Gnosis Inscríbete en Novedades
Instituto Cultural Quetzalcoatl
Gnosis ICQ en: English | Francais:
 

MoisésMoisés

Estimados lectores de nuestra revista “Sabiduría del Ser” en esta ocasión vamos a referirnos al gran iniciado bíblico Moisés “SALVADO DE LAS AGUAS DE VIDA”, esotéricamente conocido como Hosarsiph (primer nombre egipcio de Moisés) cuyo Real Ser interno es Zachariel regente de Júpiter.

La Biblia afirma que era de origen hebreo, que su madre legítima fue “hebrea”, ante el temor de que lo mataran siendo todavía un bebé, (paralela extraordinaria con Herodes cuando mandó matar a los niños de uno y dos años de edad al nacer el Salvador del mundo Jesucristo) lo abandonó a su suerte en una canasta que quedó flotando en un río, misma que llegó a manos de la princesa de Egipto y hermana del Faraón, la princesa, movida por sentimientos maternales lo adoptó.

Entonces creció bajo su protección destacando en conocimientos, rebeldía espiritual, inteligencia y conciencia, Moisés, tenía un primo llamado Menephtah “hijo del Faraón”, el cual gozaba de menor popularidad que este pero era sucesor natural del trono, cabe destacar que en aquellos tiempos los sacerdotes del imperio egipcio tenían mayor poder que el Faraón y en más de una ocasión habían evitado que el hijo de un Faraón subiera al poder si aquellos consideraban que este era indigno de tal honor para gobernar a Egipto si no había pasado por la iniciación correspondiente.

Por otra parte, un sacerdote egipcio de nombre Manethon al cual se le debe la cronología exacta de las dinastías que gobernaron Egipto afirmó que Moisés era hijo legítimo de la familia real; sea cual fuere su origen, egipcio o judío, Moisés, iniciado egipcio y sacerdote de Osiris cumplió con una gigantesca misión que fue la de instaurar el monoteísmo en el mundo antiguo consolidado con el cristianismo salido del mismo pueblo hebreo con la venida del M. Jesús y avivado con el surgimiento del Islam con repercusiones en el mundo contemporáneo.

 El Faraón (Ramses II) viendo en Moisés un peligro para que su hijo ascendiera al trono, lo nombró Escriba del Reino, este nombramiento lo obligó a viajar por Egipto para inspeccionar y dar cuenta de las obras que se construían en el reino.

En una ocasión fue testigo de la crueldad de un soldado egipcio cuando golpeaba a un esclavo hebreo, su corazón explotó en rebeldía contra el sistema y por defender al agraviado mató al soldado, siendo consciente de la grave falta en la que había incurrido por ser iniciado en los misterios Isiacos se auto exilió huyendo a un país llamado Madián  situado entre el desierto y el mar rojo.

Allí conoció a Jetro, gran Sacerdote de Madián, mismo que le dio asilo, consciente del karma que se había ganado resolvió pagar el precio correspondiente a los altos iniciados como él lo era, así que entro al subterráneo del templo de Madián en donde se sometió al ayuno, a la oración y luego bebió un compuesto de hierbas que lo sumieron en un sueño profundo, ya estando en astral no podía regresarse al cuerpo físico hasta que el soldado muerto por él lo perdonase, conseguido su perdón, Moisés lo condujo por el mundo de los muertos a su destino final, habiendo pagado el Karma regresó a su cuerpo físico el cual aún estaba vivo ya que pudo haber muerto de inanición.

 Saliendo victorioso de tan dura prueba, se casó posteriormente con la hija mayor de Jetro llamada Sephora, Jetro tenía en total 7 hijas, mismas que vienen a representar las 7 virtudes del alma, las 7 serpientes sobre la médula espinal, es claro que Moisés había logrado tales niveles de iniciación, habiendo recibido el mensaje de su misión por el Altisimo, (su Real Ser) resolvió regresar a Egipto para pedirle al Faraón la liberación del pueblo hebreo, al negarse este, soltó las diez plagas a Egipto y una vez que el pueblo hebreo fue liberado.

