Gnosis Instituto Cultural Quetzalcóatl

Gnosis ICQ en: English | Francais:

Letra C Glosario HPB

C,- Tercera letra de nuestro alfabeto, la cual no tiene equivalente en hebreo, excepto el Caph [o Caf, décimo primera letra del alfabeto hebreo cuyo valor numérico es 20], que representamos por medio de la K. [La C falta asímismo en el alfabeto sánscrito, y es substituída por la K en los casos en que aquella letra tiene el sonido fuerte, como en Kâma.]

* Caaba.- Véase: Kaaba o Kabah.

Cábala o Kábala (Kabalah, Hebreo).- La sabiduría oculta de los rabinos judíos de la Edad media, sabiduría derivada de doctrinas secretas más antiguas concernientes a la cosmogonía y a cosas divinas, que se combinaron para constituir una teología después de la época del cautiverio de los judíos en Babilonia. Todas las obras que pertenecen a la categoría esotérica son denominadas cabalísticas.

Cábala de la China.- Uno de los más antiguos libros chinos conocidos es el Yih King, o Libro de las Mutaciones. Dícese que fue escrito 2850 años antes de J.C. en el dialecto de las razas negras acadias de la Mesopotamia. Es un sistema sumamente abstruso de filosofía mental y moral, con un esquema de adivinación y relación universal. Las ideas abstractas están expresadas por líneas, círculos y puntos. Así, un círculo representa YIH, el Gran Supremo; una línea se refiere a YIN, la Potencia activa masculina; dos medias líneas son YANG, la Potencia pasiva femenina. KWEI es el alma animal; SHAN, el intelecto; KHIEN, cielo o Padre; KHWAN, tierra o Madre; KAN o QUIN es Hijo; los números masculinos son impares y están representados por círculos blancos, mientras que los números femeninos son pares y están figurados por círculos negros. Hay dos diagramas sumamente misteriosos, uno llamado "HO o el río Map" y asociado además con un Caballo; y el otro denominado "La Escritura de LO"; están formados por grupos de círculos blancos y negros, ordenados de una manera cabalística. -El texto del libro es debido a un rey llamado Wan, y el comentario es de su hijo Kan. Está admitido que el texto es anterior al tiempo de Confucio. (W.W.W.)

* Cabales, Caballi, Lemures.- Son los cuerpos astrales de los hombres que mueren de muerte prematura, es decir, que fueron matados o se mataron a sí mismos antes de finir el término natural de su vida. Pueden ser más o menos conscientes o inteligentes, segun las circunstancias en que vivieron y murieron. Son las almas en pena de los muertos encadenadas a la tierra, que andan errantes en la esfera de atracción terrestre (Kâmaloka) hasta que llega el tiempo en que debían morir segun la ley natural, cuando se verifica la separación de sus principios superiores e inferiores. Se imaginan ejecutar actos corporales, siendo así que de hecho no tienen cuerpos físicos, sino que obran en pensamiento, pero sus cuerpos les parecen a ellos tan reales como a nosotros los nuestros. Pueden, bajo ciertas condiciones necesarias, comunicarse con el hombre por mediación de los "médium", o directamente por la propia organización medianímica del hombre. (F. Hartmann).

Cabalista (o Kabalista).- De Q B L H. Kabala (o Qabbalah, como escriben algunos esta palabra), una tradición oral, no escrita. El cabalista es el estudiante de la "ciencia secreta", el que interpreta el significado oculto de las Escrituras con ayuda de la Kábala simbólica, y expone su verdadera significación por dichos medios. Los Tanaim fueron los primeros cabalistas entre los judíos; aparecieron en Jerusalén a principios del siglo III antes de la era cristiana. Los libros de Ezequiel, Daniel, Enoch y el Apocalipsis (o Revelación) de San Juan son puramente cabalísticos. Esta doctrina secreta es idéntica a la de los caldeos, e incluye al propio tiempo una gran parte de la sabiduría persa, o "magia". La historia coge al vuelo algunos vislumbres de famosos cabalistas después del siglo XI. Las épocas medievales, y aun nuestros mismos tiempos, han tenido un número enorme de los hombres más instruídos e intelectuales que eran estudiantes de la Cábala. Los más célebres entre los primeros fueron Paracelso, Enrique Kunrath, Jacobo Boehme, Roberto Fludd, los dos Van Helmont, el abate Juan Trithemius, Cornelio Agrippa, el cardenal Nicolao Cusani, Jerónimo Cardán, el papa Sixto IV y sabios cristianos, tales como Raimundo Lull, Juan Pico de la Mirándola, Guillermo Postel, el esclarecido Juan Reuchlin, el doctor Enrique More, Eugenio Filaletes o Philalethes (Thomas Vaughan), el erudito jesuíta Atanasio Kircher, Cristián Knorr (barón) de Rosencroth; más tarde, Sir Isaac Newton, Leibniz, Lord Bacon, Spinosa, etc., hasta formar una lista casi interminable. Segun hace notar Mr. Isaac Myer, en su Qabbalah, las ideas de los cabalistas han influído poderosamente en la literatura europea. Basado en la Cábala práctica, el abate de Villars (sobrino de Montfaucon) publicó en 1670 su famosa novela satírica titulada El Conde de Gabalis, sobre la cual Pope basó su Rape of the Lock. Los poemas de la Edad media, el Romance de la Rosa, los escritos del Dante están todos impregnados de Kabalismo. No hay dos autores, sin embargo, que estén de acuerdo acerca del origen de la Cábala, del Zohar, Sepher Yetzirah, etc. Algunos dicen que la Cábala viene de los patriarcas bíblicos, de Abraham y hasta de Seth; otros creen que proviene de Egipto, y otros aun de la Caldea. Dicho sistema es ciertamente muy antiguo, pero, como todos los demás sistemas, sean religiosos o filosóficos, la Cábala deriva directamente de la primitiva Doctrina Secreta del Oriente; por medio de los Vedas, Upanichads, de Orfeo y Thales, Pitágoras y los egipcios. Cualquiera que sea el origen de la Cábala, su parte fundamental es de todos modos idéntica a la de todos los restantes sistemas, desde el Libro de los Muertos hasta los últimos gnósticos. Los mejores expositores de la Cábala en la Sociedad Teosófica fueron entre los primeros el doctor S. Pancoast, de Filadelfia, y Mr. G. Felt; y entre los últimos, el doctor W. Wynn Westcott, Mr. S. L. Mac Gregor Mathers (ambos del Colegio Rosacruz) y algunos pocos más. (Véase: Qabbalah).

* Caballi.- Véase: Cabales.

Cabar Zio (Gnóstico).- "El poderoso Señor del Esplendor" (Codex Nazaræus), los que procrearon siete vidas benéficas, "que brillan en su propia forma y luz" para neutralizar la influencia de los siete "mal dispuestos" astrales o principios. Estos son los descendientes de Karabtanos, personificación de la concupiscencia y de la materia. Los últimos son los siete planetas físicos; los primeros son sus genios o Regentes.

* Cabeiri.- Véase: Cabires.

Cabello.- La filosofía oculta considera el cabello, lo mismo que el pelo de los animales, como el receptáculo natural y retenedor de la esencia vital que con frecuencia se escapa con otras emanaciones del cuerpo. Está estrechamente relacionado con muchas de las funciones cerebrales, por ejemplo, la memoria. Entre los antiguos israelitas, el cortarse el cabello y la barba era un signo de corrupción, y "el Señor dijo a Moisés … Ellos no harán calvez en su cabeza", etc. (Levit., XXI, 1-5). "La calvez" sea natural o artificial, era un signo de calamidad, castigo o dolor, como cuando Isaías (III, 24) enumera, "en lugar del bien compuesto cabello, calvez" entre los males que amenazan caer sobre el pueblo elegido. Y además, "en todas sus cabezas, calvez y toda barba será raída" (Idem, XV, 2). A los nazareos [véase esta palabra] se les ordenaba que dejaran crecer su cabello y barba y no permitiesen que los tocara una navaja. Entre los egipcios y budistas, únicamente se afeitaba el sacerdote iniciado o el asceta, para quien la vida es una carga penosa. Creíase que el sacerdote egipcio había llegado a ser el dueño de su cuerpo, y por lo tanto, se afeitaba la cabeza por razón de aseo; sin embargo, los hierofantes llevaban largo el cabello. El budista rasura aun hoy día su cabello en señal de menosprecio de la vida y la salud. Con todo, Buda, después de cortarse el cabello al principio de su vida mendicante, se lo dejó crecer de nuevo, y se le representa siempre con el copete de yogî. Los brahmines y los sacerdotes indos y casi todas las castas se afeitan el resto de la cabeza, pero se dejan crecer un largo mechón de cabello desde el centro de la coronilla. Los ascetas de la India llevan largo el cabello y otro tanto hacen los belicosos sikhs y casi todos los pueblos mongólicos. En Bizancio y Rodas estaba prohibido por la ley rasurarse la barba, y en Esparta el cortarse la barba era una señal de esclavitud y servidumbre. Entre los escandinavos, segun se dice, era considerado como un desdoro, "una marca de infamia", el cortarse el cabello. Toda la población de la isla de Ceilán (la cingalesa búdica) llevaba largo el cabello. Lo mismo hacen los monjes y el clero ruso, griego y armenio. Jesús y los apóstoles están siempre representados con el cabello largo, pero la moda en la cristiandad resultó más poderosa que el Cristianismo, puesto que las antiguas reglas eclesiásticas (Constit. Aport., lib. I, cap. 3) mandaban al clero "llevar largos el cabello y la barba". (Véase: Riddle, Antigüedades eclesiásticas). A los templarios se les ordenaba llevar luenga barba. Sansón llevaba largo el cabello, y la alegoría bíblica enseña que su salud y su fuerza y aun su misma vida estaban relacionadas con la longitud de sus cabellos. Si a un gato le afeitan, de cada diez casos, nueve morirán. Un perro cuyo pelo esté intacto, vive más tiempo y es más inteligente que otro a quien se haya raído el pelo. Muchas personas ancianas pierden buena parte de su memoria y se vuelven más débiles a medida que van perdiendo el cabello. Mientras que la vida de los yogîs es proverbialmente dilatada, los sacerdotes budistas (de Ceilán y otras partes) no son longevos por regla general. Los musulmanes se afeitan el cabello, y en cambio se dejan la barba; pero como llevan siempre cubierta la cabeza, es menor el peligro.

Cabeza Blanca.- En hebreo, Resha Hivra. Epíteto dado a Sephira, el más excelso de los Sephirot, cuyo cráneo "destila el rocío que llamará de nuevo los muertos a la vida".

