Gnosis Instituto Cultural Quetzalcóatl

English | Francais | Buscador

Libro: La Doctrina de Xochipilli

Capítulo 5

El Matrimonio y el Amor

El Matrimonio y el Amor

Tres cosas son las más importantes en la vida: nacer, casarse y morir. Es triste ver como hemos perdido, con el paso del tiempo, lo más importante por habernos ocupado en lo menos trascendente.

Si rememoramos la historia del Arca de Noé, en ella veremos una alusión a los consortes, ya que una pareja de animales es la que entra al arca, siendo ésta el símbolo de salvación. Es decir, que es en el matrimonio como podemos encontrar la forma de redimirnos. Pero no basta con casarse y respetar el matrimonio, si bien esto es fundamental, se requiere de algo más.

Si analizamos las medidas del arca veremos parte del misterio: 300 codos de largo, 50 codos de ancho y 25 codos de alto; claro que no se trata de una nave espacial como algunos sugieren, se trata de una actitud a seguir, de un trabajo interno a realizar.

300 + 50 + 30 son 380 que, al sumarlos entre sí, nos da el número 11. Ahora bien, en cábala este número es la persuasión y el fuego sagrado. El 11 está compuesto de dos “unos”, o sea el varón y la mujer trabajando con el fuego sagrado del amor.

«¡Cuán noble es el ser amado, cuán noble es la mujer, cuando en realidad de verdad están unidos por un vínculo de Amor! Una pareja de enamorados se torna mística, caritativa, servicial; si todos los seres humanos viviesen enamorados, reinaría sobre la faz de la Tierra la felicidad, la paz, la armonía, la perfección». [El Milagro del Amor. Samael Aun Weor].

Afinidad en los siete planos

Primer pareja divina, origen de todos los dioses. El Señor y la Señora de la Dualidad (Ometecuhtli y Omecihuatl) [Museo Nacional de Antropología]

Primer pareja divina, origen de todos los dioses. El Señor y la Señora de la Dualidad (Ometecuhtli y Omecihuatl) [Museo Nacional de Antropología]

Existen siete planos en la naturaleza y en el ser humano. Éstos son: físico, vital, astral, mental, causal, conciencia y del Ser. En ocasiones, sólo existe atracción sexual, pero en la mente somos contrarios, tenemos diferentes formas de pensar, diferentes religiones, etc.

No es que debamos pensar exactamente igual, pero, por lo menos, debe existir afinidad en las ideas, es decir, que se complementen unas con otras.

Si estamos solteros, lo más indicado es que nos casemos con alguien que nos sea afín en todos estos planos de consciencia. Por ejemplo, que tengamos la voluntad dirigida al mismo lugar, que exista una comunión en pensamiento, emociones, etc.

Los casados, con este pretexto, no vamos a justificar nuestros delitos diciendo: “En la gnosis me enseñaron que hay que ser afín en todo, y como no lo soy contigo, mejor nos separamos”. Lo anterior, es un desatino. Lo que hay que hacer es eliminar, desintegrar los defectos que nos hacen incompatibles, eso es todo.

Conforme vamos trabajando en los defectos psicológicos, que impiden la armonía en las siete dimensiones, tendremos como resultado que cada día logremos mejorar la relación de pareja hasta conseguir una verdadera comunión de almas.

Afirma el maestro Samael Aun Weor: “No hay cosas imposibles, sólo seres humanos incapaces”. Si nos proponemos, en verdad, conseguir esa unión, será con grandes super esfuerzos como podremos lograrlo.

«En la India, el Amor ha sido siempre simbolizado por el cisne Kala-Hamsa, el cual flota maravillosamente sobre las aguas de la vida. Realmente, el cisne alegoriza, en forma enfática, las dichas inefables del amor. Observemos un lago cristalino, donde el cisne se desliza sobre las purísimas aguas donde se refleja el cielo. Cuando uno de la pareja muere, el otro sucumbe de tristeza, y es que el amor se alimenta con amor». [El Amor y el Sexo. Samael Aun Weor].

El Elixir de Larga Vida

Las fuerzas creadoras de la mujer (el agua) y las del varón (el fuego) unidas con sabiduría (la serpiente). [Museo Nacional de Antropología]

Las fuerzas creadoras de la mujer (el agua) y las del varón (el fuego) unidas con sabiduría (la serpiente). [Museo Nacional de Antropología]

Afanosamente se buscó el elixir de la larga vida en la edad media. Ahora bien, se creyó encontrarlo en palabras mágicas, en conjuros secretos, en sustancias debidamente preparadas, en plantas muy difíciles de encontrar y en miles de cosas más. Hoy en día, inventamos sueros y medicamentos a los que les atribuimos propiedades casi mágicas, pero a pesar de tanto buscar y rebuscar, seguimos llenos de enfermedades. Inclusive, a pesar de tantos descubrimientos científicos, de todas maneras, morimos sin poder alargar, suficientemente, la vida.

