Gnosis Instituto Cultural Quetzalcóatl

Gnosis ICQ en: English | Francais:

PIRÁMIDE DEL SOL EN TULA

Piramide del Sol. Tula Hidalgo México

Muy agradable y enaltecedor resulta una visita a alguna zona arqueológica cuando observamos no sólo con los ojos físicos, sino más importante, cuando nos adentramos en esa grandiosa sabiduría que poseyeron estos místicos pobladores de antaño; su arte regio y su sabiduría ya jamás serán igualados en esta decadente raza.

Grandiosos fueron sus centros ceremoniales, porque ahora sólo quedan restos de su esplendor, sin embargo, en los mundos internos continúan existiendo en toda su grandeza y magnificencia. En el México antiguo nunca el arte estuvo desligado de la ciencia, de la mística y de la filosofía, entonces se instruía a los cinco centros de la máquina humana y así se vivía en armonía, con paz y felicidad, aspectos que en nuestro tiempo son interpretados como tener poder, dinero y bienes materiales; como dicen las escrituras sagradas “hemos cambiado nuestra progenitura por un plato de lentejas”.

Los Toltecas levantaron monumentales pirámides, templos, recintos sagrados y lugares de oración, donde se veneraba al Sol, la Luna y las Estrellas; los toltecas, grandes conocedores de los misterios de la vida y de la muerte, rendían culto a la pareja divina, a las dioses terrestres y estelares, a los reyes del fuego, del aire y de la tierra, a toda la naturaleza, así nos enseñan que de la unidad surge la multiplicidad y a esto se debe que haya tantos y tan diversos dioses.

Quetzalcóatl no solo es un mito, él realmente vivió y enseñó una cultura maravillosa y extraordinaria. Incansable viajero, se estableció en Tula, fundó un Templo de misterios con cuatro grandes adoratorios, viva representación del paraíso terrenal, enseñó a su pueblo a vivir de acuerdo a las leyes divinas, legando a la humanidad que así lo entienda, un rico simbolismo de su sabiduría, plasmado en sus códices, estelas, monolitos, pirámides, etc.

Florecieron sus templos y pirámides dedicadas al Cristo Sol, nuestro Ser interior; en todos los pueblos antiguos era el astro que más veneraban en su aspecto místico y trascendental; el Sol físico solamente es vehículo de acción de ese Sol divinal, este astro que nos alumbra y da vida, no es todo, atrás de esta estrella, se encuentra el Sol espiritual, el centro de las Pléyades, rigiendo todo lo que existe; en forma paralela, tenemos al Sol central de la Galaxia, es grandioso este astro que dirige todas las actividades de la galaxia y a su vez, todas las galaxias están gobernadas por el maravilloso y esplendoroso Sol central espiritual, el mismo Sagrado Sol Absoluto, donde moran las inteligencias que gobiernan el espacio cósmico.

Nuestro señor Quetzalcóatl es ese Sol divinal que nos puede transformar, debemos saber que el hombre actual en modo alguno es el real, el hombre verdadero existió en las primeras razas que poblaron nuestro planeta, hoy somos veletas movidas por el yo quiero, yo tengo, yo deseo, yo mato, yo destruyo, etc., y ¿Cómo podemos convertirnos en ese hombre verdadero o mujer auténtica?, solamente es posible mediante el sacrificio, pero no el mal entendido sacrificio efectuado en épocas de degeneración del pueblo azteca, sino en sacrificar nuestras pasiones, los deseos, las codicias, las envidias, los sufrimientos, nuestros pensamientos y emociones negativas y toda esa multiplicidad de pequeños y grandes yoes que cargamos dentro de sí, en donde cada uno tiene un porcentaje de consciencia embotellada.

La misión del Sol espiritual ha sido desde siempre, crear seres solares, que el hombre y la mujer se conviertan en individuos superiores y para ello ha depositado en las glándulas sexuales de los seres humanos, los gérmenes para que puedan desarrollarse; en estos momentos el Sol quiere destruir esta raza porque ya no sirve para su experimento de que surjan hombres solares, más, antes de destruirla totalmente, está haciendo esfuerzos supremos para sacar una cosecha, aunque sea pequeña de hombres solares.

Pirámidel del Sol. Tula Hidalgo, México.

Debemos cooperar con el Sol canalizando adecuadamente nuestra energía sexual, así como recuperar, la capacidad de asombro, si ya no somos capaces de asombrarnos por nada, no podremos abrirnos a lo nuevo, la tarea de todos, desde el universo hasta la más simple célula, es despertar consciencia y mientras tengamos la consciencia dormida será imposible experimentar la verdad. Urge que comprendamos el crítico momento que estamos viviendo y nos adentremos en la portentosa sabiduría de nuestros antepasados, donde encontraremos el auxilio de las múltiples partes de nuestro Ser interior profundo.

Asombra ver que en la Piedra del Sol o calendario Azteca se encuentra escrita la historia misma de la humanidad; preceden a nuestra quinta raza, cuatro soles o edades cosmogónicas, denominadas razas, y nuestra actual quinta raza está por terminar, mediante fuego y terremotos.

ENVIADO POR: MARÍA GUADALUPE LICEA RIVERA. INSTRUCTORA: SAN LUIS POTOSÍ, S.L.P.

La Deidad Incognoscible es el espacio abstracto absoluto, la Raíz de todo cuanto fue, es o ha de ser. Samael Aun Weor Doctrina Secreta de Anáhuac

Descargar en: Word | Zip | Pdf | Texto | Índice | 01 | 02 | 03 | 04 | 05 | 06 | 07 | 08 | 09 | 10 | 11 |
Suscribirme