Gnosis Instituto Cultural Quetzalcóatl

Gnosis ICQ en: English | Francais:

Menciona un testimonio de la existencia de la Atlántida.

Respuesta de los libros del V.M. Samael Aun Weor.

Códice BorgiaHuelga decir, en gran manera y sin mucha prosopopeya, que el legendario Atlas griego es copia fidedigna del heroico ATLANTEOTL maya y azteca.

Suprimida con delicado refinamiento intelectivo la desinencia "otl" de aquel luciente nombre, renglones arriba citado, resalta entonces la palabra ATLANTE.

Atlante-otl, siendo esta palabra por sus raíces explicada, sólo nos resta decir con gran énfasis que esto no es cuestión de vanas etimologías empíricas, arbitrariamente seleccionadas, ni de meras Coincidencias, como suponen siempre los ignorantes ilustrados.

Extraordinarias y legítimas concordancias lingüísticas, explicables sólo merced al tronco atlante común de los pueblos americanos y mediterráneo-semitas.

Incuestionablemente, éstos y aquellos tienen sus raíces en la Tierra encantada de OLISIS, la Atlántida sumergida ahora en el mar de las tinieblas, vaho sombrío de leyendas de horror, de naufragios pavorosos y de viajes sin retorno.

¡Mar inmenso que en Gibraltar, más allá de las Columnas de Hércules, tiendes proceloso tu onda infinita de misterios infranqueables para los navegantes!

¡La leyenda trágica llena tu espacio con el poder colectivo de las generaciones que así te han contemplado y el poeta escucha en la voz de tus olas inmensas el rumor de tus tragedias y el crujido de tus mundos sepultados!...

¡La Atlántida!, Ese vasto continente desaparecido que se tenía como un ensueño de poeta, una creación de la divina mente de Platón, y nada más, existió realmente.

"La intuición del poeta es la visión del genio", el que la niega es porque no puede ver con su poder inmenso.

"Los sabios sólo son grandes cuando llegan a ser poetas", cuando sobreponiéndose al detalle, sienten las armonías que laten en el fondo de todo lo existente y que pueden arrebatarnos a esferas superiores.

Así es como el autor de Las Metamorfosis de las Plantas pudo escribir su FAUSTO, el de la Filogenia alzar su Credo, HUMBOLDT hacer su Cosmos y Platón, el Divino, su TIMEO y su CRITIAS, como POE con su Eureka, poetas todos de la Vida Universal que no es sino el Hálito de lo oculto.

¿Ves ese mar que abarca la Tierra de polo a polo?, -le dice a Cristóbal Colón su Maestro- un tiempo fue el Jardín de las Hespérides. Aún arroja el Teide reliquias suyas, rebramando tremebundo cual monstruo que veía en campo de matanza.

Acá luchaban Titanes, allí florecían ciudades populosas... Hoy, en marmóreos palacios, congréganse las focas, y de algas se visten los prados donde pacían las ovejas.

H. P. B. en las Estancias antropológicas, números 10, 11 y 12, dice textualmente lo siguiente:

"Así, de dos en dos, en las siete zonas, la tercera raza (los lemures) dio nacimiento a la cuarta (los atlantes).” "Los Suras o Dioses (Hombres perfectos) se convirtieron en Asuras, en No Dioses (gente pecadora).” "La primera, en cada zona, era del color de la Luna; la segunda, amarilla como el oro; la tercera roja y la cuarta de color castaño que se tornó negro por el pecado." "Crecieron en orgullo los de la tercera y cuarta (subrazas atlantes) diciendo: "Somos los Reyes, somos los Dioses."

"Tomaron esposas de hermosa apariencia de la raza de los "aún sin mente" o de "cabeza estrecha", engendrando monstruos, demonios maléficos, hombres machos y hembras y también Khados con mentes pobres." "Construyeron templos para el cuerpo humano, rindiendo culto a varones y hembras. Entonces cesó de funcionar su Tercer Ojo (el Ojo de la Intuición y de la Doble Vista)."

