Gnosis Instituto Cultural Quetzalcóatl

Gnosis ICQ en: English | Francais:

Jesus¿Porqué no debemos criticar la religión ajena?

Respuesta de los libros del V.M. Samael Aun Weor.

Todas las religiones son piedras preciosas engarzadas en el hilo de oro de la Divinidad.

Las religiones conservan los valores eternos, no existen religiones falsas.   Todas las religiones son necesarias, todas las religiones cumplen su misión en la vida.

Es absurdo decir que la religión del vecino no sirve y que sólo la mía es verdadera. Si la religión del vecino no sirve, entonces la mía tampoco sirve porque los valores son siempre los mismos.

Es estúpido decir que la religión de las tribus indígenas de América es idolatría, entonces ellos también tienen derecho a decir que nuestra religión es idolatría. Y si nosotros nos reímos de ellos, ellos también pueden reírse de nosotros. Y si nosotros decimos que ellos adoran o adoraban ídolos, ellos también pueden decir que nosotros adoramos ídolos.

No podemos desacreditar la religión de otros sin desacreditar la nuestra también, porque los principios son siempre los mismos. Todas las religiones tienen los mismos principios.

Bajo el sol, toda religión nace, crece, se desarrolla, se multiplica en muchas sectas y muere. Así ha sido siempre y así será siempre.

Los principios religiosos nunca mueren. Pueden morir las formas religiosas, pero los principios religiosos, es decir, los valores eternos, no mueren jamás. Ellos continúan, ellos se revisten con nuevas formas.

La religión es inherente a la vida como la humedad lo es al agua.

Hay hombres profundamente religiosos que no pertenecen a ninguna forma religiosa.

La gente sin religión es conservadora y reaccionaria por naturaleza. Sólo el hombre religioso logra la Revolución de la Dialéctica.

No hay motivo que justifique las guerras religiosas como las de

Irlanda. Es absurdo calificar a otros de infieles, herejes o paganos, por el simple hecho de no pertenecer a nuestra religión.

El brujo, que en el corazón de las selvas africanas, ejerce su sacerdocio ante la tribu de caníbales, y el aristócrata arzobispo cristiano que oficia en la Catedral Metropolitana de Londres, París o Roma, se apoyan en los mismos principios, sólo varían las formas religiosas.

Jesús, el Divino Rabí de Galilea, enseñó a todos los seres humanos el camino de la Verdad y la Revolución de la Dialéctica.

La Verdad se hizo carne en Jesús y se hará carne en todo hombre que logre la Revolución Integral.

Si estudiamos las religiones, si hacemos un estudio comparativo de las religiones, en todas ellas encontraremos el culto al Cristo, lo único que varían son los nombres que se le dan al Cristo.

El Divino Rabí de Galilea tiene los mismos atributos de Zeus, Apolo, Krishna, Quetzalcoatl, Lao‑Tsé, Fu-ji -el Cristo chino-, Buddha, etc.

Uno se queda asombrado cuando hace un estudio comparativo de las religiones. Todos estos sagrados personajes religiosos que personifican al Cristo nacen el 24 de diciembre a las 12 de la noche.

Todos estos sagrados personajes son hijos de inmaculadas concepciones, todos ellos nacen por obra y gracia del Espíritu Santo, todos ellos nacen en Vírgenes inmaculadas antes del parto, en el parto y después del parto.

La pobre y desconocida mujer hebrea María, madre del Adorable Salvador Jesús, el Cristo, recibió los mismos atributos y poderes cósmicos de la Diosa Isis, Juno, Demeter, Ceres, Vesta, Maia, Adonía, Insoberta, Rea, Cibeles, Tonantzin, etc.

Todas estas deidades femeninas representan siempre a la Madre Divina, el Eterno Femenino Cósmico.

El Cristo es siempre el hijo de la Madre Divina y a ella le rinden culto todas las santas religiones.

María es fecundada por el Espíritu Santo. Cuenta la tradición que el Tercer Logos, en forma de paloma, hizo fecundo el vientre inmaculado de María.

La paloma es siempre un símbolo fálico. Recordemos a Peristera, ninfa del cortejo de Venus, transformada en paloma por el amor.

Entre los chinos, el Cristo es Fu-ji. El Cristo chino que nace milagrosamente por obra y gracia del Espíritu Santo.

