Gnosis Instituto Cultural Quetzalcóatl

Gnosis ICQ en: English | Francais:

El Mito Gnóstico

Templo Mayor

Siendo la gnosis un funcionalismo natural de la conciencia, sus fundamentos, ampliamente tratados en la filosofía perene y universal, reposan en la esencia del ser humano. Independientemente de la raza, género, credo o color de las personas, la esencia humana proviene de un mismo origen y tiene principios divinales comunes.

Es por ello que aún las culturas y civilizaciones más recónditas, muestran impresionantes semejanzas en los elementos básicos de la cosmogénesis a través de sus correspondientes mitos.

El mito, ha sido el instrumento mediante el cual culturas de todas partes del mundo expresan su carácter ritual y explican el origen del hombre y de los fenómenos de la naturaleza con la activa participación de sus Dioses o héroes.

Resulta sorprendente descubrir la similitud de los elementos mitológicos gnósticos en ambientes tan distanciados en tiempo y espacio de nuestro planeta, tales como el Helenístico oriental incluyendo Persia, Mesopotamia, Siria, India, Palestina, Egipto; o el de América, con los cultos religiosos de Pieles Rojas, Nahuas, Zapotecas, Toltecas, Mixtecas, Mayas, Quechuas, Chibchas o Incas.

Sin embargo, a través del paso de los siglos, el mito original de cada uno de esos lugares ha sido relegado o bien se han traducido y escrito innumerables anales con el propósito de conservar y traer al nuevo entendimiento de nuestra era moderna aquella antigua sabiduría allegada a los principios espirituales antes que a los aspectos terrenales del ser humano.

Tal labor es realmente inconmensurable y sería en vano pretender traducir o interpretar a la letra muerta, en forma literal, la mitología. Es por ello que el Venerable Maestro Samael Aun Weor nos ha proporcionado los elementos básicos que invariablemente integran el mito original.

A través de la conciencia y de la percepción instintiva de las verdades cósmicas, el maestro Samael logró identificar los elementos que distinguen a un verdadero mito de los demás. ¿Con qué objetivo?, con el objetivo de instruirnos esotéricamente para distinguir la doctrina auténtica y evitar confusiones, doctrinas incompletas o definitivamente falsas que conducen al adepto por caminos opuestos al despertar de la conciencia y que han perdido inclusive los verdaderos principios espirituales, desviando así la razón de ser del mito.

Los caracteres que especifican claramente al Mito gnóstico y que mutuamente se complementan entre sí son los siguientes:

1. Divinidad Suprema.

El auténtico mito manifiesta la existencia de un Dios Supremo, ignorado o desconocido, también llamado Absoluto, Agnostos Theos, el Demiurgo Creador, el Ejército de la voz o Jehová (Jod, como letra hebrea, es el Principio Masculino y Eve, Heve, Eva, el Eterno Femenino). Los antiguos cultos consideraban a su primer Dios o Dioses como andróginos; muy distinta a la concepción moderna de un Dios Antropomórfico (de forma humana) que sentado en su trono premia y castiga vengativamente a los humanos.

Otras características del Dios supremo son que está más allá del vacío y de la plenitud, es inmanifestable y es la raíz de todo lo que ha sido, es y será.

2. Emanación y caída PLEROMÁTICA.

Esta característica se refiere a que del Dios absoluto emanan parejas divinas y perfectas de seres (llamadas pleroma), que integran el llamado mundo divinal. La emanación es ordenada y sucesiva, por eso se menciona que primero se manifiesta la trinidad y posteriormente otras manifestaciones divinales, incluyendo a la misma Sophía (la sabiduría divina interior de cada ser humano), que tienen posibilidades infinitas de desarrollo. Pero que la causa de la caída se debe a que dentro del Dios absoluto se quiso manifestar el deseo y las ansias de resaltar como Ego, entonces fue expulsada la esencia humana encerrada en esas formas de deseo. Platón y Filolao explican que la esencia se halla envuelta entre el Yo como en una tumba, como castigo por algún pecado.

