Gnosis Instituto Cultural Quetzalcóatl

Gnosis ICQ en: English | Francais:

Arcano Nº 66, La Perplejidad

Arcano 66 tarot La Perplejidad

AM: El Principio de la Justipreciación en las decisiones. AT: “El que madura las piedras, trabajo tendrá en ello; y el que cortare la leña, al cortarla peligrará”. AV: Júpiter. Letra: K. Nº3 EG: Elija con tino; atempere su afán; anule la vacilación con Fe. D: Riqueza por el apoyo de dama influyente; seguridad limitada. R: Vacilación; asunto en suspenso; protección condicional.

La perplejidad puede y debe entenderse como duda, irresolución, confusión, vacilación, indecisión, pero también, en su sentido superior, debe entenderse como la capacidad de asombro, capacidad ésta (de la Esencia) que lamentablemente se pierde con fortalecimiento de la mente sensorial con las enseñanzas de la escuela, el colegio y la universidad, en detrimento de la mente interior.

La adquisición de la fe consciente, a través del estudio riguroso de los Arcanos y la experiencia mística directa de sus profundos contenidos, es lo único que puede sacarnos de la perplejidad en el sentido de duda, de confusión intelectual.

Los estudiantes gnósticos irresolutos, indecisos, vacilantes, perplejos, lo son a causa del Ego, sobre todo a causa de los Yoes pensadores que se auto-engañan y engañan y que en conclusión, mienten.

…”Cada cual tiene su criterio y determinadas normas rígidas, dentro de las cuales acciona y reacciona incesantemente.

Lo más grave de toda esta cuestión, es que las millonadas de criterios equivalen a millonadas de normas putrefactas y absurdas.

En todo caso, las gentes nunca se sienten equivocadas; “cada cabeza es un mundo”. Y no hay duda que entre tantos recovecos mentales, existen muchos sofismas de distracción y estupideces insoportables.

Mas el criterio estrecho de las multitudes, ni remotamente sospecha el embotellamiento intelectivo en que se encuentra.

Incuestionablemente, en modo alguno sería posible reconocer directamente, los Misterios de la vida y de la muerte, en tanto no se haya abierto dentro de nosotros mismos, la mente interior.

La mente interior sólo puede funcionar con los datos que aporta la conciencia cósmica del Ser.

El Intelecto subjetivo, con su Dialéctica razonativa, nada puede saber sobre eso que escapa a su jurisdicción. Ya sabemos que los conceptos de esta dialéctica, se elaboran con los datos aportados por los sentidos de percepción externa.

Volverse receptivo al Ser: eso es fundamental. La personalidad debe volverse cada vez más pasiva y receptiva a la palabra que viene de arriba, de lo alto; esa palabra viene a través de los centros superiores del Ser y llega, pero si no somos receptivos, si no aprendemos a relajarnos, si nos olvidamos de sí mismos, ¿cómo podremos recibir los mensajes que vienen a través de los Centros Superiores del Ser, de qué manera?

Diariamente, debemos relajarnos Y recordarnos a sí mismos, a nuestro propio Ser; así avanzaremos triunfantes...

El niño, de sitio a sitio, es educado subjetivamente; para él no existe ninguna forma de instrucción superior. Todas las cuestiones escolásticas, de familia, etc., son meramente empíricas y subjetivas, y eso es lo lamentable.

En el principio, el niño no ha perdido todavía la capacidad de asombro. Obviamente, se asombra ante cualquier fenómeno; un hermoso juguete despierta en él ese asombro; y se divierten los niños con sus juguetes. Mas, conforme va creciendo, conforme su mente sensual va recibiendo datos de la escuela, del colegio, la capacidad de asombro va desapareciendo, y al fin llega ya el instante en que el niño se convierte en joven, el joven ya ha perdido por completo esa cualidad.

Así pues, que se entienda, claramente, que la mente sensual en forma alguna podría producir en nosotros una transformación radical. Es conveniente entender que la mente sensual, por muy culta que parezca, nunca podría sacarlo a uno del automatismo y de la mecanicidad en que se encuentra toda la gente, todo el mundo.

Es necesario estudiar mucho y adquirir conocimientos, pero es también urgente desarrollar en nosotros el Ser Espiritual.

Ante todo, debemos considerar a la Mente como algo que no es del Ser. La gente, desafortunadamente, está muy identificada con la mente, dice: “¡Estoy pensando!” Se siente siendo Mente.

