Gnosis Instituto Cultural Quetzalcóatl

Gnosis ICQ en: English | Francais:

El Despertar de la Conciencia

Dibujo: Leonardo Da Vinci. Cabeza de mujer joven.

Los Seres Humanos solo estamos utilizando del 1 al 3% de Conciencia y el 97 o 99% permanece dormido. Es urgente que trabajemos para el Despertar de La Conciencia; pero para ello primero es necesario, darnos cuenta y aceptar que estamos dormidos ¿Cómo podría alguien querer despertar, si  cree que ya está Despierto? Lastimosamente la mayoría de nosotros creemos estar despiertos  y hasta nos ofendemos si alguien nos dice que estamos dormidos. 

Quien quiera despertar consciencia necesita conocerse a sí mismo, comprender que somos de constitución Séptuple, que nuestro cuerpo físico no lo es todo, es necesario entender que este mundo   tridimensional tampoco lo es todo, existen otras dimensiones tanto superiores como Inferiores.

La Psicología Gnóstica nos enseña que existen  cuatro grados o estados de conciencia:

El primer grado  es el sueño común que todos realizamos al ir a la cama, nuestro ego sale del cuerpo físico y realiza actividades creyendo que está despierto, no se da cuenta que está dormido… Este nivel de Conciencia se le llama: Eikasia y es el inconsciente, subconsciente e infra-consciente: ignorancia, crueldad  humana, barbarie, sueño demasiado profundo, mundo instintivo y brutal, estado infrahumano.

 El segundo grado de conciencia es el estado de Vigilia o sea cuando despertamos por las mañanas, que desafortunadamente no es más que otra forma de sueño, seguimos soñando “despiertos”. A este nivel se le llama: Pistis y es: creencias, prejuicios, sectarismos, fanatismos, teorías en las cuales no existe ningún género de percepción directa de la verdad. Pistis es la Conciencia del nivel común de la humanidad, la subconsciencia e inconsciencia.

 El tercer grado  de conciencia es la Auto-Conciencia.- Es cuando por breves momentos hacemos  Conciencia de sí mismos, ya sea a través de la auto-observación o de  una meditación, por ejemplo: Si practicamos la relajación de   nuestros músculos, en esos momentos nos damos cuenta de las partes del cuerpo, pero antes ni remotamente recordábamos, que tenemos dedos, pies,  tobillos, pantorrillas, rodillas, o que respiramos, que nuestro corazón late, etc., etc., a este nivel de conciencia se le conoce como Dianoia. Dianoia es: revisión intelectual de creencias, análisis, sintetismo conceptual, conciencia cultural-intelectual, pensamiento científico, etc. el pensamiento dianoético estudia los fenómenos y establece leyes; es cuando comenzamos a entrar al mundo de lo consiente.

El cuarto  grado de conciencia es: Conciencia Objetiva,  este grado es el más elevado de los cuatro, aquí se tiene conciencia permanente, por lo tanto, pertenece a seres como: Jesús el Cristo, Hermes Trismegisto, Zoroastro, Buda, etc., el mismo Maestro Samael, alcanzó a desarrollar un centro gravitacional de Conciencia permanente, a este nivel se le llama Nous:  es  conciencia despierta, perfecta iluminación interior profunda, es intuición. El pensamiento noético es sintético, claro, objetivo e iluminado.

Todos los grandes Maestros  que han existidos sobre la faz de la tierra, trajeron  el mensaje  que nos indica la necesidad de despertar  conciencia,  desafortunadamente,  no nos dicen como,  inclusive los cuatro evangelios insisten en la necesidad de despertar. Despertar aquí y ahora, pero la gente no entiende.