Moisés lo condujo por el desierto durante cuarenta años, se alimentaban del Maná, a pesar de los milagros y prodigios que Moisés demostrara al pueblo judío tuvo tres traidores conocidos como Coré, Datan y Habiram mismos que nos recuerdan a los tres traidores de Jesús Cristo (Judas, Pilatos y Caifás) “Deseo, mente y mala voluntad respectivamente”, Moisés estando en el desierto dejó a su pueblo para subir al Monte Sinaí, arriba vio una zarza ardiendo y Aelohim el Inmanifestado,  le habló diciéndole: “Descálzate, estas en tierra sagrada”.

Allí recibió las tablas de la ley en piedra, mismas que contenían los diez mandamientos. Cuando bajó del Monte Sinaí parte de su pueblo ya lo había traicionado, habían levantado el Becerro de Oro, habían caído en orgías sexuales y bebían vino, esta conducta gregaria nos recuerda a los actuales tiempos, apartó a las ovejas de los cabritos, es decir a los que eran justos de los que no lo eran y mandó a los fieles pasar por cuchillo a los injustos. “Hecho simbólico representativo de la muerte de los agregados que internamente llevamos”.

 Continuando su camino con los pocos justos que le quedaban llegó hasta la entrada de Canaán. Considerando que habían llegado a la tierra prometida dio por terminada su misión, pero advirtió que más adelante en el tiempo vendría otro profeta con gran sabiduría y que haría la voluntad de Dios, mismo que nacería entre ellos (los judíos).

Cedió el Bastón de los patriarcas a Josué para que continuara guiando al pueblo en tanto Moisés ascendía al Monte Nebo y luego se elevaba para perderse entre la cuarta dimensión. Moisés había logrado la inmortalidad del cuerpo físico, se convirtió en un hombre Jinas, su cadáver jamás se encontró.

El maestro Samael afirma que Josué fue una pasada encarnación del Maestro Jesucristo.

Conclusión general: Los sacerdotes egipcios expresaban el pensamiento de tres formas 1.- en forma clara y sencilla 2.- de manera figurada y simbólica 3.- sagrada y jeroglífica. Heráclito explicó la diferencia bajo los epítetos: hablada, significativa y oculta. La tercera forma de escribir se basa en la doctrina de Hermes la cual afirma que una sola ley abarca el mundo natural, el humano y el divino. Gracias a aquella escritura el adepto abarca los tres mundos de una sola mirada.

El conocimiento que tiene la Biblia está en clave, los Evangelios, el Génesis, el Apocalipsis están escritos en lenguaje oculto, iniciático y aún el pasaje del Moisés bíblico está en clave, lo que a los ojos de los humanos es incomprensible, para los iniciados es perfectamente entendible lo de las diez plagas que hizo caer Moisés a Egipto, la apertura del mar rojo, la columna de fuego, el Arca de la Alianza, el maná del desierto, el bastón de los patriarcas etc.; son formas de expresión figuradas y simbólicas que abarcan la naturaleza ciega, la naturaleza humana y el mundo del espíritu al mismo tiempo.

El conocimiento gnóstico es un conocimiento iniciático gracias al cual tenemos las claves necesarias para comprender el significado oculto que encierran los libros sagrados y a sus grandes iniciados. Pues bien mis estimados amigos hasta aquí mi articulo esperando que sea de  ayuda para su cultura y crecimiento espiritual.

BIBLIOGRAFÍA: El Libro que Mata a la Muerte de Mario Rosso de Luna, conferencia Moisés y la simbología alquimista de Samael aun Weor, Libro Los Grandes Iniciados de Edouard Schure 1889 (Colección esoterismo II ).

“Hombre: témete a ti mismo, a tu orgullo, a tu vanidad y a tu soberbia”. -La Biblia

Enviado por: Virgilio Cuautle Roldán. (Nochistlán, Zacatecas México)

Imagen: Tintoretto 1577

Anterior Descargar en: Word | Word Comprimido | Pdf | Solo Texto | Índice | 01 | 02 | 03 | 04 | 05 | 06 | 07 | 08 | 09 | Siguiente
Inscríbete a la Revista
Contacto con el ICQ | Inscríbete en: Novedades y Práctica Semanal | Revista | Cursos de Gnosis |
Libro: El Mensaje Místico de la Piedra del Sol | Términos de Uso | Politica de privacidad