Hay escuelas que se dedican a fortalecer la mente. Dan cursos por correspondencia, enseñan a desarrollar la fuerza mental, etc., todo eso es absurdo. No es fortificando los barrotes de la prisión donde estamos metidos, lo indicado; lo que necesitamos es destruir esos barrotes para conocer la verdadera libertad que, como les he dicho, no es del tiempo.

Mientras estemos en la cárcel del intelecto, no seremos capaces de experimentar la verdadera libertad.

Hay que aprender a dominar la mente, no la ajena, sino la propia, si es que queremos independizarnos de ella.

Se hace necesario, se hace indispensable aprender a mirar a la mente como algo que debemos dominar, como algo que, digamos, necesitamos amansar.

Recordemos al Divino Maestro Jesús entrando a Jerusalén celestial montado en su borrico en domingo de ramos; ese borrico es la mente que hay que someter; debemos montar en él, no que él monte sobre nosotros. Desgraciadamente, la gente es víctima: el borrico monta sobre la gente, la pobre gente no sabe montar en el borrico. Es un borrico, dijéramos, demasiado torpe y hay que dominarlo si es que verdaderamente queremos montar en él.

Cuando uno mismo se da el choque del recuerdo de si, se produce realmente un cambio milagroso en todo trabajo del cuerpo, de modo que las células reciben un alimento diferente.

Observar y observarse a sí mismo son 2 cosas completamente diferentes, sin embargo, ambas exigen atención.

En la observación, la atención es orientada hacia afuera, hacia el mundo exterior, a través de las ventanas de los sentidos.

En la Auto-Observación de sí mismo, la atención es orientada hacia dentro y para ello los sentidos de percepción externa no sirven, motivo éste más que suficiente como para que sea difícil al neófito la observación de sus procesos psicológicos íntimos.

El punto de partida de la ciencia oficial en su lado práctico, es lo observable. El punto de partida del trabajo sobre sí mismo, es la Auto-Observación, lo Auto-Observable.

Incuestionablemente, estos dos puntos de partida renglones arriba citados, nos llevan a direcciones completamente diferentes.

El verdadero Conocimiento que realmente puede originar en nosotros un cambio interior fundamental, tiene por basamento la Auto-Observación directa de sí mismo.

Es urgente decirles a nuestros estudiantes Gnósticos que se observen a sí mismos y en qué sentido deben Auto-Observarse, y las razones para ello.

La observación es un medio para modificar las condiciones mecánicas del mundo. La Auto-Observación interior es un medio para cambiar íntimamente.

A medida que uno trabaja sobre sí mismo va comprendiendo cada vez más y más la necesidad de eliminar radicalmente de su naturaleza interior todo eso que nos hace tan abominables.

Las peores circunstancias de la vida, las situaciones más críticas, los hechos más difíciles, resultan siempre maravillosos para el auto-descubrimiento íntimo.

En esos momentos insospechados, críticos, afloran siempre y cuando menos lo pensamos, los Yoes más secretos; si estamos alertas, incuestionablemente los descubrimos.

Las épocas más tranquilas de la vida son precisamente las menos favorables para el trabajo sobre sí mismo.

Existen momentos de la vida demasiado complicados en que uno tiene marcada tendencia a identificarse fácilmente con los sucesos y a olvidarse completamente de sí mismos; en esos instantes hace uno tonterías que a nada conducen; si se estuviese alerta, si en esos mismos momentos en vez de perder la cabeza se acordase de sí mismo, descubriría con asombro ciertos Yoes de los cuales jamás tuvo ni la más mínima sospecha de su posible existencia.

El sentido de la Auto-Observación íntima se encuentra atrofiado en todo ser humano; trabajando seriamente, Auto-Observándose de momento en momento, tal sentido se desarrollará en forma progresiva.

La perplejidad: La Perplejidad como acto de indecisión al preferir. Simboliza la virtud humana de selección.  El Principio de la justipreciación en las decisiones.

Aparece en el centro de la lámina que representa a este Arcano un andrógino desnudo, sosteniendo una flor de loto y una serpiente, y coronado por Ahh, el creciente lunar, conteniendo al RA, el cristo-sol.

Obsérvese que en el Arcano anterior estos signos estaban abajo, en las Aguas de la vida y ahora se encuentran arriba en el Mundo Espiritual.

Sólo la Divina Madre y el Cristo Intimo, pueden ayudarnos a seleccionar el camino correcto, el de las virtudes (que representa el Loto que sostiene el Andrógino Divino) y apartarnos del camino de perdición que simboliza la serpiente que sostiene en su mano izquierda.

