Gnosis Instituto Cultural Quetzalcóatl

Gnosis ICQ en: English | Francais:

El Hígado

Leonardo Da Vinci (Vinci, 1452- Amboise, 1519): Dibujos sobre Anatomía, 1507.

El Hígado es la Glándula más grande y muy importante del organismo. Está situado en el lado derecho, exactamente bajo el Diafragma, y es de un color pardo rojizo. El Hígado pesa unas cuatro libras, tiene como nueve pulgadas de largo, siete de ancho, y cuatro pulgadas a través de su parte más gruesa.

Es una glándula de secreción interna y externa, siendo la bilis la secreción externa que es llevada por un conducto al canal digestivo para la asimilación de las grasas; y la secreción interna se descarga directamente en la circulación.

El Hígado es llamado por los médicos, el órgano de los cincos. Los Cabalistas saben que el cinco es el número de GEBURAH, el rigor, la ley. Algunos místicos dicen que nosotros tenemos al Cristo crucificado en el Hígado, y éste es el asiento de los apetitos y deseos.

Relacionado con el número cinco, el hígado posee cinco lóbulos admirables. Cinco grupos de sabios conductos, cinco vasos sanguíneos maravillosos y cinco funciones básicas.

Este número cinco, además, nos recuerda a la ley del karma, la Némesis que pesa sobre todas esas acciones, hijas del deseo, y de todo mal.

En un Hígado de bronce hallado en las ruinas de PIACENZA de los etruscos, pobladores antiguos de la Península Itálica, se encontraron grabados los doce signos zodiacales además de otras inscripciones. Se dice que los antiguos sacerdotes pronosticaban el futuro mirando el hígado. Todo el zodiaco del Microcosmos hombre tiene sus leyes propias y sus signos escritos en el Hígado.

El Hígado es una masa de células unidas por un maravilloso tejido conjuntivo. Cada lóbulo posee cinco o seis lados hermosos y perfectos, cada uno con su propio juego de vasos diminutos y bellos, sus propias células que secretan sustancias y sus conductos. Un grupo de pequeños lobulillos hepáticos, forman todo un lóbulo del Hígado, cinco lóbulos del Hígado, vienen a constituir el Hígado mismo. Ésa es la ley de los cincos.

Entre algunas de sus muchas funciones del hígado podemos mencionar las siguientes:

1.- Secreta la bilis tan indispensable a la digestión de las grasas.

2.- Produce la glucosa, necesaria para los tejidos

3.- Controla también las calorías del organismo.

4.- Produce en su laboratorio alquimista otra importante sustancia llamada Antitrombina, indispensable para la inhibición de la formación de coágulos sanguíneos.

5.- El Hígado está encargado de cremar en su laboratorio alquimista todas las células viejas y gastadas formando residuos que son eliminadas fácilmente.

Estas cinco funciones consideramos que son fundamentales para la vida del organismo.

La arteria hepática proporciona al Hígado toda la sangre que necesita. El tejido conjuntivo que envuelve a esta glándula alcanza a penetrar dentro del órgano mismo; y lo separa en sus cinco divisiones perfectas. Cada lobulillo del Hígado es como una isla rodeada de multitud de vasos sanguíneos.

En síntesis podemos afirmar que nada se queda sin vida en esta glándula, todo recibe vida. Cada célula recibe alimento y vida, cada célula es un verdadero laboratorio alquimista encargado de transmutar sabiamente el alimento en sustancias valiosísimas para todas las células del organismo. Toda la sangre transformada sale por las venillas inter-lobulares y pasa al interior de un vaso llamado vena cava.

Los sabios del Indostán ven clarividentemente salir de la glándula hepática una flor de loto maravillosa: El  chakra Hepático. Éste sirve para las salidas en astral. El Cuerpo Astral está conectado con el Hígado. Despertando el  chakra del Hígado, todos podemos entrar y salir de nuestro cuerpo físico a voluntad.

Los  chakras: Esplénico (ubicado en el bazo), Hepático (situado en el hígado) y Plexo Solar (colocado dos dedos arriba del ombligo), se desarrollan con el mantra egipcio: FE UIN DAGT (que hace vibrar todos los plexos). Lo importante es prolongar el sonido. Fe….Uin…Dagt. Esta última palabra es gutural.

Enviado por el Instructor Rigoberto Loza González. Pénjamo, Gto.)

“Los grandes clarividentes nos hablan de los siete chakras y el señor Leadbeater los describe con lujo de detalles. Estos chakras son realmente los sentidos del Cuerpo Astral. Dichos centros magnéticos se encuentran en íntima correlación con las glándulas de secreción interna”. Samael Aun Weor

Imagen: Leonardo Da Vinci (Vinci, 1452- Amboise, 1519): Dibujos sobre Anatomía, 1507.

Descargar en: Word | Zip | Pdf | Texto | Índice | 01 | 02 | 03 | 04 | 05 | 06 | 07 | 08 | 09 | 10 | 11 | 12 | 13 |
Suscribirme