Gnosis Instituto Cultural Quetzalcóatl

Gnosis ICQ en: English | Francais:

Sociología

TRANSFORMACIÓN SOCIAL DE LA HUMANIDAD

Transformación Social de la Humanidad

Más bella se ve la sala de la casa con muebles nuevos y hermosos, los viejos rancios prefieren reformar lo viejo, son conservadores, regresivos y retardatarios. Nosotros preferimos el traje nuevo, nos encanta transformar la vestimenta, conocemos a muchas personas que prefieren remendar sus trapos viejos, esas personas son transformadoras por excelencia.

A los reaccionarios les encanta REFORMAR, a los revolucionarios les parece maravilloso TRANSFORMAR. La Reforma social es la continuación modificada del error. Preferimos luchar por la Transformación Social de la Humanidad.

El tipo del reformador es digno de piedad, todo reformador presume de genial, ignora que está remendando trapos viejos. Al reformador se lo come la polilla del pasado pero él quiere modificar lo que está podrido porque es conservador y reaccionario en un ciento por ciento.

Los proyectos de los reformadores huelen a «chocheras» de viejos decrépitos. La sociedad está llena de reformadores. Cada cual desea reformarse a su manera. El empleado de mostrador quiere ser gerente, el soldado quiere pasar por una reforma total y convertirse en general, el vendedor ambulante desea convertirse en dueño de algún almacén, etc., todos quieren modificar su vida, reformarla.

Abundan por doquier los reformadores pero faltan transformadores. A la gente le encanta lo fácil y la transformación es muy difícil. La sociedad actual caduca y degenerada, vive de reforma en reforma y a eso le llaman progreso, cultura, evolución, etc., aún cuando millares de personas sucumban en la miseria.

Los sabihondos de esta época son el resultado de muchas reformas y como es natural, ellos presumen de super-civilizados y ultramodernos, aún cuando no sean capaces de fabricar una semilla vegetal artificial con posibilidades de convertirse en árbol.

Los hombres de la «Vieja Guarida» y los «Rebeldes de la Nueva Ola», viven en pugna, pero estos caballeritos del Rock no son sino la continuación modificada de las viejas costumbres equivocadas. La gente vive una vida sedentaria, automática, mecánica, aburridora y quiere modificarla, reformarla para continuar con eso mismo pero en forma diferente.

La razón humana ya no es capaz de pensar espontáneamente, está degenerada y no hace sino repetir como loros o papagayos, todo lo que tiene almacenado entre la bodega de la memoria.

Cuando alguien nos reta inmediatamente respondemos con lo que tenemos almacenado en la memoria, pero si esta falla, estamos perdidos porque ya no somos capaces de contestar. La memoria parece más bien, un sepulcro de ideas, recuerdos, teorías, etc. El pensamiento es la llama fatua que sale de entre ese sepulcro.

La moderna sociedad se cree muy avanzada pero realmente está estancada. Los reformadores no hacen sino mover y remover las aguas negras del pozo, a los reformadores no les gusta las aguas  nuevas.

La falsa educación que reciben los niños, el arte decadente y hasta perverso, el ejemplo maligno de los mayores, etc., han hecho de cada ciudadano moderno un sabiondo super-civilizado que causa risa. Todos los seres humanos estamos relacionándonos en forma mutua y de esta interrelación resulta la sociedad, si el individuo se estanca y se corrompe, es claro que la sociedad se estancará y corromperá.

Los reformadores quieren modificar lo que está corrompido, podrido, la reforma es la continuación modificada del error. Nosotros necesitamos una TRANSFORMACIÓN SOCIAL, es urgente una transformación radical, total y definitiva. La causa fundamental del estancamiento individual y social está en la mente.

Somos rancios, torpes, necios, porque vivimos a todas horas razonando estupideces que nos parecen geniales y tonterías sin sentido alguno, nos creemos a sí mismos muy sabios porque a todas horas estamos comparando, juzgando, calculando, sopesando, etc.

Si queremos de verdad transformarnos totalmente, necesitamos agotar el proceso del pensar, no elaborar, no proyectar más, llegar a la calma y al silencio total del pensamiento. Si de verdad queremos zafarnos de estos estúpidos líos de la mente, necesitamos amar, solo el Amor verdadero puede transformarnos radicalmente. La sustancia del Amor produce revolución permanente; la sustancia del Amor origina cambios radicales. El Amor no es producto de la infiel memoria, el Amor no puede ser jamás el producto del razonamiento mecánico.

La simbiosis maravillosa del Amor y la sociedad produce transformación revolucionaria radical, total y definitiva. Ni el odio, ni las revoluciones de sangre y aguardiente pueden jamás producir transformación social. Ningún reformador social podrá jamás hacer un mundo mejor, solo el incendio del Amor puede quemar la podredumbre social y hacer un mundo mejor.

Necesitamos la conflagración del Amor para transformar el mundo, necesitamos fuego de Amor para iluminar la sociedad. Los códigos fríos, insípidos, complicados, no cambian nada, no transforman nada. De nada sirven todos los mejores proyectos sociales, todos los mejores principios políticos si no están escritos con el fuego del Amor. La verdadera Revolución es el resultado de la TRANSFORMACIÓN, solo las tempestades del Amor pueden transformar al individuo y a la sociedad.

Transformación Social de la humanidad. Cap. 1 Transformación y Reformas. Samael Aun Weor

No basta levantar al débil, hay que sostenerlo después. (William Shakespeare)

Descargar en: Word | Zip | Pdf | Texto | Índice | 01 | 02 | 03 | 04 | 05 | 06 | 07 | 08 | 09 | 10 | 11 | 12 |
Suscribirme