El Maestro Francisco de Asís

El Maestro Francisco de Asís. Museo de Guadalupe Zacatecas.

Maestros iluminados han estado presentes en todos los tiempos, de los cuales tenemos mucho que aprender, pero sobre todo hacer lo posible por vivir sus enseñanzas.

Dicen las viejas tradiciones que cuando el hermano León (uno de los principales discípulos del maestro Francisco de Asís) le llevaba su alimento, era imposible entregárselo, pues se encontraba levitando a varios metros de altura, alejándose luego por entre el bosque en pleno éxtasis místico.

Lo más interesante es que dejan enseñanzas tan a clara luz que a veces no nos percatamos de ellas.

Las levitaciones místicas de este maestro, así como el caminar sobre las aguas del gran maestro Jesús, por otra parte, los discípulos del Buda atravesando rocas plenamente concentrados, dan a entender un misterioso poder latente en cada ser humano, el penetrar en otra dimensión con todo y cuerpo físico, una milenaria ciencia llamada en la Gnosis como Jinas.

El Maestro Francisco de Asís. Museo de Guadalupe Zacatecas.

El que se hayan ocupado de relatarlo sólo es con el fin de enseñarnos la virtud que necesitamos para desarrollar esta facultad, claramente indicada como la espiritualidad trascendente, la mística verdadera que nos enseñó en cada acto de su vida.

Platicaba con los animales, veía en cada elemento y vida una realidad enseñada por los maestros del oriente y los mayas desde hace miles de años y es: que todos somos un solo ser. Para él era el hermano Sol y la hermana luna, los hermanos pájaros y el hermano asno, consciente estaba y así nos motiva a que comprendamos que somos como una gota en el océano, que todos somos uno.

Nos da una lección de vida extraordinaria, él nunca deseó tener poderes, pero los obtuvo, llegando inclusive a poseer el don de la ubicuidad o el estar en varias partes a la vez, estas facultades vinieron por añadidura, pues el maestro Francisco lo único que quería era eliminar sus defectos psicológicos y esa fue la tarea principal de su vida.

De esta manera, los fragmentos de su vida son verdaderas cátedras que debemos aprender, pero sobre sobre todo hacer carne y sangre en nuestras vidas, veamos algunas de ellas:

Transmutación de la Energía

(1. Bautismo de Francisco).

Transmutación de la Energía (1. Bautismo de Francisco). Museo de Guadalupe Zacatecas.

Una de las cosas principales en el trabajo gnóstico es iniciar la transformación de nuestra energía creadora. Ese es el fundamento para lograr las más altas aspiraciones espirituales.

Esto está simbolizado por el bautismo, pues interviene el fuego sagrado representado en las veladoras, la piedra bautismal es la base donde debe edificarse el templo interior, el agua mercurial es la materia prima de la gran obra guardado en el interior de cada uno, la sal que se coloca en la boca del niño es la fuerza maravillosa del amor.

Para que se preocuparan por hacer estas preciosas pinturas, producto quizás de muchísimos días de trabajo, si no era para mostrar un camino que todos debemos transitar, no es tratar de plasmar una parte de la historia, sino mostrar la senda de la auto realización a todos los seres humanos allende el tiempo y la distancia.

Mundo Astral

(3.- Los sueños de Francisco).

Mundo Astral (3.- Los sueños de Francisco). Museo de Guadalupe Zacatecas.

Los sueños son el mismo mundo astral donde el pasado, el presente y el futuro se hermanan.

Si uno despertara consciencia en el mundo de los sueños o astral, podría, tal como el maestro Francisco, recibir mensajes de los adeptos o maestros del círculo solar.

Estamos muy materializados, el conocimiento está tan cerca que lo ignoramos. El mundo de los sueños es una fuente de conocimientos inconmensurable.

Lo que necesitamos es despertar conciencia aquí y ahora y lograríamos ese despertar de la conciencia en el mundo astral, para ser guiados directamente por las inteligencias superiores que han sabido iluminar el camino de los grandes maestros.

Gimnasio Psicológico.

(4.- Francisco es castigado por su padre).

Gimnasio Psicológico.  (4.- Francisco es castigado por su padre). Museo de Guadalupe Zacatecas.

Uno se queja siempre del gimnasio psicológico que le ofrece la vida: “que nuestros padres nos han tratado muy mal”, “que nuestra pareja es iracunda”, “que los vecinos molestan mucho y mil cosas más”.

