Gnosis Instituto Cultural Quetzalcóatl

Gnosis ICQ en: English | Francais:

LA MUERTE ENTRE LOS MAYAS

Cráneo con glifo de la palabra. Chichén Itzá. Cultura maya

Cráneo con glifo de la palabra. Chichén Itzá. Cultura maya

¿Qué es la vida?, la vida son todos los acontecimientos diarios que sumamos a nuestra existencia que dará por resultado nuestra obra, pues realmente ese es el objetivo de los grandes avataras y mensajeros, tanto de oriente como del poniente; precisamente los mayas, quienes han sido los maestros descendientes de la gran cultura atlante, con la intención de mostrarnos con su gran conocimiento lleno de amor y fuerza, el camino para vivir conscientemente de instante en instante y de momento en momento para así prepararnos en el camino de la auto realización y dentro de ese mensaje nos invitan a enfrentar fuerzas a manera de pruebas en la misma vida.

Entre los mayas hay un gran regente llamado Xibalbá, que en sí representa la inteligencia relacionada con la vida y la muerte. Mencionaremos que todo ser humano, así como fue bendecido con la gracia de la vida, inevitablemente tendrá que pasar por el proceso de la muerte y que precisamente los sabios de esta cultura mencionan que cuando llegan los instantes de la muerte, el ser humano es llamado a una de las dos secciones que representan el mundo de Xibalbá o mundos infiernos y que ese camino está representado por las cavernas oscuras o diferentes hoyos en la tierra.

Mencionan que el alma de aquel que ha fallecido o que está por fallecer tiene que descender por una gran escalinata a los mundos inferiores para presentarse ante los jueces supremos y regentes de la región. Para ser inspeccionado en todos y cada uno de los actos de su vida en la sala del consejo de los señores, donde existe un banco de piedra ardiente y para llegar ahí, el difunto tiene que atravesar primero un río que corre precipitadamente entre barrancos; enseguida un río que corre entre jícaros espinosos, también pasar a través de un río de sangre, atravesar un río de agua solamente, otro más de putrefacción, para por último pasar por una encrucijada con cuatro caminos de colores negro, blanco, rojo y verde o amarillo.

Es en esa región donde al alma se le hace ver todo los actos de su vida que fueron vigilados por los ayudantes de los señores de Xibalbá, conocidos como los cuatros mensajeros o búhos vigilantes: el Chabi tukur, búho o flecha rápida, huracán tukur, búho gigante, Cakix tukur, búho guacamayo con dorso de fuego y Holom tukur, búho cabeza y alas; que nos recuerda la filosofía de vida en equilibrio de los cuatro elementos: el aire, representado por la flecha o equilibrio mental y una psicología revolucionaria; el gigante, como representación del elemento tierra, que es aprender a sacar provecho de las adversidades; el elemento fuego, el dominio de la ira y de las bajas pasiones y la cabeza, el elemento agua que representa la capacidad de adaptarse a las circunstancias de la vida.

Entendemos porqué son los vigilantes de nuestros actos, pues, así el ser humano debe vivir la vida: en equilibrio con los cuatro elementos.

Si el ser humano logra tener en su vida armonía en su trabajo en su casa, con las personas que se relaciona en su entorno; si vive el A-Himsa, la no violencia que predicó Mahatma Gandhi, si se adapta a los preceptos universales, al decálogo o diez mandamientos, es precisamente de este modo, que podrá tomar el rumbo correcto en esa encrucijada de cuatro caminos en la cual el destino del alma continuará y que serán los cielos denominados la región del Ahau Quiché o bien podría ser las distintas regiones infra-dimensionales, Cavik Quiché.

Cabe mencionar que no solamente las personas que han fallecido son llamadas a la sala del consejo de los señores, sino también las personas que en vida están pasando por este proceso de las pruebas de los elementos en forma voluntaria a través de la iniciación, la cual se distingue por los actos que esté sumando a su obra en el gimnasio psicológico.

Dentro del trabajo o suceso después de la muerte, el individuo debe pasar por los siguientes aspectos: Primero por la casa oscura llena de tinieblas, segundo por la casa de las navajas, tercero por la casa del frio que está llena de granizo, cuarto por la casa de tigres y jaguares, quinto debe enfrentar al murciélago Camazot. Obviamente la casa oscura representaría nuestros estados de la conciencia, subconsciencia inconsciencia e infra conciencia, el enfrentarse a un análisis introspectivo a través del sistema del psicoanálisis; hacer la disección al ego en nuestro interior, bien se asemeja a esa casa llena de navajas, que abren y a la vez hieren y causan dolor.

El frío del granizo es un proceso que se debe enfrentar, entonces el adepto puede sentir soledad, desesperación o falta de voluntad y definitivamente habrá de buscar el calor de la Madre Divina. No puede faltar enfrentarse posteriormente al fuego del tigre o jaguar que en un aspecto negativo sería la ira, la violencia y bajas pasiones, pero que en un sentido superior es la sagacidad y la inteligencia que debemos de procurar para vencer al ego y por ultimo así enfrentarnos al juicio del Dios murciélago quien entre los mayas puede dar la vida o bien la muerte.

Si definitivamente el individuo ingresa a las regiones infra dimensionales, se enfrentará a los 10 moradores relacionados con las consecuencias de los excesos del yo. Solamente hay un camino para salir victorioso en ese juicio de los señores Kabick Kiche y Ahau Kiche, regentes de los infiernos y de los cielos.

Este camino consiste en preparase durante la vida aprendiendo el juego de pelota para ataviarse con el casco, que representa una conciencia superior, pectorales que representan la voluntad del Cristo en todos los actos de nuestra vida, las canilleras o brazaletes que mostrarían bendición y recto obrar, recto actuar y recto sentir en todos nuestros actos de la vida, así como las sandalias del tigre o jaguar, que representarían en esta vida el buen andar.

Esperando que este mensaje llegue a la conciencia de todos ustedes hermanos, les enviamos infinitas bendiciones.

 “No temas tanto la muerte, sino más bien a la vida inadecuada”. Bertolt Bercht.

Enviado por F. Ismael Moreno Luna. Calmecac. San Luis Potosí, S.L.P.

 

Descargar en: Word | Word Comprimido | Pdf | Solo Texto | Índice | 01 | 02 | 03 | 04 | 05 | 06 | 07 | 08 | 09 | 10
Suscribirme