Gnosis Inscríbete en Novedades
Instituto Cultural Quetzalcoatl
Gnosis ICQ en: English | Francais:
 

TONATIUH

El Calendario Azteca

Instructor: Hammurabi Luis Rivera

TonatiuhInstituto Cultural Quetzalcoatl de Tulancingo, Hidalgo.

Aun en la cima de la gloria, los antiguos mexicanos nunca olvidaron que su metrópolis, imponente y maravillosa, había sido establecida en los pantanos por una tribu humilde y subestimada.

Cierta leyenda muy antigua, refiere cómo los ancianos descubrieron con gran asombro "intollihtic inacaihti" “dentro del tutelar, dentro del carrizal”, a ciertos vegetales y criaturas animales que el Dios Huitzilopochtli les había anunciado: el sauce blanco, la rana color de esmeralda y el pez blanco, etc.

¡Oíd, empero!, Que hay algo más que no habéis visto todavía. Idos incontinente a ver el Tenochtli, en el que veréis se posa alegremente el águila.

Pues ahí estará nuestro poblado, México-Tenochtitlán, el lugar en que grita el águila, se despliega y come, el lugar en que nada el pez, el lugar en que se desgarra la serpiente, y acaecerán muchas cosas."

Desde ese tiempo el águila devorando a la serpiente ha sido el emblema del pueblo mexicano.

El águila espiritual o mística del ser humano es decir la manifestación de todos los valores mas exaltados que una esencia contiene debe devorar o absorber a la serpiente del mundo físico material en el que vivimos para encontrar ese equilibrio entre lo físico y la divino….

Así se formaban los auténticos mexicanos esos que eran los guías sencillos y sabios de los tiempos idos y que se encargaron de dejarnos la piedra del sol como fruto de su comprensión entre la vida física y las cuestiones de lo interior.

Por lo que para llegar a convertirse en auténticos Mexicanos no era necesario nacer en estas tierras sino mas bien cristalizar el glifo del águila y la serpiente dentro de nos.

Aquellos genios dominaban a su propia naturaleza y por lo tanto también la externa, esa era la causa de la vida en otros tiempos convertirse en una serpiente emplumada para poder ser pilares para las nuevas generaciones.

La Piedra solar, Tonatiuh el Dios Sol es una de las muchas piezas en roca que como un libro sagrado y en el mas profundo de los silencios espera ansiosa a que alguna esencia intrépida extraiga su sabiduría para que nazcan nuevamente los auténticos mexicanos y de una vez por todas esta humanidad luche por su propia regeneración y la del planeta en el que habita.

Los comendadores del sol siempre se dedicaron a instruir al pueblo mexicano desde sus centros de enseñanza, uno de ellos y cerca del cual se encontró la enorme piedra solar es el llamado Templo mayor en la ciudad de México….donde los guerreros águila y los guerreros tigre eran los guías de estos lugares…

Conocían estos sabios a profundidad los mecanismos del universo, sabían que detrás de cada sol físico existe un sol espiritual y fue a ese sol al que siempre rindieron culto.

La cara de Tonatiuh en el calendario azteca es la cara de Ometecuhtli-Omecihuatl, Señor y Señora de la dualidad, Dios de la vida, del amor y de la generación.

Ya que en la antigua sabiduría de Anahuac se conocía por experiencia vivida que la divinidad contenía los dos polos de la naturaleza femenino-masculino siendo sus dioses siempre andróginos divinos.

Está encerrado por dos círculos concéntricos alrededor de los cuales cuatro cuadrados, dentro de otros dos círculos concéntricos (el Absoluto Inmanifestado, Ipalnemohuani)

Podríamos decir que la máxima representación de la divinidad esta manifiesta en estos 3 círculos.

El circulo central es el Ain o el inmanifestado del cual el gran iniciado Moisés menciona no es posible hacer imágenes porque nadie le conoce , el 2o. El Ain Soph a través del cual se han manifestado todas las divinidades conocidas en el mundo y el tercero el Ain Soph Aur el conjunto de soles espirituales que rigen el universo.

A la altura de su frente encontramos nuevamente 3 figuras las cuales nos recuerdan que la vida en el cosmos solo puede surgir entre el polo positivo y el polo pasivo de nuestra naturaleza, Madre (el amor), Padre (la Fortaleza) e hijo el resultado de los dos.