Cabeza de todas las Cabezas (Kábala).- Este término se aplica al "Anciano de los Ancianos" Attekah D'atteeken, que es lo "Oculto de lo Oculto, lo Escondido de lo Escondido". En este cráneo de la "Cabeza Blanca", Resha Hivrah, "hay diariamente trece mil miríadas de mundos que descansan sobre él, se apoyan en él" (Zohar III, Idrah Rabbah)… "En aquel Atteekah nada se revela excepto la Cabeza de todas las Cabezas… La Sabiduría en lo alto, que es la Cabeza, está oculta en ella, el Cerebro que está tranquilo y quieto, y nadie lo conoce sino El mismo… Y esta Sabiduría oculta… lo Escondido de lo Escondido, la Cabeza de las Cabezas, una Cabeza que no es Cabeza, ni nadie conoce, ni es conocido jamás lo que hay en aquella Cabeza que ni la razón ni la sabiduría pueden comprender" (Zohar, III, fol. 288a). Esto se dice de la Divinidad, de la cual sólo se manifiesta la Cabeza (esto es, la Sabiduría, que es de todos percibida). De aquel Principio que es aun más elevado, nada se ha afirmado tan siquiera, excepto que su realidad y su universal presencia son una necesidad filosófica.

Cabires (Cabeiri o Kabiri) (Fenicio).- Divinidades tenidas en la mayor veneración en Tebas, Lemmos, Frigia, Macedonia y especialmente en Samotracia. Eran dioses de misterio, y a ningun profano le era permitido nombrarlos ni hablar de los mismos. Herodoto hace de ellos unos dioses del Fuego, e indica a Vulcano como su padre. Los Cabires presidían los Misterios, y su verdadero número jamás se ha revelado, por ser muy sagrada su significación oculta. [Véase: Kabiri.]

Cabletow (Masón).- [Literalmente, cable-remolque.] Término masónico con que se designa cierto objeto usado en las Logias. Su origen se halla en el cordón de los brahmanes ascetas, cordón que se usa tambien en el Tibet para fines mágicos.

* Cadenas.- Así se llaman en el sistema de la Evolución los siete grandes períodos evolucionarios. Cada una de las Cadenas está constituída por siete eslabones, que son otros tantos Globos relacionados entre sí.

* Cadena lunar.- Es el tercer grande período evoucionario, la Cadena que precedió a la terrestre.

* Cadena planetaria.- Es una serie de siete Globos o mundos que forman el campo de evolución durante el ciclo planetario o Manvantara. Los tres primeros de estos Globos –generalmente llamados A, B y C- forman un arco descendente, en cuyo cuarto Globo, D (del cual es un ejemplo nuestra Tierra), la materia física del descenso alcanza el mayor grado de densidad. El quinto Globo, E, del arco ascendente (que corresponde al C del arco descendente) pertenece de ordinario al plano astral, y el sexto y séptimo, F y G (correspondientes a B y A del arco descendente), pertenecen a los planos rûpa y arûpa del plano mental; éstos, por lo tanto, son invisibles a la vista ordinaria. La evolución completa de nuestro sistema comprende siete Cadenas planetarias, que aparecen sucesivamente, siendo cada Cadena, por decirlo así, una reencarnación de la precedente. Tres de estas Cadenas pertenecen al pasado; la cuarta es la terrestre, aquella de la cual la Tierra forma el cuarto Globo; las tres restantes tienen aún que aparecer. (P. Hoult)

* Cadena terrestre.- Es el cuarto grande período evolucionario, la Cadena que siguió a la lunar y de la cual la Tierra es el Globo D, o sea el inferior.

Cadmus (Griego).- El supuesto inventor de las letras del alfabeto. Puede haberlas inventado y enseñado en Europa y el Asia Menor; pero en la India las letras eran conocidas y empleadas por los Iniciados en edades muy anteriores.

Caduceo (Griego).- Los poetas y mitólogos griegos tomaron de los egipcios la idea del Caduceo de Mercurio. El Caduceo se encuentra, en forma de dos serpientes enroscadas en una varilla, en los monumentos egipcios construídos antes de Osiris. Los griegos lo modificaron. Lo encontramos además en las manos de Esculapio ofreciendo una forma distinta del Caduceo de Mercurio o Hermes. Es un símbolo cósmico, sideral o astronómico, lo mismo que espiritual y hasta fisiológico, y su significado cambia con su aplicación. Metafísicamente, el Caduceo representa la caída de la materia primitiva y original en la grosera materia terrestre, con lo que la única Realidad se convierte en Ilusión. (Véase: Doctrina Secreta, I, 550). Astronómicamente, la cabeza y la cola representan los puntos de la eclíptica en que los planetas y hasta el sol y la luna se juntan en estrecho abrazo. Fisiológicamente, es el símbolo del restablecimiento del equilibrio perdido entre la Vida, como una unidad, y las corrientes vitales que desempeñan diversas funciones en el cuerpo humano.

Caesar.- Astrólogo de gran renombre y “profesor de magia”, esto es, ocultista, durante el reinado de Enrique IV de Francia. “Es creencia común que fue estrangulado por el diablo en 1611”, como nos hace saber el Hermano Kenneth Mackenzie.

Cagliostro.- Famoso adepto, cuyo verdadero nombre, segun pretenden sus enemigos, era José Bálsamo. Era natural de Palermo, y estudió bajo la dirección de algun misterioso extranjero, del cual poco se sabe con certeza. Su historia corriente es conocida de sobra para que haya necesidad de repetirla, mientras que su verdadera historia nunca se ha relatado. Su suerte fue la de todo ser humano que da pruebas de saber más que sus semejantes. Fue “apedreado a muerte” por medio de persecuciones, calumnias e infames acusaciones, y a pesar de esto era amigo y consejero de los personajes más encumbrados y poderosos de todos los países que visitaba. Por fin fue procesado y sentenciado en Roma como hereje, y se dijo que había muerto durante su encierro en un calabozo. (Véase: Mesmer). Sin embargo, su fin no fue del todo inmerecido, por cuanto Cagliostro había sido infiel a sus votos en algunos conceptos, había caído de su estado de castidad y cedido a la ambición y al egoísmo.

Caín o Kayn (Hebreo).- En la simbología esotérica dícese de él que era idéntico a Jehovah o “Señor Dios” del cuarto capítulo del Génesis. Se sostiene, además, que Abel no era hermano suyo, sino su aspecto femenino. (Véase: Doctrina Secreta, sub voce).

* Calcas.- Famoso adivino griego, a quien Apolo había concedido un perfecto conocimiento de lo presente, pasado y venidero. Tomó parte en las dos más célebres expediciones que emprendieron los antiguos griegos: la conquista del vellocino de oro y el sitio de Troya, en el cual se distinguió Calcas de un modo especial. Murió de pena por no haber sabido descifrar los vaticinios de Mopso, adivino de Colofón, ciudad de la Jonia.

Caldeos.- Al principio eran una tribu, y más tarde una casta de doctos cabalistas. Eran los sabios, los magos de Babilonia, astrólogos y adivinos. El famoso Hillel, precursor de Jesús en filosofía y ética, era caldeo. Franck, en su Kabbala, hace referencia a la íntima semejanza que se nota entre la “doctrina secreta” encontrada en el Avesta, y la metafísica religiosa de los caldeos.

* Cáliz.- En los primeros tiempos del Cristianismo, cuando la iglesia naciente no era rica sino en virtudes, los sacerdotes utilizaban para el culto cálices de madera, y más adelante se fabricaron cálices de vidrio y de mármol. Por último, habiendo atesorado el clero grandes riquezas, se quiso proporcionar a los vasos sagrados la dignidad de los misterios para los cuales se emplean, según el estado de su fortuna; así es que se echó mano de la plata y del oro como material para la fabricación de dichos vasos. Esto dió motivo a Bonifacio, obispo y mártir, para decir: Quondam sacerdotes aurei ligneis utenbatur calicibus, nunc e contra lignei sacerdotes aureis utuntur calicibus, lo cual significa: “En otros tiempos los sacerdotes de oro se servían de cálices de madera; hoy, por el contrario, los sacerdotes de madera se sirven de cálices de oro”. (Delacroix, Dictionn, histor. des cultes religieux).

Campanella, Tomás.- Calabrés nacido en 1568, que desde su niñes mostró extraordinarios poderes y se entregó durante toda su vida a las Artes ocultas. La historia que nos lo presenta iniciado en su muchachez en los secretos de la alquimia e intruído a fondo en la ciencia secreta por un rabino-cabalista en un par de semanas por medio de notaricon, es una invención increíble, como los cuentos de viejas. El conocimiento oculto, aunque sea herencia de la vida anterior, no vuelve a una nueva personalidad en el corto plazo de quince días. Hallándose en Nápoles, declaróse adversario de la filosofía materialista de Aristóteles, y se vio precisado a huir para salvar su vida. Posteriormente, la Inquisición intentó procesarle y condenarle por practicar las artes mágicas, pero todos sus esfuerzos salieron frustrados. En el decurso de su vida escribió una enorme cantidad de obras referentes a magia, astrología y alquimia, la mayor parte de las cuales ya no existen. Cuéntase que murió en el convento de los Jacobinos de París, el día 21 de mayo de 1639.

* Campos Elíseos, o simplemente Elíseo.- Los griegos denominaban así la deliciosa mansión de felicidad destinada a los bienaventurados, esto es, a las almas de las personas virtuosas. Por dichos Campos corría con dulce murmurio el Leteo, cuyas aguas hacían olvidar las amarguras de la vida.

Campos felices.- Nombre dado por los asirio-caldeos a sus Campos Elíseos, que estaban entremezclados con sus Hades. Como dice a sus lectores Mr. Boscawen, “el Reino del mundo inferior era el dominio del dios Hea, y el Hades de las leyendas asirias estaba situado en el mundo inferior, y estaba regido por una diosa, Nin-Kigal, o “la Señora de la Gran Tierra”, diosa que también era llamada Allât”. Una inscripción traducida expresa que “después de los dones de estos presentes días, en las fiestas de la tierra del cielo argentino, de los resplandescientes palacios, la mansión de beatitud, y en la luz de los campos felices, puede él morar en vida eterna, gloriosa, en presencia de los dioses que habitan la Asiria”. Esto es digno de una inscripción tumularia de cristiano. Ishtar, la bella diosa, descendió al Hades después de su amada Tammuz, y encontró que este lóbrego lugar de las sombras tenía siete esferas y siete puertas, en cada una de las cuales había ella de dejar algo de su pertenencia.

