Gnosis Instituto Cultural Quetzalcóatl

Gnosis ICQ en: English | Francais:

¿Porqué tenemos tan malos gobernantes?

Respuesta de los libros del V.M. Samael Aun Weor.

Quien no sabe gobernarse a sí mismo, no puede gobernar a los pueblos. Los políticos actuales no saben gobernarse a sí mismos; están llenos de astucia, egoísmo, odio, codicia, lujuria, celos, envidia, glotonería, borrachera, etc., etc., etc.

Es absurdo dar el voto para un candidato que no sabe gobernarse a sí mismo, es estúpido elegir un gobernante que no se sabe gobernar a sí mismo. Quien no sabe gobernarse a sí mismo, mucho menos puede gobernar a otros.

Los pueblos han sido víctimas de los gobernantes, han sido engañados miserablemente, y a nadie podemos culpar a excepción de nosotros mismos.

Si el individuo es reflexivo, si estudia la conducta del candidato y ve que este es borracho, glotón, codicioso, mentiroso, fornicario, lujurioso, adúltero, etc., etc., y no da su voto por él, contribuirá formidablemente para salvar el mundo.

La masa no es sino una suma de individuos, si los individuos no eligen a un candidato perverso, la masa no lo elegirá y así nos salvaremos de los malos gobernantes.

El árbol se conoce por los frutos, tal fruto, tal árbol, frutos buenos, buen árbol, frutos malos, mal árbol.

Ha llegado la hora de las grandes reflexiones porque vamos muy mal. El mundo está lleno de dolor y no debemos seguir aumentando el dolor eligiendo malos gobernantes.

Los pueblos han sido y siguen en verdad siendo engañados por astutos políticos que lo único que quieren es el placer, el poder y el dinero, eso es todo.

No debemos dejarnos engañar más por las bonitas promesas y por los hermosos discursos de los políticos zorros.

Los perversos de la política suelen tener brillantes intelectos y oculta corrupción moral.

Los candidatos a las altas magistraturas gozan mintiendo, prometen maravillas y jamás cumplen lo que prometen.

Los funcionarios públicos de esta época tales como Alcaldes, presidentes municipales, comandantes de policía, jueces, gobernadores, etc., están obligados a robar para tener contentos a sus superiores, se venden y lo que es peor están obligados a venderse para no perder el empleo, esa es la trágica situación de la justicia humana en esta época.

Libro El Cristo Social Samael Aun Weor

Más información: Capítulo 19 "El Gobierno" Libro El Cristo Social

Respuesta de algunos alumnos del ICQ Gnosis

Nombre: Ana María Robles P. Localidad: México. Naucalpan .Edo. Méx.

Respuesta: Por qué lo qué persiguen es enriquecerse a costa del pueblo, es lo único que les importa saquear a país y a nosotros dejarnos con más problemas sin resolver. Es muy triste y es un problema mundial, pero ni modo pongamos nuestro granito de arena para ser mejores cada día. Al fin que somos más los buenos que los malos. Eduquemos a nuestros hijos ya que de ellos saldrán los gobernantes del futuro. Gracias y saludos.

Nombre: Héctor Montalvo A Localidad: Lima / Perú

Respuesta: En principio, por que los gobernantes que nosotros elegimos, no saben gobernarse a sí mismos; tienen metido muy dentro de sí, el odio, la lujuria, el adulterio, el egoísmo, la codicia etc. etc. etc... Quien no sabe gobernarse a sí mismo no debe ser gobernante. Por qué nosotros no sabemos estudiar la conducta de los políticos candidatos, muchas veces elegimos a políticos borrachos, mentirosos, mitómanos, fornicarios. El político que no haya disuelto el Yo, no tiene Auto-Conciencia, es un ciego. Debemos elegir al político de conducta recta, hombre de Recto Pensar, de Recto Sentir y de Recto Obrar. Paz Inverencial Héctor

Nombre: Enrique Herrero Bendicho Localidad: Barcelona, España

Respuesta: Porque los hemos elegido sin reflexionar si la información sobre ellos era veraz y suficiente. Hemos de poder comprobar por sus actos si obran con buena voluntad y eficacia, tanto en su vida privada como en su trabajo y gestión pública. Hemos de poder comprobar, también, la calidad moral de quienes los proponen y los ayudan económicamente. Y, por último, hemos de vigilar y corregir completamente nuestros defectos, para no aceptar como normales comportamientos que moralmente no lo son.