Simbolismo de las Vírgenes y los Santos

Una persona que es llamada santo es un ser humano que llegó precisamente a ese grado, es bueno pues saber que Santo es un grado que se obtiene cuando se lo propone, el que busca avanzar en su propia transformación interior, por lo tanto, un santo es una persona que nos puede trasmitir buenas enseñanzas.

Veamos pues el simbolismo de estos seres extraordinarios llamados santos y vírgenes:

Santo Domingo

Santo Domingo. Museo de Guadalupe Zacatecas.

Vemos en su cabeza la aureola o corona de los santos indicando que es un ser iluminado, con virtudes o poderes simbolizados por las azucenas. Viste de negro y blanco alegorizando la eterna lucha entre el bien y el Mal. Lleva en su mano derecha un libro indicando que tiene y entrega el conocimiento.

Santiago

Santiago. Museo de Guadalupe Zacatecas.

Es representado con una concha o conchas sobre una cruz en equis en su sombrero, semejante a una estrella reluciente. la estrella representa a los hijos del Sol, a los iluminados, la cruz, los arcanos o secretos del matrimonio, pues sólo a través de ellos se llega a ser hijo del sol.

Lleva un cayado, vara o báculo, símbolo de la espina dorsal del adepto, la chimenea de los alquimistas, lugar por donde suben los vapores del agua de vida que trasmutamos para nuestro propio bien.

El báculo tiene una calabaza o guaje, conteniendo esa agua de la vida, la semilla. Santiago es el que nos instruye en los aspectos más profundos de la sexualidad, por ello, también lleva en sus manos el Apocalipsis, que es el Libro de la Sabiduría, donde están todas las reglas de la alquimia, toda la ciencia de los alquimistas medievales.

San Gregorio Magno

San Gregorio Magno. Museo de Guadalupe Zacatecas.

Arriba de su cabeza tiene la paloma blanca, representación de la decencia sexual y en su cabeza porta la Tiara de tres coronas o triregnum que tiene varias alegorías:

1.- El cielo, la tierra y los inframundos o infiernos,

2.- La voz de Dios, la voz del hombre y la voz de los tenebrosos.

3.- Leyes, esencia y principios espirituales.

4.- Las tres fuerzas primarias de la naturaleza: primera, santo afirmar; segunda, santo negar y la tercera santo conciliar.

Son las tres fuerzas: positiva, negativa y neutra, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo de los cristianos.

Conocidas también como el santo triamanzikamno.

Donde estas tres fuerzas se unen, algo se crea.

Los libros y la pluma aluden a su quehacer como escritor y teólogo.

San Agustín de Hipona

San Agustín de Hipona. Museo de Guadalupe Zacatecas.

El corazón encendido indica que debemos amar el trabajo interior, el trabajo esotérico gnóstico, llevarlo a la práctica.

El triángulo, alegoría maravillosa de la trinidad que indica que, a través de la eliminación del ego, logramos cristalizar en nosotros la verdad del Padre, el amor del Hijo y la pureza sexual.

La mitra, indica su jerarquía de obispo.

Pluma, libro y pergamino, indican el entusiasmo por los análisis, estudios y práctica de la ciencia de Dios, la teología, pues esos estudios, es – tu – Dios que te llevaran al éxito en todos los ámbitos. de la vida.

“La paciencia es el compañero de la sabiduría” San Agustín de Hipona

San Juan Nepomuceno

San Juan Nepomuceno. Museo de Guadalupe Zacatecas.

Celoso guardián del secreto de confesión, por orden del rey Wenceslao, le fue cortada la lengua por negarse a revelar lo que la reina Sofía de Baviera le había confiado, fue encarcelado y martirizado con fuego para que declarara, ante la negativa, finalmente fue atado de pies y manos y arrojado, desde un puente, al río.

Cuenta la leyenda que, durante la noche, un fulgor brilló sobre su cuerpo que yacía en el fondo. Se le invoca contra la infamia y la calumnia.

Este hecho nos muestra claramente el sacrificio que todo guía espiritual debe hacer por sus discípulos, sostiene en su mano derecha una palma como señal de su triunfo sobre el mal y en su mano izquierda un crucifijo donde está el más grande apóstol que ha tenido la humanidad, indicando su amor por él y su gran determinación de seguir su ejemplo.

A derecha e izquierda está franqueado por querubines indicando que por, sus obras, cuenta con el auxilio de la Divinidad.

Virgen del Patrocinio

Virgen del Patrocinio. Museo de Guadalupe Zacatecas.

Su corona indica que es una iniciada que tiene el chacra de la glándula pineal activo.

El cetro revela que es la reina de todas las formas.

