Gnosis Instituto Cultural Quetzalcóatl

English | Francais | Buscador

La Magia de las Plantas

Azafrán. Franz Eugen Köhler. 1896.

El azafrán, el nardo y la sábila.

Estimados lectores de nuestra revista, ahora vamos a dar una breve explicación acerca de la magia elemental del azafrán, el nardo y la sábila en base a las explicaciones esotéricas que nos legó el V.M. Samael Aún Weor. Antes que nada, es menester comprender el término elemental, todo en la naturaleza tiene alma en distintos grados de evolución y de involución, desde los minerales, saltando al reino vegetal, luego al animal, hasta el humano y viceversa.

La parte anímica o espiritual de los distintos reinos está poblada por los llamados elementales o chispas divinas en evolución, o involución, un elemental es lo mismo que una esencia anímica de una piedra, planta o animal, tienen realidad en otras dimensiones de la naturaleza, en si mismos tienen extraordinarios dones que pueden servir de ayuda y curación para las personas que operen con ellos, el requisito es el dominio de los elementos interiores, como cuando hemos vencido nuestras debilidades tales como la ira y lujuria asociada al elemento fuego, concupiscencia, gula y pereza asociadas con el elemento tierra.

Volubilidad e inadaptabilidad asociadas al elemento agua, o el dejar de ser inatentos e inflexibles para lograr el dominio del elemento aire; entonces surgen las virtudes, estas nos dan fuerza para operar con los elementales de la naturaleza. Pues bien, hablemos sobre las cualidades del elemental del azafrán.

La planta del azafrán y sus elementales se relacionan con el apostolado, un apóstol es aquel iniciado que va por el mundo predicando las enseñanzas del Cristo, la mente del apóstol auténtico está íntimamente relacionada con el departamento elemental del azafrán, el apóstol es un mártir, entrega a la humanidad la sabiduría del Ser escrita en sus obras, la gente no valora el trabajo del apóstol y hasta lo menosprecia convirtiéndolo en un mártir. Todas las grandes obras han sido escritas por los apóstoles; También los hay en el mundo del arte, como un Beethoven, Chopin, Vivaldi, Wagner, Bach, etc.

El planeta del Azafrán es Venus, el planeta del amor, por otra parte, el departamento elemental de esta planta se asocia con el trabajo laborioso, el trabajo en todas sus formas se asocia a las jerarquías cósmicas de dicho departamento. Desde el trabajo de una abeja, como el de alguien que lucha por el pan de cada día, hasta el trabajo de un apóstol de la luz.

En todo trabajo por minúsculo que parezca hay alegrías y hay tristezas, hay tragedias morales profundas como por ejemplo cuando uno de los miembros de una familia sufre un accidente de trabajo y no puede volver a su casa, entonces los familiares harán todo lo necesario para que este regrese, lo mismo pasa con una abeja que cae herida lejos de su panal, esto es una tragedia moral para las demás abejas, ninguna se siente pequeña, se ven entre sí de la misma manera que una persona ve a otra persona.

Los elementales del azafrán tienen hermosas túnicas en rosa pálido, las abejas y el azafrán representan al trabajo y ambos simbolizan al planeta Venus.

¡Amigos! Es momento de estudiar al elemental del Nardo; el perfume de esta planta está íntimamente relacionado con el mundo causal, es el aroma sublime del amor; el cual está asociado al cuerpo y al mundo causal, es el aroma de los altos iniciados, es el perfume del triunfo, empero conseguirlo cuesta tremendas batallas contra los enemigos ocultos, yoes terribles que embotellan nuestra conciencia y que deben ser quebrantados por medio de la comprensión y muerte con la ayuda de nuestra divina madre interior, hasta que un día logremos la victoria total en una guerra sin cuartel, contra nuestras tinieblas interiores.

Saber, querer, osar y callar, son las cuatro cualidades que todo iniciado debe tener para conseguir el éxito y religarnos con nuestro Padre que está en secreto.

Cabe mencionar que los elementales del nardo están íntimamente asociados con la amistad, pueden ser usados con este fin, así como también se asocian al arte y a la conciencia del artista, su planeta es Saturno y su mantram Atoya. El nardo es la planta de la nueva era acuariana.

¡Amigos! Reflexionemos ahora sobre la planta de la zábila.

La zábila es una planta de grandes poderes ocultos. Sus elementales parecen niños recién nacidos, multiplica sus pencas u hojas sin necesidad del elemento tierra o el elemento agua, incluso sin luz solar, el maestro Samael investigó clarividentemente de donde obtenía su alimento esta planta y llegó a la observación de que mediante los átomos crísticos del sol, se alimenta del Cristo Cósmico manifestado en los rayos ultrasensibles del sol.

Los cristales de esta planta vienen a ser sol líquido, cristo en sustancia, semen cristónico. Los elementales de estas plantas suelen tener poder para todas las cosas, por medio de la magia elemental se pueden usar sus elementales para todo tipo de magia blanca, antes de trabajar con su elemental se le riega agua para bautizarla; se bendice la planta y se le dice la siguiente oración: “Yo creo en el hijo, el Cristo Cósmico, la poderosa mediación astral que enlaza nuestra personalidad física con la inmanencia suprema del padre solar”.

Se deberá colgar un pedazo de plata en la zábila y luego ésta planta se deberá colgar en la pared con el propósito de que bañe e ilumine la casa con el esplendor de la luz crística que atrae del sol, iluminándonos de luz y de suerte. Por medio del poder de la voluntad podemos ordenar al elemental algún beneficio o favor, la petición debemos hacerla todos los días para obligar al elemental a trabajar. Debemos hacerlo con sanos propósitos, de acuerdo a la Ley divina y a cambio de una conducta recta en el pensamiento, sentimiento y obras, quien lo haga en forma contraria se echará a cuestas un terrible karma. Este elemental está asociado a la ley de la reencarnación humana; su mantram es la vocal M (mmmmmmmm).

Existen pruebas de la reencarnación, por ejemplo, un animalito conocido como la cigarra o chicharra, muchos piensan que se revienta cantando y muere, cuando en realidad reencarna, en un momento dado rompe su propio cuerpo por la parte torácica dorsal para renacer en un nuevo vehículo lleno de vida.

Nosotros también retornamos de vida en vida, podemos recordar nuestras antiguas existencias mediante unas prácticas, por ejemplo, haciendo retrospecciones de nuestra vida todas las noches hasta recordar con precisión todos los detalles de la infancia hasta nuestro nacimiento, luego hasta lograr acordarse entre sueños toda nuestra vida anterior y posteriormente acordarse detalles de otras existencias pasadas.

Durante el sueño entramos en contacto con nuestro subconsciente donde están almacenados todos nuestros recuerdos de vidas pasadas, entonces descubriremos que provenimos de otras razas mucho más antigua que la actual, sabremos de dónde venimos, quienes somos y hacia dónde vamos, cual es el fin de nuestra existencia.

Hasta aquí llegamos en la redacción de este artículo estimados amigos, espero que les sea de gran utilidad para su desarrollo interno.

Fraternalmente:

Enviado por: Virgilio Cuautle Roldán, instructor gnóstico de Nochistlán Zacatecas.

Imagen: Azafrán. Franz Eugen Köhler. 1896.

 

Descargar en: Word | Word Comprimido | Pdf | Solo Texto | Índice | 01 | 02 | 03 | 04 | 05 | 06 | 07 | 08 | 09 |
Suscribirme