Gnosis Instituto Cultural Quetzalcóatl

Gnosis ICQ en: English | Francais:

LA MUERTE ENTRE LOS AZTECAS

Mujeres muertas en el parto. Cihuateteo

Mujeres muertas en el parto. Cihuateteo

Los misterios de la muerte fueron profundamente estudiados por los sabios aztecas, entremezclando majestuosamente la sabiduría de la muerte de nuestros defectos con los misterios de la muerte física. Combinan lo mágico, lo natural y el universo psicológico; magistralmente nos muestran enseñanzas que debemos aprender a ver con los ojos del espíritu.

Dice la sabiduría de nuestros antepasados mexicanos que al morir se abrían cuatro destinos de acuerdo a como fuera nuestra muerte o hubiera sido nuestra forma de vivir, estos son: El lugar del árbol amamantador, paraíso del Dios del agua, camino del sol y lugar de muertos.

Vamos a estudiar cada uno de estos destinos:

1) Camino del Sol (Ilhuicatl Tonatiuh)

El camino del Sol, es acompañarlo en su diario recorrido, privilegio solo para los guerreros de la vida, que han muerto en el campo de batalla, para almas muy especiales que dedican su vida a morir para todo lo ilusorio , aquellos que son capaces de eliminar de su interior sus miles de defectos psicológicos. Claro, solo ellos pueden acompañar al Sol del Espíritu, de lo divinal.

También los muertos en la piedra del sacrificio tienen este privilegio, el sacrificio es el sacro oficio o sagrado oficio, se trata de individuos que mueren en sus defectos gracias a la ayuda de la fuerza sexual que nos trajo al tapete de la existencia.

Y no menos importante las mujeres diosas (Cihuateteo), grado que alcanzan las mujeres que mueren en el parto, pues dan la vida para dar vida, proeza solo comparable con los guerreros muertos en el campo de batalla interior. Tales mujeres en realidad ganan un inmenso capital cósmico (dharma) y viven por un tiempo feliz en las regiones inefables de los mundos superiores.

2) Paraíso de Tláloc (Tlalocan)

“Los que mueren ahogados entre las aguas tormentosas de los ríos o de los mares, o entre las ondas de los profundos lagos, o por el rayo, ingresan dichosos al Paraíso de Tláloc que queda al Sur, la región de la fertilidad y de la abundancia donde existen árboles frutales de toda clase y abunda el maíz, el fríjol, la chía y muchísimos otros mantenimientos”. Samael Aun Weor

En este aspecto la muerte no se refiere a la física, sino a la interna o psicológica. El agua siempre ha sido, es y será el símbolo de las fuerzas creadoras, de las aguas puras de vida: el vitriol alquimista o “ens seminis” de Parecelso. Quien aprende a controlar su energía creadora, tiene la posibilidad de dirigirla ya para sanar algún órgano enfermo, o bien para desarrollar un centro magnético o chakra, o para eliminar un defecto psicológico.

Por ello, quienes mueren ahogados, es decir quienes desintegran sus propios defectos dirigiendo esa agua pura de vida hacia los mismos defectos, que previamente han sido comprendidos.

También los que mueren por el rayo, símbolo del fuego sagrado del Kundalini, quienes logran despertar este fuego pueden acabar con las fuerzas tenebrosas del ego.

Aquellos que logran la proeza de morir ahogados o por el rayo, es decir, quienes logran morir psicológicamente gracias a la ayuda de las aguas puras de vida y del fuego sagrado del Kundalini, por supuesto que podrán morar en la dicha inefable de las regiones superiores de la naturaleza, como el paraíso de Tláloc (Tlalocan)

3) Lugar del Árbol Amamantador (Chichihuacauhco).

“La doctrina secreta de Anáhuac enseña que existen trece cielos, y afirma solemnemente que en el más alto de éstos viven las almas de los niños que fallecen antes de tener uso de razón”. Samael Aun Weor.

Los trece cielos de Anáhuac, se refiere a las 13 regiones del universo, que comprenden las siete dimensiones básicas: 1 Físico, 2. Vital, 3. Astral, 4. Mental, 5. Causal, 6. Conciencia, 7. Ser, más las tres regiones correspondientes a la triada divina: Padre, hijo y espíritu santo y los tres aspectos del absoluto.

Los niños que mueren antes de tener uso de razón se refiere a los iniciados, quienes han logrado reconquistar la inocencia perdida; a los maestros iluminados que han disuelto totalmente toda posibilidad de sueño de la conciencia, que han logrado la más absoluta perfección interna. Es obvio que ellos han logrado el derecho de vivir en las regiones de la más absoluta felicidad.

4) Mictlán (Lugar de Muertos)

Los que no tenemos la dicha de morir por las tres razones anteriores, es que vamos al Mictlan (lugar de muertos), es decir los que en un ciclo de 108 existencias, no logramos auto realizarnos, ingresamos a las zonas infra dimensionales de la naturaleza a eliminar todos esos defectos que creamos y fortalecimos a lo largo de esas existencias.

Lo más asombroso es que son nueve las regiones del Mictlan, igual que los nueve círculos de Dante Alighieri en la divina comedia, las mismas 9 zonas del Bolontiku maya, ya de por si esto debe ponernos a reflexionar que existe un conocimiento único y universal.

Es la sabiduría azteca portentosa, pues a manera de mito, nos enseñanza grandes realidades.

Grave muerte espera a aquél a quien todo el mundo conoce y muere sin conocerse a sí mismo. (Seneca)

Enviado por: María Guadalupe Rodríguez Licea y Jenaro Ismael Reyes Tovar. Comisión cursos de gnosis por Internet.

 

Descargar en: Word | Word Comprimido | Pdf | Solo Texto | Índice | 01 | 02 | 03 | 04 | 05 | 06 | 07 | 08 | 09 | 10
Suscribirme