Gnosis Instituto Cultural Quetzalcóatl

English | Francais | Buscador

La Revolución de la Meditación

La técnica de la meditación nos permite llegar hasta las alturas de la iluminación y de la revolución de la dialéctica.

Matthieu Merian. Tabula Smaragdina (Emerald Tablet). Opus Medico-Chymicum. 1618.

Matthieu Merian. Tabula Smaragdina (Emerald Tablet). Opus Medico-Chymicum. 1618.

La Revolución de la Dialéctica busca la integración de todos los valores del ser humano, ya que estos valores están dispersos en la multiplicidad del ego.  En estos tiempos se hace necesaria la auto-dialéctica y una nueva educación.

Lo fundamental en la vida es realmente llegar a conocernos a sí mismos: ¿Quiénes somos?, ¿De dónde venimos?, ¿Para dónde vamos?, ¿Cuál es el objeto de la existencia?...

Conocerse a sí mismo es básico, todos creemos conocernos a sí mismos y sin embargo no es así, el conocimiento que tenemos sobre uno mismo, es erróneo debido a las múltiples facetas que tiene el ego, si queremos auto-conocernos es necesario realizar incesantemente la práctica de la auto-observación y vivir de momento en momento, con la finalidad de conocernos tal y cual somos realmente.

En las diversas circunstancias de la existencia es donde podemos extraer el material psíquico para el despertar de la consciencia. En relación con las personas, ya sea en nuestro trabajo, en el hogar, con los familiares, en la calle, etc., los defectos que traemos escondidos afloran espontáneamente y si nos encontramos en estado de alertas y vigilantes podemos descubrirlos, para posteriormente llevarlos a la meditación y comprenderlos en todos los niveles de la mente.

La Esencia (el material psíquico para crear alma) se halla siempre embotellada en la lucha de las antítesis, más cuando la batalla termina y la quietud y el silencio mental son absolutos, la esencia se libera y puede experimentar la verdad: Ver, oír y palpar las grandes realidades cósmicas y naturales.

La razón divide a la mente entre los opuestos, los conceptos antitéticos la convierten en un campo de batalla, una mente dividida es un instrumento inútil, necesitamos una mente unitotal, una mente como un espejo donde se reflejen las cosas y fenómenos tal y cual son realmente. Una mente fraccionada no puede servirle de vehículo al Ser y cuando no sirve al Ser, sirve al ego. Nuestra mente debe volverse cada vez más dúctil, elástica y más perceptiva.

En dinámica mental urge hacernos conscientes de nuestros procesos mentales, debemos vivir el momento sin detenernos en ningún lugar, ni en ningún objeto, lo cual debe entenderse como mantener un estado de vigilia permanente y ubicarnos en el lugar y espacio presente, sin pasado ni futuro.

Observando a cada momento, profunda y serenamente nuestro pensar, sentir, actuar y reaccionar, encontraremos el material psíquico para trabajar sobre sí mismos, defecto descubierto debe ser primero observado y luego comprendido por medio del análisis a través de la meditación profunda, debemos comprender que nuestra mente está fraccionada en los pares de opuestos, por ejemplo: el éxito y el fracaso, luz y tinieblas, la verdad y la mentira, el valor y la cobardía, etc., debemos examinar los dos polos de cada forma mental que llegue a la mente, solo mediante el estudio del par de opuestos llegamos a la síntesis.

Buda nos menciona que el camino a la iluminación se encuentra en el punto medio entre todos los opuestos.

Toda esta técnica resume dos principios:

1.- Profunda reflexión.

2.- Tremenda serenidad.

Este estudio de la mente es llamada Pratyahara y en síntesis consiste en reunir las fuerzas de la mente que han estado dispersas, llevarlas hacia adentro, hacia el centro y así, preparar la mente para la concentración y meditación.

Práctica

Posición o postura: El estudiante gnóstico puede practicar sentado o acostado, con la columna espinal recta.

Relajación del cuerpo físico

Pasará luego a relajar el cuerpo físico aflojando bien los músculos, puede ser concentrado en su respiración, al exhalar vaya relajando cada parte de su cuerpo de la cabeza a los pies, tratando de no desviarse de su propósito, si la mente divaga, regrese consciente a su respiración, vuelva a lo que ocurre en ese momento.

Relajación Mental

Cuando su cuerpo físico se encuentre completamente relajado continúe con la relajación mental, observe sus pensamientos, deseos, preocupaciones, recuerdos, etc., estúdielos para saber su origen, así conocerá como trabaja su ego, comprenda cada defecto que llegue a su mente.

Concentración

El siguiente paso es la concentración, fijar la mente en una sola (el objeto de nuestra meditación), ya desaparecidas las actividades mentales entramos a un estado de tranquilidad mental donde desaparecen las sensaciones, ya sean de alegría como de tristeza, de bienestar o incomodidad, etc., este estado surge del fondo de la consciencia.

Meditación profunda

Cada imagen, todo pensamiento, recuerdo o preocupación que llegue a la mente, debe ser estudiado, analizado, recordar que todo tiene dos polos: el positivo y el negativo y de ese estudio sacar la síntesis, por ejemplo: si surge la ira, el odio, la venganza, vamos a tratar de comprender, de ver su antítesis que es la tranquilidad, la calma, el amor; descubrir lo que tiene de verdad uno y otro opuesto hasta llegar a la síntesis, a la sabiduría. La ira nos enferma, crea conflictos, nos crea karma, recurrencias, traumas, fobias, miseria, pero lo más importante es que tiene encarcelada a nuestra consciencia, entonces, ¿Por qué no comprenderla y eliminarla?

Eliminación

Autor: Gustave Dore. Año: 1868. Nombre: "David Slays Goliath".

Autor: Gustave Dore. Año: 1868. Nombre: "David Slays Goliath".

Defecto comprendido debe ser llevado a la eliminación por nuestra divina madre interior, ella es la única capaz de dar muerte a los defectos psicológicos, debemos pedirle de corazón y con devoción, su desintegración y finalmente agradecer el trabajo realizado.

La meditación debe practicarse en forma constante y tomar en cuenta que es un proceso largo que requiere de paciencia, voluntad y tenacidad.

Nos dice el Bhagavad Guita: ” tu deber es trabajar, no cosechar los frutos del trabajo, no trates de alcanzar premios por lo que haces, pero tampoco te inclines hacia la pereza, se indiferente ante el fracaso y el éxito, este equilibrio es el Yoga”…

Enviado por: Instructora: María Guadalupe Licea Rivera. San Luis Potosí, S.L.P.

“Quien no sabe meditar es superficial, jamás podrá disolver el ego, será siempre un leño impotente entre el furioso mar de la vida.” Samael Aun Weor.

Descargar en: Word | Word Comprimido | Pdf | Solo Texto | Índice | 01 | 02 | 03 | 04 | 05 | 06 | 07 | 08 | 09 |
Suscribirme