Hay que tener presente que lo hemos buscado en los lugares equivocados, hemos buscado fuera, cuando debemos buscarlo dentro. Las hormonas son las que nos dan la vida, éstas son elaboradas en esos pequeños micro laboratorios llamados glándulas. Existe una íntima relación entre las glándulas endócrinas con el amor y la sexualidad.

«Cuando la pareja está en realidad de verdad enamorada, se producen dentro del organismo transformaciones maravillosas. El amor es una efusión o una emanación energética que brota de lo más hondo de la conciencia; esas radiaciones del amor estimulan a las glándulas endócrinas de todo el organismo, y ellas producen millonadas de hormonas que invaden los canales sanguíneos, llenándolos de extraordinaria vitalidad». [El Milagro del Amor. Samael Aun Weor].

Si, por ejemplo, nos observamos siendo personas grandes, de muchos años, nos sentiremos cargados de dolencias y enfermedades, pero si por alguna circunstancia nos llegamos a enamorar, nos podremos dar cuenta de que nuestro cuerpo físico se revitaliza. Y es que el amor hace que las glándulas endócrinas trabajen extraordinariamente, y, como resultado, se producen hormonas que generan vitalidad y energía.

Por tanto, podemos estar seguros de que el elixir de larga vida consiste en aprender a vivir enamorados, no dejando escapar esa llama purísima en nuestro matrimonio, y si es que ya se ha ido, el trabajo que debemos realizar, en consecuencia, será rescatarla.

Sexualidad trascendente

Agua (la energía creadora) emanando del pico de un ave (El Tercer Logos). [Teotihuacán]

Agua (la energía creadora) emanando del pico de un ave (El Tercer Logos). [Teotihuacán]

Existen tres tipos de sexualidad: la inferior es la que practicamos la mayoría de la humanidad cuando adulteramos, vemos pornografía, violentamos los órganos creadores, etc.

La sexualidad normal, cada vez más escasa, existe cuando sabemos respetar el matrimonio, cuando logramos tener un matrimonio estable, sin violencias y sin conductas sexuales inferiores.

Ahora bien, existe una sexualidad superior donde es posible la transformación de las energías sexuales en el matrimonio. Además, con ella podemos regenerar nuestro cerebro y lograr un trabajo glandular estable. Por otra parte, a través de esta sexualidad es posible que florezca el amor y se alejen los divorcios y pleitos. De esta forma, es posible trabajar por lograr un matrimonio perfecto.

«Un matrimonio perfecto es la unión de dos seres: Uno que ama más, y otro que ama mejor». [El Milagro del Amor. Samael Aun Weor].

Es toda una ciencia trascendental, y si estás interesado en aprenderla, ingresa a nuestros estudios de Gnosis. En lo que llamamos primera cámara se estudia a fondo esta ciencia milenaria que estuvo al alcance de un Beethoven, un Buda, un Quetzalcóatl, etc.

El fruto prohibido del Edén sucedió cuando la humanidad de la época Lemur (tercer raza de la Tierra) practicaba ese tipo de sexualidad trascendental, pero los seres humanos de aquella época se vieron tentados a caer en la sexualidad de tipo inferior que todos practicamos hoy en día, y fue, precisamente, cuando comimos del fruto acerca del cual se nos dijo: “De todo árbol del huerto podrás comer; más del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás; porque el día que de él comieres, ciertamente morirás”. Por tanto, es necesario recapitular, volver a ver en el sexo algo sagrado.

«El beso, en sí mismo (dado por muchos en forma morbosa), es, en realidad de verdad, la consagración mística de dos almas, ávidas de expresar en forma sensible lo que interiormente viven». [El Amor y el Sexo. Samael Aun Weor].

El beso no es algo que debamos confinarlo a lo meramente físico, es posible que logremos elevarlo más allá de lo material. Cuando estamos realmente enamorados hay cosas que no se pueden expresar con palabras, pero un beso logra resumirlo todo.

«El acto sexual, es la consubstancialización del amor en el realismo psicofisiológico de nuestra naturaleza». [El Amor y el Sexo. Samael Aun Weor].

La consubstancialización sucede cuando dos substancias se vuelven una sola, sin diferencia alguna. Ahora bien, el ser humano no sólo está compuesto de cuerpo material, también tiene un aspecto psicológico y espiritual. Cuando realizamos el acto sexual, no como animalitos, sino como auténticos seres humanos, respetando lo sagrado de la sexualidad, el amor y todos los aspectos de la naturaleza humana pueden llegar a fundirse en una sola cosa.