Si esa es nuestra forma de pensar, no servimos para el camino interior. Más bien, lo que debemos hacer es enfrentarnos a la vida como uno debe enfrentarse a un toro y agarrarlo por los cuernos.

Esto quiere decir que hay que sacar provecho de las adversidades, así nos lo enseñó el maestro Francisco en esa etapa de su vida en donde quiere ayudar a los demás, pero se gasta el dinero de su Padre, este al darse cuenta lo golpea y hasta lo encadena. Su madre lo libera, y sigue su camino de ayudar a los demás.

El Desapego

(5.- Francisco renuncia a las cosas materiales).

El Desapego (5.- Francisco renuncia a las cosas materiales). Museo de Guadalupe Zacatecas.

Es entonces que su Padre lo denuncia por robo, cae ante los tribunales de la justicia y más tarde con los tribunales religiosos.

Ahí entrega todo a su padre, su apellido, su dinero, su ropa. Indicando con esto, que uno debe utilizar los bienes materiales, pero en equilibrio, sin apegarnos a las cosas ilusorias de la vida, pues estas son pasajeras, al final se pierden y cuando uno muera, nada de lo material se llevará.

Enseñándonos que hay algo que es eterno, que no se apolilla, ni puede llegar ladrón alguno a robárnoslo, algo que realmente vale la pena y que es lo que precisamente hemos venido a desarrollar en la vida, ese algo amigos es el Ser, el espíritu, a quien lamentablemente hemos perdido por nuestra equivocada forma de vivir.

Las Distintas Partes del Ser

(6. Los varones de Asís).

Las Distintas Partes del Ser (6. Los varones de Asís). Museo de Guadalupe Zacatecas.

Los símbolos relacionados con el maestro Jesús son muy similares a los del maestro Francisco, destaca que en un principio fueran precisamente doce, ya que doce potestades hay que desarrollar, doce partes de nuestro propio Ser deben desarrollarse dentro de nosotros. Uno de ellos, al salirse de la orden, dicen las tradiciones que se ahorca igual que Judas. Clara alusión a la muerte de nuestros defectos psicológicos.

No son casualidades, ni inventos caprichosamente realizados, resulta que todos los seres humanos del universo, tenemos 12 desdoblamientos de nuestro espíritu divino, que están ayudándonos incesantemente en cada momento de la vida y lo mejor es que hasta podemos llamarlos y acudirán al sincero llamado más rápido que el viento.

Los Cuerpos Solares

(7. La visión del carro de fuego).

Los Cuerpos Solares (7. La visión del carro de fuego). Museo de Guadalupe Zacatecas.

Somos en estos momentos vehículo o carro de nuestros defectos psicológicos, pero, estamos llamados a crear un vehículo para que el espíritu pueda manifestarse.

Ese es el carro del anciano de los días de las escrituras cabalísticas, ese es el carro que el Maestro Francisco de Asís viera.

Hay que destruir el vehículo de manifestación de nuestros defectos y hay que fabricar, a través de una correcta canalización de las fuerzas que nos trajeron al tapete de la existencia y dar forma a un carro de fuego para que la verdad pueda manifestarse en cada uno de nosotros como lo hiciera el maestro Francisco.

La Ayuda del Tercer Logos

(8.- Sermón de San Francisco).

La Ayuda del Tercer Logos (8.- Sermón de San Francisco). Museo de Guadalupe Zacatecas.

En una ocasión el maestro Francisco tiene que dar un discurso ante personas muy importantes, estando ya para hablar, como algunas veces nos ocurre a los instructores en el congreso, se le olvidó todo lo que había preparado. Dicen las tradiciones que entonces pide ayuda al Espíritu Santo y habla en forma fluida y extraordinaria.

Tal portento realizado es algo sumamente práctico, ya que cada ser humano tiene en las profundidades del Ser, su propio Espíritu Santo, quien entre sus funciones es iluminar nuestro entendimiento, ayudarnos a ver claramente el camino.

Tal como el maestro Francisco lo hiciera, nosotros podemos hacerlo también, de hecho, es una enseñanza que nos entrega algo totalmente práctico, hay que concentrarse con mucha fe, devoción y espiritualidad, y el Tercer Logos de la cábala nos auxiliará en todo momento.

Los Tres Factores

(9. El Papa Inocencio III)

Los Tres Factores (9. El Papa Inocencio III). Museo de Guadalupe Zacatecas.

