Gnosis Instituto Cultural Quetzalcóatl

Gnosis ICQ en: English | Francais:

Arcano 75. La Generosidad

Arcano 75. La Generosidad

AM: El Principio de la Abnegación.

AT: “Frutos gratos al paladar, tan dulces al recibir como al dar”.

AV: Júpiter. Letra: R. Nº 3

EG: Llegan buenas noticias; aparecen viejas amistades; liberalidad de costumbres algo peligrosas.

D: Persona encumbrada; dádivas, herencia, recompensa, adquisición de riqueza; fortuna estable.

R: Niño

“Cuando de todo corazón ayudamos a alguien, cuando en forma natural y espontánea, cuidamos el árbol y regamos las flores del jardín sin que nadie nos los exija, hay auténtica generosidad, verdadera simpatía, verdadero amor”. Samael Aun Weor.

La generosidad es la misma caridad, la magnificencia, también puede utilizarse como sinónimo de noble (amigo de corazón generoso), de fértil (tierra generosa), de valiente (soldado generoso), esforzado (caballo generoso). A la generosidad se le considera como una de las virtudes de las grandes almas.

Como secuencia o corolario de practicar los principios contenidos en el arcano menor número 74, surge la generosidad, que es el ingrediente básico del amor consciente.

Ser generosos es la forma más elevada de hacer ofrendas a Dios.

La antítesis de la generosidad es el egoísmo; el egoísmo está considerado como un delito de lesa majestad contra el Íntimo por los Venerables del Círculo Consciente de la Humanidad Solar. El egoísmo es un delito contra el amor universal. A este respecto nos dice el Maestro:

“Nosotros conocimos el caso de un hombre que no tenía jamás dinero, visitaba a las gentes dedicadas a los estudios espirituales y todas esas gentes le brindaban pan, abrigo y refugio”.

Este hombre decía: “Yo no necesito dinero porque si tengo hambre, cualquier amigo me da de comer, y si tengo sed, cualquiera me da de beber, y si necesito viajar, cualesquiera me regala el pasaje, y si necesito recrearme en algún jardín, me siento en alguna silla para recrearme en él, el jardinero trabaja para mí. El dueño de casa tiene bonitos muebles, para que yo me siente en ellos, etc., etc., etc.”.

No hay duda de que este hombre era un tremendo egoísta enamorado de sí mismo, siempre pensó ese hombre en lo que los demás le brindarían, pero jamás pensó en corresponder, en dar, en hacerle a los demás la vida más grata. Así es como entre el incienso de la oración también se esconde el delito.

En su libro «Educación Fundamental», el V.M. Samael Aun Weor hace un exhaustivo análisis de la generosidad, veamos:

“…Es necesario amar y ser amado, pero para desgracia del mundo las gentes ni aman ni son amadas. Eso que se llama amor es algo desconocido para las gentes y lo confunden fácilmente con la pasión y con el temor.

Si las gentes pudieran amar y ser amadas, las guerras serían imposibles, completamente imposibles sobre la faz de la Tierra.

Muchos matrimonios que podrían verdaderamente ser felices, desgraciadamente no lo son debido a los viejos resentimientos acumulados en la memoria.

Si los cónyuges tuvieran generosidad, olvidarían el pasado doloroso y vivirían en plenitud, llenos de verdadera felicidad.

La mente mata el amor, lo destruye; las experiencias, los viejos disgustos, los antiguos celos, todo esto acumulado en la memoria destruye el amor.

Muchas esposas resentidas pudieran ser felices si tuvieran generosidad suficiente como para olvidar el pasado y vivir el presente adorando al esposo.

Muchos maridos podrían ser felices si tuvieran generosidad suficiente, como para poder perdonar viejos errores y echar al olvido rencillas y sinsabores acumulados en la memoria.

Es necesario, es urgente que los matrimonios comprendan la honda significación del momento.

Esposos y esposas deben sentirse siempre como recién casados, olvidando lo pasado y viviendo alegremente el presente.

El amor y los resentimientos son substancias incompatibles. “En el amor no pueden existir resentimientos de ninguna especie, el amor es el eterno perdón…”

7 + 5 = 12, «El Apostolado». Sólo convirtiéndonos en apóstoles del Cristo podemos practicar la verdadera generosidad, que brota del corazón lleno de amor a Dios y al prójimo.

La Generosidad:

La generosidad como acto magnánimo, simboliza la virtud humana de la liberalidad, el principio de abnegación.

La parte central de la lámina nos muestra a un iniciado que ha muerto en sí mismo, que ha trabajado con sagacidad y acecho psicológico para eliminar al Ego, como lo demuestra el hecho de que vaya revestido con una piel de tigre o leopardo y que abajo, en las aguas de la vida esté el reo, el prisionero, representando al ego. Está en la posición jeroglífica SA, (ofrecer) haciendo una ofrenda al dios RA, a la divinidad, a su real Ser interior; es decir, le ofrenda su obra al Íntimo.

Del símbolo del absoluto, que también representa el disco solar, parten 12 manos o rayos, que nos recuerdan a los 12 apóstoles, a los 12 salvadores, a los 12 sefirotes. Por otra parte, también nos recuerdan a la suprema ley del trogo-auto-egocrático cósmico común. Además, está enmarcado en un signo jeroglífico PER (casa), es decir, la casa del sol, el lugar a donde debemos retornar para reconquistar nuestra estirpe solar.

Letra hebrea Mem:

Mem: Quiere decir “Agua Primordial”. El vocablo significa: “Madre que concibe, cópula cosmogónica, aura fecundante”. Representa el principio de la transformación.

Despierta aptitud para accionar y reaccionar. (Estudiada en los arcanos 13, 31 y 53).

