Gnosis Instituto Cultural Quetzalcóatl

Gnosis ICQ en: English | Francais:

Dioses de las Eras Cosmogénicas

 Dioses de las Eras Cosmogónicas

Los distintos escenarios en que se ha desenvuelto esta humanidad merecen ser estudiados y tenerlos en cuenta. Cuan maravillosos y sabios son los Soles Nahuas. No solamente contemplan la raza que fue devorada por los tigres de sapiencia, sino también a los Hiperbóreos que fueron arrasados por fuertes huracanes; a los Lemures que perecieron por el Sol de lluvia y fuego y grandes terremotos y a los Atlantes que perecieron por las aguas.

Esos soles Nahuas van muy lejos, contemplan los movimientos de esa yema de huevo sobre la clara, esos movimientos periódicos de los continentes, que tan pronto se separan como se alejan, que tan pronto producen grandes glaciaciones donde perece toda la vida, como originan nuevas actividades…. (Samael Aun Weor)

En el centro del Calendario Azteca o Piedra de Sol, encontramos a Tonatiuh (Tona: hacer el sol y el calor y thiu: ir) y alrededor de esta grandiosa figura y cincelada en grandes dimensiones, vemos la fecha “4 temblor” en que habrá de concluir nuestro actual quinto Sol por fuego, agua y terremotos.

En los rectángulos del mismo signo “Ollin” que significa movimiento, terremoto, vemos esculpidas las fecha en las que perecieron los soles anteriores. El número cuatro es fundamental en la cosmovisión de todos los pueblos mesoamericano, relacionado principalmente con los cuatro rumbos del universo, las cuatro estaciones del año, las cuatro edades (oro, plata, cobre, hierro). La cruz tiene cuatro puntas que simboliza los cuatro puntos cardinales de la tierra: norte, sur, oriente y occidente. En la concepción maya y náhuatl la Swástica sagrada de los grandes misterios siempre estuvo definida con la cruz en movimiento: es el Nahui Ollin, (símbolo sagrado del movimiento cósmico).

SOL JAGUAR.

OCELOT-TONATIUH (OCELOT: Jaguar y Tonatiuh el sol), se encuentra en el cuadrante superior de la derecha, representada por una cabeza de Jaguar, también llamado por la fecha 4 tigre: Nahui Ollin (Nahui=cuatro) fue la primera de las épocas cosmogónicas, los Aztecas dicen que fue una raza de gigantes, extraordinaria, muy civilizada, una raza andrógina, asexual, semi-física, semi-etérica, donde cada individuo era un maestro de sabiduría. Verdaderos maestros de otros Mahanvantaras estuvieron presentes en esta primera raza que pobló nuestro planeta Tierra, por ello se menciona que fue devorada por los tigres, lo cual significa que no se degeneraron y conservaron su sapiencia.

El regente de esta raza fue el dios Tezcaltipoca, (en náhuatl Tezcatl?poca; 'espejo negro que humea' o 'espejo humeante'), en la cultura nahua, azteca y otros pueblos mesoamericanos, es uno de los dioses más importantes, quien andaba en todo lugar, creador del cielo y de la tierra, señor de todas las cosas, con poder para premiar a los justos y castigar a los malvados, fuente de vida, tutela y amparo del hombre, fuerte e invisible. Quetzalcóatl y Tezcatlipoca son dualidad y antagonía. Quetzalcóatl es llamado también Tezcatlipoca blanco en tanto que el color de Tezcatlipoca es el negro, ellos dos son los principales creadores del Universo, de todo lo visible e invisible  

El humo que sale del espejo son los vapores que cubren el espíritu divino de Dios ante los hombres, es el velo que nos separa de la realidad, de las cosas del espíritu que no alcanzamos a ver con claridad, mientras que el espejo refleja lo que somos, perfectos o imperfectos, hay quien asocia al espejo con la auto-observación psicológica y con los estados de consciencia.

Su imagen casi siempre es la de un joven vestido con Maxtlatl (cinta anudada en la cintura o ceñidor) y con la cara y las piernas pintadas con rayas.

En la cabeza lleva un tocado de pedernal y orejeras de oro torcidas en espiral, brazaletes de plumas de quetzal y cascabeles en los tobillos, en la espalda un adorno hecho con plumas de quetzal, en una mano lleva un escudo de plumas y una bandera ritual de papel y en la otra un adminículo u objeto pequeño llamado “mirador”. Su indumentaria es la de un dios principal.