3. DEMIURGO Arquitecto.

Este elemento del mito auténtico describe al autor del mundo de las formas, que en realidad es el conjunto de todos los seres creadores y directrices de la naturaleza.

4. NEUMA en el Mundo.

El neuma (movimiento) de la conciencia humana se entiende como el proceso que lleva a cabo la esencia en este mundo tridimensional, viviendo en medio de sufrimientos causados por estar embotellada en el ego y, por lo mismo, sometida a la ley divina, al mundo y a los abismos provocados por la inconsciencia y la ignorancia.

Es por esto que el mito, de alguna forma expresa la debilidad humana para liberarse de sus deseos y temores y la necesidad de invocar el auxilio divino en su proceso de auto realización.

5. Dualismo.

Se especifica que todo ser se complementa con su aspecto masculino o femenino, así como Tlaloc, el Dios de la lluvia se complementa con su esposa Chalchitlicue; Xochipilli con Xochiquetzal; o bien Zeus con Hera.

Por eso son llamados Elohim. Ciertamente, Elojim, con J, se traduce como Dios en las diversas versiones autorizadas y revisadas de la Biblia, significando dioses y diosas. "Y el Espíritu de los principios masculino y femenino se cernía sobre la superficie de lo informe y la creación tuvo lugar." Por lo que una religión o mito sin Diosas se puede afirmar que está a mitad del ateísmo. El culto monoteísta e idolátrico del Jehová antropomórfico es ciertamente un poderoso impedimento para el logro de los estados concientivos supra-normales. Es importante recalcar que Jehová es diferente de Jahve, el cual según Saturnino de Antioquia, es un ángel caído, el genio del mal.

6. Salvador.

Este aspecto indica que es necesario auto salvarse, pero para lograrlo se requiere plena identificación del que salva y de lo que es salvado, la combinación de gnosis y gracia; gnosis es el auto conocimiento, las aspiraciones espirituales, el sintetismo conceptual, que sin la gracia divina serían inútiles. Así, el mito auténtico enseña que realizar trabajos conscientes suplicando a la divinidad conduce a la autorrealización. “Ayúdate, que yo te ayudaré”.

7. Retorno.

El discípulo que reflexiona en este elemento mítico, comprende que el Dios interior de cada quien, le despierta inquietudes y lo impulsa a tener un cambio definitivo, lo alienta para vencer progresivamente al agregado psicológico para retornar convertido en criaturas divinas más allá del bien y el mal al lugar que le dio origen: El Absoluto.

La sabiduría de nuestros antepasados, legada a través de papiros, códices, rollos, pergaminos, escrituras, etc., fue escrita en lenguaje semi filosófico y semi mitológico principalmente por dos razones: servir de instrucción directa para la conciencia y tratar de evitar la profanación y adulteración de las enseñanzas.

Para la conciencia todo es muy claro, dependiendo de su nivel de desarrollo; mientras que el intelecto pretende comprender de manera sensual lo que está más allá de los sentidos, emociones y pensamientos.

Es por ello que se afirma “quien tenga ojos que vea, quien tenga entendimiento, que entienda”, refiriéndose a que es la conciencia quien debe interpretar lo que es para la conciencia. Toda la sabiduría es vana para el intelecto, ya que sólo a la conciencia le alimenta y le es útil para su retorno al Ser.

Susana M. Rodríguez Licea. Comisión Eventos del ICQ Gnosis

“La Gnosis es una enseñanza cósmica que aspira a restituir dentro de cada uno de nosotros, la capacidad de vivir consciente e inteligentemente”   Samael Aun Weor

Descargar en: Word | Zip | Pdf | Texto | Índice | 01 | 02 | 03 | 04 | 05 | 06 | 07 | 08 | 09 | 10 |
Suscribirme