Gnosis Instituto Cultural Quetzalcóatl

Gnosis ICQ en: English | Francais:

Museo de Xochicalco salas 4, 5 y 6

Sala Cuatro

Los xochicalcas eran guerreros, representando las luchas internas que debemos realizar, con el fin de erradicar de nuestra psiquis los elementos indeseables.

Los templos fueron instituciones educativas por excelencia. Pero la educación empezaba en el hogar. Los niños aprendían de sus padres el conocimiento de los oficios: así, sacerdotes y padres de familia unían sus esfuerzos para enseñar a los jóvenes los secretos de las diversas ocupaciones

 Museo de Xochicalco salas 4, 5 y 6

Aquí observamos en esta figura humana que en su rostro hay una tristeza y un dolor, su mano derecha en su corazón nos indica que el camino que debemos buscar es internamente, y su mano izquierda nos indica que su lucha es de fuerza interior, de mucha voluntad para acabar con ese sufrimiento.

Artesanías y cerámica fabricadas por los habitantes de la zona.

 Museo de Xochicalco salas 4, 5 y 6

Las vasijas aluden al eterno femenino y la semilla a la simiente humana, que debe conservarse y multiplicarse a través del uso correcto de los cinco centros.

Sala Cinco

 Museo de Xochicalco salas 4, 5 y 6

Las máscaras eran utilizadas para velar el rostro de los dioses a los indignos y también representan las diferentes razas que visitaron éste lugar en sus peregrinaciones.

 Museo de Xochicalco salas 4, 5 y 6

Aquí se aprecian los utensilios que se utilizan para entregar enseñanzas según las imágenes y los colores manejaban.

 

Sala Seis

El mundo de los dioses

Existen en el sitio arqueológico figuras de piedra y barro que se han interpretado como deidades. Por ejemplo, hay una escultura que muestra a un hombre con la cabeza plana, las costillas muy marcadas y joroba. Se piensa que es Huehueteotl, Dios Viejo del Fuego. Esta deidad aparece representada en Cuicuilco, ciudad que dista en el tiempo 1,200 años de Xochicalco

La religión practicada en Xochicalco fue parte de un complejo en el que quedaron incluidas todas las creencias y prácticas religiosas de las distintas sociedades mesoamericanas. Hubo partes en este complejo religioso que se modificaron. Otras, más sólidas resistieron los cambios que trae consigo el tiempo. Así podemos hablar de una religión mesoamericana con múltiples variantes.

Tláloc, una divinidad para el agua.

El agua, recurso indispensable, significaba el bienestar para el pueblo y la sobrevivencia del Estado. El culto al Dios de la Lluvia, aseguraba el suministro del vital líquido para la agricultura y la vida en general. Tláloc fue una de las Deidades más antiguas de Mesoamérica. Habitaba en las cimas de las montañas cubiertas de nubes o en las profundidades de los manantiales y ojos de agua.

Los atributos que distinguen a Tláloc, son principalmente un tocado en forma de corona almenada, símbolo de las nubes; anillos alrededor de los ojos, llamados anteojeras; el labio superior con los extremos volteados hacia abajo y tres dientes con dos colmillos; lleva en la mano el rayo, bastón sinuoso en forma de serpiente.

Con toda su iconografía, se manifiesta en Teotihuacán y perdura hasta el momento de la conquista española en el Templo Mayor de México Tenochtitlán.

Los ídolos que lo representan tienen a veces, la forma de cántaros. Esto se debe a que los asistentes del Dios de la Lluvia llamados tlaloques, eran concebidos como enanos, vertían la lluvia de cuatro grandes cántaros desde lo alto de los montes y, según el recipiente usado, el maíz prosperaba o se echaba a perder. Cuando Tláloc rompía sus vasijas, se oía el trueno. Cuando sus pedazos caían a la Tierra, se veía el rayo.

Los rituales del juego

En cada juego de pelota se efectuaban diferentes rituales. En el del norte se llevaba a cabo el relacionado con la dualidad lluvia-secas, dando cuenta de esto, el aljibe, el temazcal y los caracoles; en el juego de pelota Este, el ritual asociado fue el del día y la noche, representados por las guacamayas y el murciélago.

Museo de Xochicalco salas 4, 5 y 6

En esta figura es la misma que se encuentra en el patio para el juego de pelota. Es también una representación de la muerte del ego y nos enseña la forma de regresar a nuestro Padre que está dentro de uno mismo.

 

El simbolismo de las 4 cruces nos habla del sacrificio por la humanidad. La caña nos habla de la voluntad y los 6 círculos representan en el Tarot Egipcio la Indecisión, entonces nos indica que debemos tomar una decisión y con mucha voluntad para el sacrificio para despertar conciencia.

 Museo de Xochicalco salas 4, 5 y 6

Y en la otra vemos la representación del Dios Murciélago Camazotz, entre los mayas y aztecas, es el Dios Murciélago, un gran maestro que asiste a los que quieren enfrentarse a sí mismos, a reconocer sus propios errores, primera prueba que se pone al candidato a recibir la luz de la sabiduría, denominada la prueba del guardián del umbral.

En esta figura observamos el simbolismo de la muerte psicológica. Fue encontrada en el juego de pelota Norte y al bajar el sol pasaba por ésta indicando que había que morir psicológicamente.

 

Encontramos aquí los 4 círculos, representando el numeral 4 que es el que forma las bases firmes, la serpiente viene a señalar también el trabajo con la madre Kundalini, en la muerte de los defectos.

 

En esta figura vemos la representación del Dios Tláloc el cual se encontraba en una de las esquinas, representando el elemento agua.

Tláloc es ciertamente un «Deva» del elemento agua, es una potencia cósmica del universo, tiene existencia real. Indubitablemente, esta clase de deidusos cósmicos viven normalmente en la región de las causas naturales, región a la cual los científicos del átomo y de la molécula no tienen acceso.

 

Aquí vemos varias vasijas donde observamos 2 de ellas con figuras muy simbólicas: vemos una representación del el agua y el fuego. Observamos que la vasija que tiene orejeras y con ojos en forma de esferas representa el agua (Dios Tláloc) y a Quetzalcóatl emergiendo de las fauces de una serpiente

En estas imágenes observamos diferentes representaciones del Dios Tláloc.

 

Tláloc, el Dios de las Aguas. En el paraíso de Tláloc, dicen las tradiciones reina la Felicidad Absoluta.

 

Enviado por Apolonio Castillo Farfán y Belem Sandoval Guzmán. Instructores en Aguascalientes, Ags.

Descargar en: Word | Word Comprimido | Pdf | Solo Texto | Índice | 01 | 02 | 03 | 04 | 05 | 06 | 07 | 08 | 09 | 10 | 11 |
Suscribirme