Canarés.- Es el lenguaje del Karnatic, originalmente llamado Kanara [o Canara], una de las divisiones del Sur de la India. [El lenguaje canarés pertenece a la clase tamúlica de la familia dravidiana.]

* Caomancia (Chaomantia).- Adivinación por las visiones aéreas; clarividencia; segunda vista. (F. Hartmann).

Caos (Chaos, Griego).- El Abismo, la “Gran Profundidad”. Fue personificado en Egipto por la diosa Neïth, anterior a todos los dioses. Como dice Deveria, “el único Dios, sin forma ni sexo, que se dió nacimiento a sí mismo y sin fecundación, es adorado bajo la forma de una Madre Virgen”. Ella es la Diosa de cabeza de buitre, que se encuentra en el más antiguo período de Abydos, perteneciente, segun Mariette Bey, a la primera Dinastía, que quiso concederle –hasta segun confesión de los orientalistas, tan amigos de empequeñecer el tiempo- una antigüedad de unos siete mil años. Como nos dice Mr. Bonwick en su excelente obra acerca de la Creencia egipcia, “Neïth, Nut, Nepte, Nuk (sus nombres se leen de diversas maneras) es una concepción filosófica digna del décimonono de la era cristiana, mejor que del trigésimonono siglo antes de esta era o en una fecha anterior”. Y añade el autor antes mencionado: “Neïth o Nout no es ni más ni menos que la Gran Madre, y a pesar de esto, la Virgen Inmaculada, o Dios femenino, de quien procedieron todas las cosas”. Neïth es el “Padre-Madre” de las estancias de la Doctrina Secreta, el Swabhâvat de los budistas del Norte, la Madre verdaderamente inmaculada, el prototipo de la última de todas las “Vírgenes”, porque, como dice Sharpe, “la fiesta de la Candelaria” –en honor de la diosa Neïth- está todavía indicada en nuestros almanaques con el nombre de día de la Candelaria o Purificación de la Virgen María”; y Beauregard nos habla de la Inmaculada Concepción de la Virgen, que, como la Minerva egipcia, la misteriosa Neïth, puede desde ahora vanagloriarse de haber procedido de sí misma y de haber dado nacimiento a Dios”. El que pretendiese negar la operación de los ciclos y la repetición de los sucesos, sírvase leer lo que era Neïth siete mil años atras en el concepto de los Iniciados egipcios, que trataban de popularizar una filosofía demasiado abstracta para las masas, y recuerdo luego los puntos de controversia en el Concilio de Efeso, en 431, en el cual María fue declarada Madre de Dios; y el dogma de su Inmaculada Concepción, impuesto al mundo por mandato de Dios, por el Papa y el Concilio de 1858. Neïth es Swabhâvat y tambien el Aditi de los Vedas y el Âkâza de los Purânas, puesto que “ella no es solamente la bóveda celeste o éter, sino que se la hace aparecer en un árbol, del cual ella da el fruto del Arbol de la Vida (como otra Eva) o derrama sobre sus adoradores divina Agua de vida”. Por este motivo adquirió ella la denominación favorita de “Señora del Sicomoro”, epíteto aplicado a otra Virgen (Bonwick). La semejanza resulta aun más notable cuando en antiguas pinturas se ve a Neïth representada como una Madre abrazando al dios de cabeza de carnero, el “Cordero”. Una antigua tabla de piedra declara que ella es Neut, la luminosa, “que ha engendrado a los dioses” -incluso el Sol, puesto que Aditi es madre de Mârtanda (Marttanda), el Sol, uno de los Âdityas. Es también ella Naus, la nave celestial; de ahí que la encontremos en la proa de los barcos egipcios, como Dido en la proa de las embarcaciones de los navegantes fenicios, y después tenemos la Virgen María, de Mar, el “Mar”, llamada “Vírgen de Mar”, y la “Señora Patrona” de todos los marinos católico-romanos. El Rev. Sayce, citado por Bonwick, la expone como un principio en el babilónico Bahusis (Caos o confusión), esto es, “ni más ni menos que el Caos del Génesis… y quizás también Môt, la substancia primitiva que fue la madre de todos los dioses”. Nabucodonosor [Nebuchadneezzar o Nebukad-Nezar] debía estar presente en la memoria del ilustrado profesor, puesto que dejó el siguiente testimonio en lenguaje cuneiforme: “Yo edifiqué un templo a la Gran Diosa, mi Madre”. Podemos terminar con las palabras de Mr. Bonwick, con quien estamos completamente de acuerdo: “Ella (Neïth) es el Zerouâna del Avesta, “tiempo sin límites”. Ella es el Nerfe de los etruscos, “medio mujer y medio pez” (de ahí la conexión de la Virgen María con el pez y pisces); de quien se ha dicho: “Gracias al santo buen Nerfe, la navegación es feliz. Ella es el Bythos de los gnósticos, el Uno de los neoplatónicos, el Todo de los metafísicos alemanes, el Anaita de Asiria”.

* Capnomancia.- Adivinación por medio del humo, del cual los antiguos sacaban vaticinios. La práctica más usual era observar el humo de los sacrificios; era signo de buen augurio si el humo que salía del altar era ligero, poco denso y se elevaba en línea recta.

Capricornio (Capricornius, Latín).- Es el décimo signo del Zodíaco (Mukâra, en sánscrito), considerado, por razón de su significado oculto, como la más importante entre las constelaciones del misterioso Zodíaco. Está plenamente descrito en la Doctrina Secreta, y por lo mismo, pocas palabras más hay que añadir. Si, conforme con las declaraciones exotéricas, Capricornius estaba relacionado en algún modo con la cabra Amaltea [Amalthæa] que alimentó a Júpiter con su leche, o si era el dios Pan que se transformó en chivo y dejó impresa su señal en los archivos siderales, poco importa. Cada una de sus fábulas tiene su significado. Toda cosa en la Naturaleza guarda íntima correlación con las demás, y así es que los estudiantes de sabiduría antigua no se quedarán muy sorprendidos si se les dice que aun los siete pasos dados en la dirección de cada uno de los cuatro puntos cardinales, o sea los veintiocho pasos dados por el recién nacido infante Buda, están estrechamente relacionados con las veintiocho estrellas de la constelación de Capricornio.

* Caprificalis (Latín).- Día consagrado a Vulcano, en que los atenienses le ofrecían monedas.

* Caprípedos.- Sobrenombre del dios Pan, y también de los Faunos y Sátiros, que tienen pies de cabra.

* Cara corta.- Véase: Microprosopus y Cara inferior.

Cara inferior o Semblante inferior (Kábala).- Término aplicado al Microposopo, así como el de “Cara superior” lo es al Macroposopo. Los dos son idénticos a Cara larga y Cara corta, respectivamente. [Véase: Macroprosopus.]

* Cara larga.- Véase: Macroprosopus y Cara superior.

Cara superior (Kábala).- Término aplicado al Macroprosopo. [Véase: Cara inferior y Macroposopus.]

Caras cabalísticas.- Son: Nephesch, Ruach y Neschamah, o en otros términos, las almas animal (vital), espiritual y Divina del hombre: Cuerpo, Alma y Mente.

Cardán, Jerónimo.- Astrólogo, alquimista, cabalista y místico, bien conocido en literatura; nación en Pavía, en 1501, y murió en Roma, en el año 1576.

* Carmelo.- Montaña de Palestina que en otro tiempo fue morada de los profetas Elías y Eliseo, y en donde éstos obraron multitud de prodigios. Este lugar es aun hoy día célebre por diversos monumentos religiosos que atraen la veneración de los peregrinos.

* Carmenta.- Profetisa de Arcadia, que pasó a Italia, en donde el pueblo romano le tributó honores divinos y le erigió un templo entre el Tíber y el Capitolino.

* Carmentales.- Fiestas que se celebraban en Roma todos los años, el día 15 de enero, en honor de Carmenta para que ésta diese fecundidad a las mujeres.

Carnac.- Antiquísimo sitio de la Bretaña (Francia), donde se levanta un templo de estructura ciclópea, consagrado al Sol y al Dragón, y de la misma clase que Karnac, en el antiguo Egipto, y Stonehenge, en Inglaterra. (Véase el “Origen del Mito Satánico” en el Simbolismo Arcaico). Fue construído por los sacerdotes hierofantes prehistóricos del Dragón Solar, o Sabiduría simbolizada (siendo los más elevados los Kumâras solares que se encarnaron). Cada una de las piedras del referido templo era colocada en él personalmente por los sacerdotes-adeptos que iban sucediéndose en el poder, y conmemoraban en simbólico lenguaje el grado de poder, condición y conocimiento de cada uno. (Véase además: Doctrina Secreta, II, 381 y siguientes, y también Karnac.)

* Carnaval.- Así se llaman los últimos días que preceden a la Cuaresma o tiempo de penitencia, y sobre todo el domingo, lunes y martes que anteceden al miércoles de Ceniza. Las bulliciosas fiestas de Carnaval pueden considerarse como un resto de los regocijos paganos de las Bacanales, Lupercales y otras fiestas parecidas, consagradas por completo al desenfreno, a los disfraces, a los placeres, al vino y al amor.

* Carón: Véase: Caronte.

Caronte o Carón (Charon, en griego).- Es el Khu-en-ua egipcio, el piloto de cabeza de halcón que guiaba la barca conductora de las almas a través de las negras aguas que separan la vida de la muerte. Caronte, hijo de Erebo y de la Noche, es una variante de Khu-en-ua. Los muertos estaban obligados a pagar por el pasaje un óbolo (pequeña pieza de moneda) al torvo barquero de la laguna Estigia y del Arqueronte; razón por la cual los antiguos colocaban siempre una moneda debajo de la lengua del difunto. Esta costumbre se ha conservado aun en nuestros días, puesto que la inmensa mayoría de personas de las clases inferiores de Rusia ponen monedas de cobre en el ataúd, debajo de la cabeza del difunto para los gastos post-mortem.

Cascarones.- Nombre cabalístico dado a los fantasmas o sombras de los muertos, los “espíritus” de los espiritistas que figuran entre los fenómenos físicos. Se les llama así por razón de ser simples formas ilusorias, vacías de sus principios superiores.

* Casquetes amarillos.- Véase: Gelukpa.

* Casquetes rojos.- Véase: Dugpas.