Paseándose una virgen llamada Hoa‑Se por la orilla del río, puso su pie sobre la huella del Grande Hombre; inmediatamente se conmovió viéndose rodeada por un resplandor maravilloso y sus entrañas concibieron. Transcurridos doce años, el día cuarto de la décima Luna, a media noche, nació Fu-ji, llamado así en memoria del río a cuya orilla fue concebido.

En el México Antiguo, Cristo es Quetzalcoatl, quien fuera el Mesías y el transformador de los toltecas.

Estando un día Chimalmán sola con sus dos hermanas, se le apareció un enviado del cielo. Las hermanas, al verlo, mueren de espanto. Ella, al oir de boca del ángel que concebiría un hijo, concibió al instante, sin obra de varón, a Quetzalcoatl, el Cristo mexicano.

Entre los japoneses, el Cristo es Amida, quien intercede ante la Diosa Suprema Ten‑Sic‑Dai‑Tain rogando por todos los pecadores.

Amida, el Cristo japonés de la Religión Sintoísta, es quien tiene los poderes para abrir las puertas del Gokurat, el Paraíso.

Los Eddas germanos citan a Khristos, el Dios de su Teogonía, semejante a Jesús, nacido también el 24 de diciembre a media noche, lo mismo que Odín, Wotan y Beleno.

Cuando uno estudia el Evangelio de Krishna, el Cristo indú, se queda asombrado al descubrir el mismo Evangelio de Jesús, y sin embargo Krishna nació muchos siglos antes que Jesús.

Devaki, la virgen hindú, concibió a Krishna por obra y gracia del Espíritu Santo. El niño dios Krishna fue transportado al establo de Nanden y los dioses y ángeles vinieron a adorarle. La vida, pasión y muerte de Krishna es similar a la de Jesús.

Vale la pena estudiar todas las religiones. El estudio comparativo de las religiones lo lleva a uno a comprender que todas las religiones conservan los valores eternos, que ninguna religión es falsa, que todas son verdaderas.

Todas las Religiones hablan del alma, del cielo, del infierno, etc. Los principios son siempre los mismos.

Entre los romanos, el infierno era el Averno; entre los griegos era el Tártarus y entre los indostanes el Avitchi, etc.

El cielo, entre los romanos y griegos, era el Olimpo. Cada religión tiene su cielo.

Cuando terminó la religión de los romanos, cuando se degeneró, los sacerdotes se convirtieron en adivinos, titiriteros, etc., pero los principios eternos no murieron, ellos se revistieron con la nueva forma religiosa del cristianismo.

Los sacerdotes paganos, denominados Augur, Druida, Flamen, Hierofante, Dionysios y Sacrificador, fueron rebautizados en el cristianismo con los sagrados títulos de Clérigos, Pastores, Prelados, Pope, Ungido, Abate, Teólogo, etc.

Las Sibilas, Vestales, Druidesas, Papisas, Diaconesas, Ménades, Pitonisas, etc., en el cristianismo fueron denominadas Novicias, Abadesas, Canonesas, Prelados Superiores, Reverendas, Hermanas, Monjas.

Los Dioses, Semi - dioses, Titanes, Diosas, Sílfides, Cíclopes, Mensajeros de los dioses de las antiguas religiones, fueron rebautizados con los nombres de Ángeles, Arcángeles, Serafines, Potestades, Virtudes, Tronos, etc.

Si antiguamente se adoraron a los dioses, ahora también se les adora, sólo que con otros nombres.

Las formas religiosas cambian según las épocas históricas y las razas. Cada raza necesita su forma religiosa especial.

Los pueblos necesitan la religión. Un pueblo sin religión es de hecho un pueblo totalmente bárbaro, cruel y despiadado.

Samael Aun Weor. Revolución de la Dialéctica

Algunas respuestas de alumnos del ICQ Gnosis.

Nombre: Edgar cabanas Localidad: Pedro Juan caballero - Paraguay

Respuesta: Creo humildemente que todas las religiones en sus orígenes buscan eso que es lo Divinal, buscan el regreso del hombre al seno de Dios, aunque muchas solo sirvan como un Kínder o sea Jardín de Infancia en el camino hacia lo absoluto, no debemos criticar porque forman parte del proceso de Evolución Espiritual de las Monadas, creo que cada persona tiene su momento preciso de madurez para llegar al carril correcto que lo ayudará a llegar a su unión con el intimo, así imagino que cada monada lucha independientemente en la religión que se encuentre esperando el instante o existencia respectiva para dar el gran salto hacia lo real.

