Gnosis Instituto Cultural Quetzalcóatl

Gnosis ICQ en: English | Francais:

Cábala: La Ciencia de los Números

ARCANO Nº 17 LA ESPERANZA

Arcano 17

LA ESPERANZA: LA ESTRELLA de la ESPERANZA:

"Significa esperanza y espera".

Axioma Trascendente: "Unos hombres piden señales para creer y otros piden sabiduría para obrar, mas el corazón esperanzado lo tiene todo en sus esperanzas".

El Jeroglífico del Arcano No. 17 es la Estrella Radiante y la Juventud Eterna.  En este Arcano aparece una mujer desnuda que esparce sobre la tierra la Savia de la Vida Universal, que sale de dos vasos, uno de oro y uno de plata.

Si estudiamos cuidadosamente el contenido esotérico de este Arcano, descubrimos Alkimia perfecta.

Necesitamos trabajar con el Oro y con la Plata, con el Sol y con la Luna, para encarnar la Estrella de Ocho Puntas, el Lucero de la Mañana.

Realmente la Estrella de Ocho Puntas es Venus.

La Estrella de Ocho Puntas de este Arcano representa a Venus, la Estrella Vespertina.

En este Arcano encontramos representado el trabajo con el Oro y con la Plata, con el Sol y con la Luna.

Los antiguos Alkimistas decían que "había que transformar a la Luna en Sol"; esto hay que saberlo entender, con eso querían decir, "abandonar el Sendero Lunar y venir al Sendero Solar".

Toda la gente es "Lunar", la Luna se los lleva y la Luna se los trae. Analicemos este detalle; los primeros siete años de la vida de la infancia son Lunares, la Luna los trae.  El segundo septenario de los 7 a los 14 años es Mercuriano, el niño se mueve de un lado a otro, va a la escuela, necesita moverse.

El tercer septenario es de los 14 años a los 21 años, es Venusino, siente la punzada y andan con amoríos, a los 14 años es obvio que entran en acción las glándulas sexuales y se manifiesta la influencia en el ser humano.

De los 21 a los 42 años hay 3 septenarios (4º., 5º. y 6º.), o 3 etapas Solares, es la lucha por conquistar nuestro puesto en la vida. En esa época (21-42) se manifiesta tal cual es. El séptimo septenario es de los 42 a los 49 años, es Marciano, hay luchas, es la época decisiva para cada uno.

El octavo septenario es de los 49 a los 56 años, es la influencia de Júpiter en el ser humano, en esa época a los que tienen buen Karma les va bien económicamente, a los que no les va mal.

En el noveno septenario de los 56 a los 63 años entra el viejo Saturno, entra la vejez en el Ser Humano, es una época Saturniana regida por el Anciano de los Cielos, puede presumir la persona todo lo que quiera.

Después de los 63 años entramos en la Ancianidad, viene nuevamente la influencia Lunar. La Luna se lo trae y ella se lo lleva.

Si se examina la vida del ser humano todo es regido por la Luna y cuando se entra en los Mundos Internos entra uno por la puerta de la Luna.  Lo importante es transformar la Luna en Sol y para esto hay que trabajar con el Oro y con la Plata.

Bibliografía: Tarot y Cábala. Samael Aun Weor

-------------------------------------------------------------------------------------------

La piel, la mantequilla y el sol

En el Tíbet, las pieles nuevas se ponen al sol y se frotan con mantequilla para hacerlas más suaves. El practicante es como una piel nueva: duro y áspero, con una visión limitada y una rigidez conceptual.

La enseñanza (dharma) es como mantequilla que se le frota mediante la práctica, y el sol es la experiencia directa; cuando se aplican ambas, el estudiante se vuelve suave y maleable. Sin embargo, la mantequilla se guarda en bolsas de piel y cuando se deja ahí por muchos años, la piel se vuelve tan dura como la madera y no es posible suavizarla nuevamente, no importa cuanta mantequilla nueva se use.

De la misma manera, alguien que pasa muchos años estudiando las enseñanzas, intelectualizándolas y teniendo poca experiencia directa de ellas, es como la piel endurecida.

Las enseñanzas pueden suavizar la piel endurecida por el condicionamiento y la ignorancia, pero cuando se guardan en el intelecto y no se frotan en el individuo por medio de la práctica, ni se calientan con el sol de la experiencia directa, puede volverse rígido y duro en su comprensión intelectual.

Entonces las nuevas enseñanzas no lo suavizarán, no podrán entrar en él, ni cambiarlo. Debemos tener cuidado de no guardar las enseñanzas como conceptos intelectuales solamente, ya que la comprensión intelectual en si misma se vuelve un impedimento para la sabiduría.

Las enseñanzas no son ideas para coleccionar, sino un camino a seguir.

Del libro "La Yoga de los Sueños" de Tenzin Wangyal Rinpoche

Enviado por Umberto Levagi. Uruguay

Descargar en: Word | Zip | Pdf | Texto | Índice | 01 | 02 | 03 | 04 | 05 | 06 | 07 | 08 | 09 | 10 | 11 |
Suscribirme