Gnosis Instituto Cultural Quetzalcóatl

Gnosis ICQ en: English | Francais:

Pirámide del Sol y de la Luna en La Quemada

Piramide del Sol. La Quemada.

En nuestra visita que hicimos a ésta zona Arqueológica de la Quemada, nos comentaban los guías del lugar, que éste complejo arquitectónico  es  muy extenso y de lo que alcanzamos a ver es apenas   un 2 o 3 % de su totalidad, (esto debido a falta de recursos económicos),  lo que   nos da una idea de lo grandioso que fueron estas civilizaciones, muchas de ellas aún ocultas en la tierra y en el mar.

Los restos que encontramos de  lo que fueron sus extraordinarias construcciones nos revelan un conocimiento de tipo trascendental y divino, una cultura profundamente mística, científica, filosófica y artística,  y es a través de sus  pirámides, grabados en piedra, jeroglíficos, petroglifos y todo lo que en ellas se encuentra, que podemos conocer parte de su historia,  sus costumbres, sus ideas religiosas, su organización social, su modo de vida, etc. es interesante también escuchar lo que dice la gente de éste lugar, la historia vista a su manera y platicada a ellos por sus ancestros.

Aunque es difícil el acceso a sus construcciones, es satisfactorio escalarla, es un lugar atractivo, con un aire de misterio, misticismo  y magnificencia, aunque cada quien tendrá su propio comentario; sus construcciones se encuentran en el Cerro de los Edificios, en su cumbre encontramos las diversas edificaciones con patios espaciosos, habitaciones, pasadizos, pirámides y caminos.

Es importante hacer notar que aparte de la pirámide del sol o pirámide votiva ubicada al fondo del juego de pelota, existe otra pirámide situada a unos pocos kilómetros al sur del conjunto arquitectónico principal de la Quemada. En el cerro llamado de Cuisillos, se encuentra la Pirámide de la Luna y abajo en el río, según cuentan los habitantes de la zona, se halla una piedra donde está pintada una mano y un pie llamándola la piedra del Monarca porque según dicen se sentó ahí uno de los reyes que estuvieron en este lugar.   Pocas personas saben de la existencia de este otro edificio,   porque se halla retirada de la zona arqueológica y situada en un terreno inaccesible.

La etimología de la palabra pirámide, deriva del griego “piramidos” que significa “fuego en el centro” es decir, energía o calor que se recibe por el centro. Las pirámides son como plantas atómicas receptoras, generadoras y transmisoras de distintos tipos de energía, tienen cuatro lados orientados a los cuatro puntos cardinales.

 Ambas pirámides del Sol y la Luna, representan a la dualidad en la naturaleza y como quiera que esta cultura se relaciona con otras que son semejantes: Recordemos  las pirámides del Sol y de la Luna en Teotihuacán. También tenemos a las gigantescas pirámides gemelas de Moche (cultura Mochica) desarrollada en el desierto norte de Perú. Respectivamente se llaman La Huaca del Sol y la Huaca de la Luna, orientadas a los cuatro puntos cardinales. Su construcción es tan exacta, que se ha comprobado científicamente que están levantadas contra terremotos, cumplen la función  de concentrar la fuerza ordenadora del Cosmos para ayudar a nuestro afligido planeta.

El Padre que está en secreto es el Eterno Principio Masculino y bien podemos simbolizarlo con el Sol y La Madre Divina es el Eterno Principio femenino y se puede representar con la Luna.

Estos lugares eran sagrados, templos de oración, así como también se utilizaban para impartir enseñanza esotérica a los discípulos en preparación iniciática. Recintos en donde una meditación, una práctica esotérica, oraciones, invocaciones, etc., generan energía,  centros donde se enseñaba la ciencia, la filosofía, el arte y la mística de una forma trascendental y aunque nuestros ojos físicos solamente perciben restos de lo que fue esta gran civilización, en los mundos internos, en las dimensiones superiores continúan existiendo en forma completa, con toda su grandeza. 

Por ese motivo hay que llegar con respeto, con reverencia a estos recintos sagrados, los cuales en su época de esplendor fueron muy venerados, pues si nosotros solamente vemos ruinas, eso no significa que han dejado de existir; los mayas, por ejemplo, conservan sus mágicas ciudades y continúan con su misma ciencia, dedicados a sus estudios y cálculos.  Hay ciudades mayas, egipcias, aztecas, incas y algunas más en una cuarta vertical o cuarta dimensión. Templos maravillosos de oro macizo, donde guardan su gran sabiduría.

Hay gente   que asiste a estos centros piramidales a cargarse de energía, pero hay que comprender el hondo significado de éste acontecimiento,   la energía que de ellas emana es neutra, no es ni buena ni mala, sino que todo depende del uso que nosotros le demos. Si asistimos con sinceridad y realizamos una oración o una petición con devoción, seremos auxiliados; sin embargo si vamos por curiosidad, por si acaso nos cargamos de energía, con irreverencia, es obvio que no funcionará, para que resulte debemos tener cierta afinidad con las cosas divinales.

A unos 30 metros de ésta pirámide del Sol, se levanta una   colosal escalera de 75 escalones, la cual alcanza una altura de alrededor de 20 metros, es considerada una escalera solar,  ya que sucede el fenómeno del Sol en el Equinoccio de Primavera, cuando un rayo de sol ilumina en línea los edificios situados en  niveles superiores. Esta gran escalera vincula con un camino que llega a un par de escalinatas menores. Esta ruta solar es la alegoría del camino secreto, interior, que nos conduce a la Auto-Realización Intima del Ser.

   Cuando se dice que los antiguos rendían culto al Sol, no se referían propiamente al Sol físico que nos alumbra y da vida, sino que se referían al Sol espiritual. Al Cristo Cósmico. El Cristo Intimo debe desarrollarse dentro de cada uno, así  se va formando el verdadero y auténtico  hombre o mujer, tal como está escrito en los cuatro Evangelios. (Mateo, Marcos, Lucas,  Juan), este proceso era parte de la enseñanza dada  en estos Centros ceremoniales. 

Si anhelamos la experiencia mística directa, debemos buscarla a través de la meditación.

Instructora Gnóstica: María Guadalupe Licea Rivera. Comisión Secretaría.

“Si os conduzco a la región de las herencias de aquellos que recibirán el misterio de la Luz, el Tesoro de la Luz, la región de las emanaciones, será considerada entonces por vosotros como una mácula de escombros única y como la luz del sol de día.” Pistis Sophia. Samael Aun Weor

Descargar en: Word | Zip | Pdf | Texto | Índice | 01 | 02 | 03 | 04 | 05 | 06 | 07 | 08 | 09 | 10 |
Suscribirme