Gnosis Instituto Cultural Quetzalcóatl

Gnosis ICQ en: English | Francais:

El Calméac y la Plaza de la Estela de los dos Glifos

 El Calméac y la Plaza de la Estela de los dos Glifos

Flores y cantos son lo más elevado que hay en la tierra para penetrar en los ámbitos de la verdad", enseñaban los Tlamatinime (maestros filósofos del México antiguo) en los Calmécac.

Su nombre viene del náhuatl, cal ‘casa’ y mécatl‘, mecate’, haciendo referencia a los largos corredores de este centro de enseñanza. Por otra parte, los calmécac son escuelas donde se preparaban los altos dignatarios, los sacerdotes y guerreros. Fue, precisamente aquí, donde Quetzalcóatl alcanza el Sacerdocio. Además, se debe señalar que instruían en el arte regio del esoterismo, la importancia de eliminar el ego animal, el sabio uso de las energías internas, el culto a las cosas sagradas y a los dioses, los cantares divinos, la interpretación de los códices, los conocimientos calendáricos; por eso, toda su filosofía está teñida por el más puro matiz poético, cultural y espiritual. Siempre se podía apreciar en estos centros la imagen de Quetzalcóatl, el dios de la sabiduría y del sacerdocio.

"El origen de todos los sufrimientos humanos hay que buscarlo en el pecado", ilustraban ellos y enfatizaban que: “El justo es invulnerable al mal”.

Plaza

El Calméac y la Plaza de la Estela de los dos Glifos

Esta impresionante plaza con una acústica sorprendente, está compuesta por cuatro construcciones: la gran pirámide como edificación principal y al frente de ella el adoratorio de los dos glifos con dos medianas pirámides a derecha e izquierda.

En Xochicalco o “en el lugar de la casa de las flores”, por su importancia para el trabajo interior, mucho estudian y trabajan los mexicas, muy especialmente con la dualidad de las cosas o contraparte de las cosas, el grifo de las cosas: la luz y las tinieblas, el sol y la luna, el fuego y el agua, el mercurio y el azufre, el día y la noche, vida y muerte, hombre y mujer, pecado y virtud, el bien y el mal, etc.

Al Adoratorio de los dos grifos, le dicen ahí glifos… Hay que distinguir entre glifos y grifos: Glifo es un signo grabado, pintado o escrito sobre una superficie determinada y que alegoriza algo; grifo es el resultado paulatino, progresivo de mezclar los opuestos, es decir, una y muchas veces el fuego o azufre con el agua o mercurio internos. Dado lo anterior, entendemos que grifo es una criatura que a base del trabajo con sus energías internas, poco a poco se va transformando, va tornando su negrura interna en el blanco de la pureza. Recordemos que “la mejor forma de ayudar a los demás es cambiando uno mismo”.

Debemos distinguir entre lo que es el fuego sagrado y la sagrada energía creadora… El azufre es el fuego sagrado dentro de cada persona. El mercurio es, digamos, la contraparte metálica de las energías creadoras dentro de cada persona.

Así pues, el fuego sagrado es el azufre, la sagrada energía creadora, es el agua o mercurio; simbolizados por el glifo año 10 "caña": 1 = hombre, 0 = mujer; representados por las dos pirámides de los lados y que nos recuerda al matrimonio.

Cuando estos dos elementos se mezclan mediante la Alquimia o elemento que transforma, simbolizado por el glifo día 9 "ojo de reptil", algo de nosotros se queda en ellos y algo de ellos se queda en nosotros y entonces resulta de eso una extraña criatura: el Grifo. El Grifo mediante nuevos trabajos alquímicos o nuevas mezclas o cruces del fuego (azufre) y el agua (mercurio), va creando ciertas estructuras corpóreas que transforman al animal intelectual en hombre auténtico y entonces se podrá fusionar con su Ser interior, representado por la extraordinaria Gran pirámide… Al igual que, el Templo de las inscripciones de Palenque, Chiapas, en la Gran pirámide de Xochicalco podemos ver una enorme cruz invertida, formada por las escalinatas superiores e inferiores y por la misma pirámide, indicándonos que todo sale del cruce de los opuestos, de la cruz, del amor, eso le indicaron también al iniciado, Quetzalcóatl y le dicen a gritos, a todo hombre, a toda mujer, a toda familia, a toda nación, a todo el mundo que, si queremos ser felices, si queremos vivir sin problemas, sin vicios, sin guerras, sin crimen , debemos transformarnos mediante los misterios de la cruz…

Fino lector, meditemos y actuemos, los norteamericanos, centroamericanos y suramericanos primigenios o de raíz, provenimos de una gran cultura y Xochicalco es un testimonio más. Por tanto, necesitamos volver a ella, necesitamos volver al camino para dejar de ser títeres del yo, del ego y del materialismo; para dejar de ser un número más para las grandes empresas transnacionales que, fieles a la profecía, nos siguen cambiando oro, por espejitos y listones de colores, pues sólo ven en nosotros un signo de dinero, que crea el consumismo irracional, (muchas veces de productos que nos esclavizan y nos dañan), les dejan jugosas ganancias y no están dispuestos a dejarnos ir. Estos enemigos externos, más los enemigos internos, nos impiden volver a la libertad, a la salud física, mental o psíquica y a nuestra rica vida espiritual, estados, que otrora perdimos debido a la degeneración en que caímos.

 

Enviado por instructor J. Isabel Mauricio Vargas. Loreto Zac. y Rincón de Romos, Ags.

Descargar en: Word | Word Comprimido | Pdf | Solo Texto | Índice | 01 | 02 | 03 | 04 | 05 | 06 | 07 | 08 | 09 | 10 | 11 |
Suscribirme