¿Y los que no tenemos pareja?

Ante todo, no hay que desesperarnos. Si somos jóvenes, debemos esperar a que la divinidad nos envíe nuestra pareja. En consecuencia, no hay que ser tan impulsivos, ni ponernos en oferta como si fuéramos una mercadería, los anuncios en las redes sociales o páginas de citas son un verdadero atentado contra el amor. “Solicito dama de tal edad, de tal religión, con tales características”, tales anuncios son un auténtico burdel en el mundo de la mente.

Se ha dicho: “Matrimonio y mortaja del cielo baja”, esto quiere decir que hay que saber esperar, que para cada mujer hay un varón. También está dicho: “A Dios rogando y con el mazo dando”; por tanto, debemos pedir a la divinidad nuestra pareja, pero tenemos que realizar buenas obras por montones para merecerla.

Si tenemos edad avanzada, tampoco es para desesperarnos. La vida es un instante eterno y en la medida en que nos preparemos, es que podemos prospectar nuestro futuro, lo que hagamos influirá de forma decisiva en nuestras futuras existencias. El tiempo es muy relativo, y si trabajamos intensamente, sobre nosotros mismos, es natural que podamos cosechar y encontrar, en el momento oportuno, en esta o en la próxima existencia, a nuestra pareja.

¿Y si nuestra pareja no está en la gnosis?

Deidad agrícola, tiene una banda con flores y dos cabezas de felino y en la parte superior dos cabezas de ave. Las dos aves, los dos felinos, los dos adornos simbolizan la dualidad mujer y varón. [Teotihuacán]

Deidad agrícola, tiene una banda con flores y dos cabezas de felino y en la parte superior dos cabezas de ave. Las dos aves, los dos felinos, los dos adornos simbolizan la dualidad mujer y varón. [Teotihuacán]

Nuestra pareja no está cometiendo delito alguno. Debemos saber respetar la libertad de cada quien, de nuestros padres, hijos y, principalmente, de nuestra pareja. No es motivo de divorcio el que no crea en la Gnosis. Si queremos respeto hacia nuestra forma de sentir y pensar, debemos iniciar respetando a los demás.

Cuando intentamos coaccionar la voluntad ajena (aún con buenos propósitos) caemos en el abismo de la magia negra. En todo caso, es el ejemplo el que arrastra, si verdaderamente cambiamos y dejamos de ser menos iracundos, criticones e impacientes, quien se dará cuenta de tal cambio será nuestra pareja y ésa es la mejor invitación a que se interese por estos estudios.

Divorcio

Hay mucha información sobre el tema en libros, autores, religiones, etc., pero en el fondo lo que queremos realmente es justificar nuestros delitos. Mejor es aprender al respecto con el maestro de maestros: Jesús. Él afirma, en forma enfática, que sólo se puede dar carta de divorcio por adulterio comprobado.

«Pero, aquello de que, porque no se entienden, o como he visto por ahí avisos (he visto anuncios muy curiosos), una mujer se divorció del hombre por un solo motivo: ¡Porque el hombre roncaba mucho!». [El Cosmos Hombre. Samael Aun Weor].

La incompatibilidad de caracteres no es motivo de divorcio, ya que es posible cambiar el carácter, pero no el de la pareja, sino el nuestro, si nos lo proponemos.

Gimnasio Psicológico

Así como en el deporte, si disponemos de un gimnasio para entrenarnos, es obvio que obtendremos una mejor preparación. Ahora bien, de la misma forma hay gimnasios psicológicos que nos pueden preparar para auto conocernos y nos pueden ayudar a descubrir nuestros defectos para poderlos estudiar y eliminar.

Es muy frecuente lamentamos por el hecho de que nuestra pareja es muy iracunda, que todo le molesta, y andamos quejándonos con todo el mundo de ello. Si actuamos así, es que no hemos comprendido la Gnosis. Ése es el lugar perfecto para auto descubrirnos, para auto conocernos, para identificar nuestros defectos. Ahora bien, cuando los descubrimos, tenemos la oportunidad de eliminarlos.

Debemos tener en cuenta dos cosas muy importantes: Si vemos un defecto psicológico en alguien y eso nos cae muy mal, es porque, en realidad, lo tenemos nosotros, excesivamente, muy dentro. Es como afirma la física: “Los polos iguales se repelen”.

Segundo, pero no menos importante, si nos señalan un defecto y nos molesta es porque, realmente, lo tenemos, pues si ese ego señalado no existiera en nuestro interior, lo que alguien diga no nos molestaría en lo más mínimo.

