Gnosis Instituto Cultural Quetzalcóatl

Gnosis ICQ en: English | Francais:

LA MÚSICA CLÁSICA

Concierto de Flauta con Federico el Grande en Sanssouci, de Adolph Menzel (1815–1905).

Concierto de Flauta con Federico el Grande en Sanssouci, de Adolph Menzel (1815–1905).

Decían los sabios sacerdotes Nahuas: “Flores y cantos son lo más elevado que hay en la tierra para penetrar en los ámbitos de la verdad”. “El arte es la expresión positiva de la mente, el intelecto es la expresión negativa de la mente. Todos los adeptos han cultivado las bellas artes”. Samael Aun Weor

Después de la catástrofe Atlante, existieron dos sabios iniciados, hermanos de parentesco, viviendo sus primeros años en la antiquísima ciudad de GOB, después se refugiaron en el país que más tarde se llamó China, donde se especializaron en medicina oculta; siendo éstos iniciados los primeros investigadores del opio, descubriendo que la Sagrada Ley del Siete, en lenguaje oculto Ley de Heptaparaparchinock, gobierna las siete cristalizaciones básicas de ésta sustancia.

 El opio es maravilloso porque capta las potentes vibraciones del cosmos. Es de lamentarse que algunos de los elementos activos del opio sean utilizados como drogas, alterando el equilibrio, la armonía y la salud de las personas, tanto física como internamente.

Debemos saber que a las siete cristalizaciones del opio le corresponden otras siete y así sucesivamente hasta dar un total de 49 plasmaciones que se corresponden con 49 niveles subjetivos del subconsciente humano.

Estos grandes iniciados, además pudieron comprobar que existe íntima afinidad entre la música y el color, se verificó científicamente que si hacían pasar cualquier rayo coloreado sobre algún elemento del opio, lo transformaba en otro componente activo.

Sabiendo manejar las ondas vibratorias del sonido, se puede actuar sobre toda sustancia, sobre toda la vida, por ejemplo, si tocamos música clásica a una planta, ésta se fortalecerá y si al contrario le ponemos música moderna, sucumbirá.

El DZENDVOKH fue un instrumento de música formidable, con el cual se pudo verificar el poder de las notas musicales sobre el opio y en general sobre todo lo creado. Si la música puede actuar sobre las cristalizaciones septenarias del opio, es lógico pensar que también puede actuar sobre los ocultos niveles septenarios del ser humano.

Siglos después de la muerte de éstos sabios hermanos, hubo un Rey que fundamentándose en las mismas teorías de los iniciados mencionados, construyó un instrumento musical llamado LAV-MERZ-NOKH.

Pastoral. Rupert Bunny. 1893 (detalle)

Pastoral. Rupert Bunny. 1893 (detalle)

Este maravilloso instrumento tenía 49 cuerdas y siete octavas musicales que se relacionaban con las siete veces siete formas de energía cósmica y la raza humana pudo conocer en aquellos remotos tiempos el sonido Nirioonossiano del mundo. Todos los sonidos producidos por el planeta Tierra, en última síntesis vienen a dar este sonido Nirioonosiano, esas 49 notas en su conjunto forman la nota síntesis de éste gran sonido del universo, sostenido por la música.

Este aparato musical hacía vibrar intensamente las siete dimensiones y las cuarenta y nueve regiones energéticas.

Es de hacer notar que en éste aparato de 49 cuerdas, se podían tocar 49 notas colocadas en siete octavas, fue formidable para los iniciados ya que con cada nota se introducían en cada uno de los 49 niveles del sub-consciente.

El Maestro Samael da testimonio de que volvió a surgir un nuevo instrumento musical, derivado de los anteriores, en la segunda sub-raza de nuestra quinta raza Aria en la China antigua y se le denominó AI-ATA-FAN, así, los adeptos de la Orden del Dragón Amarillo, al tocar el artista cada nota, se iban introduciendo de nivel en nivel hasta llegar al número 49, tratando de comprender los defectos en cada uno de estos departamentos mentales, si lo lograban la mente quedaba quieta y en profundo silencio y el alma, la esencia, se escapaba para experimentar la verdad, lo real.

Fue grandioso este período de nuestra raza Aria porque floreció la sabiduría, todo era armonía y belleza, podían los adeptos lograr la auto-realización íntima del Ser. Actualmente ya no hay la posibilidad de usar los 49 sonidos del AI-ATA-FAN, sin embargo a nivel de principiantes de la Gnosis tenemos un sistema práctico y sencillo para lograr la auto-exploración de los 49 niveles del subconsciente, con el fin de lograr el auto-conocimiento o conocimiento de sí mismo, a través de la meditación podremos conocer la actividad de los cinco centros de la máquina humana en niveles cada vez más profundos de la mente.

Derivaciones de ese instrumento son por ejemplo el violín, arpa, el piano, laúd, la lira, la guitarra, etc.

La música clásica es imaginación, inspiración, intuición y voluntad, nos eleva a estados superiores de consciencia, con ella podemos armonizar nuestro cuerpo, impulsarnos en nuestro trabajo interior, es un alimento para nuestra alma.

Nosotros como estudiantes de este gran conocimiento, debemos amar la música de los grandes clásicos, escucharla, practicarla, meditar en ella, absorbernos en ella, porque es el verbo de los dioses; el mundo de la voluntad es el de la música, ahí se encuentra el templo de la música de las esferas y uno de los guardianes del recinto sagrado es el gran Maestro llamado Beethoven, su obra es grandiosa e inefable.

Todo el que llega a esa región tiene que aprender las nociones fundamentales de la música porque es el verbo. En esa sublime región se oye la “música de las esferas” que se basa en los tres compases del Mahavan y del Chotavan que mantienen al Universo en su ritmo y su marcha es perfecta, no puede haber error en esta música.

Saraswati por Raja Ravi Varma (1848-1906)

Saraswati por Raja Ravi Varma (1848-1906)

En una de sus representaciones la Diosa Saraswati (diosa del conocimiento y consorte del Dios Brahma de los hindúes) sostiene entre dos de sus manos un instrumento musical de cuerdas, el cual representa su grado de perfección en todas las artes y expresa las emociones más puras.

Enviado por María Guadalupe Licea Rivera. Instructora en San Luis Potosí, S.L.P.

“La música es el corazón de la vida. Por ella habla el amor, sin ella no hay bien posible y con ella todo es hermoso”. Franz Liszt (1811-1886) Pianista y compositor austriaco de origen húngaro.

Descargar en: Word | Word Comprimido | Pdf | Solo Texto | Índice | 01 | 02 | 03 | 04 | 05 | 06 | 07 | 08 | 09 |
Suscribirme