Tezcatlipoca en su aspecto femenino representa a la luna y es la matriz del mundo. Por eso se dice que Tezcatlipoca revienta en luz y la Madre se hincha, como flor de loto y al fin nace este Universo que es fecundado por el Logos.

El Logos es unidad múltiple perfecta y es el Logos Quetzalcoatl quien dirige a este Universo, la consciencia cósmica gobernado, dirigiendo todo lo que es, ha sido y será.

SOL DE VIENTO

EHECATL-TONATIUH (SOL DE VIENTO O NAHUI EHECATL) 4 viento. Su símbolo lo encontramos en el cuadrante superior izquierdo, con la cabeza de Ehecatl.

La sabiduría gnóstica afirma la existencia de una segunda raza humana, desenvuelta como la primera en las dimensiones superiores de la naturaleza, denominada raza Hiperbórea, por ser el lugar donde estuvo situada (en la parte norte del mundo).

Se afirma que esta raza fue arrasada por fuertes huracanes, siendo la palabra Huracán en maya y náhuatl significado del hálito divino.

Esta raza tampoco se degeneró, ellos encarnaron al Espíritu. Las tradiciones de Anáhuac afirman (en forma parabólica) que los dioses transformaron a las gentes en monos para que pudieran trepar mejor los árboles, es decir alcanzar los frutos del Árbol de la Vida (las virtudes del alma). El mono en este caso significa inteligencia de tipo superior, desarrollaron los frutos del Arbol de la Vida (el Ser).

Esta segunda edad estuvo gobernada por Quetzalcoatl, los anales dicen que el Sol-4-Aire o Ehecatonatiu es Quetzalcoatl, dios hermafrodita de los vientos que soplaban desde el oriente por los cuatro puntos cardinales. Su comparte o igual es Ciahuacoatl, la mujer serpiente.

Después del Sol-4-Ocelotl Quetzalcoatl aceptó el encargo de formar nuevamente a los hombres que poblarían a Anáhuac y darles el sustento, así realizó sacrificio con la sangre de su órgano sexual e hizo penitencia junto con otros dioses en Tamoanchán (casa de donde bajamos) de esta manera fue posible la entrada de la vida en los huesos –de los gigantes devorados por los tigres- traídos del Mictlán por Quetzalcoalt.

Los hombres son el fruto del sacrificio de los Dioses, con su inmolación los merecieron, por ello los llamaban “macehuales”

Y en seguida se convocaron los dioses. Dijeron: "Quién viviráen la tierra?, porque ha sido ya cimentado el cielo, y ha sido cimentada la tierra.  

Quién habitará en la tierra, oh dioses?" Estaban afligidos Citlalinicue, Citlatónac, Apantecuhtli, Tepanquizqui, Quetzalcóatl y Tezcatlipoca.  

Y luego fué Quetzalcóatl al Mictlan, se acercó a Mictlantecuhtli y a Mictlancíhuatl y en seguida les dijo: "Vengo en busca de los huesos preciosos que tú guardas, vengo a tomarlos." Y le dijo Mictlantecuhtli:

"Qué harás con ellos, Quetzalcóatl?" Y una vez más dijo (Quetzalcóatl): "Los dioses se preocupan porque alguien viva en la tierra." Y respondió Mictlantecuhtli: "Está bien, has sonar mi caracol y das vuelta cuatro veces alrededor de mi círculo precioso….."

SOL DE LLUVIA.

QUIAHUIT TONATIUH (SOL DE LLUVIA) o Nahui Quiahuilt, (4 lluvia de fuego), lo encontramos en la parte inferior izquierda y está representada por la cabeza de Tlaloc, deidad de la lluvia quien presidió esta raza.

Tlaloc: (Tlalli=tierra y Octli= licor) vino que fecunda la tierra, no solamente en el aspecto físico, sino en forma trascendental es el licor que fecunda la tierra filosofal, es la energía creadora que sabiamente utilizada convierte al hombre y mujer común y corriente en verdaderos maestros de sabiduría.