An, Am, la Negación: El Signo An, Am, la negación, no tener, estar sin. Entre las Aguas de la Vida, es dual: Señala la negación del sí mismo y la afirmación del Ser, pero también, cuando se afirma al Yo, entonces estamos sin el Ser, confundidos, llenos de dudas, vacilantes, indecisos. Señala muy bien el equilibrio en las decisiones y el dilema del Ser y No-Ser.

Letra hebrea Daleth: Daleth: Quiere decir “Puerta”. El vocablo denota “Diferencia, variedad, diversidad, distinción”, esto es: Realidad inteligible y realidad sensible. Representa el principio de materialización.

Fonograma egipcio:

Es el signo Tet (mano). Esta es la letra “D” que indica construcción, creación, fuerza, potencia, vigor, concordia “Al trabajo de tus manos da bendición y en el del pensamiento poned corazón” (Axioma Arcano 4).

El símbolo alquimista: Como símbolo alquimista no lo hemos encontrado; en la Escritura “Pasaje del Rio” aparece representando a la misma letra Hebrea Daleth.

Letra K: Se relaciona con el número 12 y el Planeta Júpiter. Está simbolizada por un roble atributo de creación natural.

Planeta regente: Júpiter, “en la Mitología Griega, es el Padre de los Dioses. El carácter siempre asignado a Júpiter como hombre celeste, dio lugar, asimismo, a no pocos nombres Nórdicos, tales como Herr-Mann y Herr-Manas, o Hermes (literalmente el hombre divino, el santo hombre)

“Júpiter, o Io-Piter, en fin, es Hari-Kulas o Herakles, Hércules, el Señor Solar, el prototipo de la Raza del Sol, el Hari-Mukh de Cachemira, o sea el Sol en el horizonte de la vida.”

Júpiter, como paternal amigo, es siempre generoso, dadivoso y altruista, y por eso la palabra clave de Sagitario es benevolencia.

Júpiter, siempre generoso, concede el cetro de poder al adepto que ha vencido sus perplejidades, y concede el palo del mendigo al que se deja vencer por sus dudas, por sus indecisiones frente a lo divinal.

Cualidad o virtud: la voluntad, el pensar psicológico, capacidad de asombro

El defecto: La indecisión, la vacilación, el racionalismo, yoes pensadores, la perplejidad.

Prueba iniciática: Diversas pruebas iniciáticas.

Con respecto a la Gnosis, al Camino Secreto, al trabajo sobre sí mismo, nuestras tentaciones particulares se encuentran precisamente en los Yoes que odian la Gnosis, el trabajo esotérico, porque no ignoran que su existencia dentro de nuestra psiquis está mortalmente amenazada por la Gnosis y por el trabajo. “La tentación es fuego, el triunfo sobre la tentación es Luz”. El Iniciado debe aprender a vivir peligrosamente; así está escrito; esto lo saben los alquimistas.

Samael Aun Weor

Axioma trascendente: “El que madure las piedras, trabajo tendrá en ello; y el que cortare la leña, al cortarla peligrará.

El Iniciado debe aprender a vivir peligrosamente; así está escrito; esto lo saben los alquimistas.

El Iniciado debe recorrer con firmeza la senda del filo de la navaja; a uno y otro lado del difícil camino, existen abismos espantosos.

En la difícil senda de la disolución del Ego, existen complejos camino que tienen su raíz precisamente en el camino real.

Obviamente, de la senda del filo de la navaja se desprenden múltiples sendas que no conducen a ninguna parte; algunas de ellas nos llevan al abismo y a la desesperación.

En el trabajo de la disolución del Yo, necesitamos entregarnos por completo al Ser Interior

A veces, aparecen problemas de difícil solución; de pronto el camino se pierde en laberintos inexplicables y no se sabe por dónde continúa; sólo la obediencia absoluta al Ser Interior y al Padre que está en secreto, pueden en tales casos orientarnos sabiamente.

Elemento de predicción: Promete: Vacilaciones, (anúlelas con Fe); asuntos en suspenso, protecciones condicionales, ascensos o descensos; riqueza por el apoyo de damas influyentes, seguridad en unas cosas, esperanza en todo.

Artículo adaptado de Cesar Owen, España.

Descargar en: Word | Zip | Pdf | Texto | Índice | 01 | 02 | 03 | 04 | 05 | 06 | 07 | 08 | 09 | 10 |
Suscribirme