Se presenta el maestro Francisco junto a sus primeros discípulos para que sea autorizada su orden en base a tres pasajes bíblicos que son muy interesantes. El tercero de ellos es el mismo en que se fundamenta el ICQ Gnosis: “Quien quiera seguir en pos de mí, (es decir encarnar al cristo intimo en nuestro corazón), niéguese a sí mismo (que no es otra cosa que la muerte del ego), cargue su cruz (el trabajo con la transmutación entre el polo masculino y femenino que forma la cruz) y sígame (seguir el camino de servir a la humanidad desinteresadamente)”.

Por ello, en forma sublime, el maestro Samael nos dice respecto a la necesidad de instructores de gnosis: Queremos… “Misioneros que anhelen la Cristificación de fondo y que de verdad sientan la belleza del Amor, cual la sentía el hermano Francisco en su corazón… ¡Misioneros así, son los que necesitamos!”.

Eterno Principio Femenino

(11. Santa Clara y San Francisco en éxtasis).

Eterno Principio Femenino (11. Santa Clara y San Francisco en éxtasis). Museo de Guadalupe Zacatecas.

Sin duda alguna el principio femenino tiene que estar presente en la vida de todo iniciado. Si este faltara es como si faltara el agua de los ríos, de los mares o del mismo océano. Sería más fácil que faltara la luz en el mundo, que una María Magdalena al lado del maestro Jesús. “La mujer es el pensamiento más bello del creador, hecho carne, sangre y vida”.

Dios como padre es sabiduría, pero también existe dios como madre y es eso que se llama amor. Santa Clara es la primera mujer franciscana y nos muestra que la mujer tiene las mismas oportunidades de auto realizarse y de ser la viva representante en la Tierra del Eterno Principio Femenino Divinal; simbolizado en Isis entre los egipcios “a quien ningún mortal ha levantado el velo” o en Tonantzin (nuestra madrecita) entre los aztecas. En la mujer se encuentra la clave de la salvación. La luz que emana de la mirada de toda mujer que busca el camino interior refleja la potestad de la Madre Divina y nos ilumina en estas pavorosas tinieblas.

Ayuda Divina

(14 San Francisco consolado por los ángeles).

Ayuda Divina (14 San Francisco consolado por los ángeles). Museo de Guadalupe Zacatecas.

Muy interesante resulta este pasaje, pues uno muchas veces en la vida se siente solo, desprotegido y abandonado. No se da cuenta que en forma constante recibe uno ayuda de lo divinal, expresado por estos ángeles que consuelan al maestro Francisco de Asís.

La gracia divina se expresa siempre, nunca ha dejado de existir, nosotros somos los que nos alejamos de ella con nuestra conducta errada, con nuestros vicios y degeneraciones. Cuando uno miente, por ejemplo, se aleja del Padre, porque él es la verdad, cuando uno odia se aleja del Hijo el Cristo, porque es el amor, cuando uno adultera o malgasta sus energías creadoras se aleja del Espíritu Santo porque es poder.

Cristo Íntimo

(17. San Francisco recibe al niño Jesús).

Cristo Íntimo (17. San Francisco recibe al niño Jesús). Museo de Guadalupe Zacatecas.

Nos dice el maestro Samael Aun Weor, con justa razón: “En vano habrá nacido Jesús en Belén, si no nace en nuestro corazón también”. El maestro Francisco nos muestra este hecho que debe ser vivido por todos en nuestra vida.

Existe en cada uno de nosotros un Cristo íntimo, que debemos hacer carne y sangre y lo logramos cuando dejamos los resentimientos a un lado, cuando desaparecen en nosotros los odios, las venganzas, cuando dejamos abandonado el ansia de querer “sacarnos el clavo”, de querer ver sufrir al prójimo.

Hay que aprender a amar, tal como nos lo dejo escrito el maestro de maestros Jesús, y ese amor hay que demostrarlo con hechos concretos y definitivos.

En la medida que amamos, probaremos que somos sus seguidores y entonces lograríamos el milagro de la Natividad en nuestro corazón igual que lo hiciera en su momento el maestro Francisco de Asís.

Fe Solar

(19. San Francisco Ante El Sultán).

Fe Solar (19. San Francisco Ante El Sultán). Museo de Guadalupe Zacatecas.

Uno de los pasajes más reconocidos del maestro Francisco es cuando se presenta ante el Sultán y le propone que se encienda una gran hoguera y sean arrojados sus sacerdotes y él mismo. Advirtiendo que quien salga vivo, es porque Dios está con él. Es obvio que se trata de una demostración clara de que hay que adquirir la Fe Solar, que obtenemos cuando experimentamos las cosas. Si uno logra recordar las vidas pasadas, aunque el mundo entero se burlara de nosotros, ¿Cómo lograrían que perdiéramos esos recuerdos?