Nombre: Nancy Silva de Méndez Localidad: yaracuy-yaritagua-venezuela

Respuesta: No debemos criticarlas ya que todas persiguen un mismo fin buscar a Dios, todas tienen sus maneras de buscarlo pero por caminos diferentes unos más anchos que otros, lo que nos lleva a tener confusión, ya que en esta situación la mente nos dirá que escojamos el más ancho, pero será nuestra intuición la que nos guie. Recordemos que tenemos el libre albedrio que la considero arma de doble filo, por lo que debemos estar siempre auto-observándonos para elegir lo que en verdad dios escogió para nosotros. otra cosa que debemos tener presente es que nadie se puede proclamar sabio de la verdad ya que nadie tiene la verdad en sus manos o mejor dicho la tenemos; pero el ego no nos deja ver el verdadero camino, así pues revisémonos, practiquemos la auto observación y luchemos cada día por eliminar el enemigo que nos confunde( el ego)

Nombre: Héctor Mario Garay Garza Localidad: Monclova Coahuila

Respuesta: Como hombres somos libres de sentir, profesar todo con respeto hacia los demás, yo me siento a gusto pleno de practicar la gnosis entonces si alguien tiene la plena seguridad de que encontrara la paz en otra religión pues es libre de hacerlo.

Nombre: Mariana Localidad: Tepic, Nayarit, México

Respuesta: Al criticar o juzgar lo ajeno estamos interponiendo nuestra voluntad en el proceso de cada ser, porque creemos que nuestra religión es la correcta, recordemos que todas las religiones nos aportan ese granito de arroz necesario para el camino de cada ser, y mientras estemos avanzando en el camino, no importa cuál sea la religión de tal o cual persona, las religiones son como las escuelas primero llegamos al preescolar ,luego a la primaria, secundaria y así poco a poco, vamos aprendiendo, y mientras estemos en esa búsqueda ,no importa la religión pues al fin que la finalidad es la misma unirnos con dios, solo que con diferentes caminos.

Nombre: Cecilia del Carmen García rebolledo Localidad: Santiago chile

Respuesta: Dios nos dio la posibilidad de elegir a esto le llamó el libre albedrio, tú decides, tú eliges tu manera de vivir tu vida y pienso que la religión tiene mucho que ver con esto, por lo tanto, no somos quienes para criticar las otras religiones o creencias de las personas, ni sus ideales, todos tenemos derecho a pensar distinto debemos ser tolerantes con quienes nos rodean. Y esto nos llevara a vivir en un mundo más agradable, más placentero para todos

 Nombre: Álvaro delgadillo morales Localidad: Acambaro Gto. México

Respuesta: Porque toda religión encierra cierta verdad, no debemos imponer a la fuerza nuestras ideologías, porque cada religión ocupa un escalón para el nivel del ser de cada uno, cierto es que estamos en tiempos en el cual deberíamos estar en la religión que nos enseñe el camino de la liberación, mas a cada uno se le llega su hora de creer y de tener fe.

Nombre: Mario chupina Localidad: Guatemala, Guatemala.

Respuesta: en este caso la humanidad puede compararse con un cesto lleno de muchas frutas, frutas de toda clase y de todo sabor, lo magnifico de este cesto es que cada fruta es diferente y sin embargo se necesita de todas para una buena alimentación, entonces en esta diversidad de la existencia, todas las cosas creadas son divinas por ende, el pensamiento y religión de cada individuo hacen que la naturaleza siga siendo divina y universal y sobre todo se debe amar y respetar al prójimo........

Nombre: Adela Villarreal Localidad: Reynosa, Tamaulipas. México

Respuesta: Creo que en éstos tiempos es benéfico acercarse a profesar una religión. Y ya es mucho, tener una disciplina y elegir una religión de entre tantas. A quién nos hace verdadero daño es a nosotros mismos, nosotros somos los que nos estamos criticando, creemos que criticamos a los demás o en específico a ellos, pero en realidad, estamos juzgando y mostrando nuestras propias inconformidades. Nos estamos proyectando. Debemos respetar a los demás DIOSES, y a sus feligreses y así mostrando respeto, por ende nos respetarán a nosotros. Y como diría, nuestro benemérito de las Américas, Benito Juárez: "El respeto al derecho ajeno, es la paz".