El niño en sus brazos es para recordarnos que hay que recuperar la infancia perdida y volver a ser limpios y puros como los niños. pues la flor blanca que el niño tiene en su diestra representa la pureza, la inocencia.

Los cirios muestran que es la dadora de luz, de sabiduría.

La capa azul revela que tiene la protección del Padre.

La piedra cúbica perfecta indica que todas sus obras son perfectas.

Santa Rosa de Lima

Santa Rosa de Lima. Museo de Guadalupe Zacatecas.

Originalmente su nombre fue Isabel, pero su nodriza la llamaba Rosa, ya que comparaba su belleza con la de dicha flor.

Santa Rosa utiliza una corona de rosas con alfileres, representación del auto sacrificio, de la voluntad para eliminar todas las escorias internas.

El Niño Jesús en sus brazos, símbolo del alquimista, del que transforma el plomo de la personalidad en el oro del espíritu a través de trabajos consientes y padecimientos voluntarios y así recuperar la inocencia perdida.

Habito negro y blanco, símbolo de la lucha entre el bien y el mal, en la que el alquimista debe salir victorioso.

La fuente y las rosas: Las flores representan las virtudes que se despiertan cuando el estudiante trabaja con sus aguas creadoras.

Santa Catalina

Gr: Katharos = puro:

Santa Catalina. Museo de Guadalupe Zacatecas.

Porta en su mano izquierda una espada que representa la voluntad para, mediante sacrificios consientes y padecimientos voluntarios, morir en sí mismos.

Simboliza también al hombre, al cual puede ayudar a regenerarse.

También simboliza la espada de la justicia que nos alcanza cuando actuamos mal.

«La perla de la justicia brilla mejor en la concha de la misericordia.» — Santa Catalina

Santa Marina

Santa Marina. Museo de Guadalupe Zacatecas.

Las vírgenes representan al gran vientre, a la gran madre creadora, por lo tanto, pues es una parte de la trinidad, por ello aquí la vemos portando un sombrero con tres borlas.

En su mano derecha tiene un bastón, símbolo de mando, de poder para destruir el ego de todo aquel que le proporciona el fuego al transmutar sus anergias creadoras.

En su mano izquierda sostiene el libro del conocimiento, de la sabiduría, la Gnosis.

En su antebrazo se haya un morral que contiene la semilla que el estudiante debe transformar, transmutar.

Santa Lucía

Santa Lucía. Museo de Guadalupe Zacatecas.

Como patrona de los ocultistas, con su mano derecha y antebrazo sostiene una charola de plata, (símbolo del yo), que contiene un par de ojos y una daga.

Santa Lucía nos enseña que debemos dejar de ver la paja en el ojo ajeno y voltear a ver la viga en el nuestro.

Que debemos hacernos una disección o examen personal con el bisturí o daga de la autocrítica, auto conocernos para ver todos los defectos que tenemos y así, conociéndolos, dedicarnos, sin descanso, a eliminarlos, valiéndonos del trabajo alquimista simbolizado por los colores de su vestido: verde, blanco, amarillo y rojo, y los misterios sexuales, por eso Santa Lucía con los dedos índice y medio de su mano izquierda, toca su muslo izquierdo.

Cuando no tenemos ningún tipo de trabajo interior, estamos negros (en alquimia el verde se toma como negro) en el primer avance conquistamos el blanco, en el segundo el amarillo y finalmente, en el tercer avance, conquistamos el rojo, entonces podemos decir que hemos vuelto a ser puros, inocentes y limpios como los niños y no antes.

Santa Inés

Santa Inés. Museo de Guadalupe Zacatecas.

Mujer que ejerció, aun a costa de su vida, su derecho a la libertad para escoger a su pareja. Su nombre se tomó del adjetivo griego ogne que significa “pura” o “casta” En el siglo IV fue víctima de la persecución del emperador Diocleciano.

Cuenta la leyenda que, teniendo 13 años, el hijo de un funcionario romano se enamoró de ella, pero fue rechazado por la joven, ante su negativa, fue apresada y conducida a un burdel, a pesar de eso, no acepto a ningún hombre y se conservó virgen gracias a la ayuda de un ángel, por dicho acto fue condenada a la hoguera sin que las llamas le hicieran ningún daño, finalmente, fue degollada. Lleva una larga cabellera, símbolo de castidad y en sus manos tiene un codero, emblema de pureza.

Virgen de Loreto

Virgen de Loreto. Museo de Guadalupe Zacatecas.

Está coronada con la tiara de dos coronas, indicando, que ella es un desdoblamiento del Padre, que a través de ella expresa su poder creador y su forma de concebir la belleza, la ternura, el amor, el tesón, el sacrificio y la sabiduría.