Cuando uno empieza a vivir la gnosis, cuando por lo menos ya se enoja menos, si antes juzgábamos 49 veces en un día y ahora lo hacemos 48, ¿Quién podría decir que la gnosis no sirve? Nada nos detendría, avanzaríamos con paso firme y decidido a favor del viento o en contra de todos los vientos.

Vencer Tentaciones

(21. San Francisco vence la tentación).

Vencer Tentaciones (21. San Francisco vence la tentación). Museo de Guadalupe Zacatecas.

Estando en palacio del sultán cuando van a dormir, se le envía una de las más bellas mujeres, pero el maestro Francisco en lugar de identificarse con el evento, se acuesta entre las brasas ardientes de la chimenea y le dice que, si realmente quiere dormir con él, que vaya a su encuentro.

Es obvio que la mujer se retira sorprendida. La tentación es fuego, pero quien vence la tentación obtiene la luz de la sabiduría. Las brasas en que se acuesta el maestro nos hablan de que debemos aprender a vivir en el fuego sin quemarnos.

Es decir, en el mundo tan degenerado como en el que vivimos, pero venciendo las tentaciones que se nos van colocando en la televisión, en el internet, en la sociedad.

Por supuesto que es posible si uno vive como un vigía en época de guerra, vigilando nuestros pensamientos y sentimientos, transformando nuestras impresiones en luz.

La Muerte del Ego

(22.- Triunfo de San Francisco ante el mal).

La Muerte del Ego (22.- Triunfo de San Francisco ante el mal). Museo de Guadalupe Zacatecas.

En esta pintura podemos observar claramente que algunos pasajes son meramente ilustrativos de algo que debemos vivir en nuestro interior. No podemos pensar en un maestro iluminado matando gente con la espada, sólo porque no profesa sus enseñanzas.

Va mucho más lejos, nos habla de combatir con la espada de la voluntad a los miles de defectos psicológicos que cargamos. Aún más el Arcángel Michael nos ayuda con su espada de fuego, igual que nuestro señor Huitzilopochtli con su serpiente de fuego decapitara a la lujuria.

San Pablo es la comprensión, quien también nos ayuda, y es que existe un Pablo interior que precisamente nos da la comprensión y es que se requiere de comprender un defecto para eliminarlo. Las espadas flamígeras que portan es la Madre Divina, el eterno femenino divinal que es el que puede destruir un defecto si previamente lo comprendemos. Esta pintura es una didáctica precisa para dar muerte a nuestros defectos psicológicos.

Oración Consciente

(San Francisco orando).

Oración Consciente (San Francisco orando). Museo de Guadalupe Zacatecas.

La oración mecánica no sirve de nada, la oración científica es la que realmente puede ser de utilidad, pero para que sea útil, es necesario estar en Recuerdo de sí y en profunda meditación, así nos lo enseña el maestro Francisco en esta preciosa pintura, pues vemos lo divino presente en su oración.

Hay que aprender a orar, para que logremos este cometido, es indispensable aprender a relajar el cuerpo y la mente.

Llevemos a la acción la enseñanza, cerremos los ojos, respiremos profundamente, pongámonos en comunión con nuestro Ser y mentalmente con todo el corazón y el alma repitamos:

“Haz de mí, Señor, un instrumento de tu paz.

Que donde haya odio, ponga yo amor;

donde haya ofensa perdón;

donde haya discordia, ponga unión;

donde haya error, ponga verdad;

donde haya duda, ponga confianza;

donde haya desesperación, ponga esperanza;

donde haya tinieblas, ponga luz

y donde haya tristeza, ponga yo alegría.

Haz, en fin, Señor, que no me empeñe tanto en ser consolado como en consolar;

en ser comprendido, como en comprender;

en ser amado, como en amar.

Porque dando es como se recibe,

olvidando es como se encuentra,

perdonando se es perdonado

y muriendo se resucita a la vida que no conoce fin”.

Enviado por: Jenaro Ismael Reyes Tovar y María Guadalupe Rodríguez Licea del ICQ Internet

Descargar en: Word | Word Comprimido | Pdf | Solo Texto | Índice | 01 | 02 | 03 | 04 | 05 | 06
Suscribirme