Fonograma Egipcio:

Como letra es el sonido “AO”. Su símbolo es un halcón pequeño, que representa al niño-sol, el niño de oro de la alquimia. El renacimiento. (Estudiado en arcano 13, 31, 41, 53).

El Símbolo Alquimista:

Como símbolo alquimista representa el antimonio y a la vez es uno de los símbolos astronómicos y astrológicos de la tierra; en la escritura pasaje del río aparece representando a la misma letra hebrea Mem.

El antimonio es una parte del Ser, la que debe fijar los átomos de oro en los cuerpos solares, a condición de que se lleve a cabo la eliminación de los defectos psicológicos y el sacrificio por la humanidad.

Letra R:

Se relaciona con el número 21 y el Planeta Júpiter. Está simbolizada por un médico, atributo de medicación. Como letra predominante comunica al nombre: fluidez de expresión, aptitud para materializar lo ideado y relativa “buena suerte” para triunfar en los empeños.

Planeta Regente:

Júpiter: Io-Piter, el misterio del Dios Padre. Transcribimos ahora, lo estudiado en el arcano 30 y 39 con respecto a este planeta regente: “En la mitología griega es el padre de los dioses, hermano de Urano (ur = fuego anas = agua); el carácter siempre asignado a Júpiter como hombre celeste, dio lugar, asimismo, a no pocos nombres nórdicos, tales como herr-mann y herr-manas, o Hermes (literalmente el hombre divino, el santo hombre), o Alcides o el cid, precursor teogónico de todos los cids prehistóricos del romancero español”.

Júpiter, o IO-PITER, en fin, es HARI-KULAS o Heracles, Hércules, el Señor Solar, el prototipo de la Raza del Sol. Júpiter, como paternal amigo, es siempre generoso, dadivoso y altruista y por eso la palabra clave de Sagitario es benevolencia.

Cualidad o Virtud:

La generosidad, la abnegación, la nobleza, la benevolencia.

El Defecto:

El egoísmo, la avaricia, la malevolencia.

Prueba Iniciática:

El sacrifico por la humanidad.

“El sentido de cooperación habrá de desplazar totalmente al horrible batallar de la competencia egoísta. Se hace imposible saber cooperar cuando excluimos el principio de generosidad efectiva y revolucionaria”. Samael Aun Weor

Axioma Trascendente:

“Frutos gratos al paladar, tan dulces al recibir como al dar”.

Este Axioma Trascendente sintetiza la Ley Cósmica del dar y recibir y es tan evidente que no necesita explicación; pero para ilustrar un poco más, transcribimos ahora dos escritos: Uno de Jalil Gibrán, el insigne poeta libanés y otro de Amado Nervo, ilustre bardo mexicano:

TIEMPO DE DAR

Existen aquellos que dan de lo mucho que tienen y lo dan a cambio de reconocimiento y su oculto deseo hace que sus dones sean dañinos.

Y existen aquellos que tienen poco y lo dan todo. Estos son los que creen en la vida y la generosidad de la vida y su cofre nunca está vacío.

Existen aquellos que dan con alegría y esa alegría es su recompensa; y existen aquellos que dan con dolores y esos dolores son su bautismo; y existen que dan y no conocen el dolor de dar ni buscan en ello alegría; no lo hacen por el afán de ser virtuosos; dan como los mirtos en el valle: Aquí y allá, lanzando su fragancia al espacio. A través de las manos de tales seres habla Dios y desde atrás de los ojos de ellos, Dios sonríe sobre la Tierra.

Bueno es dar cuando nos piden, pero mejor es dar sin que nos pidan, como buenos entendedores; y para el hombre de mano abierta, el buscar al que habrá de recibir, es mayor gozo que el dar.

Y, ¿existe algo que podáis retener? Todo cuanto poseéis será dado algún día. Por lo tanto, dad ahora para que el tiempo de dar sea vuestro y no de vuestros herederos.

Jalil Gibrán

DAR

“Todo hombre que te busca va a pedirte algo: El rico aburrido, la amenidad de tu conversación; el pobre, tu dinero; el triste, un consuelo; el débil, un estímulo; el que lucha, una ayuda moral.

Todo hombre que te busca, de seguro va a pedirte algo.

¡Y tú osas impacientarte! ¡Y tú osas pensar: “Qué fastidio”!

¡Infeliz! La Ley escondida que reparte misteriosamente las excelencias, se ha dignado otorgarte el privilegio de los privilegios, el bien de los bienes, la prerrogativa de las prerrogativas: ¡Dar! ¡Tú puedes Dar!

¡En cuantas horas tiene el día, tú das, aunque sea una sonrisa, aunque sea un apretón de manos, aunque sea una palabra de aliento!

¡En cuantas horas tiene el día, te pareces a Él, que no es sino dación perpetua, difusión perpetua, regalo perpetuo!

Debieras caer de rodillas ante el Padre y decirle: “¡Gracias porque puedo dar, Padre Mío; nunca más pasará por mi semblante la sombra de una impaciencia!”

“¡En verdad os digo: Vale más dar que recibir”!

Amado Nervo

Elemento de predicción:

Promete: Enseñanzas internas y externas; defectos y virtudes; ascensos y descensos; protección de una persona mayor en edad y posición; más dicha para el futuro cercano de lo que el presente hace suponer.

“Necesitamos generosidad para modificar causas y transformar efectos”. “Necesitamos generosidad para dirigir sabiamente el barco de nuestra existencia. Necesitamos generosidad para transformar radicalmente nuestra propia vida”. Samael Aun Weor

Enviado por Cesar Owen. España

Descargar en: Word | Word Comprimido | Pdf | Solo Texto | Índice | 01 | 02 | 03 | 04 | 05 | 06 | 07 | 08 | 09 | 10 |
Suscribirme