Gnosis Instituto Cultural Quetzalcóatl

Gnosis ICQ en: English | Francais:

¿Cómo se puede resolver el conflicto obrero-patronal?

Respuesta de los libros del V.M. Samael Aun Weor.

El conflicto entre patrones y obreros puede resolverse si aprendemos a ver el punto de vista ajeno. Cuando queremos resolver un problema no debemos identificarnos con el problema porque entonces nos convertimos en otro problema. Si queremos resolver el problema que existe entre patrones y obreros, debemos comprender que la solución de todo problema está en el problema mismo, es urgente tener la mente en paz para resolver los problemas. Sucede que cuando los trabajadores quieren resolver el problema de patrones y obreros, se identifican tanto con el problema que se convierten ellos en otro problema que no resuelve nada.

Necesitamos ante todo descubrir cuál es el factor principal que acaba con la PAZ dentro y fuera de nosotros porque la verdad es que en la mayor parte de los casos el error que vemos en otros está dentro de nosotros mismos.

Necesitamos descubrir cuál es la causa del conflicto entre patrones y obreros. Este problema sólo puede hacerse haciendo un enfoque preciso de la situación, esto requiere infinita quietud y suprema paz interior. Conociendo a fondo la causa verdadera del conflicto, este desaparece inevitablemente.

Debemos ser sinceros con nosotros mismos. Muchas veces la causa del conflicto está dentro de nosotros mismos. Realmente nunca sabemos ver el punto de vista ajeno y eso es gravísimo. A veces el patrón es culpable y otras veces el culpable es el trabajador que exige y exige hasta acabar con el patrón del cual vive.

La mayor parte de los problemas de la vida se debe a la falta de paz interior; estamos llenos de infinitas contradicciones y esto engendra discordia y conflictos. Somos pobres y queremos ser ricos, somos obreros y queremos ser gerentes, estamos ganando lo suficiente para vivir humildemente con todo lo necesario y queremos ganar más para sentirnos más poderosos.

Libro El Cristo Social Samael Aun Weor

Más información: Capítulo 17 "Patrones y Obreros" Libro El Cristo Social

Respuesta de algunos alumnos del ICQ Gnosis

Nombre: Ives Paz Localidad: Cochabamba Bolivia

Respuesta: si uno ingresa dentro de uno y realiza el esfuerzo para estudiar de una forma menos lógica y racional y lo hacemos con el corazón nos damos cuenta q no hay problema y q el único problema es el q creamos nosotros y hay q empezar por uno mismo si el empleador no quiere cambiar empezaremos cambiando nosotros

Nombre: Fernando Antonio Ospina Hernández Localidad: Medellín Colombia

Respuesta: Definitivamente para poder resolver este problema entre obreros y patronos, nos tenemos que dar cuenta de la condición en que nos encontramos nosotros mismos, y auto cuestionarnos primero, pues la mayoría de las veces somos demasiado ambiciosos y nos dejamos llevar por las demás personas, o compañeros de trabajo, y actuamos de manera inadecuada, tenemos que ser sinceros con nosotros mismos y mirar si de verdad vale la pena estar metidos en conflictos que no ayudan a las empresas, solo por querer ganar más o recibir muchos más beneficios que a la larga asta nos perjudican a nosotros mismos, debemos ser agradecidos y darnos cuenta que por ese empleo que ahora tenemos, es que podemos comer nosotros y nuestra familia y las familias de todos los demás compañeros, cuantas personas quisieran un buen empleo que muchas personas tienen pero que por la ambición a veces hasta perdemos lo poquito que tenemos.

Nombre: Enrique Herrero Bendicho Localidad: Barcelona, España

Respuesta: Con la voluntad, por ambas partes, de ser sinceros consigo mismos y estudiar con la misma objetividad tanto el punto de vista ajeno como el propio. Ejemplos: “¿Es justo rechazar una petición de aumento salarial cuando los sueldos son muy bajos y las empresa mantiene una entrada constante de grandes beneficios?”, “¿Es razonable, teniendo sueldos justos, pedir que sean aumentados, sabiendo que la empresa ya hace mucho manteniéndose a flote?” Tenemos que aceptar que todos nos necesitamos unos a otros y que nadie tiene derecho a enriquecerse a costa de la desgracia ajena. Practiquemos y sugiramos, con respeto y prudencia, la posibilidad de obtener solución de problemas, autodominio personal y paz interior, mediante el aquietamiento de la mente en la meditación.