Gnosis Instituto Cultural Quetzalcóatl

Gnosis ICQ en: English | Francais:

Libro: Nacimiento de Colibrí Zurdo - Huitzilopochtli

Capítulo 2. La Iniciación

Se conoce como iniciación al sendero que sabia y tenazmente recorrido, puede conducirnos a la verdadera luz de la sabiduría inmortal. Nos dice el maestro Samael en su libro de Tarot y Kábala:

“La Iniciación es tu vida misma. El Íntimo es el que recibe las iniciaciones. Así pues la Iniciación nada tiene que ver con ninguno de esos relatos fantásticos que tanto abundan en ciertos libros. Aquí nada se nos da regalado, todo cuesta. Al que nada se le debe, nada se le paga. Las Iniciaciones son pagos que el Logos le hace al hombre, cuando el discípulo se ha sacrificado por la humanidad. Aquellos que sólo se preocupan por su progreso espiritual, y que no trabajan por los demás, no consiguen absolutamente nada. El que quiera progresar, tiene que Sacrificarse por los demás. La iniciación es la misma vida intensamente vivida, con rectitud y con amor.”

Continúa el Códice Florentino diciendo:

«En Coatepec, por el rumbo de Tula, había estado viviendo, allí habitaba una mujer de nombre Coatlicue. Era madre de los cuatrocientos Surianos y de una hermana de éstos de nombre Coyolxauhqui.».

“Cerro de la Serpiente” [Coatepec]

La historia de este relato sucede –o debe suceder– en el “Cerro de la Serpiente” [Coatepec], en el interior de cada uno.

El “Cerro de las Serpientes” [Coatepec], que viene Coatl = serpiente y Tepec = cerro, es donde encontramos dos símbolos usados en muchas culturas en forma similar. La montaña o cerro es el emblema de la iniciación o trabajo a realizar para perfeccionarse, pues haciendo el símil, el camino espiritual es tan difícil como subir una alta montaña por sus propios medios, con los mismos peligros de caerse, con todos los esfuerzos que esto conlleva.

Pero por si fuera poco, se combina magistralmente con el símbolo de la serpiente, alegoría de la sabiduría, entre los aztecas, mayas, egipcios, etc. del conocimiento esotérico o interior, y también de la Madre Divina particular. Sólo basta recordar que el maestro Jesús sugiriera a sus discípulos al enviarlos a esparcir la enseñanza, que fueran mansos como palomas y sabios como la serpiente. Es el “Cerro de las serpientes” [Coatepec] la iniciación, o sea el camino que debe llevarse a cabo para lograr el retorno a la luz.

“Cerro de la Serpiente” [Coatepec]. Códice Tovar

“Cerro de la Serpiente” [Coatepec]. Códice Tovar

 


“Lugar de Tules” [Tollan o Tula]

Que esté rumbo a la mítica y sagrada ciudad del “Lugar de Tules” [Tollan o Tula], no deja de asombrarnos que sea la misma isla de Tule que nos relatara Don Mario Roso de Luna, la cuarta dimensión, el edén, el paraíso.

La tierra de nuestros mayores, el Asgard o tierra de los ases de la cultura nórdica. Queriendo decir que es el camino de la purificación interna es el que nos puede acercar a los misterios que ahí se relatan, es decir a lo eterno y divinal.

“Lugar de Tules” [Tollan o Tula], Hidalgo, México

“Lugar de Tules” [Tollan o Tula], Hidalgo, México

 


“La de Falda de Serpientes” [Coatlicue]

Coatl =serpiente, tlicue=falda

Es la diosa de la tierra, de donde todo lo existente nace y da vida, es una clara advocación del Eterno Principio Femenino Divinal. Dios como padre es sabiduría y como madre es amor.

Lo divinal puede expresarse en la mujer, claramente manifiesto en una madrecita que cuida a su hijo con tanto amor, a veces dando su vida en ello, pero es muy importante el saber que dentro de cada uno, existe tal principio femenino divinal individualizado.

“El que no conoce las leyes de la Madre, no llegará jamás al Padre. La Coatlicue no es otra cosa que la Bendita Madre Diosa Muerte” (Samael Aun Weor, Misterios Mayas).

Tenemos todos a nuestra propia Madre Divina particular, ese es uno de los misterios más grandes que el estudiante debe descubrir en su interior, quien es fiel a su Madre Divina, ella nos guía, nos cuida, nos protege, nos ilumina.

La serpiente además de ser un símbolo de sabiduría oculta, es también el emblema de la fuerza creadora, por lo que “La de Falda de Serpientes” [Coatlicue] al mismo tiempo es el símbolo de la fuerza creadora sexual, origen de todo lo que es, ha sido y será.

“La de Falda de Serpientes” [Coatlicue]
(Museo de Antropología e Historia México)

“La de Falda de Serpientes” [Coatlicue] (Museo de Antropología e Historia México)

 


“La adornada de cascabeles” [Coyolxauhqui] y los 400 surianos

El número cuatrocientos entre los mexicas era como decir innumerables, ya que el sistema numérico estaba basado en el número veinte, y veinte veces veinte es cuatrocientos, cósmicamente se relaciona con las innumerables estrellas, pero en el universo psicológico del ser humano, son los incontables defectos psicológicos que cargamos.

“La adornada de cascabeles” [Coyolxauhqui], es la hermana mayor, los cascabeles pintados en las mejillas son símbolo de voluptuosidad, es sabido por cualquier estudiante gnóstico sincero que el defecto más difícil de eliminar es la lujuria, es emblema de este defecto psicológico.

Cuando se dice que son hijos de “La de Falda de Serpientes” [Coatlicue], obviamente no se refiere a que sean hijos de la Madre Divina, aquí hay que saber entender que nuestros errores tienen íntima relación con el fuego sexual. Ya que los miles de defectos psicológicos que tenemos nacen y son fortalecidos gracias a las energías creadoras mal utilizadas. En este caso la serpiente debe entenderse como el fuego sexual, pero que no logramos conducir correctamente, cuando nos dejamos llevar por las pasiones animales.

“En modo alguno exageramos cuando enfatizamos la idea básica de que en el vientre se gestan los Yoes que surgen más tarde a la existencia. Tales entidades psicológicas, ideo-plásticas, de ninguna manera vendrían a la existencia sin el Agente Sexual.” (Misterio del Áureo Florecer Samael Aun Weor).

Es asombroso que los símbolos tomen diferentes aspectos en el mismo mito, dependiendo de lo que se hable. Por ello es que esto jamás podrá ser interpretado íntegramente con sólo la mente, habrá que utilizar facultades más elevadas, como la intuición, por lo que nos toca tratar de entender estos misterios con el corazón.

“La adornada de cascabeles” [Coyolxauhqui]. . 
(Museo de Antropología e Historia México)

“La adornada de cascabeles” [Coyolxauhqui]. . (Museo de Antropología e Historia México)