Casta.- Originariamente era el sistema de las cuatro clases hereditarias en que estaba dividida la población inda: Brâhmana, Kchatriya, Vaizya y Zudra (o sea: sacerdotes, guerreros, mercaderes y agricultores, y siervos u hombres dedicados a los oficios más viles, que constituyen la casta inferior). Además de las cuatro castas primitivas, han surgido después en la India centenares de ellas [que son producto de la unión de un individuo perteneciente a una casta con una mujer de clase o subclase distinta, o viceversa. –Véase: Leyes de Manú, I y X, y Bhagavad-Gîtâ, I, 41 y XVIII, 41-44.]

* Causal (Cuerpo).- Véase: Cuerpo causal.

Cazotte, Santiago.- Prodigioso vidente, que predijo la decapitación de varios personajes regios y la suya propia, en una alegre cena, algún tiempo antes de la primera Revolución francesa. Nació en Dijon en 1720, y estudió filosofía mística en la escuela de Martínez Pasqualis en Lión. El día 11 de septiembre de 1791, fue preso y condenado a muerte por el presidente del gobierno revolucionario, un hombre que, para vergüenza del Estado, había sido su compañero de estudios y miembro de la Logia mística de Pasqualis en Lión. Cazotte fue ejecutado el día 25 de septiembre en la plaza del Carrousel.

Cecco d’Ascoli, llamado Francesco Stabili.- Vivió en el siglo XIII, y era considerado como el más famoso astrólogo de su tiempo. [Fue profesor en Bolonia y astrólogo de la corte del duque de Calabria.] Existe todavía una obra suya, publicada en Basilea, en el año 1485, titulada: Commentarii in Sphaeram Joannis de Sacrabosco. Fue quemado vivo por la Inquisición [de Florencia] en el año 1327.

* Celibato.- Sobre este punto, dice Delacroix, la nueva ley está en abierta oposición con la antigua. Entre los judíos, el celibato era visto con menosprecio y condenado; todos ellos estaban casados, aun los levitas y sacerdotes. La ley cristiana, por el contrario, declara que el celibato es un estado mucho más perfecto. La manera enérgica y figurada con que se expresa acerca de esto fue tomada al pie de la letra por algunos individuos irreflexivos que creyeron que, para ser perfectos cristianos, era preciso eliminarse del número de los hombres. Tal fue Orígenes, que se mutiló, movido de un celo imprudente por la castidad tan encomiada por el Evangelio. Sin embargo, en los primeros siglos de la Iglesia, se ven obispos, sacerdotes y diáconos casados, y en el mismo apóstol San Pablo, en su primera Epístola a Timoteo (capítulo III, 2, 4 y 12), dice: “… es necesario que el Obispo sea irreprensible, esposo de una sola mujer… que tenga hijos en sujeción con toda honestidad…”; “Los diáconos sean esposos de una sola mujer; que gobiernen bien sus hijos…” Y añade en el capítulo IV, 1-3: “… en los postrímeros tiempos apostatarán algunos de la fe, dando oídos a espíritus de error y a doctrinas de demonios… que prohibirán casarse…” Lo cual no fue óbice para que el papa Calixto II, en el concilio de Reims, del año 1119, excomulgara a todos los eclesiásticos casados y declarase bastardos a sus hijos.

* Cenobita (del griego Koinos, común, y bios, vida).- El religioso que profesa la vida monástica viviendo en comunidad y sometido a cierta regla. Se le da este nombre para distinguirlo del anacoreta, que lleva una vida solitaria, viviendo en el retiro y alejado del comercio humano.

* Centro.- Esta palabra es usada por los teósofos en su significado ordinario. Puede definirse como un foco de vida, o de conciencia, en cualquier plano. Así, en el plano físico, se aplica a los ganglios nerviosos, y en el astral, a la contraparte astral de aquellos ganglios que recibe sensaciones y las traduce en términos de sentimiento. Como dice The Dreamer, son las reflexiones en los respectivos núcleos del upadhi del Yo único. (Powis Hoult).

* Centro astral.- Es un centro del cuerpo astral que corresponde a los ganglios del físico. El punto donde la sensación entra en la conciencia del hombre. –Véase: Chakra. (P.Hoult).

* Centro Laya.- Véase: Punto Laya.

Cerbero (Cerberus, Griego-Latín).- El monstruo canino de tres cabezas que, segun se creía, vigilaba el umbral del Hades, pasó del Egipto a Grecia y Roma. Era el monstruo medio perro y medio hipopótamo que guardaba las puertas del Amenti. La madre de Cerbero era Equidna [o Echidna], ser medio mujer y medio serpiente, muy honrada en Etruria. Tanto el Cerbero egipcio como el griego son símbolos del Kâma-loka y sus extravagantes monstruos, los abandonados cascarones de los mortales.

* Ceremonia del féretro.- Véase: Rito del féretro.

* Ceremonial mágico.- Véase: Magia.

Ceres (Latín).- En griego, Demeter. –Como aspecto femenino del Padre-Eter, Júpiter, es esotéricamente el principio productor del Espíritu omnipenetrante que anima todo germen en el universo material.

* Ceromancia (del griego keros, cera, y manteia, adivinación).- Adivinación por medio de la cera, muy en uso entre los antiguos griegos. A este fin, dejaban caer en una vasija con agua algunas gotas de cera derretida que, al enfriarse, tomaban figuras diversas, de las cuales se sacaban augurios felices o funestos, segun la forma de ellas.

* Cerus o Caerus.- Los antiguos paganos habían hecho una divinidad de aquel momento favorable para tener buen éxito en una empresa, aquel instante fugitivo que llamamos ocasión. Dicho nombre deriva tal vez del latín serus (tardío), porque el tan anhelado momento viene siempre tarde para la medida de nuestros deseos. Acerca de este dios se han imaginado las más bellas alegorías. Se le representa ordinariamente bajo la figura de un joven que tiene en la mano una navaja de afeitar, y cuya cabellera en desorden es agitada por el viento; pero la más ingeniosa pintura de esta divinidad es la que se encuentra en las fábulas de Fedro (La Ocasión pintada, lib. V, fáb VIII). En ella, Cerus está representado desnudo, con alas en los pies y calva cabeza, excepto por delante, donde tiene un solo mechón de cabellos, por el cual hay que cogerlo con rapidez en medio de su veloz carrera y no dejarlo escapar, pues de lo contrario, huye y se pierde pronto de vista. Tal pintura explica estas dos expresiones populares aparentemente contradictorias: “A la ocasión la pintan calva”, y “Hay que coger la ocasión por los cabellos”.

* César.- Véase: Caesar.

* Ceugant (Celta).- “Círculo del vacío”, de ceu (vacío, infinito), y cant (círculo). En la división de los tres mundos, círculos o esferas de existencia, es la región inaccesible donde la teología druídica abstrae la Existencia pura, sin modos, sin fenómenos, lo Absoluto, el Parabrahm de la Vedanta, el Ensoph de la Cábala, en una palabra, Dios. Por la palabra “círculo” se ha de entender aquí, con los druidas, mucho antes que San Buenaventura y Pascal, “un círculo infinito, cuyo centro está en todas partes, y la circunferencia en ninguna” (Cupus centrum est ubique, et circumferentia nusquam), lo cual explica admirablemente la omnipresencia y la infinitud divinas. (E. Bailly).

Ciclo [Del latín cyclus y] del griego Kyklos.- Los antiguos dividían el tiempo en un sinnúmero de ciclos, ruedas dentro de ruedas, períodos todos ellos de diversa duración, cada uno de los cuales marcaba el principio o el fin de algún acontecimiento cósmico, mundano, físico o metafísico. Había ciclos que sólo duraban pocos años, y ciclos de inmensa duración. Así vemos el gran Ciclo Órfico, referente al cambio etnológico de razas, que duró 120.000 años, y el Ciclo de Casandro, de 136.000, que produjo un cambio completo en las influencias planetarias y sus correlaciones entre los hombres y los dioses; hecho enteramente perdido de vista por los astrólogos modernos.

* Cielo.- Véase: Svarga.

* Cielos.- Son las regiones o mundos de felicidad adonde van, al morir, las almas de los justos, según el grado de sus méritos. Estos cielos son, por orden descendente: 1) el Brahmaloka, mundo de Brahmâ o de divinidades superiores; 2) el Pitriloka, mundo de los Pitris, Richis y Prajâpatis; 3) el Somaloka, mundo de los Pitris lunares; 4) el Indraloka, mundo de la Indra o de las divinidades inferiores, y 5) el Gandharvaloka, mundo de los músicos celestes. –Véase: Campos Elíseos, Campos felices, etc.

* Ciencia sagrada.- Nombre dado a la filosofía esotérica interior, los secretos enseñados antiguamente a los candidatos iniciados, y expuestos por los hierofantes en la última y suprema Iniciación. [Desígnanse con este nombre las ciencias ocultas en general. Los rosacruces denominaban así la Cábala y especialmente la Filosofía hermética. (Clave de la Teosofía).]

Ciencias ocultas.- La ciencia de los secretos de la Naturaleza física y psíquica, mental y espiritual, conocida con el nombre de Ciencias herméticas y esotéricas. En Occidente puede citarse la Cábala; en Oriente, el misticismo, la magia y la filosofía yoga, a la que muchas veces hacen referencia los chelas en la India con el nombre de séptimo “Darzana” (escuela de filosofía), siendo de advertir que en la India hay sólo seis darzanas conocidos del mundo profano. Estas ciencias están ocultas para el vulgo, y por espacio de siglos se han mantenido así, por la excelente razón de que nunca serían apreciadas por las clases que han recibido una educación egoísta, ni serían comprendidas por las clases incultas; las primeras pudieran hacer un mal uso de tales ciencias empleándolas para su provecho personal y convirtiendo así a la ciencia divina en magia negra. Repetidas veces se ha presentado como una acusación contra la filosofía esotérica y la Cábala que su literatura está llena de “una jeringoza bárbara y vacía de sentido”, incomprensible para las inteligencias comunes. Pero ¿no sucede lo mismo con las ciencias exactas, como las matemáticas, la medicina, fisiología, química y otras? ¿Por ventura los sabios oficiales no velan igualmente sus hechos y descubrimientos con una terminología grecolatina de nuevo cuño y sumamente bárbara? Como ha hecho notar con gran acierto nuestro malogrado hermano Kenneth Mackenzie: “Alucinar así con palabras, cuando tan sencillos son los hechos, es el arte de los sabios de los tiempos actuales, en chocante contraste con los del siglo XVII, que llamaban azadones a los azadones y no “aperos de labranza”. Por otra parte, mientras que los hechos de los sabios serían tan sencillos como comprensibles si los expresaran en lenguaje vulgar, los hechos de la Ciencia oculta son de una naturaleza tan abstrusa, que en la inmensa mayoría de los casos no habría en los idiomas europeos palabras para expresarlos; y por añadidura, nuestra “jeringoza” es una doble necesidad: 1) para describir claramente tales hechos a aquel que está versado en la terminología oculta; y 2) para ocultarlos a los profanos.

