Gnosis Instituto Cultural Quetzalcóatl

Gnosis ICQ en: English | Francais:

Primer Factor. El Nacer

Libros Sagrados

El Génesis y el Factor Nacer.

Vitriol

El Génesis, voz griega que significa generación, contiene la historia de la creación de todas las cosas y la descendencia de los hombres desde Adán.

El Génesis es uno de los cinco libros escritos por Moisés, llamados también Pentateuco (El nuevo Testamento, Libro de Moisés o de la Ley).

“En el principio creó Dios los cielos y la tierra,” hay quienes piensan que solamente se refiere a los cielos Macrocósmicos y a la tierra meramente física, a éste planeta en el cual vivimos, sin embargo no solo se refiere a la tierra física, sino que específicamente se relaciona con el Microcosmos hombre. Los cielos son los estados de conciencia dentro de nosotros mismos y la tierra es el cuerpo físico del ser humano. Así es que en un principio Dios creó los cielos (los estados superiores de conciencia) y la tierra, (el cuerpo físico).

Añade el Génesis “La Tierra estaba desordenada y vacía y el Espíritu de Dios se movía sobre la faz de las aguas”, eso indica que tenemos esa Tierra vacía y desordenada, que únicamente creemos en lo que nos informan los cinco sentidos, que solamente tenemos una mente de tipo sensual (basada en los datos que aportan los cinco sentidos).

Continúa este libro mencionando que creó Dios la luz y dijo: ”Hágase la luz y la luz fue hecha… y que separó la luz de las tinieblas”, esas tinieblas están dentro de uno mismo, son los agregados de tipo psicológico que tienen a nuestra conciencia embotellada. La luz es la Conciencia Superlativa del Ser que hay que extraer de entre cada agregado psicológico.

Para poder transformarnos en hombres hechos a imagen y semejanza de Dios, es necesario una vibración superior o sea el conocimiento esotérico y oculto. El hombre a imagen y semejanza de Dios, no es el hombre común, es el hombre del sexto día. Para cristalizar el hombre del séptimo día es necesario otro “shock” muy especial. Un hombre del sexto día es hecho a imagen y semejanza de Dios, pero no es un hombre perfecto, para ello se necesita de un nuevo impacto, debe hacerse resurrecto.

De manera que para crear al hombre del sexto día es necesaria la luz de la Gnosis que nos va a sacar del estado caótico en el que nos encontramos, pero eso no es todo, necesitamos al Hombre Viviente del 7º Día.

Todo el Universo ha sido creado por la Sagrada ley del Tres, (Santo Triamazikamno) a la primera fuerza se le ha llamado siempre “El Padre”, a la segunda “El Hijo” y a la tercera “Espíritu Santo”. Es mediante estas tres fuerzas que el sistema solar de Ors fue creado, vivimos en un Cosmos (significa Orden) creado, pero para que haya orden es necesaria esa otra Ley conocida comúnmente como Ley del Siete (Ley del Eterno Heptaparaparshinock), fundamental en todo lo creado.

Lo que el Eterno Padre Cósmico Común realiza en el Macrocosmos lo debemos realizar nosotros dentro de sí mismos, necesitamos para crear nuestro propio Universo Interior trabajar con la Ley del Tres y del Siete y así viene a quedar el hombre del séptimo día.

El Génesis y el Apocalipsis se complementan.

El Génesis está relacionado con la Gran Obra. A la luz de la Gnosis sabemos que la Gran Obra es la Auto-realización Intima del Ser.

El primer día corresponde con el primer trabajo y se corresponde con el primer sello del Apocalipsis.

El segundo día se relaciona con el trabajo de las aguas (Cuerpo vital). El tercer día se corresponde al cuerpo astral. El cuarto día con el cuerpo mental. El quinto día con el vehículo causal. El sexto día se corresponde al sexto sello del Apocalipsis (cuerpo budhico o intuicional). Luego el séptimo día de la Creación, es el día de descanso. El trabajo se hace en seis días o períodos de tiempo, al séptimo hay descanso y al octavo viene la resurrección del Señor.

La Gran Obra en síntesis se realiza en ocho años, aunque el período de trabajo y preparación sean muchos más. Los ocho años de Job es el último período en el que se construye la Gran Obra.

La obra se realiza en períodos de tiempo, pero todo eso se puede realizar en una sola existencia bien aprovechada.

De manera que el Nacimiento Segundo es nacer como hombre causal, como hombre verdadero y ese es el primer factor de la Revolución de la Conciencia, el factor NACER.

Enviado por Ma. Guadalupe Licea Rivera San Luis Potosí, S.L.P.

“Solve et Coagula” (disolver el Ego y coagular el Espíritu). Fulcanelli

Índice | Descargar en: Word | Zip| Pdf | Texto
Capítulo: 1 | 2 | 3 | 4 | 5 | 6 | 7 | 8 | 9 | 10 | 11 | 12 | 13 |
Suscribirme