Gnosis Instituto Cultural Quetzalcóatl

Gnosis ICQ en: English | Francais:

La Caridad Universal

Tiempo de Dar

Quetzalcoatl

Existen aquellos que dan de lo mucho que tienen y lo dan a cambio de reconocimiento y su oculto deseo hace que sus dones sean dañinos y existen aquellos que tienen poco y lo dan todo. Estos son los que creen en la vida y la generosidad de la vida y su cofre nunca está vacío.

Existen aquellos que dan con alegría y esa alegría es su recompensa; y existen aquellos que dan con dolores y esos dolores son su bautismo; y existen los que dan y no conocen el dolor de dar, ni buscan en ello alegría; no lo hacen por el afán de ser virtuosos; dan como los mirtos en el valle: Aquí y allá, lanzando su fragancia al espacio.

A través de las manos de tales seres habla Dios y desde atrás de los ojos de ellos, Dios sonríe sobre la Tierra. Bueno es dar cuando nos piden, pero mejor es dar sin que nos pidan, como buenos entendedores; y para el hombre de mano abierta, el buscar al que habrá de recibir, es mayor gozo que el dar.

Y, ¿existe algo que podáis retener? Todo cuanto poseéis será dado algún día. Por lo tanto, dad ahora para que el tiempo de dar sea vuestro y no de vuestros herederos.

Jalil Gibrán, poeta Libanés

Dar

Todo hombre que te busca va a pedirte algo: El rico aburrido, la amenidad de tu conversación; el pobre, tu dinero; el triste, un consuelo; el débil, un estímulo; el que lucha, una ayuda moral. Todo hombre que te busca, de seguro va a pedirte algo. Y tú osas impacientarte, Y tú osas pensar: "¡Qué fastidio!"

¡Infeliz! La Ley escondida que reparte misteriosamente las excelencias, se ha dignado otorgarte el privilegio de los privilegios, el bien de los bienes, la prerrogativa de las prerrogativas: ¡Dar! ¡Tú puedes Dar! En cuantas horas tiene el día, ¿tú das? aunque sea una sonrisa, aunque sea un apretón de manos, aunque sea una palabra de aliento.

En cuantas horas tiene el día, ¿te pareces a él?, que no es sino dación perpetua, difusión perpetua, regalo perpetuo. Debieras caer de rodillas ante el Padre y decirle: "¡Gracias porque puedo dar, Padre Mío; nunca más pasará por mi semblante la sombra de una impaciencia"! "¡En verdad os digo: Vale más dar que recibir"!

Amado Nervo, poeta mexicano

César Owen. España

Índice | Descargar en: Word | Zip| Pdf | Texto
Capítulo: 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | 10 | 11 | 12 | 13 |
Suscribirme