Gnosis Instituto Cultural Quetzalcóatl

Gnosis ICQ en: English | Francais:

¿Cuál es la enfermedad del Malí, Malí?

Respuesta de los libros del V.M. Samael Aun Weor.

La evolución humana quedó estancada y después entró en el camino descendente de la Involución y degeneración.

La mente humana ya no tiene la bella espontaneidad natural de otros tiempos.

La mente de esta perversa generación de víboras se ha vuelto espontáneamente torpe y no conserva nada de su antigua prontitud y elasticidad.

Los padres de familia y los maestros de escuela están enfermos, ¡terriblemente enfermos! de materialismo y estupidez y con sus teorías y opiniones infectan horriblemente la mente de los niños.

En las Filipinas existe una enfermedad llamada «Malí Malí», es un tipo de psicosis muy curiosa. Los pacientes de «Malí Malí» son imitadores cien por cien.

Si una persona va por la calle los enfermos de «Malí Malí» le siguen, y se sientan cuando la persona se sienta, y se paran cuando la persona se para, y toman lo que la persona toma y repiten como papagayos todo lo que la persona dice, etc., etc.

El «Malí Malí» en Europa y América se llama moda, si una mujer famosa aparece en público usando minifalda todas la usan, y si aparece semidesnuda, todas la imitan, así es la moda.

Un día cualquiera el príncipe de Gales resolvió dejar el sombrero en su residencia con el propósito de burlar a sus aduladores de espinazo de goma y darse el lujo de andar por las calles libremente como cualquier ciudadano, aun cuando fuera sin sombrero.

Al día siguiente nació la moda del sin sombrerismo; ahora pocos usan sombrero ese es Malí Malí.

En tiempos de Nazismo todos quieren ser Nazis y en tiempos de comunismo todos quieren ser comunistas, ese es el Malí Malí.

Marx le quitó a esta infeliz humanidad sus valores espirituales; ahora todos quieren ser marxistas, ese es el Malí Malí.

El «Malí Malí» materialista ha contagiado la mente de las nuevas generaciones. Las ideas materialistas infectan las mentes de los niños y jóvenes, con el visto bueno de las autoridades oficiales.

Los ignorantes ilustrados del materialismo dialéctico han sentado el dogma de que no se debe aceptar nada que no esté demostrado por la evidencia de los sentidos y el razonamiento.

Esta es una frase de relumbrón con la cual muchos necios presumen de inteligentes.

Nosotros sólo podemos aceptar la infalibilidad de la razón y la evidencia de los sentidos, cuando existe exclusión de los elementos subjetivos.

Sólo el razonamiento objetivo y la receptibilidad objetiva resultan exactos, empero la dialéctica materialista siendo subjetiva nada sabe de objetividad.

Los educadores modernos con su «Malí Malí» materialista están destruyendo la mente humana para ponerla a la moda.

Ya los niños no aceptan lo que salga del «Malí Malí», están enfermos de psicosis materialista.

Por estos tiempos las frases «Malí Malí» son muy populares, para todo lo que se salga de la moda hay frases como ésta «Eso no está demostrado», «Eso no existe», “Esa es una alucinación”, etc., etc., etc.

Se acabaron los cuentecitos de hadas y sirenas y palacios encantados, ya a nadie le interesan las Mil y una Noches.

Ahora niños y jóvenes de ambos sexos nutren sus mentes con teorías materialistas y películas de asesinos, prostitutas y ladrones.

El resultado de semejante alimentación intelectual lo tenemos a la vista: «rebeldes sin causa». Asesinos prematuros, ladrones recién salidos del cascarón, colegialas embarazadas que abortan en secreto, asaltantes consentidos entre los llamados «niños bien», etc., etc., etc.

El Cristo Social. Capítulo 57 El Problema de la Educación Pública. Samael Aun Weor

Respuesta de algunos alumnos del ICQ Gnosis

Nombre: Juan de Jesús Flores Alvarado Localidad: Parras de la Fuente, Coahuila. México

Respuesta: El imitar lo que los demás hacen, muchas veces sin saberlo, solo por querer ser uno más del montón. Desgraciadamente vivimos en una sociedad en donde los jóvenes imitan a los mayores en las acciones que realizan, tales como el tabaquismo, alcoholismo, drogadicción y muchas veces hasta la prostitución. El Malí, Malí viene terminando con nuestro propio ser, ya que a causa de esta enfermedad estamos perdiendo nuestra propia identidad. Saludos.

Nombre: Enrique Herrero Bendicho Localidad: Barcelona, España

Respuesta: Malí-malí es una enfermedad por la cual quien la padece imita sin voluntad ni discernimiento todo cuanto dice o hace otra persona. En nuestra sociedad actual podríamos compararnos con pacientes de dicha enfermedad por cuanto seguimos como modas hábitos de consumo, de pensamiento, de conducta y de vida en general, sin plantearnos si tienen sentido y si nos ayudan a ser mejores seres humanos. Desde un punto de vista esotérico, nuestro planeta necesita energías celestes cada vez más refinadas, que sólo puede obtener a través de seres humanos bien evolucionados. Como sociedad estamos, lamentablemente, en una época de bastante involución, y hemos de tener en cuenta que la naturaleza acaba destruyendo aquello que no sirve, procuremos evolucionar como individuos, para bien de todos.

Nombre: Franco Rovegno Localidad: Lima Perú

Respuesta: Respuesta: El hombre que se vuelve un autómata y sigue la corriente de los demás. Es decir se vuelve masa, como la panadería, aquí viene el panadero y lo manipula a su antojo. El hombre se vuelve manipulable de la misma forma, lo más curioso que no se da cuenta y se siente libre.

Nombre: Fabián Vázquez Cervera Localidad: Hermosillo Sonora México

Respuesta: mali-mali, más conocido como latah, que se traduce a como cuando copiamos las actitudes de nuestro entorno; nos ponemos tatuajes como el actor de moda y nos dejamos famélicas hasta la enfermedad para seguir a la modelo de turno; héroes y heroínas del todo a cien que desaparecen como flores de un día para dejar el hueco al siguiente “top star”; actores del esperpento colectivo que nos hunde en el mimetismo hasta agujerearnos los labios, los pómulos y otras partes más secretas de nuestra anatomía solo por responder a la llamada de ser «popular», «cool», «guay» o cual sea el eufemismo tras el que escondamos nuestra propia iniquidad; actitudes masoquistas y autodestructivas tras las que late el vacío interior, el frío gélido que se ha apoderado de nuestros corazones vacíos; muros de nuestra imagen hacia los demás tras los que dejamos apagar el fuego de nuestro hogar, y alejados de nuestra propia esencialidad, de lo que “SOMOS” más allá del cómo “ESTAMOS”, perdemos esta oportunidad que llamamos "VIDA" nos hemos desconectado de nuestra madre naturaleza y de nuestro creador ni remotamente nos acordamos, somos una sociedad caduca y degenerada.