* Científico cristiano.- Véase: Sabios cristianos.

Cincuenta Puertas de Sabiduría (Las) (Kábala).- El número en cuestión es un velo, y tales puertas son cuarenta y nueve en realidad, puesto que Moisés, el más elevado adepto del pueblo judío, llegó a la 49na, segun las Cábalas, y no pasó más allá de la misma. Estas “puertas” simbolizan los diferentes planos del Ser o Ens. Así, pues, son las “puertas” de Vida y las “puertas” de Conocimiento o grados del saber oculto. Estas 49 (ó 50) puertas corresponden a las siete puertas de las siete cuevas de Iniciación en los Misterios de Mithra (véase Celso y Kircher). La división de las cincuenta puertas en cinco puertas principales, cada una de las cuales incluye diez, es otro velo. En la cuarta puerta de estas cinco (desde la cual empieza, para terminar en la décima, el mundo de los Planetas, haciendo de este modo siete, correspondiente a los siete Sephirot inferiores), es donde está oculta la clave para el significado de ellas. Se las llama también “puertas de Binah” o de conocimiento.

Cinocéfalo (Cynocephalus, Griego).- Es el Hapi egipcio. Había una notable diferencia entre los dioses con cabeza de mono y el “Cynocephalus” (Simia hamadryas), un mandril o mono de cabeza de perro en el Egipto superior. Este último, cuya ciudad sagrada era Hermópolis, estaba consagrado a las divinidades lunares y Thoth-Hermes, y por lo tanto era un emblema de la sabiduría secreta, como lo era Hanuman, el dios-mono de la India, y posteriormente Ganeza, el dios con cabeza de elefante. La misión del Cinocéfalo era mostrar a los muertos el camino del lugar del Juicio y Osiris, mientras que los dioses-monos eran fálicos todos ellos. Se los ve casi siempre en cuclillas, teniendo en una mano el outa (el ojo de Horus), y en la otra la cruz sexual. Isis es representada algunas veces cabalgando en un mono, para designar la caída de la naturaleza divina en la generación.

Círculo.- Hay varios “Círculos” calificados con adjetivos místicos. Así tenemos: 1) el “Cruzado del Círculo perfecto” de Platón, que lo presenta cruzado en forma de X; 2) la “Danza circular” de las Amazonas en derredor de una imagen priápica, lo mismo que la danza de las Gopis alrededor del Sol (Krichna), las pastoras que representan los signos del Zodíaco; 3) el “Círculo de Necesidad” de 3000 años de los egipcios y ocultistas, siendo de 1000 a 3000 por término medio la duración del ciclo entre los renacimientos o reencarnaciones. De esto se tratará en el artículo Renacimiento o Reencarnación.

* Círculos o Revoluciones.- Véase: Rondas.

* Circuncisión.- De esta ceremonia religiosa se hizo una ley para todos los descendientes varones de Abraham, y así la circuncisión vino a ser la marca distintiva del llamado “pueblo de Dios”. Los judíos daban a todos los infieles el nombre de incircuncisos. El mismo Jesús fue sometido a esta operación cruenta, siendo la “Circuncisión del Señor” la primera fiesta que celebra todos los años la Iglesia.

* Ciudad de Brahma.- Véase: Ciudad de nueve puertas.

* Ciudad de las Puertas de Oro.- La principal ciudad de la Atlántida. Degenerada en un “antro de iniquidad”, fue destruída en la gran catástrofe ocurrida unos 200.000 años atrás. (P. Hoult).

* Ciudad de Nueve Puertas.- Es el cuerpo físico, frecuentemente llamado “Ciudad de Brahma”, con sus nueve aberturas, mediante las cuales se relaciona con el mundo exterior. (Véase: Bhagavad-Gîtâ, V. 13)

Clariaudiencia.- Es la facultad innata o adquirida por medio de cierta educación oculta, de oír todo cuanto se dice, a cualquier distancia que sea.

Clarividencia.- La facultad de ver con el ojo interno o vista espiritual. Tal como se emplea hoy día, es un término vago y pretencioso, que abarca en su significado una afortunada adivinación debida a la sagacidad natural o intuición, y también a aquella facultad que fue tan notablemente ejercida por Jacobo Boehme y Swedenborg. La verdadera clarividencia siginifica la facultad de ver a través de la materia más densa (desapareciendo esta última a voluntad y ante el ojo espiritual del vidente), y sin que sean obstáculo para ello el tiempo (pasado, presente o futuro) ni la distancia.

Clemente de Alejandría.- Padre de la Iglesia y fecundo escritor, que había sido neoplatónico y discípulo de Ammonio Saccas. Vivió entre el segundo y tercer siglo de nuestra era, en Alejandría.

* Clisus.- El poder específico oculto contenido en todas las cosas: la fuerza de vida que en los vegetales sube de las raíces al tronco, hojas, flores y semillas, haciendo que éstas produzcan un nuevo organismo. (F. Hartmann.)

Cocodrilo.- “El gran reptil de Tifón”. Crocodilópolis era el lugar donde se practicaba el “culto” de este animal, que estaba consagrado a Set y Sebak, sus pretendidos creadores. Los primitivos Richis de la India, los Manús e Hijos de Brahmâ, son los sendos progenitores de algunas especies animales, de los que cada uno de ellos es el supuesto “padre”; en Egipto se atribuía a cada dios la formación o creación de ciertos animales que le estaban consagrados. Los cocodrilos deben de haber sido numerosos en Egipto durante las primeras dinastías, si tiene uno que juzgar por el casi incalculable número de sus momias. Millares y millares de ellos han sido excavados de lsa grutas de Moabdeh, y más de una vasta necrópolis de aquel animal tifónico se ha dejado todavía intacta. Pero el cocodrilo era venerado solo allí donde su dios y “padre” recibía honores. Tifón (véase esta palabra) había en otro tiempo sido objeto de tales honores, y, como lo prueba Bunsen, había sido considerado como un gran dios. He aquí sus palabras textuales: “Hasta el tiempo de Ramsés, 1300 años antes de J.C., Tifón era uno de los dioses más venerados y poderosos, un dios que derrama bienes y vida sobre los gobernantes de Egipto”. Como se explica en otra parte, Tifón es el aspecto material de Osiris. Cuando Tifón (el Cuaternario), mata a Osiris (la Tríada o Luz divina), y lo cortó metafóricamente en catorce pedazos, y se separa del “dios”, se atrae la execración de las masas; conviértese en el dios del mal, el dios de la tormenta y del huracán, la ardiente arena del desierto, el perpetuo enemigo del Nilo y el “matador del benéfico rocío de la noche”, porque Osiris es el Universo ideal, Ziva la gran fuerza regeneradora, y Tifón su parte material, la parte mala del dios, o el Ziva destructor. He aquí porqué el Cocodrilo es también en parte venerado y en parte execrado. La aparición del cocodrilo en el desierto, lejos del agua, pronosticaba el feliz suceso de la próxima inundación, y de aquí la adoración de dicho animal en Tebas y Ombos. Pero, por otra parte, destruía anualmente millares de seres humanos y animales, y de ahí también el odio y la persecución de que era objeto el cocodrilo en Elefantina y Tentyra.

Codex Nazareus (Latín).- El “Libro de Adán” (es de advertir que este último nombre significa anthropos, hombre o humanidad). El Credo nazareno es llamado algunas veces “sistema bardesiano”, aunque Bardesanes (155 a 228 antes de J.C.) no parece haber tenido nada que ver con él. Cierto es que nació en Edessa (Siria) y fue un famoso astrólogo y sabeo antes de su supuesta conversión; pero, por otra parte, era un hombre bien educado y de noble familia, y no habría usado el casi incomprensible dialecto caldeo-siríaco mezclado con el misterioso lenguaje de los gnósticos, en que está el Codex. La secta de los Nazarenos era precristiana. Plinio y Josefo hablan de los Nazaritas diciendo que tenían su residencia en las riberas del Jordán, 150 años antes de J.C. (Ant. Jud., XIII, pág 9); y Munk afirma que “el Nazaritismo (Naziareate) era una institución fundada antes de las leyes de Musah” o Moisés (Munk, pág 169). Su nombre moderno arábigo es El Mogtasila; en los idiomas europeos se designa a los Nazarenos con los nombres de Mendaítas (Mendeanos o Mandeanos) o “Cristianos de San Juan” (véase Bautismo). Pero si la palabra “bautistas” puede bien aplicarse a ellos, no es con el significado cristiano, pues mientras que ellos eran, y son todavía, sabeos o astrólatras puros, los mendaítas de Siria, llamados “galileos”, son politeístas puros, como puede comprobarlo cualquier viajero en Siria y en el Eufrates, una vez que se ha informado de sus misteriosos ritos y ceremonias. (Véase: Isis sin velo, II, 290 y siguientes, edic. Inglesa). Tan secretas conservaron sus creencias desde el principio mismo, que Epifanio, que escribió contra las Herejías en el siglo XIV, se confiesa incapaz de decir en qué creían los nazarenos, y se limita a consignar que éstos no mencionan nunca el nombre de Jesús ni se titulan cristianos (obr. cit., 190). Con todo, es innegable que algunas de las supuestas opiniones filosóficas y doctrinas de Bardesanes se encuentran en el Códice de los Nazarenos. (Véase: Norberg, Codex Nazaraeus, o el “Libro de Adán”, y también Mendaítas).

Coeur, Jacques.- Célebre tesorero de Francia, nacido en 1408, que obtuvo tan importante cargo por medio de la magia negra. Era reputado como gran alquimista, y llegó a adquirir una fortuna fabulosa; pero al poco tiempo fue desterrado de su país, y después de retirarse a la isla de Chipre, murió allí en el año 1460, dejando una enorme fortuna, innumerables leyendas y mala reputación.