Esa es la única manera de llegar a conocer los misterios de Tonatiuh o el Dios Sol.

También nos recuerda un vértice magnético que tenemos a la altura del entrecejo y que en oriente le llaman chacra AJNA el cual se desarrolla en las esencias castas, sencillas, humildes, serenas., dando por resultado la facultad de la clarividencia, que nos permite ver el ultra de la naturaleza.

Los ojos penetrantes nos recuerdan la mirada del padre que esta en secreto, la cual nos invita a observar detenidamente todos los actos de nuestra vida para que surja la comprensión de los mismos.

Siempre se ha sabido que los ojos son como las ventanas del alma, es decir a través de ellos se manifiesta todo lo que nosotros somos por dentro.

También es necesario poner atención a estas piezas sagradas porque nos hablan sobre los misterios de la vida, de la muerte, de la creación, de la misión de cada ser humano en esta existencia.

Es claro que la divinidad siempre esta atenta y observando todo lo que el ser humano realiza por su paso en esta vida.

Su nariguera habla sobre el sabio uso de la respiración que en combinación con la imaginación puede dar por resultado la transformación de nuestras fuerzas sexuales en un alimento para nuestras glándulas de secreción y por tanto un organismo física e internamente sano.

Es claro que todos estos “adornos”, como a veces les llamamos son mas bien símbolos que representan cuestiones de la propia naturaleza del ser humano.

Existe un sencillo ejercicio que puede ayudarnos a tener un organismo lleno de vitalidad, consiste en inhalar profundamente al tiempo que mentalmente se canta la palabra Ham (jam) y al exhalar Sah (Saj) corto y rápido durante el tiempo que tengamos disponible y en un lugar ventilado que puede ser en la casa o si podemos en un bosque, un rió, o orilla del mar. De esta manera podemos transformar muchas fuerzas de nuestro cuerpo en sustancias de las que se alimentan nuestras glándulas.

Las orejeras que nos recuerdan los aretes de nuestras damas, exponen un símbolo meramente relacionado con nuestras fuerzas sexuales, no olvidemos que el circulo es la viva representación de las fuerzas femeninas y el punto en el centro de las masculinas que en este caso esta sustituido por el pendiente que cuelga.

Esto nos indica como los sabios de Anahuac conocían a profundidad las bases sobre las que se sostiene el universo.

Cuando en aquellos grandes penachos se colocaban esas grandes orejeras indicaban también el saber escuchar en forma consiente a los demás a si mismos y al padre que esta en secreto.

Cuando se visita el museo de Antropología e Historia en la Ciudad de México y se observa la Piedra solar impresiona en este grabado la lengua de pedernal que sale de su boca con el grabado de unas garras de tigre y un ojo de águila.

Claro esta que tenemos que aprender a utilizar nuestro verbo en forma correcta porque con el podemos sanar a un enfermo o terminar con la vida del mismo y es bien cierto que al hablar debemos tener fiereza es decir fuerza y a la vez observación como las águilas que pueden mirar desde muy alto a su presa, así nosotros debemos calcular el resultado de nuestras palabras para que sus efectos siempre sean como un bálsamo para el corazón de quien nos escucha.

A los costados de Tonatiuh se ven dos garras que estrujan humanos corazones…nos dicen que es necesario disolver dentro de nosotros los sentimentalismos que tenemos y que se vuelven un impedimento para vivir en forma equilibrada.

Dicen los libros antiguos que la lucha mas fuerte que existe dentro de nosotros es la de corazón contra corazón y eso nos recuerdan estos corazones estrujados, o sea que cuando se trata de resolver las cosas que mas nos duelen, nos molestan o de las que no nos gusta hablar…siempre sentimos un dolorcito en nuestro corazón por la falta de comprensión de esos sucesos pero de todos modos tenemos que enfrentarlos.

Nuevamente aparecen ojos de águila en la garra…

Obviamente para disolver esos sentimientos falsos que llevamos se necesita fuerza interna, y una gran observación de si mismos y como los tigres no temerle a enfrentarnos a nuestros enemigos internos en este caso a nuestros defectos de tipo psicológico.

En Tula Hgo., Chichén Itzá y otras zonas arqueológicas se observan estos tigres o águilas como tragándose corazones que nos alegorizan lo mismo que las garras de Tonatiuh.