"Fuegos internos habían destruido la Tierra de sus Padres (la Lemuria) y el agua amenazaba a la cuarta raza (la Atlántida)..." "Las primeras grandes aguas vinieron y sumergieron a las siete grandes islas... Los buenos todos fueron salvados y los malos destruidos..."

"Pocos hombres quedaron: algunos amarillos, algunos de color castaño y negro y algunos rojos. Los del color de la Luna (los TUATHA) habían desaparecido para siempre." "La quinta raza (la humanidad que actualmente puebla la faz de la Tierra, incluyendo a los mayas, incas, quichés, toltecas, nahoas, aztecas de la América pre-hispánica), gente toda producida del tronco Santo (el Pueblo elegido salvado de las aguas), quedó y fue gobernada por los primeros Reyes Divinos."

"Las Serpientes (Dragones de la Sabiduría o Rishis) volvieron a descender e hicieron las paces con los hombres de la raza quinta, a quienes educaron e instruyeron... "

…Además de tan extraordinarias similitudes, si de verdad anhelamos más evidencias, es obvio entonces que debemos apelar a la Filología. Resulta palmario y manifiesto que el Viracocha peruano es ciertamente el Viraj, Varón Divino, Kabir o Logos de los hindúes, el Inca, palabra ésta que al escribirse con las sílabas invertidas puede leerse Caín (Sacerdote-Rey).

Por eso, no son de extrañar las infinitas conexiones intrínsecas que la Doctrina y los hechos de los primeros incas guardan con toda la Iniciación oriental.

Evidentemente, el gran historiador romano César Cantú liga sabiamente a los primeros incas con los mongoles o SHAMANAS antiquísimos, lo que equivale a decir que en eso de la inopinada presentación del Manú del Norte o Manco Cápac, y de su noble compañera (Coya o laco), se dio acaso la milagrosa circunstancia que inteligentemente nos hace notar H. P. B., relativa al fenómeno teúrgico de esos Seres puros o shamanos que suelen prestar su cuerpo físico a los Genios de los mundos suprasensibles con el evidente propósito de ayudar a la humanidad; portento éste que en modo alguno debe confundirse con el mediumnismo de tipo espiritista.

El inefable Tao chino es el mismo Deus latino, el Dieu francés, el Theos griego, el Dios español y también el TEOTL Náhuatl, azteca. El Pater latino, incuestionablemente y en forma irrebatible, resulta ser el mismo Father inglés, el Vater alemán, el Fader sueco, el mismísimo Padre español y, por último, el Pa o Ba indo-americano. La dulce Mater del latín, indubitablemente es la misma Matrusa, la Mere francesa, la Mother inglesa, la noble Madre española y también la Na o Maya en maya o quechua.

Extraordinarias similitudes lingüísticas que señalan e indican algo más que mera ostentación, pavonada o boato etimológico. Al llegar a estas profundidades de la Etimología alma de la Historia y una de las más poderosas claves de la Gnosis, jamás podríamos dejar de recordar aquella famosa frase del Idioma ritual maya que a la letra dice: ¡HELI, LAMAH ZABAC TANI! Y que los cuatro evangelistas interpretan esotéricamente en cuatro formas diferentes.

En forma extraordinaria el gran Kabir pronunció tal frase en la cumbre majestuosa del Calvario. "Ahora hundirme en la pre-alba de tu Presencia" es indudablemente su sentido en idioma maya. Incuestionablemente, el gran Hierofante Jesús aprendió el Naga y el Maya en el Tibet oriental y esto está demostrado.

En el sagrado Monasterio de Lassa en el Tibet, existe todavía un libro que textualmente dice lo siguiente: "Jesús se convirtió en el más proficiente Maestro que haya estado sobre la Tierra."

Un sabio escritor ha dicho: "Está establecido históricamente que la Ciencia- Religión conocida por Cristo en Egipto, la India y el Tibet, era Maya." "Existió un profundo Ocultismo Maya, conocido sin una duda por Cristo, quien eligió sus símbolos (mayas) como sustentación de sus ideas de amor fecundante.