Colegio de Rabinos.- Era un colegio de Babilonia muy famoso durante los primeros siglos del Cristianismo. Su fama, sin embargo, fue grandemente obscurecida por la aparición de maestros helénicos en Alejandría, tales como Filón el Judío, Josefo, Aristóbulo y otros. Los primeros se vengaron de sus afortunados rivales calificando a los alejandrinos de teurgos y profetas impuros. Pero los alejandrinos creyentes en la taumaturgia no eran considerados como pecadores o impostores cuando los judíos ortodoxos estaban a la cabeza de tales escuelas de “hazim”. Estas eran colegios para enseñar profecía y ciencias ocultas. Samuel era jefe de uno de tales colegios en Ramah; Eliseo, en Jericó. Hillel tenía una academia regular para profetas y videntes, y el mismo Hillel, discípulo del colegio babilónico, fue el fundador de la secta de los fariseos y los grandes rabinos ortodoxos.

Coliridianos o Collyridianos [Del griego collyris, bollo o panecillo].- Secta de gnósticos de los primeros siglos del Cristianismo, que transfirieron su culto y adoración de Astoreth [o Astarté] a María, como virgen y reina de los cielos. Considerando a las dos como idénticas, ofrecían en ciertos días a la última, como habían ofrecido a la primera, bollos y tortas con símbolos sexuales representados en ellos.

Color rojo.- Este color ha sido siempre asociado con distintivos varoniles, especialmente por los etruscos e indostanos. En hebreo es Adam [Adán], palabra equivalente a “tierra” y “primer hombre”. Parece que casi todos los mitos representan blanco al primer hombre perfecto. La misma palabra sin la inicial A es Dam o Dem, que significa “sangre”, también es de color rojo. [Con este mismo color suele representarse igualmente la cualidad pasional, rajas, mientras que las otras dos cualidades, sattva y tamas, se designan con los colores blanco y negro, respectivamente.]

Collanges (Gabriel de.).- Nació en 1524. Fue el mejor astrólogo del siglo XVI, y aun mejor cabalista. Gastó una fortuna en la aclaración de sus misterios. Dícese que murió envenenado por un judío rabino-cabalista.

Colleman (Juan).- Alsaciano, nacido en Orleáns, segun K. Mackenzie; dicen otros que era un judío que, gracias a sus estudios astrológicos, halló protección en Carlos VII y Luis XI, y que ejerció una mala influencia sobre este último.

* Collyridianos.- Véase: Coliridianos.

* Conde de San Germán.- Véase: Saint Germain.

* Constitución septenaria del hombre.- Véase: (Los) Siete principios del hombre.

Continentes.- En la cosmogonía búdica, segun la doctrina exotérica de Gautama Buda, hay innumerables sistemas de mundos (Sakwala), todos los cuales nacen, maduran, decaen y son destruídos periódicamente. Los orientalistas traducen la enseñanza acerca de “los cuatro grandes continentes que no se comunican uno con otro”, en el sentido de que “en la tierra hay cuatro grandes continentes” (véase: Hardy, Monaquismo oriental, pág. 4), siendo así que tal doctrina significa simplemente que en derredor o encima de la tierra hay en uno u otro lado cuatro mundos, esto es, la tierra que aparece como el cuarto a cado lado del arco.

* Corazón.- Véase: Sagrado Corazón.

* Coribantes.- Sacerdotes de Cibeles.

Coribantes, Misterios de los.- Celebrábanse en Frigia en honor de Atis, el joven zagal amado de Cibeles. Las ceremonias eran muy correctas dentro del templo, pero muy bulliciosas y trágicas en público. Empezaban con una lamentación pública por la muerte de Atis, y concluían con un tremendo alborozo con motivo de su resurrección. La estatua o imagen de la víctima de los celos de Júpiter estaba colocada durante la ceremonia en un pastos (féretro o ataúd), y los sacerdotes cantaban los tormentos del infortunado zagal. Atis, como Vizvakarma en la India, era una figura de la Iniciación y del Adeptado. Se le presenta como nacido impotente, porque la castidad es un requisito de la vida del aspirante. Según se dice, Atis estableció los ritos y el culto de Cibeles en la Lidia. (Véase: Pausan, VII, cap. 17) [Véase también: Rito del Féretro.]

Cosmocratores (Griego).- “Constructores del Universo”, los Arquitectos del mundo, o sea las Fuerzas creadoras personificadas.

Cosmogonía Quiche.- Llamada Popol Vuh y descubierta por el abate Brasseur de Bourbourg. (Véase: Popol Vuh.)

* Cosmos (del latín Cosmos y del griego Kosmos).- El mundo, el universo, el conjunto ordenado de todas las cosas creadas. En la Doctrina Secreta, H. P. Blavatsky usa el término Cosmos (con C) aplicándolo únicamente al Cosmos visible, esto es, a nuestro sistema solar, mientras que la palabra Kosmos (con K) la emplea para designar la manifestación manvantárica como un todo, el Kosmos universal, del que forma parte nuestro sistema planetario.

* Creación.- Siendo la materia increada, eterna e indestructible, por más que sus formas sean cambiantes y pasajeras, sostiene la Teosofía, de conformidad con el antiguo apotegma ex nihilo nihil (de la nada, nada sale), que el mundo no fue hecho de la nada y que, por lo tanto, no es una creación, en el verdadero sentido de la palabra, sino una emanación de la naturaleza material de la Divinidad, y en esta misma naturaleza material se resuelve cuando el mundo llega a su fin. Por otra parte, no hay en la lengua sánscrita palabra alguna que exprese la idea de creación, en el sentido de producir algo de la nada o dar ser a lo que antes no lo tenía. (Véase: Bhagavad-Gîtâ, XIII, 19; VIII, 18; y IX, 7 y 8).

* Creación bhûta.- Véase: Bhûta-sarga.

* Creación elemental.- Véase: Bhûta-sarga.

* Creación indriya o aindriyaka.- Literalmente, “creación sensible o perceptible”. –En los Pûranas, es la tercera de las siete creaciones. (P. Hoult).

* Creación kaumâra.- En el Vichnu Purâna es la novena creación: la de los Kumâras, esto es, de aquellos que se negaron a engendrar. (Id.)

* Creación mahat-tattva.- En los Purânas, es la primera de las siete creaciones. (Id.)

* Creación pâdma.- Metáfora inda para una de las dos grandes creaciones brahmánicas, representando una mitad de la existencia manifestada: “la edad en que Brahmâ surgió del loto”. –Véase: Creaciones prâkritas. (Id.)

* Creaciones prâkritas.- “Creaciones originales”. Las tres primeras creaciones de que nos hablan los Purânas, esto es: las de Mahattatva, Tanmâtra o Bhûta e Indriya. (Id.)

* Creación tanmâtra.- Véase: Bhûta-sarga.

Cremer, Juan.- Sabio eminente, que por espacio de unos treinta años y siendo abad de Westminster, estudió la filosofía hermética en busca de sus secretos prácticos. Mientras estaba haciendo un viaje a Italia, encontró al célebre Raimundo Lulio, a quien indujo a volver con él a Inglaterra. Lulio reveló a Cremer los secretos de la piedra, por cual servicio el monasterio ofreció rogar por él todos los días. Cremer, dice la Real Enciclopedia Masónica, “habiendo obtenido un profundo conocimiento de los secretos de la alquimia, llegó a ser uno de los más célebres e instruídos adeptos en filosofía oculta … vivió hasta una edad muy avanzada y murió durante el reinado de Eduardo III.

Criocéfalo (Griego).- “Que tiene cabeza de carnero”. Este epíteto se ha aplicado a varias divinidades y figuras emblemáticas, especialmente a las del antiguo Egipto, que fueron ideadas en el período en que pasaba el Sol, en el equinoccio de primavera, desde el signo de Tauro al de Aries. Anteriormente a dicho período, prevalecieron ls divinidades con cabeza de toro y cornígeras. Apis era el tipo del dios toro, Ammón el tipo del de cabeza de carnero; Isis, además, estaba representada con cabeza de vaca. Porfirio escribe que los griegos relacionaron el carnero con Júpiter, y el toro con Baco. (W.W.W.)

Cripta.- Un subterráneo secreto abovedado. Algunas criptas estaban destinadas para la Iniciación, y otras para sepultura. Antiguamente había criptas debajo de cada templo. Había una en el Monte Olivete revestida de estuco rojo y labrada antes de la llegada de los judíos.

* Crismón (o Chrismon) (Griego).- Monograma de Cristo formado por la combinación de una X (equivalente a nuestra Ch) y una P (equivalente a nuestra R) entrelazadas, primeras letras de la voz griega Christos. Este monograma, al cual se añaden algunas veces la A y W en los ángulos laterales de la X, se ve pintado o esculpido en un gran número de monumentos cristianos.

* Cristiano científico.- Véase: Sabios cristianos.

* Cristianos de San Juan.- Véase: Sistema Bardesiano y Codex Nazaraeus.

* Cristianos de Santo Tomás.- Antiguos cristianos de las Indias orientales que pretenden descender de los que fueron convertidos por Santo Tomás, y sostienen que han guardado la verdadera doctrina predicada por el mencionado Apóstol. Estos cristianos son de la secta de Nestorio y están sometidos al patriarca de Babilonia. Rechazan el culto de las imágenes, y sus ritos difieren considerablemente de los de la Iglesia latina.

* Cristo.- Véase: Chrestos.

* Cronos (Chronos) (Griego).- El Tiempo. Nombre griego de Saturno, en honor del cual los rodios y algunos griegos celebraban todos los años unas fiestas llamadas Chronia. Era uno de los más grandes dioses, y los cartaginenses le tenían un respeto tal, que no se atrevían a pronunciar su nombre, y le llamaban “el Anciano”.

Cruz.- Mariette Bey ha demostrado la antigüedad de la Cruz en Egipto, probando que en todos los sepulcros primitivos “el plano de la pieza tiene la forma de una cruz”. Es el símbolo de la fraternidad de razas y hombres, y la colocaban sobre el pecho de los cadáveres en Egipto, como en nuestros tiempos la ponen sobre los cuerpos de los cristianos difuntos, y, en su forma swástica (croix cramponée), sobre el corazón de los Budas y adeptos budistas. (Véase: Cruz del Calvario).