Así que lo que necesitamos es dejar de protestar y aprovechar al máximo el formidable gimnasio psicológico que nos brinda el hogar. Con justa razón se le ha llamado a este camino: El Sendero del Hogar Domestico.

Encontrar el camino secreto en la pareja

Obsérvese en Xochiquétzal la nariguera lunar (las fuerzas femeninas) y en Xochipilli la nariguera fálica (las fuerzas masculinas) [Códice Fejérváry-Mayer 35-4]

Obsérvese en Xochiquétzal la nariguera lunar (las fuerzas femeninas) y en Xochipilli la nariguera fálica (las fuerzas masculinas) [Códice Fejérváry-Mayer 35-4]

El amor es la fuerza más poderosa del universo, nada puede contra ella, todo lo vence, todo lo protege, todo lo exalta. Cuando aprendemos a amar y disolvemos los agregados psicológicos que lo impedían, en consecuencia, hacemos un culto y una religión de eso que se llama amor, y ello nos conduce a la misma divinidad. Si somos capaces de amar, nos será posible encontrar el camino secreto en nuestra media naranja.

Todos podemos hacer cosas geniales, llevar a cabo grandes obras y realizar gigantescas misiones en favor de la humanidad, pero aquéllos que tienen la dicha de tener a alguien con quien trabajar en tales empresas, poseen, en sí mismos, un gran regalo de Dios.

«Observen ustedes que, junto a los grandes hombres, aparecen siempre las grandes mujeres: Junto al Buddha Gautama Sakyamuni, está Yasodhara, su bella esposa-discípula; junto al Divino Rabí de Galilea, aparece María Magdalena».

«Obviamente, no sería posible para los grandes hombres realizar gigantescas labores como aquéllas que han permitido cambiar el curso de la historia, si no estuviesen acompañados a su vez por alguna gran mujer».

«El amor, en sí mismo, deviene de lo ignoto de nuestro Ser; quiero decir en forma enfática, que dentro de nosotros mismos, allá en las profundidades más íntimas, poseemos nuestro Ser. Éste reviste características trascendentales de eternidad, éste es lo divinal en nosotros».

«El amor, digo, es la fuerza que emana precisamente de ese prototipo divinal, existente en lo hondo de nuestra conciencia; es un tipo de energía especial capaz de realizar verdaderos prodigios». [El Milagro del Amor. Samael Aun Weor].

Práctica: Transmutación de la energía creadora

Sapo símbolo de la transmutación de la energía creadora. [Museo del Templo Mayor]

Sapo símbolo de la transmutación de la energía creadora. [Museo del Templo Mayor]

Existen sistemas para transmutar la energía sexual en el matrimonio, pero esas son enseñanzas que se estudian en la primera cámara (siguiente nivel de estudios, una vez que se terminan las lecciones básicas de Gnosis). Ahora bien, a modo introductorio, en esta ocasión vamos a trabajar con un sistema de transmutación de las energías creadoras en meditación.

Es importante tratar de conservar las energías creadoras, no malgastarlas, porque si queremos transmutarlas, primero hay que ahorrarlas.

Nos iremos a la antigua China donde hace muchos años existió la orden sagrada del dragón amarillo. En aquellos tiempos, llenos de una extraordinaria espiritualidad dentro de los templos, los miembros de esta augusta orden acostumbraban sentarse formando un círculo. Ahora bien, su postura, al estar sentados, consistía en tener las piernas cruzadas y en ubicar el dorso de la mano derecha sobre la palma de la mano izquierda. Luego, en profundo silencio mental, a través de ciertos sonidos sagrados (mantram) y con ayuda de su imaginación creadora, lograban transmutar la energía sexual.

1. Relajamos cuerpo y mente (ver capítulos 1 y 2).

2. Nos concentramos en el Real Ser interior profundo y la Madre Divina particular, suplicando la trasmutación de la energía sexual.

3. Inhalamos profundamente, lentamente, imaginando que de las gónadas sube un haz de luz purísima, a lo largo de la columna espinal, hasta iluminar el cerebro, esto lo hacemos vocalizando mentalmente el sonido mágico (mantram) “Ham” (se pronuncia “jaaaaammmmm”).

4. Retenemos el aliento, siguiendo con la imaginación el ascenso de la energía creadora hasta el cerebro y su descenso hasta al corazón.

5. Exhalamos el aliento, corta y rápidamente, fijando la energía trasmutada en la conciencia. Al exhalar, vocalizamos verbalmente el sonido mágico (mantram) “Sah” (se pronuncia “saj”).

6. Repetimos los pasos 3, 4 y 5 por varios minutos.

7. Agradecemos la oportunidad de hacer esta práctica y la ayuda recibida en la misma.

Puedes escuchar esta práctica en audio, dirigida por un instructor gnóstico en este enlace:

Practica 5