Gnosis Instituto Cultural Quetzalcóatl

Gnosis ICQ en: English | Francais:

XX

...Bernardo pasó una temporada rara, su periodo preparatorio...

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

El Maestro Rasmussen le había dado instrucciones prácticas, tan exóticas, tan desconocidas en absoluto...

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

De noche, tenía sueños curiosos, que a veces recordaba con toda lucidez; a veces, solo a medias...

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Comprendió, de pronto, que la visión que había tenido Elsa —el incidente con Elfrida—, había sido provocada por seres invisibles, para estorbarle la Iniciación...

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Muchas cosas que hasta ahora habían sido oscuras, incomprensibles para él, se aclaraban...

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Comprendió también que, para su Iniciación, el matrimonio no solo no era prohibido, sin o que se imponía...

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Su mujer, algún día, sería sacerdotisa...

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Vio que le habían sido necesarias todas las personas con quienes había vivido: su padre..., Elsa..., y hasta su madrastra...

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Sintió que, aunque había sido vencido en las pruebas físicas; en otras a que le habían sometido en el Astral, durante el sueño, había salido vencedor...

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

La prueba más difícil había sido la decisiva: y fue la que le permitió ir a Montserrat...

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Había sabido callar...

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

Callar...

Comprendió que también es malo, cuando es preciso hablar...

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

El misterio de Wagner...

Parsifal no llegó a ser rey del Graal, porque no preguntó el porqué de los dolores de Amfortas...

Si hubiese sido Parsifal, habría preguntado. Y esta sola pregunta, este solo momento de hablar, le habría valido lo más grande, lo más excelso y divino que se puede lograr en este mundo.

LA INICIACIÓN . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . .

 

Índice | Capítulo 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | 10 | 11 | 12 | 13 | 14 | 15 | 16 | 17 | 18 | 19 | 20 | 21 | 22 | 23 |
Libro en: Word |Texto | Pdf | Zip