"Ya no puede suponerse casualidad que haya elegido a la cruz maya, a la trinidad y a los doce apóstoles, como así también, a otros muchos símbolos, para sustentar el inmenso sentido científico religioso de sus prédicas." Es ostensible que los mayas-atlantes trajeron su Religión a Meso-América. Es indubitable que ellos colonizaron al Tibet, Babilonia, Grecia, India, etc. No hay duda de que el lenguaje ritual del Kabir Jesús fue maya.

Todo esto puede explicarse integralmente merced al tronco atlante, común a los pueblos americanos y mediterráneo-semitas. Las tribus de Anahuac, como todas las otras tribus de Indo-América, vinieron de la Atlántida y jamás del Norte como suponen siempre algunos ignorantes ilustrados.

Aquellos intonsos que enfatizan la idea de que las tribus de Indo-América vinieron del Continente Asiático pasando por el famoso Estrecho de Bering, están absolutamente equivocados porque ni en Alaska ni mucho menos en el mencionado Estrecho existe el menor vestigio del paso de la Raza humana por ahí.

Samael Aun Weor. Doctrina secreta de Anáhuac

Para más información te sugerimos la revista no. 24 dedicada a este tema. <ver más>

Algunas respuestas de alumnos del ICQ Gnosis.

Nombre: Mónica Cardemil González Localidad: Peralillo Colchagua Chile

Respuesta: Pruebas sobre la existencia de la Atlántida las hay por miles. Recordemos los jarrones encontrados en las ruinas de la antigua Troya, por un arqueólogo alemán, jarrones de mármol, piedra o loza, utensilios o materiales se encontraron en Centroamérica, con las mismas monedas y las mismas firmas del Rey de Cronos de Atlántida. Desde que Platón se refiera al continente perdido, en sus diálogos Critias y Timeo, la Atlántida atrapó a los investigadores. Los megalitos constituyen uno de los enigmas más desafiantes del pasado. Algunos dicen que deben haber sido erigidos por los supervivientes de la Atlántida. Es importante reconocer que sus constructores poseían conocimientos científicos sumamente avanzados, y también matemáticos. Los megalitos revelan el ejercicio de una energía poderosísima, que podríamos comparar a nuestra quinta fuerza. Los megalitos son catalizadores controladores transmisores de esta energía desconocida César Luis de Montalbán, explorador, en uno de sus viajes a Egipto, convivió con un sacerdote del Alto Nilo, quienes le confesaron ser descendientes de los atlantes, ya que éstos llevaron a Egipto todos los conocimientos y logros de la civilización. Tal afirmación coincide con el texto de un rollo de papiro escrito durante el reinado del faraón Sent, donde se explican las investigaciones ordenadas por el monarca y llevadas a cabo por una expedición en busca de la Atlántida. En otra ocasión, encontrándose en los Andes Orientales, entró en contacto con el más alto sacerdote de aquellos territorios, "el Pistaco", perteneciente a una dinastía inmemorial que aún conservaba la historia de su estirpe y las más ocultas tradiciones de su pueblo. El "pistaco" reconoció a Jesús como el dios de los Atlantes. Este personaje al escuchar del viajero una alusión de Jesús dijo: “Es mi Dios, el Dios de mis padres encarnado en el culto atlante de los habitantes del templo transparente". También dejó constancia de la realidad de la Atlántida otro astrónomo escritor, Mario Roso de Luna. En 1904, Luna publicó su primer estudio sobre la escritura cósmica en España, defendiendo la hipótesis de la existencia de atlantes en la tierra. En sus páginas aparecieron fotografías de extraños caracteres, un buen número de los cuales tenía forma de cazuelas, lo que indujo a Roso a referirse a una escritura de cazoletas, asegurando que la misma correspondía a un enigmático pueblo de astrónomos muy anterior a iberos y celtas, un pueblo misterioso que, según sus deducciones, solo podía provenir de la legendaria Atlántida. Canarias es la única porción de tierra que se salvó del cataclismo. Muchos son los indicios que parecen demostrarlo; entre los más recientes se hallan las estructuras piramidales de El Paso, Icod, y Guimar, muy similares a las de México, y resulta significativo que la piedra empleada sea lava volcánica, de la que solo los iniciados conocen sus poderes secretos. Otro arqueólogo, más bien su nieto, Paul Schliemann, quien recibió de su abuelo un sobre lacrado. Este contenía investigaciones concernientes a la Atlántida. Al romper el sello, se encontró con varias fotografías y documentos. En uno de ellos leyó: He llegado a la conclusión de que la Atlántida, es la cuna de nuestra civilización. Cuando, Heinrich, hizo excavaciones en Troya, descubrió un hermoso jarrón con cabeza de lechuza y de gran tamaño. Dentro se hallaban piezas de alfarería, imágenes pequeñas de metal y objetos de hueso fosilizado. Algunos de estos objetos y el jarrón de bronce tenían grabada una frase en caracteres jeroglíficos fenicios, que decía: Rey Cronos de Atlántida. En el Louvre, encontró, una colección de objetos desenterrados en Tiahuanaco, y entre ellas piezas de alfarería exactamente de la misma forma y material, y objetos de hueso fosilizado idénticos a los que había encontrado en el Jarrón de bronce del Tesoro de Príamo. Es de por sí ya una coincidencia muy significativa encontrar objetos exactamente iguales, en tamaño, con las mismas cabezas de lechuza colocadas de idéntica forma. Estos fueron analizados por químicos microscópicos, demostrando que los jarrones americanos como los troyanos, habían sido hechos con la misma arcilla, arcilla que no existe ni en la antigua Fenicia ni en América. Los metales, utilizados, platino, aluminio y cobre, metales no utilizados ni en fenicia, América ni micénicos. Al romper Schliemann uno de los jarrones, encontró en su interior otra de las monedas de esa extraña aleación, en la cual estaban grabadas, en fenicio antiguo, las siguientes palabras: Emitido en el templo de las paredes transparentes.