Su rostro cubierto casi siempre con una máscara, con ojos redondos y por cejas serpientes entrelazadas, cuyos colmillos se convertían en las fauces del Dios, indicando que tiene bajo su dominio las nubes, la lluvia y los rayos.

Tlaloc fue creado por los hijos de la pareja divina y desde el cielo gobernaba a sus “Tlaloques” (Ministros o ayudantes), quienes eran los encargados de hacer caer la lluvia de distintas clases guardadas en cuatro vasijas y colocadas en los cuatro rumbos del universo.  

Esta raza llamada Lemur, fue una época de incesantes cambios geológicos, la humanidad terrestre también ha pasado por diversas fases de desenvolvimiento, si en un comienzo los individuos andróginos se dividían en dos, en tres, para reproducirse, más tarde eso cambió y hubo de prepararse el organismo humano para reproducirse más tarde mediante la cooperación sexual, fue en la lemuria en donde se realizaron los principales sucesos relacionados con la reproducción, el acontecimiento bíblico en el cual Eva es sacada de Adán viene a representar la separación de sexos, hecho que en realidad fue muy lento que sucedió en miles de años.  

Helena Petronila Blavatssky, Elliot Scott y otros sabios afirman que esta raza fue extinguida por la lluvia y lava de fuego. (Volcanes, fuego y terremotos).

Los hijos del tercer Sol, los que no se degeneraron, se transformaron en pájaros, lo cual debemos entender que se unieron al Espíritu, siguiendo la mística trascendental, obviamente esto tiene que ver con la absorción en la cuarta dimensión y así entendemos la desaparición de algunos pueblos mayas.

Nos menciona el Maestro Samael: …”Hay ciudades mayas dentro de la cuarta dimensión, cuarta coordenada o cuarta vertical, Templos maravillosos de oro macizo que no se los dejaron a los españoles, donde guardan la Gran Sabiduría antigua. Es claro que los científicos modernos no saben nada, tampoco lo admitirán, pero que importa a la ciencia y que a nosotros?.

SOL DE AGUA

ATONATIUH (SOL DE AGUA) O NAHUI ATL (4 AGUA).

Fueron los Atlantes los hijos del cuarto Sol o Sol 4 Agua correspondiente a Chalchiuitlicue “falda de piedras preciosas”, representada en el calendario Azteca por una vasija llena de agua que sirve de marco a esta deidad, esposa de Tlaloc, símbolo que se encuentra representado en la parte inferior derecha.  

En la cuarta era, esta Diosa se convierte en Sol por orden de Quetzalcoatl, la pintaban como mujer y decían era hermana de los “Tlaloques”, la honraban porque tenía poder sobre las aguas del mar y de los ríos, hacer tempestades y torbellinos, considerada también patrona de los nacimientos, fue una figura femenina de mucha importancia vinculada al precioso líquido vital de la tierra y del hombre. La pintaban con la clásica falda y el huipil ambos con motivos relacionados con el agua, un tocado azul con gotas de agua de cuyo centro sale un carrizo ,el rostro y las manos son amarillos, el traje es azul como el agua, los pies amarillos y sandalias blancas, de su cuerpo sale una larguísima cauda azul, símbolo del agua, se dice que lleva en esta corriente a un peregrino a un guerrero y a una mujer.  

Ella alumbró al mundo en el Primer Sol y dominaba en la cuarta era, durante su reinado el cielo era de agua, la cual cayó sobre la tierra como un gran Diluvio a manos de esta Diosa.  

La raza Atlante tan mencionada por multitud de sabios de todas las épocas, lograron grandes portentos extraordinarios en la ciencia, en el arte ,la filosofía y la mística, que no han sido logrados por nuestra civilización, sus ciudades fueron florecientes mientras sus habitantes fueron fieles a la religión de sus padres, pero cuando las cosas sagradas fueron profanadas, cuando abusaron del sexo, cuando se mancharon con los siete pecados capitales fueron castigados y sumergidos en el fondo del océano.

La raza Atlante que otrora habitara el continente que lleva su nombre, sucumbió a través de terroríficas tempestades y torrenciales lluvias que cubrieron la tierra, alcanzando los picos de las montañas más altas.

