Gnosis Instituto Cultural Quetzalcóatl

Gnosis ICQ en: English | Francais:

Libro: Nacimiento de Colibrí Zurdo - Huitzilopochtli

Capítulo 8 La Muerte del Yo

La eliminación de nuestros innumerables defectos (los cuatrocientos surianos), es toda una proeza, sólo capaz de realizarla verdaderos guerreros de la vida. Ese es el simbolismo más profundo, que le dieron nuestros antepasados a la muerte.

«Entonces Huitzilopochtli se irguió, persiguió a los cuatrocientos Surianos, los fue acosando, los hizo dispersarse desde la cumbre del Coatépetl, la montaña de la serpiente. Y cuando los había seguido hasta el pie de la montaña, los persiguió, los acosó cual conejos, en torno de la montaña. Cuatro veces los hizo dar vueltas.» (Códice Florentino)

El trabajo de eliminar nuestros defectos no es nada fácil, afortunadamente hay fuerzas espirituales dispuestas a colaborar en este trabajo, en la maravillosa melodía de: “Fantasía para piano, coro y orquesta op. 80” de Beethoven dice: “Si un espíritu se anima, resuena siempre para él un coro de espíritus”; estos espíritus son los maestros de la Fraternidad Blanca, que bien pudieran llamárseles ángeles, acuden presurosos al que con ánimo trabaja sobre sí mismo, tratando de corregirse.

Mujer diosa guerrera [Cihuatéotl]. 
(Museo de Antropología e Historia México)

Mujer diosa guerrera [Cihuatéotl]. (Museo de Antropología e Historia México)

 

Pero también hay ayuda desde el interior, hay partes divinales morando dentro de cada uno, que auxilian al aspirante que con ahínco lucha contra sí mismo. Nos referimos a la Madre Divina y al Cristo íntimo llamado entre los mexicas como “Colibrí Zurdo” (Huitzilopochtli).

El Cristo íntimo ayuda a todo aquél que sinceramente trabaje por desintegrar sus defectos, pero aún más, quien logre encarnarlo, el Cristo íntimo se hará dueño completo de todas sus funciones mentales, emocionales, volitivas, etc., y se realizará una simbiosis entre lo humano y lo divino para intensificar el trabajo en la muerte de todos los cuatrocientos surianos o defectos psicológicos.

“El Cristo íntimo surge interiormente en el trabajo relacionado con la disolución del Yo Psicológico. Obviamente el Cristo interior sólo adviene en el momento cumbre de nuestros esfuerzos intencionales y padecimientos voluntarios. El advenimiento del fuego Crístico es el evento más importante de nuestra propia vida. El Cristo íntimo se hace entonces cargo de todos nuestros procesos mentales, emocionales, motores, instintivos y sexuales. Incuestionablemente el Cristo íntimo es nuestro salvador interior profundo.” (Samael Aun Weor)

«En vano trataban de hacer algo en contra de él, en vano se revolvían contra él al son de los cascabeles y hacían golpear sus escudos. Nada pudieron hacer, nada pudieron lograr, con nada pudieron defenderse. Huitzilopochtli los acosó, los ahuyentó, los destruyó, los aniquiló, los anonadó. Y ni entonces los dejó, continuaba persiguiéndolos. Pero, ellos mucho le rogaban, le decían: — “¡Basta ya!"» (Códice Florentino)

La alquimia medieval nos habla de que hay que realizar tres purificaciones por el hierro y por el fuego. Indicándonos la profundidad en que debe basarse el trabajo por purificarse de todo lo ilusorio y terreno.

Se trata de tres trabajos en donde uno debe morir en sí mismo. Serían las tres negaciones de Pedro antes de que cante el Gallo.

Esto significa niveles en el trabajo interior, primero se tendrá que destruir los Yoes del lado visible de nuestra luna psicológica, los yoes más comunes, que todo el mundo puede identificar en uno, que también uno con un poco de observación puede descubrir, tal y como cualquier puede observar el lado visible de la luna física; yoes como la vanidad, el orgullo, la ira, engreimiento, pereza, etc.

Pero más allá en lo profundo del subconsciente hay egos que no se ven, como no se ve el lado oculto de la luna; más estos existen y se alimentan sin percibirlo.

Cráneo, que representa la muerte en la guerra, de su boca el símbolo de agua quemada. 
(Museo de Antropología e Historia México)

Cráneo, (Museo de Antropología e Historia México) Representa la muerte en la guerra, de su boca el símbolo de agua quemada.

Los doce trabajos de Hércules, significan procesos en los cuales deben morir aspectos psicológicos negativos que ni imaginamos tener.

“Hércules (el Cristo Cósmico), hijo de Júpiter (Io Pither) y de Alcmena, realizó los 12 Trabajos: 1.- Captura y muerte del león de Nemea (la Fuerza de los Instintos y Pasiones incontroladas que todo lo desbasta y lo devora). 2.- Destrucción de la hidra de Lerna (los Defectos Psicológicos en el Sub-Consciente). 3.- Captura de la cierva Cerinita y del jabalí de Erimatea (las Bajas Pasiones Animales). 4.- Limpieza de los establos de Augias (fondos Sub-Conscientes sumergidos). 5.- Mato a flechazos los pájaros del lago Estinfalia (Agregados Psíquicos Brujescos de los Trasfondos Inconscientes). 6.- Captura del toro de Creta (Impulsos Sexuales, Pasionales, Irreflexivos, Elementos Infrahumanos). 7.- Captura de las yeguas de Diomedes (Elementos Pasionarios Infrahumanos, profundamente sumergidos en nuestros propios Abismos Inconscientes). 8.- Eliminó al ladrón Caco (el Mal Ladrón que saquea el Centro Sexual para satisfacer sus animalescas pasiones). 9.- Conquista del cinto de Hipólita (Aspecto Psíquico Femenino de nuestra propia Naturaleza Interior). 10.- Conquista del rebaño de Gerion (está relacionado con el Desprendimiento). 11.- Robo de las manzanas del jardín de las Hespérides. (El Árbol de la Ciencia del Bien y del Mal). 12.- Saco de su dominio plutónico al perro tricípite (el Perro Guía, el Instinto Sexual). Hércules el Instructor del Mundo, cada vez que viene tiene que realizar lo mismo, un trabajo de pacificación completa, el Cristo cósmico practica lo que predica, desde pequeño vienen las Serpientes Tenebrosas del Mal a atacarlo, la persecución de Herodes, etc.” (Samael Aun Weor. Tarot y Kábala)

Y más allá todavía está el germen o semilla del ego; por lo que nunca debe subestimarse el trabajo por el auto descubrimiento, la tarea es enorme y permanente.

Este es el motivo, por el cual encontramos en grabados de todo el mundo, el símbolo de la muerte como base para cualquier avance espiritual; ya sea como tronos hechos en base a cráneos, monjes con un cráneo en su mesa de trabajo como San Francisco de Asís, muros de cráneos cerca de los templos sagrados, etc., todo invitándonos a morir psicológicamente.

Águila Decapitada indicando la muerte del Yo. 
En este aspecto muestra el acabar con el mal uso de la mente
(Museo de Antropología e Historia México)

Águila Decapitada. (Museo de Antropología e Historia México). indicando la muerte del Yo. En este aspecto muestra el acabar con el mal uso de la mente