Mujer: su extraordinaria inteligencia; su intuición natural; su suavidad; su ternura; su forma delicada de ser; su concepción particular de la organización; su fuerza de voluntad; su tesón, que suele ser más sólido que el del hombre; su sobriedad, etc., etc., etc., es lo que el Padre le da a todo hombre para que a través de ella venere, adore y respete a la divinidad. El niño Jesús, sostiene una esfera que representa al mundo, es decir, que es creador de mundos, los domina y que es poseedor de todo el conocimiento.

En fin, finos amigos, las vírgenes representan a Dios Madre que con el verbo nos enseñan cosas inefables, pues el verbo es hijo siempre de Vírgenes Divinas. Que el Padre que está en secreto nos ilumine a todos.

Empatía temática

La Virgen María. Museo de Guadalupe Zacatecas.

En mis intervenciones en el XXIV Congreso Internacional del Instituto Cultural Quetzalcóatl, en los cuales abordé brevemente el tema de la mujer como base fundamental del amor en el hogar, en la escuela, en la sociedad, pude percibir en su expresión facial, en su abrazo, en el brillo de sus ojos, en sus lágrimas, a respetables mujeres que, con gritos silenciosos dicen:

“Ante la falta de empatía, ante la infidelidad, ante el descargo en el hogar de los enojos adquiridos en otra parte, ante la forma de ver mi cuerpo como objeto de placer que se usa y luego se desecha como un pañal, ante la ceguera, ante la incomprensión a mi preñez y luego al sagrado deber de amamantar a mis crías, ante el machismo, ante la violación, ante los vicios, ante la amenaza, ante la intolerancia, ante la falta de capacidad de valorar la belleza, el amor, la ternura, la habilidad de hacer varias cosas al mismo tiempo, de hacer más con menos, la habilidad de transformar las materias primas en alimento para la familia, ante la ausencia de dialogo del hombre para con la mujer y, por seguridad de mis hijos, es mejor el silencio que dice más que mil palabras”…

Este, fino lector, es el desolador panorama de la gran mayoría de la mujer en el mundo, de este ser tan importante para el éxito de la familia en todos los ámbitos de la vida de cualquier ser humano, de cualquier sociedad.

La Virgen María. Museo de Guadalupe Zacatecas.

Mientras ese estado se mantenga, el dolor, el fracaso, la violencia y la miseria, se harán cada vez más fuertes y por lo tanto nos espera el derrumbe total.

Parafraseando al Maestro Samael Aun Weor, mientras ese estado de la mujer no sea diluido a través del reconocimiento del varón de que la mujer es el sol que alumbra el hogar y alrededor del cual gravitan todos los miembros de la familia, mientras el varón no vea que la mujer es el pensamiento más bello del creador hecho carne sangre y vida. (hasta aquí la cita).

Mientras el varón no comprenda que al amar, venerar y respetar a su mujer está amando, venerando y respetando a la Divinidad, difícilmente el hombre conocerá la felicidad.

Recordemos, varones, que la mujer fue puesta en este mundo para dar amor, ternura, vida y no dolor, ¿por qué obligarla a dar lo que no debe?, ¿por qué hacer de ella un ser violento?… un ser lleno de odio silencioso que rechaza al hombre, ¿por qué, por ese proceder, llenamos de dolor los corazones de toda la familia?… ¿por qué inducirla a cambiar su naturaleza dulce y se convierta en una mujer siempre a la defensiva? ¿Qué varón verdaderamente inteligente puede hacer de la mujer algo muy distinto a lo que Dios creó?...

¿Qué varón realmente inteligente puede destruir todo lo que la mujer es capaz de dar cuando adora a su marido?…

Es necesario que cada hombre y mujer, consciente de esta grave situación, se convierta en un difusor de la imperiosa necesidad de dignificar, de honrar, de respetar, de enaltecer a la mujer.

Este trabajo debe comenzar desde el mismo hogar, realizándolo con gran determinación, con valor, con constancia y gran espíritu de lucha y, sobre todo, sin cansarse jamás.

En las instituciones escolares, considero, que se debe instituir una materia que hable sobre la dignificación de la mujer y su importante papel en el éxito o fracaso de toda sociedad. Inclusive de organizar campañas con este propósito.

Los invito a que cada uno de nosotros nos convirtamos en promotores del rescate de la mujer y así volverla al camino que, por predestinación divina, siempre debe estar recorriendo en beneficio de todos.

Que los mejores y más trascendentes sentimientos, y sobre todo una gran determinación de llevarlos a la práctica, inunde nuestros corazones.

Un saludo fraterno para todos.

Enviado por: José Isabel Mauricio Vargas

Descargar en: Word | Word Comprimido | Pdf | Solo Texto | Índice | 01 | 02 | 03 | 04 | 05 | 06
Suscribirme