Los ojos de águila siempre nos invitan a mirar hacia el infinito.

Recuerdan auto observación, atención, reflexión y una gran visión que debemos desarrollar en nuestro diario vivir.

También la majestuosidad que hay que descubrir en cada ser humano aun cuando sea el mas miserable del mundo siempre tendrá entre su esencia escondidos los valores de su ser y solo con visión de águila los podremos ver, ese seria un autentico guerrero águila como los de los tiempos idos.

Alrededor de Tonatiuh y dentro de 4 cuadros encontramos los glifos de 4 razas que anteriormente habitaron el planeta o también llamados hijos del sol.

La primer raza llamada Protoplasmatica o Polar esta representada por el signo de Ocelotonatiuh o Sol de Jaguar.

Esta raza fue la primera que habitara el planeta y tenían sus habitantes cuerpos dúctiles que tanto se podían hacer gigantes como reducirse a un punto en el espacio, se reproducían por mitosis y en el cuerpo del actual ser humano quedo el vestigio en algunas células que en nosotros así se reproducen.

Dice la piedra solar que esta raza desapareció devorada por los tigres es decir sus habitantes desarrollaron unas sabiduría tan extraordinaria que lograron enfrentarse a todos sus procesos internos, desarrollando todas los valores del ser y dando origen a los hijos del segundo sol los Hiperbóreos.

La segunda Raza fue de androginos divinos es decir seres con las dos sexualidades dentro de un mismo organismo los cuales se reproducían como algunas plantas que conocemos es decir por brotación.

Esta raza domino totalmente el verbo creador por eso dice el glifo que fueron arrasados los hijos del segundo sol por fuertes huracanes, dando origen a los hijos del tercer sol…los lemures.

Los Lemures ocuparon gran parte de lo que ahora es el océano pacifico eran gigantes y frente a la costa de chile en la isla de pascua podemos observar los famosos moahi, monolitos de roca enormes que datan de esta raza.

A los lemures les toco el cambio del planeta en cuanto se refiere a su constitución física.

Fue en esta raza cuando el planeta empezó a solidificar y también las sexualidades se separaron en varón-mujer.

Al final de la lemuria se entro en un proceso de decadencia por violar los principios con los que habían vivido y fueron arrasados por el sol de la lluvia de fuego., sus descendientes dieron origen a los Atlantes o hijos del cuarto sol.

La Atlántida considerada para muchos como un sueño de Platón realmente existió, desarrollando todo su esplendor en lo que hoy es el océano atlántico…restos de la atlantida los hay por todos lados ya que nosotros descendemos de esta raza.

Los atlantes fueron los encargados de construir muchas de las pirámides que ahora nosotros observamos en nuestro mundo.

Utilizaron la energía solar, así como los transplantes glandulares.

Esta raza abuso de la radiación y de las fuerzas creadoras dando como resultado que se hundiera en el océano que hoy lleva su nombre.

Desaparecieron por Atonatiuh o sol de agua, el diluvio universal nos recuerda este acontecimiento.

Los sobrevivientes dieron origen a los hijos del 5° sol que somos nosotros.

Los hijos del quinto sol llamados también los arios o los de la raza aria, somos los descendientes de los atlantes.

Culturas como los Persas, Hindúes, Egipcios, Sirios, Chinos, Mayas, Aztecas, Incas, Pieles Rojas, etc. devienen de esta antigua raza y bien sabemos a través de nuestra historia el esplendor que esta raza tubo y lo que en esta época vivimos.

La piedra solar menciona a nuestra raza en el símbolo del nahui ollin, dice que desapareceremos por el cuarto movimiento de la tierra es decir por la revolución de los ejes, el ecuador se convertirá en polos y los polos en ecuador, todas las tierras que hoy están contaminadas quedaran sepultadas entre el hielo por miles de años para su purificación y surgirán nuevas tierras para poder vivir.

Claro esta que no todos sobreviviremos, seria injusto que con todos los delitos, contaminación, destrucción de bosques, daños a los mares, ala atmósfera que hemos hecho se nos dieran nuevas tierras para volverlas nuevamente pedazos, definitivamente nuevas generaciones tendrán que habitar el mundo, humanos con un alto sentido de responsabilidad, una semilla selecta que pueda vivir sin fronteras ni artificios de ninguna especie, humanos geniales en todos los sentidos de la palabra y que amable lector de donde saldrán sino es de estas esencias que leemos o queremos aprehender algo que sirva para nuestra transformación Psicológica, motor, instintiva, emocional y sexual.

