Gnosis Instituto Cultural Quetzalcóatl

Gnosis ICQ en: English | Francais:

El Laberinto

El Laberinto. La Quemada

Narra la tradición verbal náhuatl acerca de la mítica ciudad de Chicomóstoc, que fue la primera ciudad Aria de la América prehispánica:

"En un tiempo en que ya nadie puede contar….del que nadie puede acordarse… vinieron a sembrar nuestros abuelos….por el agua en sus barcas vinieron…

Por el agua en sus barcas vinieron, en muchos grupos, y allí arribaron a la orilla del agua a la costa norte"

Esta legendaria ciudad fue el original asentamiento de los primeros pueblos de América, la ciudad 'centro del mundo' el corazón espiritual y geográfico del continente.  Siendo formada por los descendientes directos de los Atlantes, un grupo de sabios y sacerdotes provenientes de la isla de Tula o Tulán 'que se encontraba al otro lado del mar'.

Así lo narra el Popol Vuh sobre un pueblo que vino en sus barcos desde una gran isla allende el mar Atlántico.  

Chicomóstoc se traduce etimológicamente como 'el lugar de las siete cuevas' y sus ruinas se corresponden con las de la zona arqueológica de la quemada de acuerdo con arqueólogos e historiadores.

La quemada posee dentro de sus estructuras, un laberinto de profundo significado esotérico que se compagina con el resto de la zona. Está formado de muros de mampostería orientados de acuerdo a las estrellas. De esa forma el laberinto permite la entrada de la luz por la cima del mismo hacia el observatorio durante los equinoccios.

El laberinto es un símbolo espiritual universal en todas las culturas. Representa la búsqueda del hombre de sí mismo. En el centro del laberinto se encuentra a la bestia y al hacha de doble filo. También al hombre realizado, por ello el centro de laberinto representa al padre que mora en secreto.

La bestia se corresponde con nuestro ego psicológico, representación de las formaciones psicológicas pasionales y violentas. El laberinto en su totalidad es la intrincada psicología, y el camino del héroe solar.   Es el camino interior, confuso, profundo, con peligros por fuera, por dentro… a los lados…

El hacha de doble filo es una clara alegoría a la energía sexual transmutada. El único recurso mediante cual el héroe puede eliminar a la bestia.

La energía creadora es el origen de bestias, hombres y ángeles. Por medio la energía creadora nos degeneramos y depravamos; o logramos conquistar el estado angelical de hombres verdaderos señores de la creación.

Pero la tarea sería imposible para el héroe sin la ayuda de Ariadna. El hilo conductor que le permite la salida. Es la madre divina asistiéndole en su lucha en contra de sí mismo. El hilo conductor, la estrella polar, Stella Maris, la lámpara dentro del laberinto.

El Laberinto. La Quemada

Los habitantes de Chicomóstoc continuaron en forma directa los misterios crísticos desde los últimos Atlantes, y el laberinto encaja con el total de la estructura y las edificaciones en un completo simbolismo espiritual.

Representa también la comunicación con el más allá, habla de un universo de multi-dimensiones paralelas. Señala el camino tortuoso lleno de impredecibles, inesperados  peligros, la incerteza a cada paso, la confusión; pero al mismo tiempo promete la gloria al triunfador.

Las estrellas sirven de guía por encima del cotidiano laberinto psicológico. Durante el equinoccio el sol alcanza el cénit. El sol espiritual, el Cristo – sol, el hombre solar, la meta universal.

El arquetipo del laberinto en la historia de la humanidad, se relaciona con la muerte. El hombre rescata su alma de la bestia mitad hombre mitad toro (el mí mismo, el yo) entre pasadizos siempre cambiantes, siempre amenazantes. La muerte es el pasadizo mismo. Solo con la muerte del yo se logra la libertad del ciclo del eterno retorno, del eterno renacer y morir en el valle de lágrimas del Samsara.

Dr. Rafael Merazo. Colaborador avanzado,  El Salvador, San Salvador

“Ahora y por tanto, sálvame, y que yo me regocije, pues suspiro por el decimotercero Aeón, la región de la Virtud, y que siempre diré: Que la luz de tu ángel LEW brille más y más”. Pistis Sophia. Samael Aun Weor

Descargar en: Word | Zip | Pdf | Texto | Índice | 01 | 02 | 03 | 04 | 05 | 06 | 07 | 08 | 09 | 10 |
Suscribirme