“Los dioses cambiaron a los hombres en peces para salvarlos del diluvio universal”… se transformaron en peces, sin las aguas puras de vida no es posible la regeneración del ser humano. Los que siguieron la sabiduría del pez fueron salvados, el resto sucumbió entre las aguas del Gran Diluvio, solamente a través del autoconocimiento es posible la salvación.

SOL DE TERREMOTO.

OLLIN TONATIUH (Sol de terremoto), también llamado Nahui Ollin.(4-temblor)

Pasada la gran catástrofe Atlante, el sistema solar inició un nuevo viaje alrededor del cinturón zodiacal, los que se salvaron emigraron hacia el altiplano situado en la meseta central de Asia, ahí los sobrevivientes se mezclaron con vestigios lemures para originar una nueva raza y así nació nuestra actual raza.  

El mito del nacimiento del quinto sol, según los aztecas nos menciona que aun siendo de noche se llamaron los dioses entre sí allá en Teotihuacán, para ver quien alumbraría el nuevo amanecer, pero nadie se atrevía a tomar la tarea, se encontraba entre ellos Nanahuatzin (el purulento) a quien le dijeron que él haría el sacrificio y aceptó de buen agrado. Accedió también el encargo el Dios Tecuciztécatl El del Caracol Marino, en algunos mitos se encuentra asociado con Tezcatlipoca.

En el momento indicado les estimularon arrojarse al fuego, primero a Tecuzciztécatl, quien inició la empresa pero al momento de sentir el fuego, le fue intolerable, lo intentó cuatro veces pero le faltó valor para hacerlo y fue entonces que le pidieron a Nanahuatzin lo hiciera y armándose de valor y sin vacilación alguna se arrojó al fuego y ardió su cuerpo, en ese momento se arrojó Tecuciztécatl y los dioses esperaron por donde habían de salir y el primero fue Nanahuatzin convertido en sol y le seguía Tecuciztécatl transformado en luna.

Esto significa que si queremos transformarnos en Maestros auténticos, debemos imitar a los dioses arrojando al fuego a los elementos indeseables que cargamos dentro.

El Quinto Sol está bajo el dominio de Tonatiuh quien se encuentra representado en el Calendario Azteca por el círculo central que es la cara de Tonatiuh.  

Todas las antiguas culturas identificaron al Sol con el espíritu universal de vida, asociando las características físicas con las espirituales.  

Cuando los antiguos rendían culto al sol no se refiere solamente al sol físico sino también al Sol espiritual, del sol recibimos vida, luz y calor, pero en lo espiritual nos da sabiduría y anhelos místicos.  

En Tonatiuh se hayan representados los soles cosmogónicos o sean las etapas de creación y destrucción de las razas humanas; las razas humanas nacen unas de las otras, nacen, crecen se desarrollan y mueren, cada una de ellas tiene cuatro etapas o edades: de oro, plata, cobre y hierro.

Nosotros estamos viviendo la época final, la edad de hierro, pero ciertamente tuvo sus épocas anteriores de esplendor, en donde surgieron grandes doctrinas y culturas serpentinas con gran esplendor, lamentablemente la gran sabiduría azteca ha sido opacada por el acontecimiento de los sacrificios humanos y confundida por este hecho su enseñanza.  

Los soles de Anáhuac nos invitan a la reflexión, son del fuego, del aire, del agua y de la tierra y el quinto Sol de terremoto, es necesario poner atención porque los tiempos del fin han llegado, en estos tiempos en nuestro corazón hay zozobra, temores, deseos, concupiscencia, etc. debido a que nos hemos alejado demasiado de nuestro Padre, debemos volver a nuestras auténticas raíces, pero antes debemos saber lo que realmente somos y lo que verdaderamente anhelamos y comprender que cada quien es el único responsable de su propio destino.  

Podemos pedir el auxilio de estos grandes dioses Nahuas y aztecas para nuestras necesidades como lo hacían los antiguos habitantes de Anáhuac. Penetremos en los secretos de estos grandes misterios.


Enviado por Ma. Guadalupe Licea R. Instructora de San Luis Potosí, S.L.P. Dibujo: Rubén Soto Orozco (Comisión Internet en Inglés).

Descargar en: Word | Zip | Pdf | Texto | Índice | 01 | 02 | 03 | 04 | 05 | 06 | 07 | 08 | 09 | 10 | 11 | 12 | 13 | 14 | 15 |
Suscribirme