Por lo que la piedra solar es clara en ese sentido.

Alrededor del símbolo del movimiento encontramos los 20 días que se utilizaron para medir el tiempo en el México antiguo y de acuerdo a la ley de analogías filosóficas representaron características que se tenían que cultivar de acuerdo al glifo o grabado del día.

Si embargo los comendadores del sol, los sabios de anahuac sabían que el tiempo realmente no existía y sus medidas solo servían para llevar un orden dentro de sus vidas mas no se dejaban regir por las tan mencionadas horas que nosotros usamos y que tanto nos estresan.

Se vivía de momento en momento y de instante en instante.

En el esplendor de la sabiduría serpentina del México prehispánico las fiestas en honor a la primavera, al invierno, al fuego nuevo, a los dioses….no existieron los sacrificios humanos de los que tanto nos asustamos porque era una época solar donde brillaba la esencia de cada ser, esas fiestas estaban llenas de colorido por la alegría que internamente existía por tener la capacidad de convivir directamente con todas las cosas que la madre tierra daba a los hombres.

Cuando se perdieron esas capacidades entonces vinieron los sacrificios sangrientos que resultaron de los vicios, crueldades y atrocidades que empezaron a surgir entre el pueblo de Anahuac, actitudes que por cierto ahora nos parecen insignificantes en cuanto a las masacres humanas que hoy miramos hasta por T.V.

Dos Xiucoatl o serpientes de fuego encierran a la piedra solar indicando que el secreto del sol esta en el fuego sabiamente utilizado por los dos polos de la naturaleza.

Forma un círculo con dos serpientes Ometecutli y Omecihuatl el señor y la señora de la dualidad los cuales dan origen a toda la creación, al mismo tiempo se cierra el circulo por ambas serpientes indicando que todo lo que inicia debe terminar o que todo llega tarde o temprano a su final.

Los misterios de Tonatiuh por lo tanto están encerrados en el uso de estas dos serpientes.

Esta serpiente nos recuerda el rostro de Tonatiuh y expresa a todo lo que tiene que ver con la masculinidad del cosmos como el fuego, la luz, el sol, lo positivo…

En otra representación es nuestra madre divina Kundalini que tiene que desarrollarse en nosotros a través de los meritos del corazón

La serpiente de rostro cubierto por una malla hace alusión a la noche, al agua, a lo oscuro, a las tinieblas, al complemento de la luz, del sol, del agua, a lo pasivo.

Y se encuentra frente a la serpiente luminosa como para que exista un intercambio de fuerzas y de allí brote Tonatiuh que se gesta en el vientre de ambas así como se debe gestar en el vientre del mismo ser humano cuando inteligentemente sabe mezclar la ternura femenina con la fuerza masculina.

Finalmente en los cantos encontramos grabados de dagas, estrellas, y el símbolo de Venus el planeta del amor, como diciendo que solo a través de la fuerza maravillosa del amor y de un gran sacrificio indicado por las dagas es como se puede entender el misterio del universo o de las estrellas y aquel que lo logra, hace que resplandezca en su propio sol interno o sea su corazón, la luz de Tonatiuh con todo su esplendor y quien lo logra claro que siempre tendrá derecho como en otros tiempos de portar un gran medallón del SOL en su pecho porque por dentro ya se lo ha ganado.

O nos convertimos en guerreros águila, en guerreros tigre, en auténticos mexicanos, hombres geniales o definitivamente nos conformamos con mirar el paso de los días con esa tristeza que se refleja en nuestras miradas cansadas de tanto dar vueltas en la rueda del Samsara.

“Que la luz de Tonatiuh ilumine vuestros Corazones”

“Que las fuerzas del Aguila y del tigre os dirijan y acompañen en su sendero”

Gracias

----

Libro con todo el simbolismo detallado Calendario Azteca.

Presentación en Power Point Tonatiuh (2356 kb)

Congreso 2005 | Congreso 2006 | Congreso 2008 | Congreso 2009
Contacto con el ICQ | Inscríbete en: Novedades y Práctica Semanal | Revista | Cursos de Gnosis |
Libro: El Mensaje Místico de la Piedra del Sol | Términos de Uso | Politica de privacidad