Gnosis Instituto Cultural Quetzalcóatl

Gnosis ICQ en: English | Francais:

Leyendas y Cuentos:

EL SONIDO DEL BOSQUE

El sonido del bosque

Cerca del final del tercer siglo antes de Cristo, el Rey Ts’ao envió a su hijo, el príncipe T’ai al Templo a estudiar con el gran maestro Pan Ku. Por que el príncipe T’ai sería el que sucedería a su padre como rey. Pan Ku sería quien le enseñaría las bases para ser un buen gobernante.

Cuando el príncipe llego al templo, el maestro lo envió sólo al bosque Ming-Li. Después de un año el príncipe tenía que regresar al templo para describir los sonidos del bosque.

Cuando el príncipe T’ai regreso, Pan Ku pidió al niño que describiera todo lo que había podido escuchar. –Maestro-, replico el príncipe, -yo he podido escuchar el canto de los búhos, el susurro de las hojas, el vuelo de los insectos, el canto de los grillos, el toque del pasto, el zumbido de las abejas y el murmullo del viento. Al concluir el príncipe su relato, el maestro le pidió regresar al bosque a escuchar más allá de lo que ya había escuchado. El príncipe estaba desconcertado por lo que le pidió el maestro. ¿No habría escuchado cada sonido realmente?.

Día y noche, el joven Príncipe permaneció sentado sólo en el bosque escuchando. Pero él no percibió otros sonidos de los que había oído. Entonces una mañana cuando el Príncipe estaba en silencio sentado bajo los árboles, él empezó a discernir ligeros sonidos diferentes a aquellos escuchados antes. Él agudizo su oído y los sonidos comenzaron a ser más claros. En ese momento tuvo una sensación  de lucidez que lo envolvía. Esos deben ser los sonidos que el maestro quería que escuchara, él reflexionó.

Cuando el Príncipe T’ai regresó el templo, el Maestro le preguntó que más había escuchado. Maestro, respondió el Príncipe reverentemente. Cuando yo escuché más cerca escuché lo no escuchado, el sonido de las flores cuando abren, el sonido del sol calentando la tierra y el sonido del pasto cuando prueba el rocío de la mañana.

El Maestro aprobó con la cabeza, Escuchar lo no escuchado, remarcó Pan Ku, es Una disciplina necesaria para ser un buen gobernante, sólo cuando un gobernante ha aprendido a escuchar con atención el corazón de las personas, a escuchar sus sentimientos no comunicados, el dolor no expresado, y demandas no habladas, puede él inspirar confianza en su gente. Entender cuando algo está mal y encontrar las verdaderas necesidades de sus ciudadanos. La caída de los gobiernos sobreviene cuando los líderes sólo escuchan palabras superficiales y no penetran profundamente en el alma de las personas para escuchar sus verdaderas opiniones, sentimientos y deseos.

Descargar en: Word | Zip | Pdf | Texto | Índice | 01 | 02 | 03 | 04 | 05 | 06 | 07 | 08 | 09 | 10 | 11 | 12 | 13 | 14 |
Suscribirme