Cruz ansata (Latín).- Es la cruz con asa mientras que el Tau tiene esta forma

Τ, y la más antigua cruz egipcia, o sea el Tat, era así ┼. La cruz ansata era símbolo de inmortalidad, pero la cruz-Tat lo era del Espíritu-Materia, y tenía el significado de un emblema sexual. La cruz ansata fue el primer símbolo de la Masonería egipcia instituída por el Conde de Cagliostro, y los masones deben seguramente haber olvidado la primitiva significación de sus símbolos más elevados, cuando algunas de sus autoridades insisten aun en que la cruz ansata no es más que una combinación del cteis (yoni [órgano sexual femenino]) y del phallus (lingam). No es nada de eso. El asa o ansa tiene una doble significación, pero nunca un significado fálico. Como uno de los atributos de Isis, era el círculo mundano; como símbolo de la ley sobre el pecho de una momia, era el de la inmortalidad, de una eternidad sin principio ni fin, la que desciende sobre el plano de la naturaleza material y lo rebasa, la línea horizontal femenina, sobrepujando la línea vertical femenina; el fecundante principio masculino de la Naturaleza, o Espíritu. Sin asa, la cruz asanta se convierte en Tau Τ, que, por sí mismo es un símbolo andrógino y viene a ser puramente fálico o sexual sólo cuando toma la forma ┼.

Cruz del Calvario.- Esta forma de cruz no data del Cristianismo. Era conocida y utilizada para fines místicos, millares de años antes de nuestra era. Figuraba indispensablemente en varios rituales de Egipto y Grecia, de Babilonia y la India, lo propio que en la China, México y el Perú. Es un símbolo cósmico, lo mismo que fisiológico (o fálico). Que existía en todas las naciones “paganas” atestigua Tertuliano. ¿En qué se diferencia la Minerva ateniense del cuerpo de una cruz?, pregunta el citado autor. “El origen de vuestros dioses deriva de figuras moldeadas en una cruz. Todas aquellas hileras de imágenes de vuestros estandartes son los accesorios de cruces; aquellas colgaduras de vuestras banderas son los ropajes de las cruces”. Y el fogoso campeón estaba en lo justo. El Tau o Τ es la más antigua de todas las formas, y la cruz o Tat (véase esta palabra) es igualmente antigua. La cruz ansata, o sea la cruz con asa, se halla en las manos de casi todos los dioses, incluyendo a Baal y a la Astarté fenicia. La cruz cramponée es la swástica inda. Ha sido exhumada de los más profundos cimientos del antiguo lugar de Troya, y aparece en los restos etruscos y caldeos de la antigüedad. Segun manifiesta Mr. Jamieson: “El ankh del Egipto era la muleta de San Antonio y la cruz de San Felipe. El lábaro de Constantino … era mucho tiempo antes un emblema en Etruria. Osiris tenía por distintivo el lábaro; Horus aparece algunas veces con la cruz larga latina. La cruz pastoral griega es egipcia. Fue calificada por los Padres de la Iglesia de “invención del diablo antes de Cristo”. La cruz ansata figura en las antiguas monedas de Tarso, como figura la cruz de Malta sobre el pecho de un rey asirio … La cruz del Calvario, tan común en Europa, se encuentra en el pecho de las momias. Estaba suspendida alrededor del cuello de las serpientes sagradas en Egipto … Se han visto tribus asiáticas extranjeras que llevaban su tributo a Egipto, con los vestidos tachonados de cruces, y Sir Gardner Wilkinson asigna a esta pintura una antigüedad de 1500 años antes de J. C.” Finalmente, “Tifón, el Malo, está encadenado por una cruz!” (Creencias egipcias y Pensamiento moderno).

* Cruz Fylfot.- Véase: Svástica.

* Cruz hermética.- Véase: Martillo de Thor y Svástika.

Cruz jaina.- Es lo mismo que la Svástika, Martillo de Thor o Cruz hermética.

* Cuarta dimensión.- Hasta ahora sólo se conocen tres dimensiones de la materia, que son: la longitud, la anchura y el espesor. Respecto a la cuarta, afirman los ocultistas que no sólo es un hecho, sino una de las categorías de observación en el plano astral. “Es completamente cierto que los progresos de la evolución pueden hacernos conocer nuevas cualidades características de la materia. Aquellas con que nos hallamos ya familiarizados son en realidad más numerosas que las que corresponden a las tres dimensiones. Las cualidades características de la materia deben evidentemente tener una relación directa con los sentidos del hombre … Así es que cuando algunos atrevidos pensadores han estado suspirando por una cuarta dimensión para explicar el paso de la materia a través de la materia, la formación de nudos en una cuerda sin fin, lo que ellos echaban de menos era una sexta cualidad característica de la materia”. (Doctrina Secreta, I, 271-272).

* Cuarta raza-madre.- Véase: Raza atlántica.

* Cuaternario.- El Cuaternario, llamado también Cuaternario inferior, está constituído por los cuatro “principios” inferiores del hombre que forman su personalidad, a saber: el cuerpo denso o físico (sthûla zarîra), el doble etéreo o cuerpo astral (linga-zarîra), la vida o principio vital (prâna) y el centro de los deseos o pasiones animales (kâma-rûpa). –En otras clasificaciones se incluye entre los principios del Cuaternario el Manas inferior, o sea la inteligencia cerebral, la mente que tiende hacia abajo, al centro de los deseos y pasiones animales. Todos estos principios deben distinguirse del Ternario o Tríada superior imperecedera, que constituyen la individualidad, y son: el Manas superior, el Buddhi y el Âtman (o Yo supremo).

Cuatro Animales (Los).- Los simbólicos animales de la visión de Ezequiel (el Mercabah). “Entre los primeros cristianos, la celebración de los Misterios de la Fe acompañada del entendimiento de siete luces, con incienso, el Trishagion, y la lectura del libro de los Evangelios, en cuyas cubiertas y páginas estaban grabados el Hombre alado, el León, el Toro y el Aguila”. (Qabbalah, por Isaac Myer). Hasta hoy, dichos animales se han representado junto con los cuatro evangelistas y encabezando sus respectivos Evangelios en las ediciones de la Iglesia griega. Cada uno de ellos representa una de las cuatro clases inferiores de mundos o planos, en la similitud de que cada personalidad es moldeada. Así, el Aguila (asociada con San Juan) representa el Eter o Espíritu cósmico, el omnipenetrante ojo del Vidente; el Toro de San Lucas simboliza las aguas de Vida, el elemento que todo lo engendra y la fuerza cósmica; el León de San Marcos, la energía impetuosa, el intrépido valor y el fuego cósmico; mientras que la Cabeza humana o el Angel, que está junto a San Mateo, es la síntesis de los tres, combinados en el intelecto superior del hombre y en la Espiritualidad cósmica. Todos estos símbolos son egipcios, caldeos e indos. Los dioses con cabeza de águila, de toro y de león son numerosos, y todos ellos representaban la misma idea, tanto en las religiones egipcia, caldea e inda como en la judía, pero empezando por el cuerpo astral, no pasaron más arriba del Espíritu cósmico o Manas superior, puesto que Âtma-Buddhi, o sea el Espíritu absoluto y el Alma espiritual que es su vehículo, no pueden ser simbolizados por medio de imágenes concretas.

* Cuatro Mahârâjas (Los) (Sánscrito).- Entre los budistas del Norte, son las cuatro grandes divinidades Kármicas, situadas en los cuatro puntos cardinales, para vigilar a la humanidad.

* Cuatro nobles verdades (Las).- Con este nombre se designan en el Budismo: 1) los dolores de la existencia evolucionaria, cuyos resultados son los nacimientos y muertes, vida tras vida; 2) la causa del dolor, que es el deseo de satisfacerse a sí mismo, deseo siempre renovado y nunca satisfecho; 3) la destrucción o extirpación de dicho dolor, y 4) los medios de lograr la destrucción del deseo. (Olcot, Catec. Búdhico).

* Cubitali (Latín).- “Que tienen la altura de un codo”. Véase: Gnomos, Pigmeos, Elementales.

* Cubos.- Este nombre se ha aplicado a los Barichad-Pitris (una clase de ángeles), por haber dominado la materia en su cuádruple forma. El cubo perfecto simboliza los seres angelicales. (Doctrina Secreta).

Cuerpo astral o “Doble” astral.- Sombra o contraparte etérea del hombre o animal; el Linga-zarîra, el Döppelganger. No lo confunda el lector con el Alma astral, otro nombre del Manas inferior o Kâma-Manas, como se le llama, y que es el reflejo del Ego superior. [El cuerpo astral viene a ser el puente de comunicación entre el alma y el cuerpo. –A. Besant.]

* Cuerpo búddhico.- Vehículo formado por la agrupación de materia del plano búddhico en virtud de las vibraciones del Yo superior. Es llamado con mucha propiedad “Cuerpo de bienaventuranza”.

Cuerpo causal.- Este “cuerpo”, que en realidad no es cuerpo alguno, ni objetivo ni subjetivo, sino Buddhi, el Alma espiritual, es denominado así por ser la causa directa del estado de Suchupti, que conduce al de Turîya, el más alto estado de Samâdhi. Los yoguîs que practican el Târaka-Râja-Yoga le dan el nombre de Karanopadhi, “la base de la Causa”; y en el sistema vedantino corresponde al Vijñânamaya – y al Ânandamaya-Koza (siendo de advertir que este último principio sigue inmediatamente después de Âtman, y es, por lo tanto, el vehículo del Espíritu universal). El Buddhi por sí solo no podría llamarse un “Cuerpo causal”, pero llega a serlo en unión del Manas, el Ego o entidad que se reencarna. [Así, pues, se denomina Cuerpo causal al conjunto de Buddhi-Manas, o sea a los principios quinto y sexto unidos, y se llama así porque recoge dentro de él los resultados de todas las experiencias, los cuales obrando como causas, moldean las vidas venideras.]

* Cuerpo de Aurora.- Brahmâ en su manifestación como cuarta Cadena planetaria, aquella a que pertenece la Tierra. (P. Hoult).

* Cuerpo de Crepúsculo.- Brahmâ en su manifestación como tercera Cadena planetaria (la Lunar). (Id.)

* Cuerpo de Día.- Brahmâ en su manifestación como segunda Cadena planetaria. Se le conoce también con el nombre de Cuerpo de Luz.

* Cuerpo de Luz.- Véase: Cuerpo de Día.

* Cuerpo etéreo.- Véase: Cuerpo astral o Linga-zarîra.

* Cuerpo fluído, sutil o interno.- Véase: Cuerpo astral o Linga-zarîra.

* Cuerpo invisible (Corpus invisible) (Latín).- El alma animal (Kâma-rûpa); el elemento que está entre las formas materiales y el principio espiritual; una cosa substancial, etérea, pero invisible en lsa circunstancias ordinarias; la forma astral inferior. (F. Hartmann).

* Cuerpo lunar.- Véase: Cuerpo astral.

