Gnosis Instituto Cultural Quetzalcóatl

Gnosis ICQ en: English | Francais:

CAPITULO IV

PLATILLOS VOLADORES Y HOMBRECILLOS VERDES

De Lima, Perú, vino una noticia fechada el dos de agosto cuyo texto es el siguiente: “Un Platillo Volador con su tripulación, un enano de color verdoso, fue visto anoche en la azotea de una casa de esta capital, por un joven estudiante, según declaración que prestó hoy al diario “EL COMERCIO”.

“Esta visita se agrega a una que dio cuenta la semana pasada un guardián del Distrito Chosica, a cuarenta kilómetros de Lima, quien informó haber visto en el patio de una fábrica un Platillo provisto de una trompa como de elefante, que desapareció a los diez minutos de observación”.

“En cuanto al Platillo Volador de anoche, Alberto San Román Núñez, de quince años, afirmó haber visto un ser verdoso, arrugado, de noventa centímetros de alto que se deslizaba por la azotea”.

“Poco después, la Nave arrojó una luz rojiza en medio de la cual levantó vuelo, dejando en el piso sus huellas en las que se aprecian cuatro bases de asentamiento”.

Hasta aquí esta maravillosa noticia. La piel de color verde puede sorprender a muchas gentes, pero nosotros los terrícolas tenemos también razas de color negro y amarillo y piel roja que podrían sorprender a los visitantes cósmicos.

Realmente ninguno de los testigos presenciales de Platillos Voladores y tripulantes extraterrestres podrían atreverse a asegurar que estos visitantes misteriosos tengan formas diferentes a los de nosotros pobres terrícolas.

Es lamentable que la ciencia ficción se haya dedicado a propagar ideas falsas o fantasías sobre la figura y forma de los visitantes extra-terrestres. Es claro que el color de la piel varia según los climas, según los ambientes, etc., pero la forma humana ya sea gigantesca, mediana o pequeña, es siempre la misma.

La ciencia ficción se ha encargado de propagar por doquiera ya a través de la radio, ya a través del cine o de la televisión tremendas falsedades perjudiciales para la humanidad.

Se han levantado calumnias infamantes contra los visitantes extra-terrestres, la mente de los terrícolas juzga de acuerdo con sus perversidades y quiere ver en nuestros nobles visitantes todo el odio de la mente terrícola, todas las atrocidades de un HitIer, todas las monstruosidades del inventor de la Bomba H., todas las purgas sangrientas de un Stalin, etc., etc., etc.

No quieren darse cuenta estos perversos terrícolas del noble propósito de nuestros amigos extra-terrestres, si ellos quisieran tomarse el planeta Tierra y esclavizar a todos sus habitantes lo harían en minutos porque tienen elementos suficientes para hacerlo.

Si ellos quisieran destruirnos ya lo hubieran hecho porque tienen instrumentos atómicos y científicos con los cuales pueden hacer saltar en pedazos cualquier planeta del espacio. Recordemos que mucho antes que nosotros los terrícolas conociéramos las Matemáticas, ya ellos navegaban en el espacio sideral.

Nuestros amigos extraterrestres conocen el Planeta Tierra mejor que nosotros y no tienen ningún interés en esclavizarnos o destruirnos como lo ha propagado misteriosamente la ciencia ficción de estos tiempos del Rock y Rebeldes sin causa.

Nuestros amigos extra-terrestres conocen la hora crítica que vivimos y sólo quieren ayudarnos. Necesitamos con suma urgencia su ayuda porque nosotros los terrícolas estamos totalmente fracasados. Si las hordas bárbaras continúan en su estúpido propósito de capturar o destruir las naves cósmicas que nos visitan, perderemos lamentablemente la brillante oportunidad que nuestros hermanos del espacio nos están brindando.

Ellos quieren establecer contacto personal con nosotros, pero en vez de recibirlos con verdadero respeto y amor, en vez de brindárseles hospitalidad, se les envía aviones de caza para interceptarlos. Todo el mundo quisiera destruirlos, realmente nos estamos comportando como salvajes ajenos a toda civilización y a toda cultura.

Ha llegado la hora de cambiar nuestra actitud belicosa y ofrecer a nuestros hermanos visitantes del espacio, nuestra amistad y nuestro cariño. Ellos vienen a ayudamos no a destruirnos.

Los hermanos gnósticos deben empezar por dar el ejemplo estableciendo en las azoteas de nuestras casas, en nuestro país, en nuestros terrenos, señales amistosas, círculos con puntos en el centro. Del punto salen líneas que se dirigen a la periferia y de la periferia salen pequeñas líneas que aunque no llegan hasta el centro dan a entender que se dirigen hacia el centro, hacia el punto.

Hacer que el punto citado en el centro del circulo, tenga un bello color dorado para simbolizar a la Divinidad.

Las líneas que de la periferia se dirigen hacia el centro, hacia el punto, pueden ser azules en bastante cantidad y cortas. Las líneas que del centro se dirigen hacia el círculo es claro que conectan al punto con la circunferencia y pueden ser también de color azul.

Este es el símbolo de la Divinidad en la Religión Marciana. Nosotros podernos usarlo poniéndolo sobre nuestras casas, en nuestros terrenos, haciéndolo con focos luminosos o simplemente pintado, para establecer relación amistosa con los habitantes de Marte y con todos los habitantes del Cosmos.

Dicho símbolo significa que todo sale de la Divinidad y regresa a la Divinidad.

Usar este símbolo para brindar amistad a los habitantes del espacio, aunque los bribones se rían de nosotros. Ya todos vosotros sabéis lo que son los bribones, ellos son escépticos ciento por ciento, presumen de súper civilizados, se creen muy sabios y usan la sátira y la fina ironía contra todos los que no queremos pensar como ellos.