Gnosis Instituto Cultural Quetzalcóatl

Gnosis ICQ en: English | Francais:

¿Dónde está el problema más grave de la Educación Pública?

Respuesta de los libros del V.M. Samael Aun Weor.

El problema más grave de la EDUCACIÓN PUBLICA no son los alumnos ni las alumnas de primaria, secundaria o bachillerato, sino los PADRES y los MAESTROS.

Si los Padres y Maestros no se conocen a sí mismos, si no son capaces de comprender al niño, a la niña, si no saben entender a fondo sus relaciones con estas criaturas que comienzan a vivir, si sólo se preocupan por cultivar el intelecto de sus educandos, ¿cómo podremos crear una nueva clase de educación?

El niño, el alumno, la alumna, va a la Escuela a recibir orientación consciente, pero si los Maestros, las Maestras, son de criterio estrecho, conservadores, reaccionarios, retardatarios, así será el estudiante, la estudiante.

Los Educadores deben reeducarse, conocerse a sí mismos, revisar todos sus conocimientos, comprender que estamos entrando en una Nueva Era. Transformándose los educadores, se transforma la educación pública.

EDUCAR al EDUCADOR es lo más difícil porque todo aquel que ha leído mucho, todo aquel que tiene título, todo aquel que tiene que enseñar, que trabaja como maestro de Escuela, ya es como es, su mente está embotellada en las cincuenta mil teorías que ha estudiado y ya no cambia ni a cañonazos.

Los Maestros y Maestras debieran enseñar COMO PENSAR, más desgraciadamente sólo se preocupan por enseñarles EN QUÉ DEBEN PENSAR.

Padres y Maestros viven llenos de terribles preocupaciones económicas, sociales, sentimentales, etc.

Padres y Maestros están mayormente ocupados con sus propios conflictos y penas, no están de verdad seriamente interesados en estudiar y resolver los problemas que plantean los muchachos y muchachas de la "NUEVA OLA".

Existe tremenda degeneración mental, moral y social, pero los padres y los Maestros están llenos de ansiedades y preocupaciones personales y sólo tienen tiempo para pensar en el aspecto económico de los hijos, en darles una profesión para que no se mueran de hambre y eso es todo.

Contrario a la creencia general, la mayoría de los padres de familia no aman a sus hijos verdaderamente, si los amaran, lucharían por el bienestar común, se preocuparían por los problemas de la EDUCACIÓN PUBLICA con el propósito de lograr un cambio verdadero.

Samael Aun Weor. Educación Fundamental

Más información del tema en Cap. 36 "Padres y maestros" Educación Fundamental. Samael Aun Weor

Respuesta de algunos alumnos del ICQ Gnosis

Nombre: Luis Sendoya

Localidad: Bogotá Colombia

Respuesta: El problema más grave de la educación pública y en general, es el abismo que existe entre padres - educadores - hijos. Los primeros descansan su responsabilidad, su deber sagrado, en los segundos. Los segundos no conocen el entorno en el que se han sembrado a los terceros y se limitan a recitar a estos sus propias convicciones. Finalmente, se espera de los terceros, los hijos, que sean mejores que sus padres y sus maestros, incluso que sus compañeros, promoviendo así la conciencia autista. Ser padres es mucho más, pero mucho más que pagar la matrícula del colegio de sus hijos. Implica sembrar en ellos, sus hijos, de forma amorosa las semillas del despertar. Implica guiarlos hacia la comunión con sus semejantes y con el universo entero, a reconocerse en la unidad de la totalidad. Ser maestros implica reconocer tan tremendo honor y responsabilidad para ser la extensión amorosa y disciplinada de los padres.

Nombre: Arturo A. Vilca Marín

Localidad: Huancayo Perú

Respuesta: El problema más grave de la Educación Pública es educar al educador, ya que es la base, el eje de la educación, también se debe educar a los padres de familia porque ellos son los primeros profesores de sus hijos e hijas. Se debe tener hijos por amor no por pasión animal, como dice el Maestro: se debe pensar con el corazón y sentir con la mente.

Nombre: Esmeralda González

Localidad: Arandas, México

Respuesta: En que por una parte nosotros como maestros llevamos a las aulas todos nuestros problemas internos de diferente índole y los manifestamos con los niños, no vivimos de momento en momento, no nos ocupamos de enseñar contenidos programáticos en armonía, no nos conocemos a sí mismos y mucho menos no conocemos las inquietudes e intereses de nuestros alumnos; no enseñamos a nuestros alumnos cómo pensar, el arte de saber escuchar, etc. Para ello es imperioso que primeramente empecemos con la auto-crítica y auto-observación psicológica para reeducarnos. Por otra parte es necesario que los Padres de Familia se reeduquen, tomen conciencia y amen a sus hijos de tal forma que los comprendan y sepan escuchar. Solo así se formaran alumnos con una educación integral cuidando todas las esferas del ser humano. Es decir, que tanto maestros, autoridades educativas, Padres de Familia y alumnos sean cocientes y responsables del papel que desempeñan en la Educación Pública.