* Cuerpo mental.- Es el vehículo de la conciencia que condiciona a ésta en las cuatro subdivisiones inferiores del plano mental. Está formado de la materia de dichas subdivisiones mediante combinaciones diversas producidas por vibraciones del principio llamado Pensador o Alma humana, variando las clases de materia atraídas segun sea la naturaleza de las vibraciones indicadas. Así es que el tipo del Cuerpo mental guarda relación estrecha con el grado de evolución que el hombre haya alcanzado. Las cualidades características generales de dicho Cuerpo dependen de las pasadas vidas y experiencias del Pensador en la tierra. Las impresiones grabadas en el Cuerpo mental son más persistentes que las del plano astral, y son conscientemente reproducidas por él. (A. Besant, Sabiduría Antigua).

* Cuerpo de Noche o de Tinieblas.- Brahmâ en su manifestación como primera Cadena planetaria. (P. Hoult).

* Cuerpo pituitario.- El cuerpo pituitario es el órgano del plano psíquico. La visión psíquica es causada por el movimiento molecular de este cuerpo, que se halla directamente relacionado con el nervio óptico, y así afecta la vista y da origen a alucinaciones. Su movimiento puede fácilmente producir ráfagas de luz como las causadas por la presión sobre los globos oculares. La embriaguez y la fiebre producen ilusiones de la vista y del oído mediante la acción del cuerpo pituitario. Este cuerpo se halla a veces tan afectado por la embriaguez que llega a paralizarse. Si de este modo se produce una influencia sobre el nervio óptico, y la corriente está invertida, el color será probablemente complementario. (Doctrina Secreta, III, 548).

* Cuerpo sutil.- Véase: Linga-zarîra.

* Cuerpo de tinieblas.- Véase: Cuerpo de Noche.

* Cuerpos supercelestes (Córpora supercoelestia) (Latín).- Son formas que sólo pueden ser vistas por la más elevada percepción espiritual; no son las formas astrales ordinarias, sino los elementos refinados e inteligentes de las mismas. (F. Hartmann)

Culto del disco.- Era muy común en Egipto, pero no hasta los últimos tiempos, puesto que empezó con Amenofis III, que era dravidiano y lo introdujo de la India meridional y Ceilán. Era el culto del Sol bajo otra forma, el Aten-Nephru, siendo de advertir que Aten-Ra era idéntico al Adonai de los judíos, el “Señor de los cielos” o el Sol. El círculo o disco alado era emblema del Alma. El Sol fue en un tiempo el símbolo de la Deidad universal que brilla sobre el mundo entero y sobre todas las criaturas. Los sabeos consideraban al Sol como el Demiurgo y una Divinidad universal, como lo hacían también los indos y los hacen los zoroastrianos aun hoy día. El Sol es innegablemente el único creador de la naturaleza física. Lenormant, a despecho de sus creencias cristianas ortodoxas, se vió obligado a confesar la semejanza entre el culto del disco y el culto judío. “Aten representa el Adonai o Señor, el Tammuz asirio y el Adonis sirio…” (The Gr. Dionys. Myth)

* Culto fálico o Culto sexual.- Veneración o adoración rendida a aquellos dioses o diosas que, como Ziva y Durgâ en la India, simbolizan respectivamente los dos sexos. (Clave de la Teosofía). Véase: Fálico, Linga, etc.

Culto del Ibis.- El ibis, Hab en egipcio, estaba consagrado a Thoth en Hermópolis. Le llamaban el mensajero de Osiris, porque es símbolo de la sabiduría, del discernimiento y de la pureza, por cuanto dicha ave aborrece el agua por poco impura que sea. Tiene gran utilidad por razón de devorar los huevos de los cocodrilos y de las serpientes, y sus credenciales para recibir honores divinos como símbolo, eran: a) sus negras alas, que relacionaban al Ibis con las primeras tinieblas o el Caos, y b) su forma triangular, por ser el triángulo la primera figura geométrica y un símbolo del misterio de la Trinidad. Aun hoy día, el Ibis es una ave sagrada entre algunas de las tribus de coptos que viven a lo largo del Nilo.

Culto de la liebre.- La liebre era sagrada en muchos países y especialmente entre los egipcios y judíos. Aunque estos últimos la consideran como un animal impuro, ungulado, impropio para comer, a pesar de todo algunas tribus lo tenían por sagrado, y la razón de ello era que en ciertas especies de liebre el macho amamantaba a sus pequeñuelos. Era, por lo tanto, considerada la liebre como animal andrógino o hermafrodita, y así representaba un atributo del Demiurgo, o Logos creador. La liebre era un símbolo de la Luna, en la cual, segun dicen los judíos, aun hoy día se puede ver la faz del profeta Moisés. Además, la luna está relacionada con el culto de Jehovah, una deidad que es por excelencia el dios de la generación, quizás tambien por igual motivo que Eros, dios del amor sexual, está representado por una liebre. Este animal estaba asímismo consagrado a Osiris. Lenormant escribe que la liebre "debía considerarse como símbolo del Logos … el Logos debía ser hermafrodita, y como sabemos, la liebre es un tipo andrógino”.

Culto del toro (Véase: Apis).- El culto del toro y del carnero se tributaba a un solo y mismo poder, el de la creación generatriz, bajo dos aspectos: el celeste o cósmico, y el terrestre o humano. Los dioses de cabeza de carnero pertenecen todos ellos al último de los dos aspectos, mientras que los de cabeza de toro pertenecen al primero. Osiris, a quien estaba consagrado el toro, no fue considerado nunca como una divinidad fálica; tampoco lo fue Ziva con su toro Nandi, a pesar del lingam. Como Apis, Nandi es de puro color blanco de leche. Uno y otro eran emblemas del poder generador o evolucionario en el Kosmos universal. Aquellos que consideran los dioses solares y los toros como de un carácter fálico, o relacionan al Sol con él, están en un error. Solamente los dioses lunares, los carneros y los corderos son priápicos, y esto conviene muy poco a una religión que, aunque de un modo inconsciente, ha siempre adoptado para su culto un dios preeminentemente lunar y ha acentuado su preferencia eligiendo el cordero (cuyo padre es el morueco, detalle también preeminentemente fálico), por su más sagrado símbolo –para difamar otras religiones más antiguas por usar igual simbolismo. El culto del toro, Apis, Hapi Ankh, o el Osiris viviente, dejó de existir unos 3000 años atrás; el culto del carnero y del cordero continúa en nuestros días. Mariette Bay descubrió cerca de Menfis el Serapeum, necrópolis de los toros-Apis, imponente cripta subterránea de dos mil pies de largo y veinte de ancho, que contiene las momias de treinta toros sagrados. Si de aquí a mil años se descubriese bajo las cenizas del Vesubio o del Etna una catedral católico-romana con su cordero pascual, ¿se perdonaría a las generaciones futuras el inferir de esto que los cristianos eran adoradores del “cordero” y de la “paloma”? Y sin embargo, esos dos símbolos les darían tanto derecho para ello en un caso como en el otro. Además, no todos los “toros” sagrados eran fálicos, esto es, machos; había también “toros” hermafroditas y sin sexo. El negro toro Mnevis, hijo de Ptah, estaba consagrado al dios Ra en Heliópolis; el toro de la Paz de Hermonthis, lo estaba a Amon Horus, etc., etc. y el mismo Apis no era un animal macho, sino hermafrodita, lo cual demuestra su carácter cósmico. Es lo mismo que llamar fálico al Tauro del Zodíaco y a toda la Naturaleza.

Culto de la Vaca.- La idea un culto tal es tan errónea como injusta. Ningun egipcio adoró la vaca, ni hay actualmente indo alguno que adore a este animal, si bien es cierto que la vaca y el toro eran sagrados entonces, como lo son hoy en día, pero únicamente como símbolo físico natural de un ideal metafísico, exactamente como una iglesia fabricada de ladrillos y argamasa es sagrada para el cristianismo civilizado por razón de sus simples muros. La vaca estaba consagrada a Isis, la Madre universal, la Naturaleza, y a Hathor, principio femenino de la Naturaleza, diosas ambas que estaban asociadas con el sol y la luna, como lo prueban el disco y los cuernos (media luna) de la vaca. (Véase: Hathor e Isis). En los Vedas, la aurora de la creación está representada por una vaca. Esta aurora es Hathor, y el día que sigue a ella, o sea la Naturaleza ya formada, es Isis, porque ambas son una misma, excepto en cuestión de tiempo. Hathor, la mayor de las dos, es “la señora de las siete vacas místicas”, e Isis, “la Madre divina”, es “la vaca cornígera”, la vaca de la abundancia (Naturaleza o Tierra), y, como la madre de Horus (el mundo físico), la “madre de todo lo que vive”. El Outa era el simbólico ojo de Horus, siendo el derecho el sol, y el izquierdo la luna. El “ojo” derecho de Horus era llamado “vaca de Hathor”, y servía como poderoso amuleto, como la paloma en un nido de rayos de gloria, con o sin la cruz, es un talismán entre los cristianos latinos y griegos. El Toro y el León, que encontramos muchas veces en compañía de San Lucas y San Marcos en el frontispicio de sus respectivos Evangelios en los textos griegos y latinos, son explicados como símbolos, como lo son en realidad. ¿Por qué no admitir lo mismo en el caso de los sagrados Toros, Vacas, Carneros y Aves egipcios?

Curetes.- Sacerdotes iniciados de la antigua Creta, que estaban al servicio de Cibeles. La iniciación en sus templos era muy severa; duraba veintisiete días, en el transcurso de los cuales dejaban el aspirante solo en una cripta sufriendo pruebas terribles. Pitágoras fue iniciado en dichos ritos y salió victorioso.

Cutha.- Antigua ciudad de Babilonia, de la cual tomó nombre una tabla que presenta un relato de la “creación”. La “tabla de Cutha” habla de un “templo de Sittam”, en el santuario de Nergal, el “gigante rey de guerra, señor de la ciudad de Cutha”, lo cual es puramente esotérico. Debe leerse simbólicamente, si se ofrece el caso.

Cyclo.- Véase: Ciclo.

Cynocéphalus.- Véase: Cinocéfalo.

* Cythraul (Celta).- Este nombre no significa otra cosa que la personificación de Annufn (véase esta palabra). No designa ni a Satán ni a Ahrimán; expresa una cosa de Necesidad, una negación. El siguiente pasaje de Sion Cent especifica bien la naturaleza de Cythraul: “Nada de vida, nada de tendencia en Cythraul. Es cosa de Necesidad, de tinieblas, sin vida, sin distinción de existencia o de personalidad. No es más que vacío, muerte, nada”. Barddas, vol. I. (E. Baily).

TOMO 1Word | Texto| PDF | Zip
TOMO 2Word| Texto | PDF | Zip