra tiene su principio directriz, el aliento divino, que es la monada interior profunda, que se manifiesta en la esencia que habita dentro de dicho cuerpo de carne y hueso. Conociendo todo esto, nuestro papel ahora es valorar nuestro cuerpo, valorar nuestra alma y hacer que nuestros pasos se encaminen hacia el cosmos intermedio, hacia el inmanifestado Ain de la cábala. Es claro que es lo que tenemos que hacer.

La gnosis nos demuestra que somos una obra divina, desafortunadamente estamos llenos de demonios, de creaturas malignas que sabotean el cosmos superior, el cosmos inferior y que quieren ignorar en nosotros el cosmos intermedio. El corazón es el asiento del padre madre. En el ventrículo izquierdo del mismo tenemos el átomo que nos conecta con Chesed, con el íntimo y tenemos átomos sagrados que nos conectan con los cinco aspectos de la madre divina, si nosotros no nos regeneramos, marcharemos hacia una involución, y por lo tanto nuestro cuerpo físico, arquetipo micro cósmico de Dios, en lugar de ser un vehículo para la manifestación del mismo, seguirá siendo una tumba en la que yace el átomo primordial que nos trajo a la existencia o una prisión donde yacen encarceladas la facultades latentes que deben manifestarse para gloria del creador.

Debemos decidir qué cosa queremos hacer con nuestro vehículo físico, si queremos seguir utilizándolo para negar la existencia del creador o lo usamos para que él se exalte en nosotros; si no trabajamos en sí mismos, la realidad que llevamos dentro nos abandonará porque seguiremos perteneciendo a la irrealidad de este mundo mayávico e ilusorio.

Así pues, estimados amigos, todos estos conceptos místicos, filosóficos, científicos, antropológicos y cabalísticos nos vienen a recordar la piedra del gobernante.

Enviado por: Instructor Virgilio Cuautle Roldán. Comisión de Video.

Imagen: Fotos 1, 2, 3 y 4 El Gobernante de Tamtoc.

Descargar en: Word | Word Comprimido | Pdf | Solo Texto | Índice | 01 | 02 | 03 | 04 | 05 | 06 | 07 | 08 | 09 | 10 | 11 | 12 | 13 | 14 |
Suscribirme