Nombre: Odalys Carolina Localidad: Venezuela, San Francisco de Asís estado Aragua

Respuesta: ATLANTES: Somos los reyes, somos los dioses, "Tomaron esposas de hermosas apariencias de las Razas de los aun sin mente ó de Cabeza Estrecha, engendrando monstruos, demonios maléficos, hombres machos, y mujeres KHADOS, con mentes pobres." Construyeron enormes ciudades, labrando sus propias imágenes, según su tamaño y semejanza, las adoraron." "Fuegos internos habían destruidos las tierras de sus padres (La Lemuria) y el agua amenazaba a la Cuarta Raza, (La ATLANTIDA)" "las primeras grandes aguas vinieron y sumergieron las Sietes grandes Islas Los buenos todos fueron salvados, los malos destruidos." "Pocos hombres quedaron: algunos amarillos, algunos de color castaño y negros, y algunos rojos. Las de color de la luna (LOS TUATHA), HABIAN DESAPARECIDO PARA SIEMPRE." La Atlántida paso por terrible y espantosas catástrofes antes de desaparecer totalmente. La primera catástrofe sucedió 800.000 años, poco más ó menos; La segunda acaeció hacen unos 200.000 mil años; La tercera acaeció hacen unos 11.000 mil años y de la cual, como de su diluvio, guardan más ó menos confuso recuerdo todos los pueblos. Durante la época de la Atlántida los Polos Norte y Sur no estaban donde están ahora. Entonces el Polo Norte, el Ártico, estaba ubicado sobre la línea ecuatorial, en el punto más extremo Oriental del África, y del Antártico. El Polo Sur se hallaba exactamente ubicado sobre la misma línea ecuatorial, hacia lo opuesto, en un lugar especifico en el Pacifico...

Nombre: Miriam Martínez Localidad: Rio Negro - Argentina

Respuesta: Los hombres de la cuarta raza fueron los atlantes. Esa raza vivió en el continente Atlante situado en el océano Atlántico. La ciencia ya ha podido comprobar que en el fondo del océano Atlántico existe un continente sumergido. La raza Atlante estuvo gobernada por el dios azteca Atonatiuh. Dicha raza terminó con una gran inundación. Son descendientes de esta raza las tribus precolombinas de América, los chinos primitivos, los primitivos egipcios, etc.