El despertar de la conciencia es un trabajo interno, individual que cada quien tiene que realizar, ahora o más tarde, en esta vida o en la próxima o dentro de cincuenta o setenta o cien mas, siempre y cuando le queden existencias por vivir, nadie jamás podrá hacer este trabajo en nuestro lugar, ninguna persona, institución,  secta, religión o grupo, ni gratis ni cobrando, ni  todo el dinero del mundo podrán despertar la conciencia de alguien más que no sea uno  mismo…

La causa del sueño profundo en que vive la humanidad es la fascinación, los procesos de identificación y fascinación conducen al sueño de la consciencia. Nos identificamos con un bonito vestido, un traje, unos zapatos, con joyas, un auto, la casa del vecino, etc.,  luego nos imaginamos que nos ponemos el vestido, el traje, manejamos el auto, vivimos en la casa del vecino y los sueños continúan. Son millares de circunstancias que producen identificación, fascinación y finalmente el sueño de la consciencia.

Durante las horas de reposo del cuerpo físico, el alma envuelta en su cuerpo astral abandona el cuerpo físico y deambula por la 5ª. Dimensión o mundo astral; durante  las horas de sueño la mayoría de los seres humanos  andamos en los mundos internos  con la consciencia dormida, ocupándonos de  los mismos oficios cotidianos, trabajamos, reímos, sufrimos, etc. a nadie se le ocurre preguntar si se encuentra en el mundo físico o en el mundo astral. Si bien la Intima Recordación de sí mismo es importante no lo es menos aprender a manejar la atención dividiéndola  en tres partes.

La Clave SOL

SOL significa: Sujeto,  Objeto y Lugar.

Sujeto: Sin olvidarnos de Sí mismos, de nuestro ser interior,  auto-observarnos en cada instante, de momento en momento, esto implica el estado de alerta, en relación con nuestros pensamientos, acciones, emociones, hábitos, palabras, etc., etc.,

Objeto: Observación detallada de todas las impresiones recibidas a través de los cinco sentidos, teniendo extremo cuidado de no identificarnos con ningún evento, para evitar caer en la fascinación y en el sueño de la consciencia.

Lugar: Preguntarnos constantemente a sí mismos,  ¿en dónde estoy?, ¿Por qué estoy aquí?, ¿estoy en el mundo tridimensional? o ¿acaso estoy en otra dimensión?  Y dar un pequeño salto para comprobar la dimensión en que nos encontramos, si flotamos es porque estamos en el mundo astral o bien tratar de estirarnos el dedo índice de cualquier  mano y si vemos que eso sucede es porque nos encontramos en la 5ª. Dimensión.

Debemos saber observar sin identificarnos. Cuando  uno divide la atención en tres partes, en Sujeto Objeto y Lugar, es de hecho atención consciente. Cuando nos identificamos con las personas, con las cosas, con las ideas, pensamientos, etc., nos olvidamos de sí mismos.  Un ejemplo seria una persona que se encuentre frente a un insultador, se identifica con él, se fascina, cae en el sueño de la conciencia y entonces, responde a los insultos, puede llegar a herir y hasta  matar y terminará encarcelado si bien le va,  en el peor de los casos puede perder la vida y todo por no recordarse a sí mismo. Aquel que sabe poner atención consciente, sería incapaz de darle valor a las palabras de un insultador, o de herir a las personas o bien, dejaría identificarse con el sexo opuesto o con la copa de vino etc., etc.

Aquel que despierta consciencia es de hecho un Iluminado, conoce los Misterios de la Vida y de la Muerte, puede viajar en cuerpo astral a otras dimensiones, puede ver y platicar con  sus seres queridos que ya fallecieron,  puede recibir las enseñanzas a los pies de los Grandes Maestros, puede vencer a la muerte, etc.

Dibujo: Leonardo Da Vinci. Cabeza de mujer joven.

Enviado por: Nelly López Villa.  Hermosillo, Son. Curso de Instructores

Descargar en: Word | Zip | Pdf | Texto | Índice | 01 | 02 | 03 | 04 | 05 | 06 | 07 | 08 | 09 |
Suscribirme